Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. DOMINGO 21 DE NOVIEMBRE P E 1909. EDICIÓN j PAG. 10. de esta corte D. Juan González Ocampo, una Sociedad anónima de comisión, representación y exportación, La Franco- IberoAmericana, cuyo capital social de la primera emisión asciende á j. 500.000 pesetas, en acciones de cien pesetas, que se expenden á la par; Sociedad que principia á regir para el comercio el día i. de Enero de 1910. Lo que ésta es ya lo tenemos dicho: un verdadero trust comercial, realmente un coloso mercantil, capaz de figurar por su obra magna y útilísima á la cabeza de las Empresas que hoy gozan de la hegemonía internacional. ¿Qué se propone? Extender, con las facilidades que proporciona, el radio de acción al extranjero de los riquísimos y abundantes frutos que nuestro suelo produce, y que hoy, por desgracia, son desconocidos aun de los propios nacionales; productos que, por la bondad en ellos encerrada, no pueden tener competencia en ningún mercado europeo. Mas si somos de los primeros en producción natural, ésta no es completa, porque las diversas condiciones climatológicas lo impiden. Atendiendo á estas razones, se encarga de la importación de productos necesarios y aquí no producidos. Por otra parte, en España hay un atraso imperdonable, y hoy las necesidades de la vida se han hecho tan complicadas, que necesitamos acudir á los inventos que aminoren el trabajo y faciliten la satisfacción de nuestras necesarias funciones. A esto conduce el dar á conocer cuantos inventos sean de utilidad efectiva en el ra! dio de acción de la Sociedad, según las condiciones de lugar, poniendo al alcance de todos los conocimientos indispensables para el uso de ellos, trayendo del sitio de origen los aparatos, maquinarias, etc. al objeto. Estas ventajas, que se proporcionan en general, son para el comerciante más especiales. Tiene establecidas dos clases de clientes: anos, tenedores de una ó varias acciones, que se llaman Asociados y otros, sin aquel requisito, que se denominan No asociados Para los primeros, en sus cuentas con la Sociedad, no tendrán comisión alguna de rargo. El crédito especial para cada uno de los dientes se puede aumentar, y las acciones tendrán el valor á que su cotización ascienda, expendiéndose á 100 pesetas. Además del rendimiento que el poseedor de acciones puede obtener de éstas, es evidente el beneficio que por modo indirecto recibe, pues la Sociedad contrata con las principales casas productoras el total de su elaboración, pagando al contado, según vaya percibiendo ésta, con lo cual obtiene en beneficio del comercio un precio moderadísimo en extremo, y, como natural consecuencia, baratura ínfima en los mismos artíeulos que antes obtenían á elevados precios, y la mayor comodidad en los pagos, facilidad hasta hoy raras veces conseguida con la seguridad que La Franco- Ibero- Ainericana presta. Para la mayor comodidad en el funcionamiento, evitando el inmiscuir los distintos ramos que constituyen la Sociedad, se divide en secciones: de Comisión, de Representación y de Exportación. Para la venta de los artículos que por contratación tenga de las casas productoras y de aquellos otros para los que se la solicite, siendo exclusivos, existe la sección de Comisión, en la que se facilitarán catálogos, y muestras. El precio excepcional por su baratura, el servir los artículos en la misma casa del cliente, el disponer de ellos en plazo breve y la seguridad de ser corno se desean, son ventajas incalculables que hasta hoy no se lian conocido, ahorrándole trabajo y dándole comodidades y garantías de verdadera importancia en la vida mercantil. Los grandes y pequeños saldos que adquiera, procedentes de quiebras, liquidaciones ú otros, los dará primero á sus clientes asociados después á los clientes no asociados y, por último, al comercio en general, con un pequefío sobreprecio, teniendo los primeros la facultad de comprar al por menor, privilegio de que los demás carecen. Bajo la sección de Representación están aquellos que de un modo exclusivo se le confíen por lo menos para una de la naciones á que extiende su radio de acción, admitiéndolas con todas sus consecuencias, entendiendo por éstas, no solo su venta, sino contratación, explotación, etc. etc. las que por su importancia lo merezcan, contando con un Cuerpo competentísimo de ingenieros y facilitando planos y proyectos gratis á cuantos lo soliciten. Para la exportación de mercancías, y con aquella denominación, tiene una seeción dedicada al objeto, encargándose de hacerlas bajo su responsabilidad. Alhajas, valores de todas clases, etc. serán admitidos, respondiendo, según la tasación hecha, de su valor íntegro, dando seguridades especiales en el riesgo que pudieran correr de ser cambiadas las piedras, mediante un especial procedimiento únicamente conocido por los interesados remitentes. Serán admitidas cuantas mercancías puedan ser transportadas para los puntos siguientes: España, Francia y América del Norte y del Sur. Se