Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SEÑORES DO JUEVfcb A DE N O V I E M B R E D E 190 a, E D I C I U N PAÜ. 7 Federico Fábr as, Ba Darío Núñez, UueSca. Antonio Tudela, teniente coronel. Gonzalo González, Madrid. 3 ¿uis Gutiérrez, Santander. IJduardo Codórniga, tenients de Infantería. Jgustasio Calle, Ronda. Fernando Serrano, abogado. Federico Baeza, teniente coronel de Artillería. Justo Torrecilla, Valladolid. Salvador guárez, auxiliar de Marina. Rafael Carreta. Madrid. L. Zalueta, capitán, retirado. Tomás Sicario, Madrid. Carlos Mendoza, ídem. Manuel de Rueda, ídem. Dolores Cabrera, ídern. Concepción Alvarez, idern. I í r n ano Moreno, ídem. 1 3 sucesos iy ¿BARCELONA. Dií. A El Faís en su número correspondiente al día 20 de Octubre: Lo más importante, á nuestro juicio, de las uotas que pudimos al telegrama del señor Luca úe Tena á vanos periódicos extranjeros es la rectificación dé que el pueblo asesinara en Barcelona mujeres y niños lil cura de Puetalo Nuevo murió asfixiado al ocultar í; en la bodega del convento. No ha habido monjas violadas ni monjas mutiladas- (debe de referirse A B C á los cadáveres exüuüiados) Es cieito que se incendió co eg. ios y asi os, y es también verdad que padres de lo, educados y asilados tomaion parte en- es j incendios; lo que, si prueba algo, es que fiailes y monjas humillan y ex lotan hasta á los que benef cian. las no tratemJS de reanudar una polémica periodística, sino de puntualizar hechoá. Coaste qae no se nos puede citar el nombre de un niño asesinado ni de una tnojer asesinada por los revolucionarios. Y ahora bien. Si á FAerrer se le sentenció por delitos que no se han cometido, ¿está feien sentenciado? Al siguiente día repliea. 110.3 á El Pais que esperábanlos datos de Barcelona, y que enion res le contestaríamos. Be aquí los ofrecidos datos, recogidos Dor nosotros en la citada capital y PROBADOS en los procesos instruidos con ocasión de aquellos tristes sucesos. Al referirse Ei País á la muerte por astisia del cura de Pueblo Nuevo, da á entender que no fue este sacerdote víctima de las turbas, por ignorar, sm duda, que antes de morir en tal forma fu dicho sacerdote cazado á tiros que se le dmgían por el tragaluz de dicho subterráneo; que después fue su cada. ver arrastrado y profauado bestial y obscenamente, en fonm quelapluma se resiste á detallai; ignora, también, por lo visto, paro por ignorarlo no ha debido negarlo, que fue igualmente asesinado en Pueblo Nuevo el hermano L, icarión; que en San Gervasio pereció perseguido á tiros el Padre Usó, superior de los Franciscanos; que heridos por los revolucionarios fueron el hermano Anacleto Juan Mir, de las Escuelas Cristianas, en la calle de Fonollar; el misionero Pedro Berges, en la calle Mayor, de Gracia; el Padre Magín Ferrán, al salir de su convento, calle Travesera que el hermano Simón fuá en Masnou y Premia desnudado, y golpeado; que le tiiaron sus verdugos de las orejas hasta desgarrárselas, que le cargaron zoa una cruz hecha con travicñs del forre canil: todo por negarse á b ¡rr íemar. Víctimas íueiou asimismo de las turbas en Baicciona. los- vecinos conocidos por sus ideas católicas Francisco Barceló, Ignacio Y vamos al último extremo, relativo á la Cortés, Miguel Heras y Jaime Matos (obre- violación de religiosas, 1 o del Patronato de San José) Razones de delicadeza y de pudor, que ¿Nombtes de mujeres y niños muertos creemos no pueden ser discutidas por nanos pedía El País... Pues ahí vau: die, nos prohiben citar los nombres de las Murcies muertas: Dos monjas del convento infelices que fueron vilmente atropelladas residencia de la Divina Pastora y las veci- y ultrajadas. nas María Roig Basas y María Benet. Eu Barcelona todo el mundo habla de ello, Mujer gravemente herida: Mercedes Querol. citando las calles y lugares donde se comeN ñosr muertos: Ricardo Civi, de- cinco años; tieron estos infames delitos José Pérez, de doce; Carolina Muñoz, de El escritor D. S 2 verino Azuar relata, ensiete. tre otros hechos, que á tres religiosas las anas Niños heridos (algunos bastante graves) tiaron auna mala casa, donde tas infelices pidieAntonio Cauadés, dé trece años; Teresa ron de rodillas la muerte, y que allí las encontró Adelantado, de catorce; Pablo Casáis, de el padre de una de ellas que la buscaba desolado once; Juan Piquer, de quince; Francisca Co- y lleno de congoja diua, de once; Juan Gener, de catorce; José El f: scal de la causa de Ferrer, oiicial ael Pérez, de doce; Jurn Fernández, de- doce; Ejército, como es sabido, dice al hablar del Arturo Antolín, de once; Esteban Porta, de carácter de la rebelión: Que arrancaron la catorce; Antonio Pifia, de catorce; Avelino FLOR DE SU PUREZA en la soledad da Cauadet, de quince; Francisca Albo, de claustro á las religiosas. quince; Domingo Larroya, de trece; Josefa El propio defensor de Ferrer, tambiéu Gutiérrez, de quince; Adelaida Fornet, de oficial del Ejército, afirma que una monja hé catorce; Rosa