Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES o DE NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 9. ¡pata áar lectura y discutir el proyecto de presupuestos para el año próximo. señor núnistto de la Guerra ha dado orden para que inmediatamente comiencen á pagarse las pensiones concedidas á las familias de los reservistas que inarcharon á la campaña, y que todavía no ¡han podido percibir dichos socorros por diÜculta des de tramitación. ¡1 p 1 comisario de Guerra de primera clase Mm -Q pascual Atuat, que ha cesado en el cargo de subsecretario de Gracia y Justicia, iba sido declarado en situación de excedente. y la manera con que se dio cuenta á las Cortes de las alteraciones ocurridas en 1520. En esto, como en la lucha con los turcos, en las guerras con Francia y en las guerras religiosas, puede apreciar el historiador desapasionado la unió oue existía entre la llaba en el primer piso, al entf éSüelo de la casa. El vecino encontró al ctesgraciaao en lastimoso estado, y entonces la madre ledijo que Luis, estando borracho, se había caído en la escalera. Avisaron los vecinos á un médico, que vio que Luis Gayet tenía una herid a profunda en la cabeza. El jueves pasado murió i, uis Gayet, y e juez de instrucción tomó en manos el asunto. Emilio Gayet ha confesado que el día 18 de Octubre, después de una discusión acalorada con su hermano, empujó á éste por la escalera. Es probable que la madre ayudó á ümilio á secuestrar á su hermano durante, más de una semana para evitar que las gentes supieran que estaba herido Ei ayer tarde en la Real Academia de la Historia la recepción, como electo numerario, del gobernador del Banco Hipotecario, é ilustre bibliógrafo, D. Francisco de Laiglesia. i El salón de actos de la docta institución rebosaba de público, todo él distinguido, que se asociaba á aquel justo tributo rendijdo al talento y cultura del recipiendario, encanecido ya en investigaciones y estuflios históricos. Del fondo de la concurren cia se destacaba con singular relieve una Belecta representación del sexo helio. Presidió el acto el venerable Saavedra, Que tenia á su derecha al general Polavieja ¡y ásu izquierda altír. Fernández y González. i Ocupaban los demás sillones los academizeos de. la Historia Sres. Menéndez Pelayo, Oliver, P. Fita, Rodríguez Villa, Beltrán y Kózpide, Bethancourt, Villamil, duque de T Serclaes, Ureña, conde de Cedillo, marqués de Laurencio, Vives, Altolaguirre y marqués de Montolín; los de la- Española Rodríguez Marín y conde de Casa- Valen, cia; el general Azcárraga, como presidente ¡fle la Sociedad Geográfica; el doctor Tolosa Latour, académico de la de Medicina, y comisiones de las Academias restantes. Jl E 1 acto. Verdadera solemnidad fue EXCMO. SR. D. FRANCISCO DE LA 1 GLESIA, NUEVO ACADÉMICO DE LA HISTORIA Corona y el país, y el cuidado que ponía siempre aquélla en interpretar y servir los intereses públicos. Concluyó el recipiendario excitando á sus compañeros á escribir la historia del gran Emperador como en justicia demandan ¡su colosal figura histórica y los fueros de la verdad. A este discurso, que por sí y por sus ricos apéndices se nos brinda como libro de consulta, contestó, en nombre de la Academia, el Sr. Rodríguez Villa, encomiando la labor del recipiendario y abundando en sus ideas y afirmaciones acerca del rey Carlos I de España. La concurrencia acogió con repetidos aplausos- ambos notables trabajos, en tanto el presidente de la Academia felicitaba é imponía al Sr. Laiglesia la medalla de la Corporación. Alpinismo. El sábado por la tarde salieron país Cercedilla gran número de alpinistas, con el fin de asistir á la excursión alpina organizada por la Sociedad Gimnástica Española. El fin de la excursión consiste en deslizarse con los skiss por los grandes desniveles existentes en la vecina Sierra. Los alpinistas se proponían llevar la ex cursión en la forma siguiente: Pernoctar en el Ventorrillo la noche del sábado; lugar situado en el término de Cercedilla. Marchar ayer á las lagunas de Veñalara lugar donde estarán hasta hoy, verificándose la ascensión al pico y regresando (Madrid por la