Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 6 DE NOVIEMBRE D. B IQO 9. EDICIÓN uPAGi -Muchas. Boas SES las r ealó mi marido A. trií juicio- -añade, -el robo no fue en Sr otras mis am gbs. aquella ocasión el único móvil que guió á ¿Sus amigos ó sus amantes? los que cometieron el crimen. ¿Vio entonces el testigo á Remy Coui- -Mis amigos. ¿Las teñid usted todas aquella noche llard? -pregunta el presidente. ¿Qué observó en su actitud? en casa? -Tenía tmast tras me las llevé á Vert- -Nada que no me pareciera natural en togis. tan crítica circunstancia. Mi atención se fi ó ¿Recuerda wsted algunas más, especial- en él como en todas las personas de la casa; mente de las q e tenia en casa aquella pero no noté en su semblante, en su voz ni en sus ademanes nada en absoluto que le noche? hiciera sospechoso. Su actitud no era, en- -Tenía tres sortijas, ana de ellas... ¿La de Ja perla que metió usted en la una palabra, la de un hombre culpable. artera de CouitLira? 1- -1, (1 misma. ¿La tenía tjsteá puesta cuando la sorprendieron los aiatiiechores que usted dice? ¡ARA. DON CLARINES Doña Clari -No, señor t e la había quitado para 1 nes goza indarle una fricción á mi m dre. justa fama en Guadalema- -pueblo donde- ¿De masera qae no es cierto que Couihan residenciado muchas de sus obras los llard se apoderase de la perla? -No es cierttsj tave entonces graves mo- hermanos Quintero- -de señora un tanto tivos inórales para formular aquella acusa- desequilibrada y rara, de insoportable trato, ción contra CouUlard; pero luego compren- tazón por la que nadie se aventura á visitar dí mi error, y reefci qué en el período del á Doña Clarines, que vive recluida entre las cuatro paredes de su casa solar, sin otra Sumario. ¿Por qué tea iratasforinar la procesada compañía que la de sus recuerdos y sin mas familia que un hermano, que ya peina cauas estas alhajas? de paso, mala cabeza que- -Con el fin ée qne no se enterara mi hija y se las tiñe patrim uioun hoy vive a expenderrochó y de su procedencia y creyera que las había sas de su su hermana, sabieándola no cuantas comprado. veces quisiera, y una sobrina muy gentil y Explica Meg! los motivos que la lleva- modosa. ron á resucitar el procedo, que iba cayendo ¿Por qué Doña Clarines es estimada ante fiooo á poco en olvida 1+ ¿No obró así para disculparse ante su los ojos de los demás y aun á los de su proamigo y admirad r M. Borderel y desva- pio hermano, que se considera la primera necer las dudas que ésle pudiera abrigar víctima de sus rarezas, como mujer intrata acerca del papel ue desempeñara en la no- ble y de no muy seguro juicio? Pues sencillamente porque Doña ClariChe trágica? -T señor; y protes o de nuevo con ener- nes, según suele decirse, no tiene pelos ea No gía contra semejj nte insinuación. He dicho, la lengua ni la duelen prendas, dice las coy vuelvo á repetir categórica y terminante- sas tal y como las siente, procurando vivir mente, que mi conducta en aqueila ocasión dentro de la justicia y de la rectitud mas ino fue inspirada siao por el amor que ten- firmes, sin dar su voluntad á torcer por esto go á mi hija. Sa prometido pedía con insis- quiero ó esto me conviene; nada, las cosas tencia que se hicieran gestiones para des- por su nombre: al pan, pan, y al vino, v no. Y como tal manera de pensar no va muy cubrir á los aatores del asesinato. Del descubríEfeieuto de éstos dependía, á aparejada con las corrientes de Guadaleuia, Cii juicio, el casamiento, la felicidad de mi he aquí el porqué del aislaimeniu y del vahija. ¿Podía, dekía yo vacilar en hacer que cío en que vive Doña Clarines. ¿Pero fue siempre asi esta ejemplar señosuamo antes esa prendieran nuevos lraba ¡os ras ¿Fue ésta su natural inclinación, su la Policía y la Jastteia? Acusé a Reaay Counlard, pero no fue sin idiosincrasia, desde sus años primeros? No. Doña Clarines no era así en un prinCiienta ni razón. Me parecían, en efecto, muy sospechosas la conduela y acritud de ese cipio, ha tal mudanza influyó la ainaigura ¡joven, que interceptaba las cartas de mi de un gran desengaño Esto lo sabemos por Tata, una de esas hija, tamo ias j e ésta escribía como las viejas criada que llegan, coa los años, á ser que recibió. á lasque eu Reconozco pee ao resultaron fundadas estimadas como algo nuestro, cariño se las consideración á ¿ais sospechas, reconozco que Reuiy Coui- tolera su gruñir su lealtad yel ser á veces constante, ipard no era culpable del crimen de que le y acusé; pero ello quita que yo sea inocen- respondonaslas entroiueudas en aquello une viene. jte de la muerte de mi marido y mi madre. ni las va m Y sabemos por la Tata que Doña Clarines ¿Quién los s atáí No lo sé, pero yo no he fue víctima en sus anos aorileños del amor d- ¿Por qué hizo ¡as declaraciones