Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 14 DE NOVIEMBRE DE 1909. -EDICIÓN i. -PAG 8 y al levantarse de nuevo el telón aparece el caféflarnenco, La Maison des Danses, con sus luces, sus colores chillones, sus carteles de toros, jel anuncio- del Anís del Mono ¡vaya un reclamito, compadre! su tablao, sus joles! y sus castañuelas... Invaden las mesas pescadores, señoritos, maletas, soldados y chulos, que arrojan los sombreros á la escena dando vivas á las señoras madres de las baiiaoras... La Dirección del Vaudeville ña puesto este cuadro con un lujo inusitado, y el público ha aplaudido á rabiar... Veinte coristas españolas cazadas á lazo- en los bulevares gritan que se las pelan, y el conjunta es de tal originalidad, que los aplausos de la concurrencia durau largo rato, En seguida comienza el espectáculo, Doña Tomasa se canta unas malagueñas vertidas al francés, dando muflios jipíos y unos ayes lastimeros... Más aplausos, y preséntase Estrella, que baila primero una cosa muy rara, acompañada por Pepillo, y después, sola, un tango y un garrotín originalísimos, que valen una ovación á Quinito Valverde... Y es un curioso espectáculo ver á este público chic del Vaudeville gritar ¡olel tan bien como si hi cieran el coro alas gentes del escenario. Po ire ha bailado como una maestii, y ha escuchado la mayor ovación de toda su vida. La ala esta caldeada... Respirase la atmósfera de los grandes éxitos... Ha terminado el espectáculo en la Maisoa des Dauses; el público abandona el café; doña Tomasa uenta el dinero recaudado. El cuadro brillante de momentos antes se hace sombrío, Estrella se dispone á marcharse, pero Ramón se opone porque ha sorprendido á Benito esperándola... Ella, naturalmente, nie ga, porque Estrella es una especie de madavie Steinheil en libertad. Y para probarle que no es cierto consiente en pasar la no; he en la casa. Al día siguiente se irá... Ni aun así se convence el atormentado celoso, que quiere salir á la calle y desafiar á Benito. Afortunadamente está allí doña Tomasa para impedirlo, y como adora á su hijo se apiada de sus sufrimientos y quiere vengarle... ¿Cómo? ¡Vete á acostar, hijo mío! -le dice. -Yo hablaré con Benito... Le diré que Estrella me ha dado el encargo de avisarle para que no la espere... Y como él se habrá y acostumbrado á la idea de gozar una noche de amor, le diré más. Le diré que ha sido de tí de quien se ha enamorado á última hora... Le hablaré de los juramentos que os habéis hecho, de las p omesas que os habéis cambiado. Le diré que he oído el rumor de un beso... y el veneno de Ios- celos se meterá en su alma y esta noche que él creía iba á ser para él de amor será de desesperación, de lUfíimiento, de torturas y de lágrimas. -Y Ramón, alegre, se va á acostar, murmurando como un chico pequeño: ¡Sí, sí, mamá, Dííe todo eso, díle todo eso... ¡Vaya si se lo dice doña Tomasa! Y el pobre Benito parte con el alma hecha pedazos, mientras el sereno del barrio se apoya, medio borracho, en la puerta del establecimiento y, balanceando el farolillo, grita: ¡Ave María Purísima! Las doce y meiia... ¡Nuit claire, sereine... I J e aprovechado este entreacto para de positar en Telégrafos las anteriores cuartillas, y al regreso al Vaudeville comienza el tercer acto. Resumiré brevemente el asunto... Los tres hombres- -Ramón, Benito y Luisillo- -se han enterado de que son á un tiempo misino amados y traicionados. Y los tres se ponen de acuerdo. ¿Para qué? ¡Para asesinar á Estrella! ¡Yo la mataré! exclama Luisito. Esfe noche tengo una cita con ella en el Jardín de los Enamorados... ¡Allí morirá! Y delante de la procesión del Viernes Santo, que pasa. ¡jura! Breve entreacto para componer el cuadro, Naturalmente, el cuarto acto pasa en el INFORMACIÓN Jardín de los Enamorados, un pedazo de jardín perteneciente á un convento de dominicos, donde van muchas parejitas amantes por las noches, con gran escándalo de los ¿S 5 REUN 5 N LAS COSTES? religiosos, que no comprenden la benevolencia del prior, que no se decide á tapar la C e creía que ayer se celebraría Consejo de ministros para resolver definitivamente brecha abierta en el mura... Es de noche, Estrella se despide del bai- acerca de la reunión de las Cortes; pero ei larín Pepillo, que se marcha contratado á Gobierno no se reunió. Sobre este tema de si se convoca- o no al París... Sí; aquél ha sido su verdadero, su único amor... ¡Pepillo! Y Pepillo se va como Parlamento siguieron ayer las mismas disuna mariposa, á buscar nuevas aventuras cusiones y las mismas dudas que en días en extranjeros países... Estrella le ve mar- anteriores; pero pomo no existe, para forchar sin pena... La quedan muchos hom- mar juicio, ningún dato nuevo, es lo más conveniente esperar la resolución del Go bres para coquetear. bierno, L ífeati á la cita los tres conjurados... Be- hacerse que en uno ú otro sentido no puede esperar muchos días. nito, Ramón y Luisito la desenmascaran, la PRESUPUESTOS confunden y desnudan las navajas para darla el castigo que merece... El petit frisson de R n casi toáoslos departamentos ministerigor estremece la sala entera del Yaudeville. ríales se Pero nos