Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 14 DE NOVIEMBRE DE 1909. EDíCION 1. PAG, 3 LA CAMPAÑA EL GENERAL MARINA EN HiDUM MEULLA, I 3 8 -Se terminó el acto con breves palabras cíe los Síes. Duran y Ai agón y conde de Moa tornes. EMDADA i A la una de la tarde sallo el general Mari na acompañado de sus ayudantes y del Estado Mayor, dirigiéndose sin escolta á Hidum. Ivas tropas que guarnecen esta posición recibieron al general con los honores correspondientes á su jerarquía. Detenidamente examinó el general la posición más importante y las dos secundarias, estudiando el terreno y sus accidentes basta las inmediaciones de Beni Sidel. Elogió los trabajos de fortificación casi terminados en Hidum y las demás posiciones sobre el mar, con objeto de reducir los destacamentos, que aun están formados con las mismas fuerzas que acamparon el día de de la ocupación. En lo sucesivo las fuerzas se limitarán en Hidum á dos compañías de Infantería y una batería; sobre eí acantilado, una compañía y una bateiía, y en la avanzada una compañía solamente. I, as actuales baterías de montaña se substituirán con dos sistema Saint Chamond. A las seis regresó el general Ma ina, satisfechísimo de su visita y con el propósito de repetirla á otras posiciones avanzadas. Como demostración de la tranquilidad que reina en los poblados inmediatos á Hidum, basta decir que el jefe de la sección topográfica realiza sus trabajos levantando planos en el campo é internándose más de tres kilómetros protegido solamente por una compañía. En los campamentos reina gran animación, contribuyendo á eYlo las bandas de música de Waci Ras y Saboya, no faltando los indígenas, mujeres y niños especialmente, que se aproximen y fraternicen con nuestros soldados. 10 BRE LA VIS 3 TA DE AYER f as conversaciones de hoy han girado so bre la entrevista que los cabileños tuvieron: ayer ccn el general Marina. Opinan algunos que los jefes de las cabilas y de la harca deseaban saber por conducto de los suyos cuál es la actitud de España en lo referente á las condiciones que impone para llegar á la paz antes de presentarse ellos en persona y que para ello vinieron los treinta y tres cabileños de ayi r, de los cuales muchos no han vuelto al campo enemigo, sino á sus casas. De todos modos, el acto de ayer revela la situación desesperada de la harca, faita de fuerzas, según indican esto y otros síntomas, para sostener la lucha. EL ASCENSO DEL INFANTE o l infante D. Carlos recibe muchas íelicí taciones por su ascenso. Esta noche han estado en el Casino Militar los generales Marina y Arízón para darle la enhorabuena. TUR. U allegado en el correo de hoy el ilustra do redactor de A B C D. Francisco Sánchez Ocaña, que viene á pasar con su familia unos días para descansar de sus trabajos de información en Melilla durante la campaña. T, os muchos amigos que aquí tiene organizan un banquete en su honor. ¿QUE SERA ELLO? fea mía y Asi lo escribe D. Sisinia TERAN en i Marzo 1909. Santularia del Mar (Santander) La es recoucslda como í. causa de fe DX: y eaergla de sus ingredientes y su fácil digesübilidad alcaxssda por el ürocedimienío único de SCOTT. Al pedir Emulsión SCOTT no os dejéis persuadir aceptando otia. J En que se mferencii la Emulsión SCQTT gítima de todos sus imitaciones? En la legítima su accic 1 curativa se halla deatro, en las iraiuicioiies fuera. calle de Doña Bárbara de Braganza, paseo de Recoletos, paseo cel Prado y se detuvo en la Puerta de Atocha. Desde este punto retrocedió, y se detuvo nuevamente ante una casa de una de las citadas calles. El sereno, tras un breve diálogo con el juez, franqueó la entrada; el Juzgado llamó á la puerta del piso bajo, y después de mi rato de espera, ésta se abrió. 131 juez, seguido de las personas que constituyen el Juzgado, practicó un reconocimiento en la casa. En una habitación, cuya puerta estaba cerrada, se detuvo el juez; se intimó á las personas que habia dentro para que abrieran, y corno nadie contestara, el alguacil la abrió violentamente. Allí, acostado en una cama, se hallaba un caballero muy ponocido y que desempeña un importante cargo íacultativo en la capital de una provincia de la frontera portuguesa. Se le ocupó una pistola, que estaba oculta entre los colchones de la cama, y un reloj, adquirido en la referida capital. En otra de las habitaciones fue hallada una señora muy hermosa, que desapareció de la citada capital hace algunos meses, SG pretexto de venir á Madrid á que la reconociese un médv: o. Como iodo esto coincidía con la ausencia de dicho funcionario facultativo, alguno, interesado en averiguar lo que ocurría, le siguió la pista y pudo darse cuenta de todo cuanto sucedía. A las tres de ía madrugada llegaron al Juzgado la señora v el caballero mencionados El asunto, cuya delicada índole nos impide ser más explícitos, es de los llamados á, dar mucl o juego. POR TELEFONO Y TELÉGRAFO de esta madrugada salió A las dosde guardia, dirigiéndose el Juzgado por la Y sl pie sea esta FRANCIA Una muestra gratis le sera enviada por D. Carlos Mares, Calle Valencia 333, Barcelona á cambio de 75 cts. ea sellos para el franqueo, o El Rey de Portugal J 1 EI. DWA, I J 1 0 W. VALENCIA Y SU EXPOSICIÓN PC TELEFONO SÁBADO, l 3 I I N. presidiéndola el conde de Montornés. L. as conclusiones aprobadas fueron: Castigo de los que midan terreno sin título legal. Preferencia de los peritos agrícolas para el desempeño de los cargos en los Pósitos. El ingeniero Sr. Fernández se adhirió en nombre de su Cuerpo alas peticiones délos peritos. de Peritos AgrícoEl Congreso Nacional sesión de clausura, las ha celebrado la o l rey D. Manuel llegó á esta poblacióa á las diez de la mañana de hoy Al apearse del tren fue saludado por el coronel Schlumburger, que le dio la bienvenida en nombre del presidente de la República. Sesde 5 nesetas. Adei ezsos Je tle Una música militar tocó el himno portuJoyería de Dloila. CASEKBTAS, 3. gués. Silc siffve bien su camisero, no le deje; si no, El emoajador de Portugal en Fans, que vaya uste S a l a camisería le K. Tevel, había venido para esperar á su Soberano y sucesor de 0 K Sátegrai. Montera, 36. acompañarle hasta Cherburgq, presentó á D. Manuel á las autoridades civiles y mili O 4 s s l a s tares. alhajas á s l a Casa bestia, Herrero y A las once salió D. Manuel para CherCojHiíisSía Camreya Saa Jerónimo, burgo.