Cirera, de quince; Manuel ofendida en su PUDpS. por ios rebeldes. Castello, de quince; Juan Más, de doce; JoaSometemos al juicio imparcial y honrado quín Vila, de docs; Acaparo Alcázar, de de todo el mundo, sean cuales fueren sus diez; José Pérez, de ocho; José Soler, de ideas religiosas y políticas, si lo relatado, y quince; Daniel Moles, de quince; Manuel por nosotros comprobado, constituye ó no Mo. rt, de quince una se. rie de horrendos delitos, y si, demos ¿as indicadas son las victimas que PER- trada la participación personal de Ferrer en SONALMENTE hemos podido comprobar los mismos, habrá alguien que se atreva á HASTA AHORA de un MODO INDUDA- afirmar, sin cometer, al hacerlo, la más coBLE, y á ellas hay que añadir que á tiros barde de las injurias y calumnias, que sopersiguieron los revolucionarios á varios mos un país de asesinos y de salvajes, é insacerdotes que pudieron escapar; que si en digno de figurar en Europa, porque un triSabadell no tostaron á mucha gente fue por bunal legalmente constituido, en virtud de la oportuna llegada de las tropas, y que las leyes y de los procedimientos que rigen además consta en autos que prendieron fue- ahora, como regían en la época de la Repúgo á varios cen entos estando dentro sus blica, haya condenado á Ferrer á ser pasa- moradores, Entre otros, podemos citar el de do por las armas. las Asuncionistas (sjue cuidan enfermos gratuitamente) que los vecinos salvaron por los tejados, después de avisar aquéllos inúttlín. nte á los incendiarios que estaban aque- ACERCA DE UNA llas i ífelices en el edificio. En el de Las Corts consta asimismo que RECTIFICACIÓN los incendiariosestabau convencidos de hallarse dentro dos monjas; el de Arrepentidas Excelentísimo Sr. D. Torcuato Luca de (calle de Aragón) estuvo ardiendo largo rato Tena. con las religiosas dentro, refugiadas y reMuy señor rr ¿ío, de mi consideración más signadas á perecer en la iglesia; en las Con- distinguida: Para mayor esclarecimiento cepcionistas, tres vecinos muy conocidos en al asunto Uno que no se adhiere me perBarcelona sacaron, después de media hora mito manifestarle lo siguiente: de fuego, á una monja que dentro había Ante todo, mil gracias á D. Joaquín Zamquedado; en las Adoratrices, éstas y 84. ui- brana por su noble y oportunísima- manifesñas fueron salvadas por la llegada de las tación, que haré extensivas personalmente, tropas. y después, refiriéndome al otro Zambrana, Al evacuar los Maristas su colegio, fueron diré: Que este señor, que no se atreve á haperseguidos á tiros y pedradas por las tur- cer suya una protesta que, como usted dice bas, MURIENDO EL PRIOR de dos heri- muy bien, cualquier buen español la hubiedas de bala y aplastada la cabeza por una ra hecho, fue amigo mío, y, sin duda, como piedra. no desconoce que estoy ai lado de una per ¿Y sabe El País por qué no han perecido la sonalidad conservadora (no de un empleamayoría de los habitantes de asilos y con- do, como dice el nunca bien ponderado seventos? Pues porque el saqueo, el afán de ñor Zambrana) cuyo nombre no diré porrobo, según consta en diversos procesos, que no viene á cuento, se le ha debido ocudistraía á las turbas, dedicadas á la rapiña, rrir la idea, con ánimo, claro es, de perjudilo cual permitió que escaparan las personas. darme en mi reputación, de achacarle un? Entre los lugares donde constan estos ac- cosa que le ha resultado fallida tos de saqueo podemos- citar (sin que esto Bueno es qtis el Sr. Zambrana (D. José quiera decir que fueron los únicos) iglesia se haga solidario, y hasta responsable, sí de Santa Madrona; casas de D. Jaime Puig- quiere, de los actos realizados por los incendomenech y D. Carlos Blandí, en Horta; diarios de Barcelona y de la chusma del exparroquia, rectoría y convento de Domini- tranjero; pero debe tener muy presente que cas; convento de Valldoncella; convento de debe guardar el oportuno respeto al honor Arrepentidas, donde, en busca de tesoros, lle- de los demás. Esta es una regla que en cualvaron la destrucción á inverosímiles extre- quier tratado de urbanidad y cortesía enmos; colegio de los Padres Escolapios; con- contrará. vento del Corazón de Jesús (calle de RoseSírvase, sefior director, adherirme á la lión) etc. etc. protesta que hace su periódico contra las Respecto á uiutilacydis, tiene razón El infames calumnias vertidas en el extranjePaís; las cometidas T lueron en los cadáve- ro á nuestra adoradísima patria, cuyo ffeto o res de las monjas desenterradas (en número no he hecho antes por falta material de de 35, en diversos lugares) siendo algunas tiempo, y dándole las más expresivas grabestiales, pues se llegó á abrir el vientre de cias por todo cuanto suplico á usted, qued t una religiosa enterrada poco tiempo antes, reconocidísimo y s. s. q b. s ss, á arrancarlas á otras pi eruas, brazos, cabeNICOÍ. ÍS Dg I A FUEIMTB zas; y á perpetrar actos obscenos cuya pun 3 Nov, einbrs 1903. tua- lización no hacemos per repugnante.