Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 5 DE NOVIEMBRE DE 1909: EDICIÓN JT PAG. 12. manifiesta á los jurados que tanto los jueces instructores que han intervenido en el proceso como el fiscal y los abogados de una y otra parte han sido desde el principio y siguen siendo objeto de una infinidad de bromas y notificaciones, y que se teme que la carta leída por la defensa y las manifestaciones verbales del auténtico ó supuesto autor de la misma constituyan otra nueva patraña ó un acto de locura. B (DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL PARÍS, 4, yji. I A MUJER PEUSROJA Pasados unos mi ñutos, habla el presidente de la comisión del crimen según la relación de la procesada. De la mujer pelirroja, els JOS tres hombres vestidos con largos levitones en forma de sotana. ¿Sostenéis que fueron éstos los que os ataron á la cama y los que sin duda mataron á vuestro esposo y vuestra madre? -1,0 sostengo y lo juro con toáa la energía de mi alma indignada. REANK 9 A EL JUIC 3O A ¡as doce en Y hace un nuevo relato de la tremenda punto de la escena, de cómo los asesinos eneraron en su mañana se abre las puertas de la sala y cuarto y de qué manera la amordazaron y se precipita en ella el poco público que tiene ataron de pies y manos á los hierros el I I NA SORPRESA En este momento, mon- lecho. acceso á los contados bancos libres. sieurAubin pide la ve Hoy se ha rote la consigna. Ocupan dos B- -De los informes de los peritos- -dice el Billas dos damas elegantísimas que se cu- nia del presidente para leer uaa carta que presidente- -se deduce que las ligaduras con bren la cabe- zsa coa enormes sombreros de acaba de recibir, firmada fuan f. efevre, quien que aparecisteis atada á la cama eran simuticas pieles y ostentan boas de piel igual- confiesa haber actuado de mujer pelirroja ladas. No había en- raestro cuerpo señales en el crimen de la casa de Steinheil. mente caras. Deben ser artistas. maltratada ni una E firmante de esta carta- -añade el de- de haber sidoestrangulación; víctima dedébi 1 Mientras sa constituye el Tribunal, cotentativa de eran tan mentamos los afortunados concurrentes la fensor de Meg -está aquí cerca, en un pa- les las ligaduras, que Retny las rompió coa lillo de la Audiencia, y solicito de la Presi- poco esfuerzo. Iyos peritos declaran que la sesión de ayer, -Ivas discusiones son vivas, apasionadas y dencia tenga á bien mandarle comparecer. bola de algodón que se halló junto á vuesEl presidente accede á que Juan I efévre tra cabecera no tenía huella de saliva, lo que ruidosas entre los partidarios y los advercomparezca. sarios de te fatnesa viuda. pruebo que no la tuvisteis en la boca, como Cuando éste se halla presente le pregunta decís. No se explica tampoco que los su 1 1 interés que despierta el proceso es M. Valles: universal, porgue todos los corresponsales puestos salteadores dejasen al criado Reniy- ¿Es cierto cuanto dice en la carta que tranquilamente en su cuarto. Se ha probado telegrafiamos sia tino. X, os ingleses y los acaba de leerse por el abogado de ia pro- que la puerta se abrió por detitro, que no teamericanos batea el record. Miles y miles de cesada? palabras, miles y miles de francos. níais el dinero que decíais os habían ro- -Es cierto- -contesta, -y confirmo en to- bado, que las joyas desaparecidas estaban Por el momento no existe otro tema de tanta import- atioia sobre el universo mundo dos sus extremos lo escrito. Fui yo, en efec- en el Monte de Piedad. que el de si Meg es inocente ó es cul- to, quien desempeñé el papsl de la pelirroja, Nueva escena se disfrazado con ropas fetueninas y cubierta la pone de nuevo en emocionante. Meg la pable. pie y grita con todas cabeza con amplia peluca. I, ef 7 re tiene veintidós años, y declara fuerzas de sus pulmones: A P R O C E T A B 4 Cuando el presidente- ¡Soy inocente! ¡Ni maté ni mandé maque no puede decir dónde vive. TM declara ab: erta la setar, infamia suponerme tan crimiAfirma que escribió la carta porque es nal! fís una ligera, pecadora, imprudente, sión, ocupa SH banco la viuda de Steinheil. He cómplice de ios asesinos, y explica que in- ¡todo lo sido queráis; pero asesina, no, y mil Se ha hecho la misma tothíle que ayer. que Está palidísima. Las ojeras son mucho tervino en el? iegocio porque dos amigos se veces no! más negras. Sis duda se la fue la mano en lo propusieron, y él aceptó porque no tenia Y presa de excitación nerviosa, rompe dinero. la pintura. á llorar y cae en el banco cubríénkeíévre sigue diciendo que se citó con otia vezrostro con las manos. Juzgándala per su