Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 5 D E N O V I E M B R E D E Í 909; EDICIÓN i. PAG. n ambicionaba encontrar, medio ocultas en 1 a vera, esperando el momento de hacer su me encierre en la celda más honda, en la fronda de unos árboles desconocidos, tam- entrada triunfal. Entonces se me presentará más obscura. v bién se han frustrado, ha. gente ésta no es Buenos Aires lleno de claridad, vibrante de ¿Qué me dice usted? -preguntó el señor filósofa á la manera del Mediodía, ni las ca- calor y de alegría. Pero todos los días lumi- Junquera asombrado. sitas son rosadas; ésta es gente que marcha nosos que quedan por venir no lograrán bo- -I,o que oye usted. espoleada por la ambición del dinero. Se rrar esta primera impresión de Buenos AiEl Sr. Junquera hizo funcionar el teléfonos huele el negocio en la atmósfera. Hay en res envuelto en bruma, ni aquella visión sa- intervino la Comisaría del Hospicio, se avi las miradas aquel matiz especial del cazador grada del domo del Parlamento, elevándose só á la Casa de Socorro, y al cabo de algu- que acecha. suavemente déla tierra, como algo que qui- nos minutos, que fueron siglos para atriEn el despacho de un banquero he leído siera esfumarse ó confundirse con el cielo. bulado inquilino, se supo que el casero es taba bueno y sano, que el inquilino no ha- una advertencia dirigida á los clientes, que JOSÉ M. SALAVERR 1 A bía hecho blanco y que lo que comenzó en es la síntesis de toda una vida: Sea usted Buenos Aires. un drama echegarayesco terminó en un breve... Y por las calles no se tropieza más saínete digno de la pluma de Ricardo de la que con almacenes inmensos, ricos y fastuoVega. sos como palacios, y con tiendas magníficas sin igual. Todas las personas se me figuran En su vista, el director de la cárcel dijo aT LOS MUERTOS comerciantes. Estamos, pues, en una ciudad inquilino: febril, y no en un puablo filosófico. -Retírese usted á su domicilio, porque RESUCITAN Iranio yo filosofía á la ciencia que enseña los muertos que vos matáis á vivir bien. Son filósofos los indostanos, ¡putre el dueño de la casa num. 37 de la gozan de buena salud. que se pasan los años mirándose ai ombli- calle de Hortaleza y uno de sus inquigo, por ver si descubren el misterio del Kar- linos parece que no reinaba la mayor ar r ma; son también filósofos aquellos andalu- monía. ces que tienen un gazpacho, un buen sol y El caso no ep nuevo ni lo presentamos VALENCIA una guitarra 1; y con esto han encontrado la como original. felicidad; en cambio, no creo que son filósoEl casero y el inquilino son dos seres anY SU EXPOSICIÓN fos ninguno de aquellos hombres civiliza- tagónicos; son leí perro y el gato de la POR TELEFONO dos y cultos que van detrás de la moneda sociedad, salvando naturalmente, la comdurante el día, que comercian, inventan ó paración. JUEVES, 4 4 T, construyen grandes cosas, para ir por la noParece que entre el referido casero y el jpl gobernador civil, enterado de que los che á atracarse de cerveza. Pero... Eí pro- no menos referido inquilino mediaban hon- obreros de la Junta de Obras del puergreso quiere que el hombre sacrifique sus dos resentimientos, de índole privada según to llevan tres semanas sin haber cobrado un instintos epicúreos y que ande febril tras el unos, y de índole económica según otros. soío jornal, hallándose en aflictiva situadinero; el progreso surge, se agiganta, y los ¡Vaya usted á saber! ción, ha telegrafiado al ministro de Fomenbebedores de cerveza han cumplido con su Ayer mañana se encontraron en la calle to, suplicándole la concesióu de. un crédito deber. Gracias al gregarismo y á la idiotez casero é inquilino; cruzáronse entre ambos de 50.000 pesetas para atender á esta neceindividual de ios sajones y alemanes puede miradas de odio reconcentrado; pero como sidad, construir la civilización su maravilloso mo- los dos son personas bien educadas, se sanumento. Sacrifiquémonos, trabajemos, le- ludaron cortésmente y hasta se preguntaI a noticia del desbordamiento del río de vantemos chimeneas y casas horribles; este ron por las respectivas familias. es nuestro deber. Porque, como dijo el clásico, lo cortés no Benícarló se ha recibido aquí con pocos detalles, por la interrupción de la línea Magnífico Buenos Aires, tú también te quita lo valiente. Pero sin duda se habló de las cuestiones telegráfica y vía férrea has sacrificado. En lugar de recostarte blanHoy sólo se ha sabido que han aparecido damente sobre las riberas del Plata y vivir que mediaban entre ambos interlocutores, y la vida filosófica, piensas qué sirves mejor la conversación, que había comenzado en dos nuevos cadáveres en la playa deBeni á, la civilización llenándote de almacenes