Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO a 4 DE NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 6. MADRID AL DÍA drid un sirimiri bilbaíno y cubrió el horizonte una inmensa niebla londinense. La villa, pues, se vistió de prestado hasta media tarde, que asomó un poco el sol madrileño para refrendar el dicho vulgar de que t ¡o hay sábado sin sol. Por lo demás, nada; la política, com el tiempo, nubosa. El jefe del Gobierno manifestó que no sabe todavía cuando reunirá á los ministros para resolver si se reúnen las Cortes ó si se hace con ellas un saldo. No sabe todavía, por consiguiente, si habrá reunión y carambola y hasta palos. Así da gusto; la indecisión tiene también sus deleites y, sobre todo, sus dpvni- ns incondicionales. Los ingenieros contiuuaron leyendo y discutiendo temas. Después banquetearon los alumnos, fieles ala estereotipada y española fórmula de reunidos en fraternal banquete Más tarde favorecieron esta casa con su visita. Tuvo triste desenlace el terrible crimen de la madrugada anterior. El niño apuñalado por su bárbaro pariente murió. El salvaje asesino se presentó espontáneamente, ya que la Policía no se presentaba á él. Se disculpó del crimen diciendo que la víctima le insultaba. No era, pues, un loco; era un tigre con figura de hombre, y perdonen ios tigres la odiosa comparación. Por la Casa de la Villa, aires de contento. Se cerró el concurso para construir la Gran Vía. Hay proposición, hay depósito, hay esperanzas... Que no volvamos á decir una vez más ¡a En los Tribunales terminó la vista del Droceso instruido contra el Camia, el matón que ha comparecido en días anteriores. La sentencia fue, naturalmente, condenatoria. I,o s nervios de la gente interesada en la solución del proceso Steinheil estuvieron en gran tensión todo el día esperando el vereáiclo. La noticia llegó tarde, y la que se esperaba. ¡Ni que Bírne. Steinheil fuese una lid que tuviésemos en Alcalá! Para la banda municipal sí que fue día 13. Falleció repentinamente anoche su segundo director, el maestro Garay, músico muy estimable, director excelente. Está en desgracia la bauda. En casi medio año ha tenido Dajas muy sensibles. A primera hora de la tarde se oyó en MaJnd unos cañonazos; pero no se trataba del natalicio de un nuevo Infante, no. Se averiguó después que se trataba d leíanos ejercicios de artillería. Sucesos, pocos y de escasa imoortaiicia, por fo. tuua. Por la noche, debut de la Storchio en el Real. La Manon ideal fue nuevamente aclamada con delirio por nuestro público, devoto de Manon, y de la gentilísima Rosina sobre todo. ué ayer un 13. ¡Así él de trisP tón! Toda día mañana resultósobre Mala cayó temporánea. Se nombró si Gabinete. Se cometió el error de dar entrada en él á algún parlamentario que hubiera sido más discreto mantener en la obscuridad. Se empleó más de quince días en nombrar los gobernadores civiles. Hubo renuncias de gobernadores, apenas nombrados. Hubo cambios y permutas. Alguuo de los gobernadores nombrados fue recibido con hondo y motivado disgusto en provincia que ya en anterior etapa liberal había regido. Los altos cargos dieron mucho que hacer. Se barajaron nombres y se pusieron en juego numerosas influencias durante días y días. Comenzaron los recelos y las suspicacias. No bien quedó constituido el Gobierno, cuando ya comenzó á hablarse de disgustos entre los consejeros de la Corona y se lanzó la idea de crisis. Las medidas de policía establecidas anteriormente principiaron á relajarse. Se abrieron las tabernas en domingo. Se perpetró en domingo un crimen que dentro se había originado á la puerta de una de ellas. Se recibió en Madrid la visita de un monarca vecino. Entre recias y largas filas de soldados paseó por la corte. No pudo el pueblo ni siquiera verlo. De oír se rían los clamores y las voces de indignación si tal espectáculo hubiera ocurrido en tiempos conservadores. Ha ido pasando el tiempo. Por decreto se ha dejado sin efecto uaa ley de las Cortes, la relativa á las elecciones municipales. Por decreto ha dejado sin efecto otro ministro- -el de Fomento- -otra ley, la que se refiere á los seguros. Vacante se halla la más alta magistratura de justicia. Días y días han transcurrido y no se la provee. La grave cuestión de Cataluña comienza á renacer. Gana el disgusto y la inquietud aun á los que más impaciencia mostraron por conseguir el poder. No parece que el Gobierno está en los días primeros de su establecimiento, sino en los últimos de una azarosa é insegura gestión. En estas circunstancias, el presidente del Consejo piensa en abrir las Cortes. La idea ha suscitado una multitud de comentarios contradictorios. Apasiona todos los ánimos. ¿Se abrirán las Cortes? ¿No se abrirán? Se afirma resueltamente por un lado; se niega con la misma resolución por otro. En realidad, el jefe del Gobierno permanece perplejo. No sabe lo que hacer. ¿Cómo arbitrar los recursos que al presente la vida nacional necesita? Estos recursos implican un nevo