Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 9 DE NOVIEMBRE DE 909. EDICIÓN i a llegada. 4- 1 Recibióse aviso telefónico de que eltren regio había entrado en la estación de las Delicias, é inmediatamente comenzaron á oirse las veintiuna salvas de ordenanza. Diez minutos después vimos entrar en agujas al tren que por la vía de circunvalación conducía al rey D. Manuel. Eran las once y treinta y cuatro minutos. Ante la alfombra colocada a! efecto se detuvo el vagón donde venía el Monarca lusitano. La banda militar tocó e ¡himno portugués, y mientras se oían sus solemnes acordes descendió D. Manuel, ágil, del coche, y avanzó á su encuentro D. Alfonso. Ambos Monarcas se abrazaron sonrientes y cambiaron breves frases de cordial saludo y bienvenida. Con el Rey de Portugal llegaron, además de su séquito, el general del Río, el marqués de Santülana y elSr. Méndez Vigo, puestos á sus órdenes por D. Alfonso como ayudante de campo, grande de España y agregado diplomático, respectivamente, y el conde de San Luis. Hizo á continuación D. Manuel la presentación á D. Alfonso de los personajes de su suite; á su vez nuestro Monarca presentó á su augusto huésped los ministros de la Corona, altos palatinos y el resto del elemento oficial, y en seguida, tras los saludos de rigor, el regio viajero revistó la compañía de Castilla, de cuyo regimiento lucía el uniforme de coronel honorario. Desfiló luego la tropa por delante de Sus Majestades, y acto seguido los dos jóvenes Reyes sé dirigieron á tomar el carruaje por entre una. doble fila de guardias alabarderos. En el pretil de la estación se hallaba la banda municipal, que tocó el himno portugués. Subieron á varios carruajes descubiertos ios séquitos regios, y precedida del gobernador civil, en su coche oficial, se puso en marcha la comitiva. Los Reyes D. Manuel, D. Alfonso y el infante D. Fernando ocupaban una misma carretela á la d Aumont. En pocos minutos salvó el cortejo la dis tancia desde la estación á Palacio, haciendo el recorrido de forma igual que al bajar el Rey D. Alfonso á la estación. Las tropas que cubrían la carrera desfilaron luego por delante de Palacio. La embajada marroquí presenció el paso de la comitiva desde los balcones de? ministerio de Marina. Cristina, infantas Isabel, Teresa y María Luisa y e! infante D. Fernando, y la Rema doña Maria Victoria á la izquierda, estando así el Monarca portugués colocado entre el Rey y la Reina de España. -En la plaza de Oriente había ruttcüa gente, notándose la presencia de jefes y oficiales francos de servicio. Las aclamaciones y aplausos á los Soberanos fueron muchos al aparecer en el balcón y al retirarse después del desfile. El desfile se vermco por ei siguiente or. den, con arreglo á la nueva táctica, con el fusil al lado izquierdo: Capitán general con su escolta, regimiento de Asturias, terreros batallones de Saboya, Covadoaga, Wad- Ras, Rey y León; brigada que manda el general Andino, con fuerzas de Ingeoieros, regimiento de Infantería de Castilla, Infantería del 14 tercio de la Guardia civil con la música del Colegio de Guardias Jóvenes, Milicianos, Artillería, los regimientos de Caballería del Príncipe y Villarrobledo, Administración y Sanidad Militar, p n los Museos. Lí Por Ja tarde salieron los Reyes de Portugal y España, dirigiéndose al Museo de Pintaras, que visitaron ambos Monarcas con gran detenimiento. Acompañaban á SS. MM. en diferentes automóviles, el séquito que ha traído el Rey de Portugal y los agregados españoles. En el Museo recibieron áSS. MM. los ministros de Instrucción pública y Estado, señores Barroso y Pérez Caballero, con el alto personal técnico, que lo constituyen los señores Villegas, Viniegra, Barrón y Arredondo. El rey D. Manuel deáücó especial atención á los inmortales lienzos de Velázquez Bteda, á las célebres Majas de Goya y á obras maestras de Rafael, Murillo, Andrea del Sarto, Ticiano, Mantegna y Veronés. Desde el Mueeo, y subiendo por el Salón del Prado hasta Recoletos, se dirigieron los Monarcas al Museo de Arte Moderno. En este Museo le fue mostrado por don Alfonso al rey D. Manuel un retrato de la infanta doña Eulalia, que es obra de su augusto padre el rey D. Luís. El retrato, que está expuesto en una délas salas del Museo, es un precioso cuadro hecho al pastel, y que es muy admirado por lo exacto del parecido y por la riqueza de colorido. Después de ¡a visita al Museo pasearon los Reyes por la Castellana, dirigiéndose después á Palacio. las Meninas, los Borrachos y la Rendición de I. PA L 4 ondecoracíoíies. Se han concedido las siguientes á las personas eme fonnaa el séquito del JEtey de PortugalGran cruz d- e Carlos IH ai ministro de Negocios Extranjeros de Portugal, señor Du Bocage, y al secretario particular de Stf Majestad, señor marqués Do Lawradío, Placa de Carlos III al Sr. Baadeira, primer secretario de la Legación. Gran