Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO i DE NOVIEMBRE DE 9o9. EDICIÓN i. PAG. 6. LA DIVISORIA T uevamente volvemos á hablar de la di visoria entre les hombres partidarios del orden y los adoradores de la perturbación. Lerroux ha hablado en Barcelona. Entre otras cosas, ha dicho algunas como éstas: Ño voy á juzgar los sucesos de Julio porque de ellos no fui testigo presencial. Sólo he de decir que al recibir la primera noticia de lo ocurrido en Barcelona experimenté la satisfacción interior que sienten lo maestros ante la obra de los discípulos. No puede juzgarse por detalles esta clase de convulsiones. Hay que juzgarlas por la alta idv alidad que encierra la actitud de un pueblo viril que supo anteponer el amor al derecho al amor de su propia conservación. Los progenitores de los que han lanzado sobre nuestras frentes todos los dicterios y todos los. delitos no cometidos por vosotros, sino por la escoria que sigue á todos los ejércitos, aquellos progenitores, hace menos de cien años, fueron á incendiar los convenios y dentro de ellos á los frailes y á las monjas. Y los que han alumbrado el abismo con las teas gigantescas de los incendios de Julio lo han hecho con un sentido tan humano, con un respeto á la vida humana tan grande, que ello constituye un honor para la democracia barcelonesa. El mismo Lerroux, en un periódico que reconoce y proclama su jefatura, La Rebeldía ha dicho, y éste repite á continuación de unas líneas que titula Después de la Semana G oriosa lo siguiente: Jóvenes bárbaros de hoy, entrad á saco en la civilización decadente y miserable de este país sin ventura, destruid sus templos, acabad con sus dioses, alzad el velo de las novicias y elevadlas á la categoría de madres, para virilizar la especie; penetrad en los registros de la propiedad y haced hogueras con sus papeles, para que el fuego purifique la infame organización social; entrad en los hogares humildes y levantad legiones de proletarios, para que el mundo tiemble ante sus jueces despiertos. Hay que hacerlo todo nuevo, con los sillares empolvados, con las vigas humeantes de los viejos edificios derrumbados; pero antes necesitamos la catapulta que abata los muros y el rodillo que nivele los solares. Descubrid el nuevo mundo moral y navegad en su demanda, con todos vuestros bríos juveniles, con lirias vuestras audacias apocalípticas. Seguid, seguid... No os detengáis ni ante los sepulcros ni ante los altares. A toda esa obra gigante se oponen la tradición, la rutina, los derechos creados, los intereses conservadores, el caciquismo, el clericalismo, 1 a mano muerta, el centralismo y la estúpida contextura de partidos y programas concebidos por cerebros vaciados en los troqueles que fabricaran el dogma religioso y el despotismo político. Muchachos, haced saltar todo eso como podáis: como en Francia ó como en Rusia. Cread ambiente de abnegación. Difundid el contagio del heroísmo. Luchad, matad, morid... Y copiado esto, poco nos queda por decir. Los que acaso digan que no existe libertad para nada son los que eso piensan y escriben y publican. Puede que todavía sostengan que la reacción ahogaren España todas las manifestaciones del pensamiento. Nosotros nos limitamos á decir que cuando esas, doctrinas pasan como cosa lícita, el instinto de conservación lleva á prevenirse contra el peligro latente, osado y provocador- Así como los hombres que no sólo disculpan, sino que glorifican, los sucesos de la sangrienta semana de Barcelona llamándola Semana Gloriosa se unen y declaran la guerra á muerte á los que no piensan como ellos, así los que defienden la causa del orden, del trabajo, de la sensatez, del patriotismo, deben unirse, dejando á un lado sus ideas políticas, para salvar la vida y el honor de España, amenazados por la anarquía desenfrenada. La divisoria, pues, se impone. Y hoy más que nunca. Los que creen que cumplen con su deber permaneciendo tranquilos en su casa, sobre pecar por egoísmo, omprometenjeon su indiferencia los altos y sagrados intereses de la patria. En elecciones, en cuantos actos son testimonio de la vida nacional, es preciso dar pruebas de energía y de amor á España para atajar el peligro inminente de esa ola que amenaza invadirlo y destruirlo todo. Y todo lo destruirá como no se unan en estrecho esfuerzo los hombres de buena voluntad. Su Alteza el príncipe D, Leopoldo, seguía los telegramas recibidos ayer mañana en Palacio, pasó la noche tranquilamente, siendo, por tanto, su estado algo más tranquili- zador; razón por la cual el proyectado aje de S. M. la Reina doña Victoria ha quedado por ahora suspendida, si bien se halla todo preparado para en el caso de que el augusto enfermo sufriera un retroceso y a Reina tuviera que salir para Ingl aterra. Ha cumplimentado á S. M. el Rey el capitán Kindelán, quien después de concurrir