presupuesto. ¿De qué rnaaera prescindir de este presupuesto ineludible? Si se va á las Cortes, la mayoría conservadora ditos de la guerra. Pero un presupuesto, algo que es consubstancial coa la entraña de la nación, algo que es fundamental, ¿cómo podrá pasar sin una larga y detenida discusión? El problema actual es de los más arduos que se han presentado en muchos años á un jefe de Gobierno. En las Cortes no se podrá acallar tampoco las voces de otras minorías parlamentarias. En el Senado, cuando la llamada crisis del papelitq, la minoría democrática hizo sentir su enojo y su indignación al Sr. Moret. A su vez, el señor Moret, ai volver al pode- ha prescindido e- n absoluto de esa aiinona. Si el jefe del Gobierno volviera ahora á presentarse en e ¡Senado, es verosímil que esa minoría volviera á demostrarle su desagrado. La situación es difícil en sumo grado. Hay corrientes de disgasto y de contrariedad en todas las esferas. Ante el Gabinete se yergue la actitud de hostilidad de los conservadores. ¿Podrá cambiar esta actitud? ¿Qué es lo qae puede hacer que se disipe? Puede disiparla un cambio radical de orientación política. Subieron los liberales al poder por lo ayuda y alianza de los elementos antidinásticos. No era el partido liberal el que llegaba al poder; llegaba á él sn grupo de liberales impulsados por repuaprobará, sin hablaruna sola palabra los cré- blicanos y demagogos. Una orientación y una política germina y tradicionalmente liberales, una independencia y autonomía completas respecto al antidinastismo sería lo único que podría hacer cambiar de actitud al partido conservador. ¿Puedeu los hombres que ahora gobiernan ponerse en esta situación? ¿Se necesita para ello otros hombres? Tal es el problema. 4 ZOKIN -La señora viuda de Chico de Guzinán seguía ayer erj gravísimo estado. Han regresado á Madrid los marqueses de Berna, y ha marchado á Andalucía el conde de Belascoain. El Ideal Rootn inaugura el 15 del corriente en el salón Luis XVI, del entresuelo, uu servicio establecido hace tiempo con unánime aceptación por los primeros hoteles y restaurants de Europa, y que aquí, en Madrid, no existía, viniendo, por tanto, á llenar una verdadera aecesidad Nos referimos al Gritt Room. Son muchas las personas que no puedea permitirse á diario el lujo de almorzar y comer en un restaurant de primer orden, no sólo por el coste elevado que esto representa, sino porque hay pocos estómagos que resistan el almorzar siete platos y comer ocho ó nueve durante una larga temporada; pero con el servicio del GnllRoom que ahora inaugura el Ideal se podráu tomar dos é tres platos, escogidos á la carta, por tres ó cuatro pesetas, con lo cual el comer bien en la medida acostumbrada estará al alcance de todo el mundo. Esta reforma, introducida por el aristocrático restaurant á petición de muchos cié sus constantes clientes, será muy bien recibida por e! público, pues realmente p d comer en el Ideal por tres pesetas es e! coi mo del ideai. TRAGEDIAS O5 L ALCOHOL i- L i z i LJ J- Í POR TELÉGRAFO PARÍS, 3 3 JO M, A Igunos meses, pocos, que hubieran espe rado ios liberales para entrar en el poder, y la situación seria para ellos muy distinta de lo que es al presente. No se quiso esperar una hora más. Se rompieron las relaciones políticas con los conservadores. Se retiraron de ¡os cargos parlamentarios los liberales. Se hizo imposible la vida política. El Sr. Maura- -antes que ir á la dictadura, con el cierre de las Cortes, con el gobernar por decretos, con el uso constante de la fuerza pública, -presentó su dimisión. Subieron los liberales. No íaltaroa quienes- -en el mismo partido, elementos discretos, elementos reflexivos, -vieron con degusto, con inquietud, esta irruDción ex- ¡pn una casa de Mcnünartre se ha des arrollado un drama sangriento que ha causado trágica sensación en todo el vecin- dario del arrabal. Avisada la Policía, se personó en el lugar de la tragedia el comisario M. Duponnois, acompañado de un médico forense. Dentro de la casa, que está destinada á habitacíoues de alquiler, encontraron el cadáver de un joven de veinte años, llamado Enrique Maris, hijo de un comerciante de la calle de San Petersburgo, El muerto yacía sobre un charco de sangre y tenía la sien derecha atravesada de 119 balazo. En el quinto piso e la finca fue descubierta una elegante señorita que pretendía ocultarse en la obscuridad de un rincón. La joven daba muestras del inás terrible espanto. Interrogada por las autoridades, resultó ser bailarina de un café nocturno, é hizo las siguientes declaraciones acerca del suceso: -Ivlans era mi amante desde hace mucho tiempo. Yo le profesaba verdadero canño; pero, por desgracia, contrajo el funesto vicio de eaibriagarse casi todos los días. Sus borracheras parecían despertar en él el instinto de ia í: rocídad, y, temieado sus violencias, me vi precisada á notificarle que ie abandonaría si no cambiaba da conducta. n t r n u m n i T i n i f i í i i ITT f T? TTTnn? Luiriifli itnnwi rfluinr