que pu- de un hombre en quien en mala, hora puso sus sentidos y su alma entera. blicaron algunos periódicos? Fue tan honda la herida y tan tenaz el -Porque estaba ¡oca. Me dominó el terecuerdo, que Doña Clarines tornóse en otra Ifor. No sabía lo qae me hacía. Meg rompe á llorar y cae sobre el ban- mujer, y desde entonces, horrorizada de la mentira, de loque creyó mas sojemne y más ¡O presa de ua ataqsae nervioso. C puro, de un juramento de amor, sólo quiso f e suspeade 1 sesión por diez minutos, vivir para la verdad. ¿Comprenderéis con tales antecedentes la OS TEST 3 GOS Calmada la viuda, se turbamulta, c iuo dice Tata, que se arma en- -reanuda la sesión y em- la casa cuando Doña Clarines tiene noticia áel noviazgo de su sobrina con el hijo prepieza el desfilede testigos. Comparece el primero el comisario de Po- cisamente de aquel nombre que fue tan fulicía que hizo las primeras actuaciones en nesto para ella? Pero Doña Clarines, fiel á su evangelio, la- casa del criasen á raíz de conocerse éste. Refiere que al esaminar los aposentos ea apenas repuesta de la dura impresión que que se hallaban las víctimas y Mine. Stei- recibe con la visita del novio, todo él á su jniieil no creyó qrae se tratara de un asalto de imagen y semejanza, antepone á su pasión los comentes, en los ue, si bien matan los y á sus amargos recuerdos la felicidad de ladrones á ias personas que en la casa asal- su sobrina. Y ios chicos se casan, y en toda Guadaletada encuentran, ÍÍQ las matan sino para yobar con raas íacíháad, siendo el robo el ma se asombran de que tai obra de sensatez único m, y el as- ssi- aato. ua simple aunque haya sido coronada por ia mano de Doña Clarines. hoirible Esta es la comedia, desarrollada por los Quintero con un admirable dominio de la técnica y con tan amplia documentación ea los caracteres, que sólo en el campo de la novela pueden trazarse tan acabadamente. Entretener ¡a atención del público durante dos actos largos, con una acción escasa, sin movimiento escénico, sólo con el arte y ia humanidad puestos en los personajes de la comedia, bellamente escrita, es empeño que acredita las excepcionales condiciones que como hombres de teatro poseen los Q uintero A la altura de ¡a comedia debemos solocar esta vez la interpretación, la más notable en conjunto que hemos visto en Lara hace tiempo. Leocadia Alba, principalmente, estuvo admirable. ¡Qué prodigio de caracterización! ¡Qaé encontrado sentido de la realidad! Fue llamada á escena en dos ó tres mutis. Matilde Rodríguez dio apropiada sinceridad y noble empaque á Doña Clarines, manteniendo constantemente la originalidad del tipo; Conchita Ruiz, delicio; sámente ingenua; la señorita Pardo compuso del mismo natural una zafia y tímida lugareña, no vacilando en sacrificar ¿u belleza á la caracterización afortunada del personaje; Simó Raso entendió, como siempre, muy bien la psicología de su tipo; Puga y Romea, en sus breves papeles, se mostraroa á la altura de su buen nombre Mi enhorabuena. Fi ORID 0 R LOS ESTRENOS EL TEATRO, se pondrá á la venta el número de esta notable publicación correspondiente á la presente semana, y en el cual han de llamar la atención unos magníficos retratos de popularísunas artistas que inserta, admirablemente reproducidos; artículos muy amenos y de asuntos muy variados, qne suscriben literatos de gran fama, y las informaciones de los recienceo estrenos en ios teatros Eslava y Cómico. Publica, además, una curiosa reseña de acontecimientos teatrales del extranjero, ilustrada; abundantes noticias del movimiento teatral en los últimos días, y otros origina les, en los que se revela el ingenio de escritores muy celebrados. Es este a que nos re- fenmos ua número que se agotara rápidamente. AJÍ a anana VALENCIA Y SU EXPOSICIÓN POR TELEFONO VIERNES, S, S T, Enterado el cónsul de Francia, conde da Baltticourt, de que á la Exposición trata de convertírsela en internacional ha ofrecido su mas decidido apoyo para cooperar con el mayor entusiasnftj á la realización del proyecto. U a quedado constituida la Sociedad Fi larmónica Valenciana con más de 160 profesores. La presidirá el maestro Lasalie, presidente de la de Munich, quien vendrá dos veces al año para dirigir dos series de coaciertos. tpsta mañana se ha reunido en el Ayunta. miento la Junta magna organizadora- -del ho a- ena ¡e á D. Teodoro Llórente Dióse cuenta del programa á que se ajustará la coronación del poeta, acto que se celebrara en la gran pista de la ExpOoictóu. Al día siguiente habrá una velada literario- musical en el salón de actos. El homenaje al Sr. Llórente será grandioso, asistirán poetas de todo el mundo, los Áyuncamienios de ia región y rauojas p ¡r L mii ¡iinB inirintíí 1 n 1 iiiprniitmisiirwinnimi im nnuMii r aTM nTM wmr! rniMiin