Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 9 DE NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN PAG. No obstante los felices augurios del aular ChtJz de Zarate, Elias Peris, Pedro Sepúlveda, Francisco Vallejo, Salvador Videgain. de La Marsetiesa. El mullo se ensayó demay malagana, en la suposición de quesería Maestros: Tomás Barrera, Pablo Luna. Comenzó la remporada en viernes, el día 2 una grita. de Septiembre último. Debutó la compañía Felizmente, se equivocaron los agoreros; cou las siguientes obras: La tajadera, El dúo El anillo de hierro obtuvo un éxito colosal; sostuvo la situación económica déla temde la Alncana, A B Cy La Comisaria. Anteayer se pusieron en escena las si- porada, y pasó al repertorio, donde perdura, codeándose dignamente con las más afaguientes obras: Por la tarde: Gigantes y cabezudos, La guaf madas producciones del géaero. diaamaiittay A BC. JCI C- JIÚ. El club Especialmente el de caballeas lia per- v Por la noche: solteras- de las soUerñs, ABC i eopoldo Cano, el ilustre dramaturgo, leyó Elcbib de las dido todo cuanto poseía. á la cooigañía de Antonio Vico, que ac El cuarto núin. 30, donde se vestían va- ETl empresario. tuaba en la Zarzuela el año 1883, su drama rios, entre ellos Rafael Serrano, Leonardo Las cuantiosas pérdidas que ha expe- La pasional ta. Casal y Guillermo Cereceda, se hundió to- rimentado el simpático Rafael Reynot no Durante la lectura, algunos délos artistas talmente, y en ti e los escombros quedó se- han logrado abatir su ánimo. que la escuchaban se durmieron profundapultado iodo el vestuatio de estos modestos Su primer cuidado al enterarse déla des- mente; otros no paraban mientes á lo que artistas. gracia de que había sido víctima la esposa oían, y algunos se permitieron comentarios Ei coro de señoras no ha sufrido tanto. La del conserje fue disponer que se la instala- nada respetuosos para la bien cimentada reeatástroíe ha respetado alguno? de los cuar- ra en una sala de pago del hospital, y que putación del autor. ios donde anchas señoritas del ciro se yes- todos cuantos gastos ocasiouara su estancia Hasta el mismo Antonio Vico, tan ducho tian. r. en aquel establecimiento corriesen é c s u en achaques teatrales, al terminar la lectura hizo un significativo tnohin de disgusto; cuenta. i os artistas. También se preocupó de la suerte de los pero se resignó á correr el riesgo del estre La gentil Consuelo Mayendú; Jia tenino como homenaje ala amistad que le unís do la suerte de que su vestuario haya sali- bomberos heridos, á los que socorrió con su con Leopoldo Cano. proverbial esplendidez. do incólume del siniestro. A pesar de todo lo que se esperaba, La Toda la compañía de la Za zuela, previa t En. las primeras horas de la mañana se un grau presentó en el teatro, y por boca del conser- mente citada por el Sr. Reynot, se reunió pasionaria obtuvo de nocheséxito; se repreá teatro lleno en el domicilio de dicho señor, donde le fue sentó un centenar je Rodríguez, supo aquella fausta noticia. de varios artistas. Hemos tenido el gusto de hablar con la satisfecha la nómina de la presente semana. y consagró la reputaciónéxitos citados meAparte de los grandes El espléndido rasgo del Sr. Reynot ha áefiorita Pilar Carreras, la cual manifestó recen consignarse los de La tempestad, La que sa vestuario, así como el de su herma- sido unánimemente elogiado. También advirtió á los artistas y demás bruja, De Madrid á Biarritz y Ei rey que rabió. aa, no había sufrido detrimento alguno. En el teatro de la Zarzuela nació el génepersonal de la compañía que no se contra Igual suerte tuvo el áe la señorita Dotaran con ninguna Empresa hasta nueva ro bufo, que tanto dinero dio al inolvidable mínguez, Arderíus. -I OS Sres. López y Peris habían perdido oiden. La primera obra bufa que se representó tocio cuanto poseían. p l avisado! en dicho teatro fue un? vLa bellísima primera tiple fimenta A. Es- Antonio, el popular avisador del tea- titulado Los cómicos dearreglo del francés, la legua, parza, en cuanto tuvo conocimiento del si- tro de la Zarzuela, llevaba más de veinte acto quedó de repertorio, y se hacuyo tercef represenniestro, quebrantando la orden de su tnéii- años prestando sus servicios de avisador. tado mucho, con el título de feroci 7o mam. jéo, que le había prohibido abandonar el Es uu honradísimo funcionario, el que iecho, se marclió al teatro con el ñn de en- era respetado en su modesto destino por to- 1 i Itimas notas. Anoche se hicieron alguna? gestiones cerarse de lo ocurrido. das cuantas Empresas han tomadora arrenpara que la compañía de ¡a Zarzuela reanu- %I, a gentil artista, ante la inmensidad de damiento el teatro de la Zarzuela. la catástrofe, lloró amargamente. Antonio lloraba ante las humeantes rui- dase sus representaciones en el G r a a- La señorita Nieves Gil, á quien