aspecto, parece fatigao sus amigos detrás del Panteón y que á la ciüce el flisima. v Apoya sus ásanos en la balaustrada y mira t. na menos cuarto de la noche llegaron á la MUEVO INTERROGATORIO Termina 1 hurtadillas saanto la rodea ai decir el pre- casa de crimen. do este in ili amigo preguntó á la señora que dón- cidente continúa el interrogatorio, pretensidente: de guardaba el dinero y las joyas. -Espero que fcoy aprovecharemos el presidente que Meg 12 n esto oí ruido en la habitación conti- diendo el claro y terminante el explique de tiempo mejor que ayer. un modo El abogado defensor, M. Antony Aubia, gua. Acudimos allí y enconttainos á mada- mancha de tinta que tenía en origen de la una rodilla rnejapy. jice, dingiéndase ai presidente, Valles: cuando Mi amigo la tapó la boca para que no ras que acudieron á librarla de las ligadus- -Mi cliente se defendió ayer con vehela sujetaban á la cama. mencia porque su inocencia; pero gritase, y entonces nosotros nos llevamos el Madame Steinheil dice que no puede sin cálculo premeditado, sm preparación al- dinero y las joyas qua encontramos, entre explicaciones sobre este punto porque dar no las que recuerdo unos pendientes y una se acuerda de nada. guna. sortija. -Veámoslo. Y recomienza las preguntas insiste el presidente, y Meg acorralaDispone el presidente que I efévre sea da, sm encontrar una respuesta categórica 6 la acusada. careado con Mme. Steinheii. á- ¿Reconoce la procesada en este hom- que la pongaquecubierto de las tremendas- -Señora, el día, i, PERRO TURCO acusaciones la presidencia le dirige, del crimen cometi- bre a la mujer que dijo estaba en compañía vuelve á gritar y á rebelarse. do en vuestra casa dejasteis deliberada- de los tres hombres que la amordazaron y- -Es horroroso- -dice, -e espantoso tormente al perro llamado Turco, ¿no es así? ataron á su cama y mataron después á su turaráunainujerconsemejantes majaderías. esposo y su madre? ¡Qué ha de serio! 3 T señor. Ni era mío, N -Señora- -dice el presidente siempre I a viuda mira atentamente al sujeto en tés y siempre correcto, -ésa puede no corni le quería ea mi casa, porque causaba ser cuestión y contesta con energía: toda clase de destr zos. Muchas veces manla opinión de los Jurados. ¡No! No le reconozo. é que se ls llevasen... El interrogatorio pero la mayo El presidente ordena que I, efévre sea de- ría de las preguntascontinúa, sin respuesta, -Y por lo visto, Reoiy, el criado, que dequedan tenido y que se instruyan diligencias pro- Madame Steirjheil desvía la cuestión, y pabía ser un polferóa, o os hizo caso... cesándole por indocumentado y vagabundo. rapetada ea su sistema de negarlo todo -Exactísimo. En efecto, no se le ha hallado ningún do- vuelve á hacer demostraciones de inocen- -Sin ernbargo, hay testigos que dicen lo eutuento. contrario. cia. -Sí, es verdad; es verdad; acusé priTenía en los bolsillos un retrato de Mar- mero á Remy Couillard y después á Alejan -Dirán íarabién que el tal perrito olía á garita y un sou (un perro chico) osas, y olía á demonios... dro Wolf; pero, ¿por qué! o hice? Porque el -Dicen que tuvisteis empeño ese día en N A EXPLICACIÓN El presidente, des- dolor me había trastornado el juicio, poríejar el perro... L pues de cambiar al- que me volví loca al ver que se rae acusaoa v- -IvO mes- o terminantemente. gunas frases coa el fiseal y con el defensor, coino autora de un crimen tan horrendo. Hubo también anoEGUNDA Ü Z r z c h e cola muy larga ea la puerta del Palacio de Justicia. Sm embargo, los puestos no se pagaron al precio elevado que ayer. v Por 40 francos á primera hora de la mañana, y por 25 á la de comenzar la sesión, se ka conseguido alguna plaza. En cambio, cinco desgraciados que formaban en la cola para ganarse unos francos cayeron transidos de frío y de hambre. Fueron socarrados en las farmacias próximas y se les slió algún dinero por los testigos de tan deleroso cuadro. -Pues ellos lo atirman terminantemente también. -Es inútil que discutamos- -exclama Meg nerviosa ya- -porque la presidencia se empeña en desmentirme por sistema. Será mejor que no conteste á sus preguntas. -No soy yo quien os desmiente, señora- -agrega Valles coa tono enérgico, -son los testigos. -Después de todo- -repuso la viuda, -se trata de detalles inútiles. -Jamás hay detalles inútiles cuando se trata de la preparación de un crimen. ¡De un crimen que yo no he cometido... Y al decir esto, la viuda, que se había puesto en pie, se deja caer en eí asiento llorandoamargamenteysacudiendo su cuerpo. I os sollozos desgarradores y la crisis de lágrimas conmueven al público.