noche. TESORO INAPRECIABLE LA EXPOSICIÓN POR TELÉGRAFO ROM 3 J, 4? ¡I os discursos. -El Sr. Laiglesia, conocido ya y estimaño como político y hacendista, probó ayer iarde con su discurso cuan bien cimentada ¡tenía su reputación como historiador conU 3 S CRÍMENES icienzúdo y reflexivo de nuestra olvidada Economía política y como esforzado paladín DRAMA ENTRE ¡fiel emperador Carlos V ¿Con un alto sentido crítico moderno, con Sólida erudición, emanada de fuentes direcPOR TELÉGRAFO tas de conocimientos, sin sugestiones ni AIÉAUX, 3 1 2 T prejuicios, el nuevo académico nos presen 11 n crimen misterioso aeaba de ser descut a la figura de aquel gran César, que rapso bierto en Nanteuil- sur- Marne, puedas poco escrupulosos disfrazaron y calumniaron, tal corno fue en las funciones de su blecito situado á 24 kilómetros de Méaux. Un antiguo guarda rura! Emilio Gayet, Soberanía, tal como de documentos auténtide treinta y tres años de edad, viudo y pacos fehacientes resalta, Así él estudia la política imperial en rela- dre de una niña de cuatro años, ha sido deción con las Cortes de los antiguos reinos tenido. Le acusan de haber matado á su ¿le León y Castilla; la administración de sus hermano. hombres de Estado; el caráter histórico que Había perdido su modesto destino á cau ¡tuvieron las Cortes en tiempos de Carlos V; sa de su excesiva afición al alcohol y vivía Jas causas del levantamiento y disolucióu con su madre y con su hermano Luis, de ñe las. Comunidades; los errores en que al- cuarenta y tres años de edad. gunos escritores españoles incurrieron y La madre, que tiene seseata y seis años, propalaron al historiar este período, así se emborrachaba con su hijo menor, y cuanpomo las leyendas fraguadas por los extran- do sobre ambos ejercía el alcohol su fatal jeros; la restricción y abolición de los privi- influencia la emprendía con Luis Gayet, legios de las ciudades para colegir y afir- que era un hombre pacífico y que lo aguanmar al fin que ni en la representación ofi- taba todo sin quejarse. cial del país ni en la hacienda pública alEl 18 de Octubre, Luis G- ayet volvió á su teró Carlos V el régimen mantenido por casa por la noche, después de haber trabaBus gloriosos abuelos. jado todo el día. No se le ha vuelto á ver. 1 Muchos fueron los comentarios que, se El resto de su discurso dedícalo el señor X, aiglesia á poner de manifiesto la forma en hicieron en el pueblo acerca de esta extraña que las cuestionas p rjc; pa. es que ocupa- desaparición, hasta que un día la viuda Gaion! a atenció. i ce qÍ OS ho ubres de yet rogó á un vecino que viaiera á ayudarla á trasladar á sa hijo enfermo, q. ae se aaE s t a d o iticiUXi Las propos anana, lunes, festividad de Todos loa Santos, se inaugurará la Exposición 3 el Tesoro de la basílica de San Pedro. Presidirá la ceremonia el cardenal Ramoolla. jomo arcipreste de dicha basílica. El Tesoro de San Pedro hallábase hasta ahora escondido en una salita contigua á la sacristía, y sólo algunos privilegiados p dían contemplarlo, con una rap idez que impedía apreciar sus bellezas v á costa de exorbitantes propinas. Ahora todo el mundo puede acercarse al Tesoro, instalado en dos salones. En el primero están los objetos de plata, y en el se gundo los bordados y los encajes. Estas maravillas están expuestas en vi trinas colocadas á lo largo de. las paredes. Habrán quizá oído hablar mis lectores de la dalmática caroUngia, que varias bordadoras fabricaron, dedicando á esta labor toda su existencia. Al lado de esa dalmática hállanse los candelabros de bronce del Pollajuolo, que servían de ornamento al seüulcro de Sixto IV. Allí se ven objetos cincelados por Benveñuto Cellini, por el Pollajuolo, por Simón Beda y otros maestros, y vitrinas donde están amontonadas infinidad de piedras preciosas y donde joyas de inestimable valor deslumhran con sus fuegos á los visitantes. Cuéntanse por docenas los cálices de oro adornados con diamantes. Hay uno de platino macizo, sin rival en el mando. Los cálices de plata son innumerable Un armario especial cocúene a. i ícrv e. o completo para uÍair, obra a? tí cllim: c ¡s? ij. u ¿i. Ci j; (u c.