habíamos olvidado de que Es- presupuestos. trabaja en la confección de los trella es española, y una mujer española no El de Estado será tiembla por tan poca cosa... Estrella desa- gente, salvo algunas casi el mismo que el vifía á los tres hombres, los insulta, se burla en lo que se relacionaligeras modificaciones con Marruecos. de ellos y de las navajas, los invita áque la LA LEY MU Ni C! PAL maten, ¿Matarla? ¿Por qué? ¿No les ha dado amor? ¿Qué les ha pedido en cambio? ¿Qué p l maites será sometido á la fiima de derechos tienen sobre ella? ¿Es acaso la mu Rey el decreto modificando la ley Mujer de ninguno de ellos? ¡Herid! ¡Herid si os atrevéis! ¿A que no sois capaces? Y se nicipal vigente. El decreto se publicara en a trácela del marcha riendo á carcajadas, mientras los celosos rivales, anonadados, quieren aco- miércoles. AS ELFCCIOiNES MUNICIPALES meterse ciegos de furor y correr detrás de Estrella... ¿Para matarla? ¡Oa, no! ¡Para caer A y e r tarde se celebró un conferencia entre en sus brazos, enamorados amantes! el presidente del Consejo, el gobernaY una pobre niña mendiga que dormía dor civil y el conde de Roma nones para traen un rincón dei jardín, al que había ido tar de la formación de la candidatura miatraída por la curiosidad de escachar los nisterial. juramentos y las palabras de amor que los La Comisión mixta nomoraaa por los reenamorados se decían todas las noches, des- publicanos y socialistas para formar la canpierta sobresaltada, se entera de la disputa, didatura en que figuren repiesentaates de oye ¡as amenazas, las blssiemias, y al ver los dos partidos h a acordado presentar brillar siniestras á la luz de la luna las na- veinte candidatos, que serán: cuatro sociavajas grita aterrorizada: listas, cuatro federales, tres radicales y nue- -No os matéis aquí... No os matéis aquí... ve de la Unión Republicana. ¡Este es el Jardín de los Enamorados! Este acuerdo está sujeto á rectificación, A sí termina esta hermosa coinedia, que ha pues n o h a y gran conformidad entre las di alcanzado uno de ios triunfos más rui- ferentes fracciones republicanas. dosos que en París hemos presenciado en CÁMARA DE COM fiCiO los últimos años. El público la ha aplaudido a Junta directiva de esta Cámara ha vicon entusiasmo, así como la música de essitado al señor ministro de Hacienda cena que Qaiuito Valverde ha compuesto; siete números de música que son otras tan- para solicitar se den facilidades á los cotas preciosidades, con los cuales ha coloca- merciantes é industriales que desean pagar do su nombre en el cartel de uno de los anticipadamente la contribución, y además principales teatros de París, consagración para conocer la opinión del señor ministro definitiva de su talento, justo premio de respecto á la reforma de la contribución industrial, ocupándose del insistente rumor muchas a larguras. Y por prjmera vez hemos visto ea un tea- que corre sobre el establecimiento por la Sotro de París una visión de España exacia, ciedad General Azucarera de industrias derespondiendo á la verdad... Porque si el tipo rivadas del azúcar. El ministro prometió atender las pertide la protagonista es falso y quiere recordar á la eterna Carmen de nuestros pecados, nentes indicaciones de la Cámara de Coen cambio todos los demás personajes que mercio. AhCENSO DEL iNFAMTE intervienen en esta dolorosa historia de celos y de amores son verdaderos y parecen i yer mañana ha manifestado ei presidenarrancados á la vida real... te del Consejo que ha sido firmad: el Coa unas cuantas obras como La maison nombramiento de D. Carlos de Borbón como des danses, ciertos aspectos de la vida espa- general de división, y que se ha seguido un ñola comenzarán á ser niás conocidos. Los trámite especial para dicho nombramiento que deben dar gracias á los autores de esta porque el Infante no forma número en el comedia son los hermanos Quintero, por- escalafón. que La maison des danses va á facilitar muchíLOS SOCIALISTAS simo la exportación de gran parte de su repertorio... p n la Casa del Pueblo dio anoche D. PaAlegrémonos, pues... Esta obra va á hacer blo Iglesias una conferencia sobre el correr á todo París, triunfará en los princi tema Actitud del partido socialista en las pales escenarios del mundo, y en todas par- presentes circunstancias políticas tes, á los acordes de una música netamente Fue la conferencia un extenso discurso española, los más diversos públicos aplau- de tonos radicales, en el que examinó la dirán enloquecidos de entusiasmo ese tipo campaña de Melilla y los sucesos de Barcede mujer española, que es como un ensueño lona, haciendo cargos al anterior Gobierno. donde se encierran todas las voluptuosidaDe todo ello dedujo la consecuencia de des: el amor, el placer, el dolor y los celos... que el partido socialista debe aliarse con el ¡Qué diantre! Después de todo, exporta- republicano, no solamente con fines electomos lo bueno que poseemos... Mujeres y rales, sino para instaurar la República, primúsica... ¡Lo mejor que tenemos en casal mer paso para ver realizados los ideales sok ¡osé JUAN CADENAS. cialistas. L n- nnnImiT irTinímnnnmn mni. nrmTM imi rnmrainniill