Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 7 DE NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN i. PAGL 12. Comparece, en efecto, el comisario, y afir 1 OS AMOS DEL PERRO Declara l u e g o tas rotundameate: Estanislao Geof- -Se consignó en el atestado lo que eltes- froy, yerno de Marietia Wey y propietario ügo dijo, ni más ai menos. No puede hacerde Turco, el perro que no quiso Meg porBe otra cosa. Sería preciso saponer que el es- que olía mal. Geoffroy vive en el mismo pacribiente y yo estábamos de acuerdo aun saje Rousin, al lado de la casa de los Steiantes de saber lo que iba á ocurrir. Además, nheil. Loúnico interesantede su declaración las notas las tomé yo de mi puño y letra y es afirmar que la noche del crimen vio pame las dictó el propio Remy. sar un hombre sospechoso por delante de su casa. -Na lo remuerde- -dice éste. -Pues yo, sí. Y además le leí la diligenA continuación entra en estrados su mucia antes de crae la firmase. jer, Mtae, Geoffroy, Asegura que la viuda estaba muy delica- ¡No! ¡Sí! Lo afirmo por mi honor. Cumplí es- da; apenas podía moverse del lecho y se desmayaba con frecuaucia, y afirma rotuntrictamente con mi deber y can la ley. Estas frases, enérgicamente dichas por el damente que mientras permaneció en casa comisario, producen honda impresión en la del conde de Ariou estuvo verdaderamente enferma. sala. -Sí yo hubiera tenido la sospecha de que Y sigue el careo. -Yo afirmo- -agrega el comisario- -y lo Su enfermedad era fingida, yo misma la huaíirmo porque, lo vi, y no tengo necesidad biera denunciado á la Policía. üel testimonio de Retny, que la señora teSuspéndese la audiencia por unos monía el cuerpo desnudo y atado con una mentos. La atmósfera está cargadísima. Las cuerda alrededor de la cama. discusiones son apasionadas. No se habla La contradicción entre el comisario y más que de la declaración de Remy, utiliRemy es tan grande, que la sala estalla en zándola los partidarios de Meg como arma para demostrar que las deposiciones del nurniullos. Remy sigue negando que el comisario le criado no pueden hacer fe porque están llenas de contiadicciones y de inexactitudes interrogase. Y el comisario no sólo le desmiente, sino probadas. que agrega con tono solemne: La acusada, entre tanto, permanece impa- -Conservo las notas tomadas de mi puño sible é impenetrable como una esfinge, sin y letra y dictadas por Remy. Las pondré á dejar traslucir en su rostro la menor imdisposición del Tribunal. Además, niego del presión. snodo más absoluto que fuese Remy el que El proceso ha llegado á su máximo de indesatase á la señora. Pudo desatarla las ma- terés. nos; pero los pies se los desató el ingeniero AS DECLAKAC 3O NES Reanúdase la M, Lecquet. TSstá en América, y no puede audiencia endeclarar hoy; pero pregúntesele por telé- tra á declarar M. Antanzzio. modeloyque grafo ó léase su declaración, á ver á quién fue del pintor Steinheil. desmiente: si á Remy ó á mí. Refiere que el artista le confió en cierta El presidente ordena que se lea la declaocasión que tenía el propósito de divorciarración de M. Lecquet. je de su esposa, pero que no entró á detallar La lectura causa profunda eraociós, porlos tnotivos que para ello tenía, ni él, natuque dice textualmente: ralmente, se los preguntó. Mientras el criado la desataba las maSe presenta luego el testigo M. Ronnot, nos, yo quité las cuerdas que la sujetaban casado con una hermana del pintor. Dice los pies á la earna. que hace diez años rompió t 3 a clase de reAsí termina este incidente, del que Remy laciones con Mme. Stenheil á consecuencia Couillard sc- e ac malparado. de la vida escandalosa que ésta llevaba, y que su trato con su hermano político era muy superficial y muy frío, porque el pintor SISME. LA DECLARACIÓN Remy es pre- adoraba en Meg y no toleraba el menor guntado s o- reproche contra ella. g Termina su declaración diciendo que fore si fue él ó íué eJleg quien sirvió un i iió ponche á Steinheh y á madame Japy la cuando le dieron cuenta del crimen se negó en absoluto á ver á su cuñada. noche del crimen. La sala entera protesta contra este