Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES n DE NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN a. PAG, J 1. Vician y corrompen la civilización tsodema de que tan justamente nos envanecemos. En pago de ese favor recibiremos- -ya lo hemos recibido- -el premio, consistente en injurias sin cuento. Hoy, parte del pueblo francés, italiano, etc. nos desprecia, y trata de cruel á una raza que tantos timbres de gloria ostenta, y esto por quienes, como los franceses, por ejemplo, tienen ríos de sangre sobre su conciencia. Se dirá que revolucionarios anarquistas también existen en otros países; nada más cierto, pero también lo es que han elegido España como campo de sus experiencias. Los lúgubres sucesos de Barcelona prueban la verdad de esta afirmación. El proceso de Ferrer ha sacado á relucir la leyenda acerca de nuestro atraso, ignorancia, intolerancia y crueldad. ¿Fue Ferrer el iniciador y director principal de la semana trágica de Barcelona? Lo fue, es evidente; jueces incapaces de faltar á su deber y á su conciencia han pronunciado sentencia afirmativa, y la han pronunciado con arreglo á las leyes del Derecho y de 11 moral si c al. Los que esUman injusta esa sentencia, los que tratan de elevar una estatua á Ferrer y poner su nombre á una calle, ¿es que aplauden las infamias de Barcelona? Díganlo claro y no escondan tras el propagandista y fundador déla Escuela Moderna al jefe de la revo ución anarquista de Cataluña. Seguramente sus aplausos y alabenzas son, no tan sólo para Ferrer propagandista, sino para Feirer jefe. Compasión merecen los que responden con aplausos á los lamentos y lágrimas de sangre de los desgraciados habitantes de Barcelona. EL PROCESO STE 1 NHE 1 L (DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL) PAris, iOj 9 v ADAME INTERVIENE Interviene la ANTESDE EMPEZAR Asegurábase an. s- -viuda para ma -tes de dar comien- nifestar que el único testigo que afirmó tal zo la sesión de esta tarde que durante ella cosa fue Remy, un criado al que ella cuidó surgirían graves acontecimientos. como á un h jo y al que tuvo que arrojar de Hablábase de un golpe teatral y hasta se su casa porque se emborrachaba. llegaba á afirmar que iban á ser arrestados El presidente pregunta á Maneta Wolfi tres ó cuatro testigos. si la dijo ílesoués del crimen: -Por fin soy También se decía que se trataba de sus- libre- i. pender el proceso con objeto de incoar un Marieta responde que 3 a viuda dijo qus nuevo sumario era libre cuando se marchó la enfermera Sin embargo, para la gente sensata, los que la había estado cuidando y vigilando. tales rumores eran únicamente infundios Interviene nuevamente la viuda para demás ó menos groseramente urdidos, y los cir que se había dado una falsa interpretaafortuuados que habían conseguido obtener ción á aquellas palabras y que de ello tenía un sitio para la sesión dejaban los prejuila culoa el juez de instrucción. cios á u i lado y disponíanse á escuchar lo- ¡Todavía será usted capaz de quejarse mejor posible y sacar jugo á los francos que del ¡uez de instrucción! -exclama el presiles había costado ocupar el sitio. dente. En lo que sí se convenía, y así también- ¡Pues si le parece á usted le daré las unánimemente lo manifestaba la Prensa de gracias encima! la mañana, era en que la jornada de ayer fue funestísima para madame. OMTINUA MARIETA Pregunta el presidente á MariepMPJEZA LA SESIÓN A la ñora indi- ta algunos deta les acerca de lo ocurrido la s cada da comien- víspera del cnaien; pero la fiel criada no rezo la sesión de esta tarde. cuerda nada. Madame Steinheil entra en la sala en acDice que ha pasado mucho tiempo y 1 0 1 titud humilde. No levanta los ojos del sue- es posible retener en la memoria todo lo lo, y todo hace creer que es presa de un ocurrido. gran abatimiento. Únicamente puede decir que en la mañaEl presidente llama á declarar á Marieta na que siguió á la noche del erimen llegó al Wolff, y ésta comparece. callejón Roussin y vio que había delante En el público se produce una acentuada de la casa mucha gente. sensación de curiosidad. ¿Habló usted con la señora durante Empieza diciendo Marieta que conoció á aquel dia? pregunta M. Valles En el año de 1894 se verificaron en Paiís la familia Steinheil hace quince años. -No lo recuerdo; no hay cabeza para varios atentados anarquistas, Alas preguntas del presidente contesta nada. Además, la casa entera estaba todos Un