Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. DOMINGO 7 DE NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN ¿PAG, ie. batallones de Cazadores de Cataluña. Chiclana y Arapiles, una batería de montaña, la ambulancia de Sanidad y secciones de Ingenieros Zapadores y telegrafistas, La izquierda la mandaba el jefe de la brigada del campo te Gibraltar, general Morales, y se componía del escuadrón de Lusitania, los batallones de Talayera, Segorbe y Llerena, una batería y secciones de Ingenieros. Ambas columnas llevaban amplios servicios de exploración y de avanzada y dobla línea de flanqueo. Próximamente á unos cuatro kilómetros cerca de Tafarat, las dos columnas, conservando siempre la distancia que previamente se les había marcado, hicieron una conversión y describiendo un semicírculo pasaron por las cercanías de Taxdirt, y enfilaron luego las alturas del monte Hidum, dando vista al mar. A las once próximamente de la mañana la columna hizo alto para que descansase la fuerza frente á la misma altura que el general Tovar ocupó el día 22 de Septiembre sn la operación combinada para la conquista de Zoco El- Hach. MUÑOZ COBOS Y MARINA a columna mandada por el jefe de la división reforzada, general Muñoz Cobos, y el de la segunda brigada de la división, Sr. López Herrero, estaba formada por los regimientos de Wad Ras y Saboya, los escuadrones de María Cristina, 0 fuerzas de Ingenieros y dos baterías del 2. montado. Ssta columna marchó en línea casi paralela á Río de Oro, y con hábiles repliegues, para ir también dominando las alturas, llegó á las once y media á las colinas fronterizas á las posiciones que ocupan los soldados de Sotomayor. El general Marina permaneció en Rostrogordo hasta la salida de la columna Muñoz Cobos. Despsés, dejando para mantener el enlace con la plaza y extrema retaguardia las fuerzas del general Imaz, siguió la misma ruta que antes emprendiera Tovar, es collado por el regimiento de Lanceros de la Reina. No obstante el fuerte viento, el globo con tinuó hasta las diez haciendo observaciones. Los tripulantes de la barquilla dicen que sufrieron grandes molestias. A las once y media de la mañana, el general Marina unióse á Tovar. tas, son bajas, limpias; apenas sí tienea algunas rocas. Además están completamente resguardadas de los temporales de Levante, pudiendo hacerse en ellas seguros embarcaderos. Ala una de la tarde, el general Muñoz Cobos recibió también orden de avanzar sobre Hidwm. En ese momento divisóse un grupo de jinetes en las lejanías de Beni- Said. Mantuviéronse un instante como indecisos y en seguida desaparecieron. Después se presentaron varios moros á pie, pidiendo hablar con el general Marina. Dijeron que eran vecinos de las cercanías de Hidutn y querían saber si podían estar confiados en que no se les causaría daño. El general Marina hízoles llegar ásupresencia y les dijo que no sólo no se les causaría el menor perjuicio en sus vidas y en sus intereses, sino que podían considerarse más seguros que antes, puesto que estaban amparados por España y podían tranquilamente dedicarse á sus faenas agrícolas, en la seguridad de que si fuera necesario serían protegidos por nuestras tropas, cuya misión en Marruecos es amparar á los amtgos de España y castigar á los enemigos. El confidente el Gato indicó at general que tres de los presentes eran pobres. Entonces el general les entregó alg anas pesetas para que comprasen ropas y alimentos para sus hijoc Los moros se retiraron dando grandes muestras de júbilo y haciendo vivas demostraciones de su amor á E- spaña. LAS FUERZAS ACAMPAN ¿31 general Marina dispuso la forma en que las fuerzas debían acampar en las posiciones ocupadas. En las colinas que dominan la costa quedaron destacados los batallones de Llereaa S y Talayera coa una batería de montaña. I En las alturas de Hidum quedaron la brigada de López Herrero, otra batería y el escuadrón de Lusitania, al mando del ge neral Muñoz Cobos. I Aprovechando estos momentos, el general Huertas acercóse hacia la explanada del arenal, hasta donde llegaron los Cazadores de Alfonso XII en la famosa carga de Taxdirt. A las tres de la tarde llegó uu convoy de mulos y camellos, y poco después 80 camellos más con tiendas de campaña. Ambos convoyes fueron por el valle de Frajana y la cuenca del río, protegidos en su avance por fuerzas del regimiento del Rey y las destacadas en las alturas dominantes de las posiciones de Sotomayor. Estas últimas fuerzas estuvieron toda la mañana destacadas en los puntos avanzados para intervenir en el acto si hubiera sido necesario. REGRESO A LA PLAZA tarse, lanzando sobre él todas Jas fuerzas á que disponía. Coa las nuevas posiciones tomadas queda constituida la gran línea militar que, cor tando la península de Tres Forcas, va hasta el Atalavón, y cruzando luego hacia ííador y Zeluán, sigue por toda la línea de la costa hasta Cabo de Agua, afirmando