Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 27 DE OCTUBRE DE i E D I C I Ó N u PAG. 8. rresponde firmar, queda demostrado el fundamento de tales especias. ¿No prepara usted ninguna combinación de personal? -preguitó un repórter. -Yo les Jaré á ustedes- -contesto el ministro- -todas las noticias que haya, tan luego como sean publicables. L, o que haya de firmar S. M. es practica aquí como en Guerra y deber nuestro no revelar estas disposiciones antes de que el Rey las conozca. -De Mehlla, ¿QO tiene usted ningún telegrama? -Q- ie ha cedido el temporal y que han fondeado allí los cruceros Princesa de Astu ñas y Extremadura y el destróyer Osado. También me comunican que ha llegado á Ceuta el Vasco Núñez de Balboa. ¿Y de otras cosas? -Que se han dado instrucciones para cjue se prep are á hacer un crucero la Nautihis. Probablemente, en ese viaje irá primero á Canarias y después á la isla de Madera. ¿Es cierto que el Sr. Macías ha presentado un escrito pidiendo su libertad provisional? -Yo no tengo para qué intervenir en ello, pero sé que no hay nada de eso. DE FOMENTO Casteiar, como se hubiera podido pasear de Castelar á Cánovas. Agrega que en España se llama manifestarse á pasear. Para el corresponsal de Le Petit Journal el número de concurrentes fue de 50.000, y la manifestación fue realizada por los partidos republicano y socialista, uniéndose á ellos los liberales. Igual número de manifestantes supone el de Le Maiin, atribuyendo el acto á las izquierdas para oponerse á la política de Maura. A yer mañana visitó al ministro ue Fo mentó. Sr. Gasset, una comisión de ingenieros de Montes para tratar de asuntos relacionados con la carrera. El ministro expuso los buenos propósitos ue le animaban y que le merecían gran estimac: ón algunos de los proyectos de que le habían hablado. Los comisionados quedaron en volver á onferenciar con el ministro para estudiar los medios de llevar á la práctica alguno de esos proyectos. mañana al señor También visitaron ayer del Congreso, seGasset el presidente ñor Dato, y el ex ministro Sr. Navarro Reverter. NOTiOiAS VARIAS Ayer mañana estuvo en Palacio el Sr. Alvarado con el objeto de exponer al Rey la situación actual de la Hacienda pública. C l Sr. Moret llevó ayer mañana á Pa lacio un decreto autorizando al subsecretario de Gobernación, Sr. Alba, para que firme los decretos que correspondan á dicho ministerio. 11 na comisión ae Saiadell visitó ayer al Sr. Moret para pedirle que el Tesoro coopere á la reconstrucción de la casa- cuartel de la Guardia civil, incendiada durante los sucesos de la semana trágica. DATOS LA MANIFESTACIÓN POR TELÉGRAFO PARÍS, 2 i I N, C l corresponsal del Journal, G. de Maizie re, calcula el número de manifestantes en 60.000; pero expresa que no tiene explicación dicho acto. No pudo ser contra la ejecución de Ferrer; tampoco contra la política maurista, porque Maura ha caído; ni contra las medidas adoptadas en Cataluña, poraue mañana estaran restablecidas las garantías constitucionales ni contra la guerra, porque ésia va á terminar. Tampoco ha sido contra el Rey, porque el Soberano es popular aun entre los partidarios de las más audaces reformas, y se le admira por su escrupulosa fidelidad y respeto á la Constitución. Termina el corresponsal diciendo que la manifestación no tuvo objeto; pero como áizo buen tiempo se paseó de Cánovas á p l corresponsal en París de A B C, D. José 8- 1 Juan Cadenas, por carecer, sin duda, de los datos necesarios y por ignorar el procedimiento seguido por el Gobierno de España para dotar á nuestro Ejército de un globo dirigible, comete involuntariamente algunos errores, que considero un deber de justicia desvanecer. En primer lugar, ignora, por lo visto, dicho señor corresponsal que desde que los globos dirigibles salieron del período previo de estudio y de ensayo para entrar de lleno en el campo de las aplicaciones militares, nuestros ingenieros del Servicio Aerostático dedicaron atención prefere- nte, como era su deber, al estudio de estos nuevos elementos y siguieron con todo cuidado su desarrollo en las diversas naciones y los resaltados en ellas obtenidos, aprovechando cuantas ocasiones se les han presentado para formar concepto sqj re las características de cada tipo ó sistema y conocer su valor real, todo ello con objeto de estar dispuestos cuando llegara el caso, bien para construir en España un globo dirigible (procedimiento costoso y poco práctico dada la carencia absoluta de industria aeronáutica en España) ya para proponer, con más garantías de acierto y conocimiento de causa de lo que el señor Cadenas supone, el tipo ó sistema que se considerase preferible de cuantos en e T extranjero se construyen y están á ¡a venta que no todos los existentes lo están. En segundo lugar, adoptado por nuestro Gobierno, muy atinadamente por la razón que expuesta queda, el segundo procedimiento de los dos indicados para poseer un globo dirigible, y con el fin de aumentar las garantías de acierto en la