anarquistallamadoVaillaiit arrojóuna los días siguientes llena de periodistas. bomba en la Cámara de los diputados. No con frases concisas. Antes de entrar al servicio del matrimo- ¿Había periodistas? es mi propósito referir aquel suceso; tan nio Steinheil, dice que ella era repartidora- -En el comedor, en el salón, en la alcosólo quiero recordar, las palabras que al final de pan, y su marido coche. ro. ba, en el jardín, en todas partes. de su acusación pronunció el procurador Presidente. ¿Conocía Mnie. Steinheil á- -Cuando hizo la confesión á ios peno general, y que pueden aplicarse al proceso vuestios hijos? distas, es cierto que usted miró á madamt iF Testigo. -A todos. largamente Vivimos bajo un sistema de gobierno libre qtie P. -Y á Alejandro, ¿le conocía más espe- -Yo la miro siempre porque me gusta permite todas ¡as maní estaciones del espíritu; mirarla. En aquel momento parecía un caí por foniiguieníe, ¿as violencias no tienen excasa... cialmente? á quien menos conocía. T. -nra dáver. Me pidió que la diera estricnina; lá También se glorificó á Vaillant, y su tumP. ¿Le tuteaba? dije si estaba loca. Entonces vi á un pebarse con vutío, según refiere Gorón, en luT. -Si. riodista á la cabecera del lecho y no pu gar dé p a ión, donde la piedad de los teles aoumuiaaDít flores, palmas e inscripOS AMANTES Y EL Presidente. -Us- diendo contenerme le dije Que se fuese ala ted afirmó que calle ciones. Vfcl f 1 OU! -Varios testigos afirman- -dice el presi madame tenía No debemos, pues, extrañarnos de esas dente- -que usted dijo á madame: Y ne o Sacudidas de la epiléptica Francia, que de amantes, ¿no es esto cierto? Testigo. -Sí, aunque no tantos como se garé todo. cerebro de Europa ha venido á convenirse- -Eso es falso. Juro por la vida de mis hiha dicho, porque se ha aumentado mucho en su cerebelo. jos no haberlo dicho jamás. En cuanto á la parte del pueblo italiano el número. Después, la testigo niega haberse queri- t P. ¿Conocía el pintor que su mujer le que tan enérgicamente ha protestado condo smeidar. engañaba? tra nosotros, le dedicaré una frase de nuesEl p residente la pregunta qué impresión T. -No lo sé; pero él veía en casa á los jro gran tribuno Ríos Rosas. la produjo el saber que mídame acusaba 3 Al regreso de un viaje que hizo á Italia, amigos de la señora y no decía nada. P. ¿Quiénes eran ios amantes que iban á Alejandro. preguntóle un cierto amigo suyo qué le ha- -La dije que era una embustera- -replica las citas del Vert Logis? bía parecido, qué juicio le merecía aquella T. -M. ChouanS, M, Balincourt y M. Bor- Marieta, -y e. la me contestó. que entonces nación. el criminal debía ser uno que se parecía derel; ni más, ni menos. -Pues de medio cuerpo arriba- -le resP. -Nadie más que los enunciados pasó mucho a mi hijo pondió- -merece mi estimación personal; noches enteras en el Vert Logis? ptxO de medio cuerpo abajo es azotadle. T. -Mi hijo Alejandro pasó dos noches, All cgaiáeste I N T E R V I E N E MA. DAME EL MARQUES DE MIRASOL pero fue después del accidente. péncelo ínter p tidd Entiéndase que Marieta Wolff califica de viene Meg para decir que las autoridades Madrid, S- n- og. accidente el asesinato del pintor y de su sue- la obligaron á acusar a Alejandro, hablan. gra, según explicó luego, y esta aclaración do brutalmente cuando ella afirmaba que fue acogida con risas por el público. no tenía seguridad de que fuese el autot Presidente. ¿Besaba Mme. Steinheil á su del crimen. hijo Alej andró? Monsieur Valles, se dirige, volviéudo s ét Testigo. -Le besaba el día de Año Nuevo, Marieta, y la interroga: ¿Es cierto que us. los señores fotógrafos de como se besa ese día á todo el tnuudo. ted pasaba las cuentas á los clientes de y á los aücionados que envíen á la ReP. ¿Qué género de vida hacía madame? Vert Logis? dacción de A 3 J C fotografías sobre algún T. -Los criados deben verlo todo y no de- -Eso es mentira- -responde ía antigu? asunto de interés y de palpitante acínacir nada. (Carcajada general. cocinera de Meg con gran tranquil dad. lidaU seles abonará DIEZ PESETAS P. ¿Amaba Mme. Steinheil á su marido? Madame Steinheil se levanta y exclama: por cada prueba que publiquemos. T. -Mucho. Esa historia de las cuentas es una majadeP. Otros testigos afirman lo contrarío. ría; yo jamás pedí dinero á mis amantes. Al pie de cada fotografía se indicará T. -Esa va ea, opiniones, (Risas, Mr. houard me ha dado 6,000 francos y el uoiH re e c TERESA