la dominación española en una extensión de más de cien kilómetros al Norte del Rif Para comprender toda la importancia de esta expansión de territorio, conseguida en tres meses, baste decir que en cuatrocientos once años que hace que poseemos Melilla habíamos conquistado ¡cinco kilómetros! La operación de hoy que pudo muy bien ser decisiva en caso de sena hostiliddad, tiene que ser, y en efecto io es, unánimerae- ate elogiada. Mañana tendremos nuevas operaciones. Como hoy, estamos autorizados para ir con la vanguardia. ¡Quiera Dios que podamos volver á la plaza con las mismas gratas impresiones de hoy! OCAÑA- TUR. TELEGRAMA OFICIAL L tpn el ministerio de la Querrá se nos fací litó anoche un extenso telegrama oficial que empieza así: Comandante en jefe del ejército de operaciones al ministro de la Guerra: K- ULIA, 6, 5 T. Como adelanté á V. E. se ha ocupado la posición de Hidum sin novedad alguua, si bien las noticia que tenía del enemigo eran contradictorias. La operación la he realizado combinando ciaatro columnas... Omitimos el resto porque se limita á confirmar, con menos detalles, los de nuestros enviados especiales, que publicamos anteriormente. REPARTO TM DE SOCORROS por los gobernadores militares ó por la Guardia civil á los heridos en la catnpaña del Rif: Suma anterior: 63 945 pesetas. Batallón Cazadores de Arapiles, núin. 9: Soldados Manuel Hernaus y Hernaus, 40 OCUPACIÓN DE HIDUM pesetas; Vicente Mata Calle, 100; Bernabé Sánchez de la Iglesia, 100; Anastasio Casaf os Cazadores siguieron su marcha, y poco do Manrique, 100; Joaquín Panigua Romero, 100; José Higueras Martín, 100; corneta después las fuerzas ele vanguardia coÁngel Ateo Martín, 40; cabo Julián Herráez ronaban dos alturas más allá de Hidum, Viana, 100; soldado Manuel Martínez, 100, desde las cuales se domina el mar y toda la península de Tres Bóreas. Batallón de Cazadores de Las Navas númera 10. -Soldado Manuel Martín López, Son dos posiciones de primer orden; so 100 pesetas; sarge- nto Eulalio García Sánberbio el panorama que se divisa desde ellas. chez, 40; cabo Julio Ortega Pérez, 40; cor- Al frente, los montes de Beni Sidel, Benionseguido el objetivo que el comandan- neta Juan Martínez Alcolea. 40; soldados Said y el Gurugú; á espalda, toda la pete en jefe se había propuesto, regresa- Timoteo Calzón Clérigo, 40; Saturnino Venínsula de Tres Forcas; á la derecha, el mar, y á la izquierda, todo el territorio anterior- ron á la plaza los generales Tovar, infante lasco Moreno, 100; Joaquín Aguilar Brazo, mente conquistado, los aduares de Frajana, D. Carlos, Huertas y del Real, y un poco 40; Lorenzo Serrano de la Flor, 40; Doroteo, los primeros barrancos de Mezquita, y á lo más tarde el general Marina y su Estado Sotomayor Gutiérrez, 40; Rufino Sánchez Carrasco, 40; Enrique Reyes Tenado, 40; lejos, Melilla, con la nota alegre de sus ca- Mayor. En las nuevas posiciones quedan, como Manuel Andrés Gaiilén, 40; Leonardo San seríos blancos y la mancha pesada de sus fuertes, qae se destacan vigorosamente hemos dicho, los generales Muñoz Cobos y Miguel Gómez, 40; Saturnino Rodríguez López Herrero con los regimientos de Sa- Vila, 40: Marín Franco Sánchez, 40; Antocomo recostados en el gris del cielo. Fondeado frente á una de las calas balan- boya y Wad Ras y una batería de montaña, nio Esteban Monroy, 40; Felips Pascual Antonio Urbina Recio, 40; téase gallardamente el crucero Extremadiira. y el general Morales coa los batallones de Guadaño, 40; Domínguez, 40; sargentos MaPedro Simón Durante largo rato los generales Marina, Llerena y Talavera y otra batería. La operación de hoy, de grandísima im- nuel Almansa de la Cruz, 40; Arturo RolTovar, infante D. Carlos, Huertas y Del Miradela Real y coronel jefe del Estado Mayor, se- portancia militar, ha demostrado de una dan Vega, 40; corneta Ismael Vega, 40; ñor Gómez Jordana, examinaron detenida- manera que no deja lugar á la menor duda Peña, 40; soldados Darío Benito 40; Benjamía Feliciano Gutiérrez l IL Añoz, mente la nueva posición, bajo la cual rom- la sumisión completa de todo el territorio Samaniego Arrans, ¿o; Julián Fernández pieron á trechos la faja de playa, que tendrá de Beni- Sicar. 40; El general Marina, seguramente, ha dado Blanco, 40; Francisco LBorra Terrasa, Touna anchura de unos dos kilómetros, y que Leonardo Jiménez Díaz ¡o; Marcos de corta la masa montañosa en grandes acan- mayor amplitud á la operación de lo que se más Fernández, 40: Ángel López Sánchez, creía. Iba resuelto á afianzar definitivamen- 40; Esteban Moreno Tieinbro, 40, tilados. Las calas que desde allí se dominan, Ca- te el dominio sobre este punto y á aniquiSuma y sigue; 66.085 pesetas. raza, Bu- Amar, Castillo, Galeota y Huer- lar al enemigo, si tenía la osadía de presen- Duodécima lista. Socorros distribuidos C n rijiriinnniminrnrw r nnii 9 flkiiJitBmiiriimiiOTiminmniníTM! iOTTnii nBrrami! miTmritffi m! BMIl