y el tono natural, fue subiendo de punto, has- carló. Parece que se trata de dos campesinos ta adquirir caracteres de polémica, altos edificios. Hubo palabras gruesas, recriminaciones que fueron arrastrados por la corriente. Ahora, en este momento, ía lluvia empaña el cielo, las piedras y las personas. mutuas, puños por el aire, vauneuazas graves, Tiene el cielo aquel gris particular que tan- y cuando, una vez terminado el ejercicio i os heridos y enfermos acogidos en lo? to ama la civilización moderna, gris de nie- oral, se imponía un cuerpo ácuerpo rsurgió hospitales Civil, Militar, de San Pío V bla ó de lluvia, gris difurninado, gris de nos- como enviada del cielo la esposa del itíqui- y de la Cruz Roja continúan mejorando. talgia y de ensueño, gris de música alema- lino, una mujer espléndida, atrayente, suZlan sido dados de alta los dos únicos que na y de borrachera inglesa. Esta es mi pri- gestiva, de gallardo busto, de andar majes- que había en el Hospital Militar de la primemera impresión de Buenos Aires. A lo lejos, tuoso, de mirada de fuego, de carmíneos ra expedición que trajo el vapor transatlánla cúpula del nuevo Parlamento parece que- labios... en fin una real moza, con erre ma- tico Cataluña. rer elevarse al cielo: es una visión religiosa, yúscula. I,o s que están actualmente no ofrecen pe I, a presencia de la dama fue el bromuro ligro alguno. septentrional, de puro ensueño. Tiene esa cúpula, entre la niebla de la tarde, el misti- que aplacó la excitación nerviosa de los becismo de las cosas lejanas é ideales. Me des- ligerantes. Casero é inquiiinos se dirigieron al domi- 1 a Junta directiva de 1,0 Rat Penat ha pierta en la mente ideas de civismo, pero un civismo consagrado por tantas revolucio- cilio citado, entrando todos en el despacho acordado concurrir con su bandera al acto de la coronación de D. Teodoro Llorennes y controversias durante tantos siglos. de aquél. Parece, y aquí nos atenemos á las refe- te, dedicándole un colosal ratpenat de floEsa cúpula es si símbolo de aquel ideal humano, democrático, que creció al choque de rencias de nuestro servicio particular, que res naturales. tantas luchas, de combates ideológicos y allí se reprodujo nuevamente la polémica, sangrientos que aun no han terminado. Y pero con mayor intensidad. TTambién parece que se celebrará en la Allí, las palabras fueron de mayor calibre; un pensamiento, universal, eterno, llena esa gran pista un banquete popular dedi bóveda que ahora, entre la bruma, aparece las ofensas, más graves, y las amenazas, más cado al Sr. Inórente. ¿en forma religiosa. ¡Sí, sí! Hay una religio- rotundas... sidad en las cosas cívicas, si las cosas saben El inquilino sacó un revólver y disparó p l Concurso hípico que ha de celebrarse verse desde un plano elevado. Pero, ¿acaso sobre él casero, su enemigo natural. el próximo domingo promete ser un todas las cosas del universo, hasta las que Brilló un fogonazo siniestro, sonó un disparecen más groseras, no están bañadas de paro aterrador, y el casero, después de un acontecimiento, á juzgar por el número de un rocío místico... ¡ay, Dios mío! cayó pesadamente en tierra. inscripciones ya hechas, tanto porgentskmen. L, a dama lanzó un grito de terrible an- y amaleurs como por varias series de do Bien comprendo yo que el venir á Buenos Aires para hablar de misticismo no es gustia; el iuquilino, aterrado, exclamó: ¡Je- madores y cocheros con librea, quienes pre- cosa procedente; ésta es una ciudad inge- súsN; y con él cabello en desorden, el som- sentarán espléndidos y elegantes trenes. nuamente materialista, cuya gente habla de brero de medio lado, huyó escaleras abajo, negocios y no de metafísica. Pero la culpa como si fuera perseguido por un comisional 14 del corriente se inaugurará el Conao es mía, sino de la lluvia. Esta lluvia pa- do de apremios, greso Agrícola, en el que pronunciará A todo correr se encaminó á la Cárcel el discurso de clausura el ex inmistro señor radójica y extemporánea ha hecho que mi primera impresión de Buenos Aires sea de Modelo- ¿modelo de qué? -y se metió sú- Navarro Reverter. índole tan vaga y espiritual. Vendrán los bitamente en el despacho del director, señor días claros. Ya los primeros botones de los Junquera. ¿Qué desea usted? -le preguntó aquel árboles han roto su cárcel y las hojas priIpsta tarde hace por primera vez una asmerizas verdean al borde de las calles; ya digno funcionario, -Señor director, acabo de matar á un V censión en el globo MeliUa la señorita florecen los arbustos tras las rejas de los palacios: ahí cerca aguaica la nagaPrinia hombre, á mi casero, y vengo á que usted Corominas, á quien acompañará un distin guido sportsman valenciano. E