elección del tipo más conveniente, nombró una comisión, formada por el coronel de Ingenieros D. Pedro Vives y Vich (organizador del Servicio Aerostático Militar y jefe del mismo durante diez años) y por el capitán del propio Cuerpo D. Alfredo Kindelan (nombres que me relevan de todo elogio por su reconocido valer y gran compete- ncia en aerostación) para que estudiaran prácticamente, no soto en Francia, sino en Alemania, en Italia y en Inglaterra, no las condiciones teóricas, que de sobra les eran conocidas, sino el valot real de los diversos tipos de dirigibles en venta, y propusieran á su regreso el más conveniente para ser ensayado ea nuestro Ejército. ¿Y cree el distinguido corresponsal de A B C en París que e- a el estado actual de los globos dirigibles tenga nadie en el mundo formado concepto absoluto y rotundo sobre el inejortipo de globo, si atiende, como se debe, á las ventajas é inconvenientes de cada sistema y al servicio especial que el globo deba desempeñar? Precisamente en esto estriba la dificultad de la elección, y así se explica que los propios alemanes posean e- n su ejército tres tipos reglamentarios totalmente distintos: el Zeppellm, rígido; el semirrígido Gross, y el Parseval, flexible. Desempeñada dicha comisión á principios del corriente año, y después de realizar diversas ascensiones en globos dirigibles, no sólo franceses, sino amnistíes, presentaron el jefe y el capitán eiUi a an ¿completísima y razonada Memoria, exponiendo sua estudios y observaciones, haciendo en ella un concienzudo estudio de! as condiciones de los diversos dirigíb es en venta y proponiendo la adquisición de un primer modelo á la Sociedad Astra, de París, funá- amentando lógica y razonadamente su proposición y exponiendo el programa de las pruebas de recepción que deberían verificarse con el globo para ser adquirido, programa en el que no se omitió un solo punto de cuantos racionalmente pueden contribuir á garantizar la adquisición de un buen globo dirigible. Las referidas pruebas se están realizando ea la actualidad, con éxito completamente satisfactorio hasta la fecha. Cierto es que al llenar de gas en Méaux el dirigible España para comenzar el período de viajes sufrió un desgarrón la tela dei globo, perdiéndose la parte de gas que y contenía, accidente debido á un descuida en el personal encargado de vigilar la operación y de ir distribuyendo la red que sujeta el aeróstato durante la inflación, é independiente en absoluto de las condiciones del globo, bueuas ó malas. Esta es la avería calificada de grave por el Sr. Cadenas, y cuya reparación, así como la de las que puedan ocurrir durante Ios- ensayos, sufraga la casa constructora, no siendo el precio del dirigible de 300.000 ó 400.000 francos, como indica dicho señor, smo de 195.900 francos, y teniendo España el derecho de rechazar el globo si no satisface en las pruebas todas las condiciones estipuladas en el contrato. Después de lo expuesto, ¿pudo hacer más el Gobierno español, ni tomar mayores garantías para resol s- er el problema de un modo satisfactorio? ¿No es ésta prudente y lógica tramitación del asunto (absolutamente exacta) totalmente distinta de lo que hace suponer el señor Cadenas, según el cual parece que personas ineptas han ido á París á la iuena de Dios, como vulgarmente se dice, en busca del peor globo dirigible? No, y mil veces no, Sr. Cadenas; no hay derecho á suponer esto. El Gobierno español no ha podido estar más prudente, previsor y acertado; han hecho la elección y están realizando las pruebas del dirigible personas sumamente inteligentes en el asunto y perfectamente preparadas para desempeñar la honrosa comisión que- se les ha confiado. Como hombres, podrán equivocarse, por no ser la infalibilidad condición humana, y por io difícil y complicado del problema que se les encomendó. Si tan e- videntes fueran las ventajas del dirigible alemán ZeppeUm: ¿no le parece al Sr. Cadenas candidez insigue la de los alemanes, la de poseer además el Gross y el Parseval, desprovistos de tabicado interior y expuestos á sufrir el trágico fin del Reptibli que el día menos pensado? Además debe téner en cueuta que las- hé. ices de madera aleja, án enormemente el peligro aue origiginó la sensible catástrofe del dirigible francés, si es que no la anulan en absoluto; y si así no fuera, ao les ha de ser difícil á nuestros aerosteros el evitarle, pues no están ayunos e- n el conocimiento del problema, cotno el Sr. Cadenas deja suponer. Por último, ¿qué tiene que ver el tiempo de permanencia en el aire de un globo dirigible para juzgar de la bondad de su sistema, cuando dicho tiempo es función de volumen del globo, y cualquier dirigible bueno, francés, alemán ó chino, permanecerá tanto tiempo en el aire como ei del conde de Zeppellm si posee igual volumen é igual peso total? Basta con lo expuesto para restablecer la verdad de los hechos y para dejar plenamente probado que no na existido ligereza ni imprevisión ea el modo de plantear y de Hinnn rüH