con el teniente coronel Vives á presenciar las pruebas del dirigible adquirido en Francia con destino al Parque Aerostático de Guadalajara llegó anteayer á Madrid. Su Majestad la Reina doña Cristina recibió ayer mañana en audiencia al comandante de Inválidos Sr. Arderíus, á quien el Rey, por iniciativa de su augusta madre, ha regalado la medalla del viaje de circunnavegación de la corbeta de guerra Nautitus, el año 1892. Con motivo de la enfermedad del príncipe Leopoldo de Battenbérg, no se ha fijado todavía la fecha en que ha de celebrarse el bautizo de la Princesa que ha dado á luz la infanta doña Luisa. Esta augusta señora y la recién nacida continúan sin novedad. El jueves último honró con su visita lá galería fotográfica de Kaulak, donde se hizo diversos retratos, S. 3 á. el Rey. AADR D AL DÍA i ó la luna, cambió el tiempo; no cam bió la temperatura, porque ésta, ¡del mal el menos! fue benigna durante las últimas lluvias; brilló el sol, y tan contento todo el mundo madrileño. Cambió también la suerte, que con Madrid había sido bastante perra en los últimos sorteos de la Lotería. En el de ayer dejó entre nosotros el primero y el segundo premios. Huelga decir si brillaría el sol para los afortunados poseedores de los billetes premiados al encontrarse con una tontería de miles de pesetas. Las noticias del día que envía, el telégrafo deMelillason las de que si Abd- el- Kader viene, que si El Baohir va, que si el Mizzian no viene, que si sí, que si no, que si qué sé yo y ¡que cualquiera sabe lo que allí ocurre y loque va á ocurrir! f En Canarias, la fiebre algo dominada con los paños calientes que por el momento se aplican con gran actividad. Lá Diputación celebró sesión, discutió largo y tendido, aprobó los presupuestos, y nos quedamos tan descansados. En los Tribunales, nada interesante ó digno de murmuración. De sucesos, los más salientes, una reyerta entregos individuos que acababan de celebrar un juicio de faltas; por poco se matan, ¡y todavía alegarán que tuvieron juicio! y la detención de unos prójimos que habían hecho venir de luengas tierras á un extranjero para realizar un negocio magnífico, pero que se redujo á 800 marcos que sacó el infeliz primo de allende los Pirineos. Ochocientos marcos para otros tantos bobos de los que creen que aquí seguimos atando los perros con jamón en dulce y huevos hilados. Por la noche... ¡el diluvio otra vez! Por cierto que nos extrañó, porque ¡hacía tanto tiempo que no llovía! I a suerte fue ayer pródiga con la corte, y á la lluvia benéfica del cielo, que fertiliza los campos y agudiza los dolores de los reumáticos, acompañó otra de sonoras y relucientes monedas, muy agradable para los afortunados que la vieron caer en sus bolsillos. Doscientas diez mil pesetas en junto quS -arrojan los dos premios mayores que ayerse dignaron corresponder á Madrid, y esto sin contar los premios chicos, son bastantes pesetas para regocijar el espíritu más atrabiliario y para devolver el buen humor al más taciturno. De los agraciados poco se sabe hasta la hora presente, pero se supone que se encontrarán satisfechísimos. Y luego dirán que no tenemos motivo los madrileños para alegrarnos de la vida. ¡Tenemos una suerte loca y hasta... tenemos ya gobernador! NOTAS DE ARTE yesoro artístico? Se ha presentado al subsecretario de Estado, Sr. Pina, un joven norteamericano para manifestarle que había adquirido en Ronda una finca, llamada La casa del Rey moro en la que ha fijado su residencia. Para inaugurar su nuevo domicilio invitó á algunos amigos para que le acompañasen durante unos días, y ya todos reunidos, se les ocurrió que muy bien podría aquella casa ocultar en sus paredes objetos antiguos ó esculturas notables. Y poniendo mano á la obra comenzaron á raspar las paredes, siendo grande su sor- presa al encontrarse con que, en efecto, dentro de aquéllas había aderaos arquitectónicos y objetos de mucho valor Animados por este descubrimiento, prosiguieron sus trabajos de investigación y realizaron algunas excavaciones, cuyo resultado fue de mayor éxito todavía, pues hallaron una galería larga con toda clase de primores de la arquitectura antigua, y á través de ella descubrieron otras tan artísticas como la primera DE PALACIO Ayer mañana, á las once, despachó con S. M. el Rey el jefe del Gobierno, señor Moret; después recibió el Monarca en audiencia al presidente del Consejo de Estado, Sr. Groizatd; á su hijo, el director general de Agricultura, y al ex ministro y consejero de aquel alto Cuerpo doctor Cortezo. También han cumplimentado al Monarca el embajador de Alemania, el duque de Atnalfi, el marqués de Barzanallana, el vizconde de la Alborada y el canónigo de la catedral de Vich D. Jaime Cottell, á quien acompañaba una comlsiói del Ayuntamiento de aquella ciudad. I rinrnimamiiffiíiiniiinnniiriiinni mannnm