cruz ael Mérito Militar al r. Pimentei, ayudante de campo de S. M. F, Encomiendas de Carlos III ai oficial de órdenes de S. M. señor vizconde B Aseca, y al Sr. Mello Breyner. At mayordomo mayor del Rey aa forta gal, señor conde de Sabagosa, así como al entilhombre ¡señor marqués de Jayal, íes ara el Rey de España algunos regalos, pues están ya en posesión de todas las emees que puede concedérseles. Al personal de la Legación de Pcnugaj en Madrid se les otorgan las siguientes mercedes: Placa de Alfonso XIi al consejero seño? Canllheiros. Encomienda ae Isabel la Católica ai coasul Casanova. Caballero de Aiíonso XIII ai D. Pedro Tovas D ecepcióa en Palacio. A las siete de la tarde se celebró en Palacio la recepción diplomática. El acto se verificó en la sala de G- aspa- f tltu. Situóse en el ceatío el Rey de t o n u g a l y en semicírculo m u y abierto los embajadores, ministros plenipotenciarios, secretarios de embajada y agregados diplomáticos. El ministro de Portugal en Madrid, seüox conde de Tovar, acompañado del primer introductor de embajadores, señor conde de Pie de Concha, fue presentando á S. M. Fidelísima á ios diferentes representantes diplomáticos. rsanquete de gaíaT A las ocho y media de la üoette se ce lebró en el regio Alcázar el banquete de gala en honor del Rey de Portugal. La distribución de puestos fue ía siguiente: Izquierda de S. M. la Reina Victoria. Infante D. Fernando, camarera mayor de Palacio, duquesa de San Carlos; presidente del Congreso, señora de Barroso, ministro de Gracia y Justicia, dama de guardia con ¡a infanta Teresa, ministro de Hacienda y dama particular de la Reina. Derecha de la Reina: Rey de Portugal, infanta Isabel, presidente del Sanado, señora de Oliveira Caleiros, D. Antouio Maura, dama de guardia con la Reiaa Cristina, ministro de Marina, duquesa de la Victoria y ministro de Fomento. Derecha de S. M. al Rey: Reina Cnstíea, ministro de Negocios Extranjeros de Portugal, señora condesa de Tovar, ministro de Estado, dama de guardia con la Reiaa, con de de Sabagosa y dama ñe guardia con la infanta Isabel. Izquierda del Rey: lr. is. nia. doña María Teresa, presidente del Consejo de Ministros, señora de Concas, conde de Tovar, duquesa de la Conquista, xasrusiro de la Guerra, marquesa de Santillaaa y ministro de Ins tracción pública Las cabeceras fueron ocupadas por el jeíi superior v el comandante general de Alabardaros El salón había sido adornado coa ex ja sito gusto, con derroche de ñores dz píati tas y con iluminación á giorno. Noventa y seis oersenas fueron invitadas al banquete. J 5 menú de la co. niUd rae el siguí en s E 1 Consommé á la ííevigne. -Crema ü. guisantes. -Filetes de Rodaballo. -H j re Solomillo á la portuguesa. -Poilo de P ui tina y las infantas doña Isabel y dopa María Teresa esperaban en el regio Alcázar, en la meseta déla escalera principal, la llegada del rey D. Manuel. Con las augustas damas se hallaban la camarera mayor de Palacio y alta servidumbre del día, cuyos nombres publicamos ya. Las clases de etiqueta, en lucida y numerosa representación; el Cuerpo diplomático y los reales guardias alabarderos completaban el artístico conjunto de la ceremonia palatina. Reprodujéronse las presentaciones y Safados, dio el brazo el rey D. Manuel á la Reina doña Victoria, y después de breves minutos de conversación D. Alfonso acompañó á su egregio haésped á las habitaeiones donde se ha de alojar, las de Gasparini, en las cuales descansó un rato antes de asistir al almuerzo, en familia, con Sus Majestades y Altezas. En el regio Alcázar. Victoria y doña CrisLa Reinas doña Oeforma del protocolo. A fin de evitar que los ex presidentes del Consejo de ministros queden ocultados en la lista de invitados á los banquetes oficiales de Palacio, se ha reformado el protocolo que venía rigiendo respecto á este asunto. Generalmente, todos los hombres públicos que han sido presidentes del Consejo están en posesión del Toisón de Ooro y figuran, por tanto, entre ¡03 personajes que tienen puesto oficial en aquellos actos. Pero ocurre que actualmente hay dos hombres públicos que habiendo sido presidentes del Consejo de ministros no poseen aquella alta condecoración y tenían que quedar excluidos en ia lista de invitados. Estos ex presidentes son los Sres. Moret y Maura. El Sr. Moret, como es actualmente presidente del Consejo, tenía por este cargo puesto oficial en el banquete de ayer noche. No 1 1 desfile. Empezó á las doce y media de la tar- así el Sr. Maura. Y para que pudiese asistir de. En el balcón principal de Palacio se co- y en lo sucesivo todos los es presidentes del locaron por el siguiente orden las personas Consejo que no posean el Toisón de Oro, se de la Real Familia: D. Manuel II. A su de- ha hecho la reforma del protocolo de los recha el Rey de España, Reina doña María banquetes oficiales de Palacio, E i muí n- -i