visitamos nas del teatro, en el que ha visto deslizarse Teatro. El público, desde luego, apoyarla eon su en su elegante y confortable hotel, nosrna- la flor de su existencia, siempre fiel cumpliüifestój profundamente conmovida, que ella dor de sus debeies, y poseyendo siempre la concurso idea tan práctica y generosa, y es ara la única artista de la compañía que ha confianza de las Empresas y de los artistas, de Suponer que el Sr. Aedo, empresario del pía perdido todo su rico vestuario. de los cuales era fidelísimo confidente y á Gran Teatro, y el Sr. Reynot lleguen á un acuerdo, que en las actuales circunstancias Lo peco que el fuego ha respetado- -nos veces leal y desinteresado consejero. solucionaría favorablemente la lamentable Qijo- -ha quedado inútil por el agua. situación en que se encuentran numerosas X Iva bellísima tiple Acacia Guerra, que tan- p 1 saloudllo. ios y taa legítimos aplausos ha conquistado 1,0 más característico del teatro de la familias. Por cierto que las Empresas de Apolo, Esen la revista A B C, lia perdido los trajes Zarzuela ha sido su famoso solomillo, por el que lucía en esta obra, y los de liip el Caza- cual desfilaron todos nuestros grandes au- lava y Pnce, digámoslo en su elogio, t a n dos 5 Gigantes y calecidos. tores de la segunda mitad del pasado siglo. sido las primeras en organizar espectáculos 1 ¡ÍJ arpista señora Andreu perdió su insAllí hizo verdadero derroche de su agudo en beneficio de los artistas de la Zarzuela. Según cálculos aproximados, asciende trumento, que, como hemos dicho, valía ingenio el inolvidable Narciso Serra; allí se 6. x oo mesetas. hicieron famosos el coronel Barrutia, don cuatrocientas- el número de familias perjuMariano Trives, el maestro Casares, único dicadas por el incendio del teatro de la Zar superviviente de los asiduos concurrentes zuela. I a úitsma noche. I 3 S viejos concurrentes al desapareci- al saloncfflo, y el sastre portugués Araujo, T eatros incendiados. do teatro 20 recuerdan un lleno tan espléa- blanco de toda cíase de bromas, algunas de Durante los últimos cuarenta años r haa ellas muy pesadas. dído como el de la noche del domingo. sido pasto de los llamas los teatros de La C Aparte la bondad de las obras, que por si Risa, situado éste en l a calle de la ColegiaSolas bastaban á justificar el favor del pú- O ecuerdos históricos. Variedablico se sospechaban acontecimientos, y Marcos Zapata, el actual interventor ta, en 1873; de Price, en 1876; de y el de la de la Casa de la Moneda, y el hoy millonario des, en 1888; El Dorado, en 1903, esto constituía una 0105 or atracción. No obstante, nada anormal ocurrió. El maestro Marqués entregaron á la Empresa Zarzuela, en la mañana del lunes último. público aplaudió con entusiasmo á todos los del teatro de la Zarzuela, á principios de artistas, y si terminar las representaciones 1875, El a? tiUo de kzeiro. La diieccióa artísti- p n t r e lo salvado figuran seis mantones de 4 r- ¡r adie diría que iban á ser ¡as últimas -ca del teatro leyó el libro, escuchó la músi- Manila, propiedad de una pobre mujer ca, y libro y música fueron á parar al cajón que vive exclusivamente de lo que la prodesfijó contento- l sfecho. duce el rlquiler de aquéllos. de la mesa de la Contaduría. Pasaba el tiempo; Zapata y Maiqués estrechaban á la Empresa, la cual, por boca tro de los perjudicados ha sido D. Ma. J a 1 IUÜ compaiua. nuel del Río, que tenía contratados to La última compañía que ha actuado en del director artístico, contestaba siempre dos los baiies del próximo Carnaval. coa evasivas. el teatro destruido es la siguiente: Al comenzar la temporada del año 1877, Í. Actrices. Emérita Aivarez Esparza, Pilar Carreras, Julia Domínguez, Julia Galiana, Ramos Camón, que ejercía gran influencia p n la extinción del incendio han prestado ÍSTieves Gil, Acacia Guerra, Josefa Lacoste- sobre la Empresa del teatro, pidió El anillo muy útiles servicios los alum nos de la aa, Censado Mayendia, Consuelo Mesejo, de hierro, lo leyó y aconsejó que se pusiese Escuela Superior de Arquitectura. en escena, con la esperanza de que el asunMercedes y Pjlpr Pérez, María Severini. Desde los primeros momentos acudieron Ac oies. José Galerón, Antonio González, to de la obra, que contrastaba acentuada- al lugar del siniestro los alumnos de dicho PecLo G- müáíez, Antonio Ibáñcz, Andrés mente cea el género en boga, podría ser un Centro docente, que figuraron como boialycr z. iaiael í óp. rmí. io Jlesejo, Tesé éxitc beros honorarios y auxiliares. I,o s profesores de Ja orquesta del teao lian perdido todos sus instrumentos. E n t r e éstos figura pn arpa valorada eu 5.000 pesetas. También se decía que había Sido pasto de las llamas un slradivanus, tuyo valor se cálcala en. 5,000 pesetas, propiedad de no de los profesores; pero esto no se ha comprobado hasta ahora.