testiDice el criado que él llevó la botella del go, verdaderamente muy poco simpático. coñac y que el ponche le hizo la señora. Y entra M. Bertillon, el famoso director Afirma también que cuando Meg después del crimen, estaba enferma y oyó en del Gabinete Antropométrico. Es el último una ocasión el teléfono, se levantó de la teitigo que depone hoy. Su declaración, esperada con gran intecama y íué ella misma á conferenciar. rés, es un desencanto para los que aguar Meg lo ¿niega. Preguntado por qué devolvió el perro daban emociones. Limítase á d cir que Izuco á su ama madame Geofroy, contesta: examinó las marcas digitales que aparecían en la botella de ¡coñac sin resultado positi, -Porque la señora decía qne olía mal -La señora- -dice el presidente- -le acusa vo. Las únicas huellas que se advertían claá usted de haber retenido dos cartas de ¡a ramente, eran los dedos de Remy Couillard y de Marietta Wolf. señorita Marta Steinhei, Hay que reconocer que la audiencia de- -Es verdad, pero fue porque se me olvihoy ha resultado favorable para madame dó echarlas al correo. Defensor. ¿Y también por olvido las Steinheil. Aumenta el numero de los que creen en abrió usteü? la absolución. En lo que todo el mundo está -Las abrí, pero- 10 las leí... conforme es que después de las contradic Un ¡ah! general acoge esta frase. Explica luego lo de la perla hallada en su ciones en que ha incurrido, es imposible que Remy pueda mantener la acusación. cartera. No sabe corno pudo ponerle la seCADENAS. ñora la perla en el bolsillo. Meg negó después rotundamente que amás se hubiera despojado de una sola prenda de su toilette delante del criado. Termina la declaración de Remy, y éste A los seítas es ífo sgrsíijs tle p sale de la sala poco satisfecho del imporá Eos aficionasE pie envíen á. ia S e tantísimo papel aue La desempeñado en la g vista de hoy. asante c 2 e imlovés y cíe palpitante- Mi impresión personal es ¡a de que el tal lidssi s e l e s afoonaffíí 1 Z PESEff AS mozo eslfccsío áe capirote, ROOSEVELT NO POR TELÉGRAFO ROMA, 6, 6 T, J n periodista extranjero aquí residente ha recibido un despacho de Nueva York diciéndole que el ex presidente Roosevelt no ha sido víctima de un accidente de caza, pero sí es cierto que se halla enfermo de gravedad en el continente africano. ÍYIO 7.1 EASA (ÁPñICA INGLESA) Ó, 5 T jro hay motivo ninguno para dar crédito á los rumores que circulan sobre la muerte de Roosevelt. En esta población, donde se siguen paso E paso los incidentes de la excursió i en África del ex presidente, no se ha recibido noticia alguna que se relacione con enfermedad ni accidente desgraciado. POR TELEFONO Y TELÉGRAFO Y ESPAÑA ALEMANIA Otro Príncipe POSTD M, 6, 9 N Rl bautismo del tercer hijo del Kronprinz a- se verificó esta tarde. Estaban presen- tes los Soberanos y numerosos invitados. El Principe recibió los nombres de Hunv berto, Carlos y Guillermo. ITALIA Atropellos radicales HO A 6 Cf N n despacho recibido de Isola del Liri comunica que el Ayuntamiento de aquella población acordó, con pretexto de honrar la memoria de Ferrer Guardia, destruir todas las cruces que se encuentran en aque 1 término municipal. Los vecinos protestaron indignadísimos y volvieron á levantar los cristianos símbolos, no sin intentar acometer á los miembros del Ayuntamiento, que buscaron el amparo de la gendarmería. U INGLATERRA El record, de la a! uta LOND ESj 6 Cf K f K l aviador francés Paulhan se ha elevado en su aparato á 960 pies ingleses. Este vuelo ha batido el record de ía altura. PORTUGAL Eí viaje regio LISBO 6, ION. anana se trasladará desde su palacio de Estoril al de Ajuda el duque de Oporto, haciéndose cargo de la regencia del reino, en tanto dura la ausencia del Rey don Manuel. -La Reina Amelia se halla ligeramente in dispuesta. 1 ESPAÑA Noticias de Barcelona S E D Jj 6, II fí A las echo de la noche han conferenciado los Síes. Weyler y Suarez Inclán. Este último ha recibido á los periodistas á las diez, manifestándoles que en la enti. e isía celebrada con el capitán general se había acordado autorizar la publicación de El P og ¡eso y El Pühle Calakí.