exceptúa únicamente toda clase de ganados, los cuales no son admitidos. Tiene además para sus clientes el servicio especial de fondas y hoteles, contratados en todos los puntos indicados, proporcionando un descuento. Para los viajes de sus clientes tiene precios excepcionales, y además cuenta con uní servicio esmeradísimo de intérpretes, auto! móviles y coches de lujo. El domicilio social y las oficinas están en Madrid, calle de Preciados, 14, y Galdo, 2 (edificio del Hotel de Londres) contando con magníficas sucursales de primera en Barcelona, París y Buenos Aires; de segunda, en todas las capitales de provincia y principales puntos comerciales, y sucursales especiales en las fronteras. Para dirigir la correspondencia, al Apartado de Correos nútn. 449. Esta es, á grandes rasgos, La FrancoIbero- Americana, de indiscutible importancia en las actuales circunstancias y de necesidad verdaderamente sentida, porque instituciones como la descripta serán las bases sobre las que se elevará el prestigio ¿nercantil de que tan necesitados estamos. Contestó Abd el- T- Cadet drciendo que 3 ¿í ¡seaba la protensión y el peí- ion de España y permifv para hacer ra siembra. El general se negó terminanmente á acceder á ell 5? si la sumisión 110 era completa y con arreglo á las condiciones impuestas por España. Preguntó Abd el Kader cuáles eran éstas, 1 y el general Marina le manifestó que auti- í que algo onerosas, como era natural, seríáu convenientes para ellos, lejos de perjudicar los eu sus intereses. if. Abd- el- Kader quedó convencido, p idietts do plazo para resolver. xt Hasta el luues próximo fue el plazo concedido, esperando el genera! que ese día vol verán dos jefes de cada cabila para darle la contestación; -entendiéndose que de no ser la sumisión con arreglo á las con 4i cionésy una vez terminado el plazo volverá á xé anudarse la guerra. l Abd- el Kader, y los principales emisarios, antes de regresar al campo, pasaron por casa del Bachir para saludarle. i Aprovechando este momento logré hablar con Abd- el Kader, quien me manifestó q ue tenía grandes esperanzas de llegar á una inteligencia con el general Marina, que las negociaciones no serán largas Jy que en la conferencia del lunes podrán terminar, t También me dijo que es probable que dicho día vengan el Mizzian y el Schaldy. Hablé después con el Bachir, que me hizo parecidas manifestaciones, expresando sus fervientes deseos de que las negociaciones tengan pronto feliz resultado para bien de todos. Encontré después á Mohamed Arman! el Galo, que se mostró muy optimista acerca de la paz. k Se comenta en sentido favorabilísimo qúg Ab- El- Kader, viniendo á conferenciar coa el general Marina al mismo palacio del Gobierno, ha hecho implícito acto de sumisión. Ha llegado el Menorquin. El Maltón ha salido para Málaga, habiendo embarcado en él nuestro compañero Alba. 1- También van á Málaga, á disposición da sus respectivos cónsules, vanos desertores de distintai naciones. El Sevilla zarpó para Alhucénias y al Peñón. En la explanada del fuerte de Camellos 1, el general Tovar ha pasado revista á 1 JS ba tallones de su división, que están acampa dos en Melilla. -r- ¿TUR. r NOTICIAS DIVERSA j r o n José L, ázaro Galdiano, director dá J Aires al director de nuestro querido colega, La Época diciéndole que su esposa desea) repartir 10.000 pesetas entre las cien fami- í lias de soldados de Melilla que hayan reci bido de sus hijos las cien cartas que un Jurado designe como las más sentidas, ¡as más patrióticas, las. mejores, en fin. Es seguro que todas guardarán las epístolas filiales escritas en esas penosas citv cunstancias, y ninguna, si las estima merecedoras, dejará de enviarlas, copiadas ú originales, al Jurado. El Sr. Lázaro quiere que se encargue la adjudicación de los premios á las Acade unas de la Lengua ó de Ciencias Morales y Políticas, á la Asociación de la Prensa ó á cualquiera otra colectividad ó individuali- dad que pueda cumplir i acimiente esa m ü sión. La idea de los señóles de Lázaro Galdiano, tan patriótica eorap original, serS! acogida con unánime aplauso. a comisión escolar de Sanatorios. miUtaL res visitó ayer al- HJíiíistro de la Guerra, al subsecretario de Gobernación y al La España Moderna, escribe de Buenos DE MELILLA DE NUESTRO CORRESPONSAL MEL 1 LLA, 2 O 9 NI. autorizados, tratado Según informes la conferencialoeelebrada ayer tarde en en la Capitanía general entre los cabileños y el general Marina fue lo siguiente: Preguntados si estaban presentes los representantes de todas las cabilas de Guelaya, contestaron afirmativamente, diciendo que carecían de autoridad para hacer la paz, pues temen que los cabileños, del mismo modo que no les atendieron cuando predicaban contra la guerra, no les atiendan hoy para hacer la paz. Desean que ésta sea duradera y definitiva. El general Alarma les replicó preguntándoles que, según eso, á qué habían venido si tenían dudas del caso que les han de hacer los cabileños. BBÍIHMninilItlIinimramirn m iinnrniinini