Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S Á B A D O z 3 D E OCTUBRE D E 1909. D 1 CION 1. PAG, 11. es el de que el Colegio debe ser- ajen á toda cuestión de carácter político. 1 a Junta, ocupándose también en el asun to referente ál ex auditor Sr. Macíasv acordó pedir al Gobierno un decreto qu interprete de modo terminante el art. 289 da la ley de Enjuiciamiento de Marina; pues aunque dicho precepto está redactado coa. suficiente claridad, impone una disposición en tal sentido la resolución tomada por el Consejo Supremo de Guerra y Marina JViíuchos abogados que no están confor mes con el telegrama que redactaros, varios compañeros suyos, y que, como dijimos en nuestro número anterior, acordaron en el Ateneo dirigir á la Curia romana, han suscripto una contraprotesta. reentro de pocos días volverán á reunirse los abogados que no están conformes con la actitud que observa la Junta de gobierno en determinados asuntos, para tratar de la Asociación libre de abogados que pro- yectan constituir, como ya hemos dicho. Este proyecto fue ayer tarde objeto de vu vas discusiones en la Audiencia, especialistas dedicados á sus cuidados nuestras instituciones de mar y tierra, que no esté difundida su higiene entre los obreros de las minas y de las fábricas, que la segunda infancia carezca en las escuelas de esa ni inspección, cuyos beneficios serían incalculables, etc. etc. M a n causado algún asombro las tnanifesPero, en fin, concretándonos hoy á lo que taciones expuestas en los dos artículos que á éste han precedido. Y no hay in- puede cobijarse bajo el epígrafe presente, modestia en esta declaración. El público de de actualidad notoria, podemos afirmar que estos periódicos es eminentemente hetero- siendo el dentista no só o protésico que resgéneo, y si pudieron ser leídos con benévo- taura, sino médico que cura y cirujano que opera, no es sólo en la primera de sus cuala curiosidad por cirujanos y médicos, pulidades que puede, como demostramos en dieron serlo con asombro por todos aquellos que, no siéndolo, ignoran lo que hace y los anteriores artículos, ser útil en los tiempos de guerra, sino en los dos restantes aspuede hacer la odontología y, en consecuencia, lo que representa en la esfera social. No peetos de la esfera de sus actividades. nos causó extrañeza por otra parte; iguales Pongamos el caso más sencillo. Por los exclamaciones hubimos de oir en análoga naturales desconocimientos de las prácticas ocasión, cuando en una hoja científica de higiénicas de estos bravos muchachos que ttn popular periódico de la noche vulgari- van á la guerra, y por la degeneración á que zamos cómo y por qué mecanismos se podía. está sujeta la organización dentaria humamorir por una caries dentaria, por una na, muchos de ellos embarcan, nos atreveerupción anómala, por afecciones bucales en ríamos á afirmarlo, en condiciones pésimas determinadas industrias, etc. etc. y es que de higidez bucal- Observadlo, y veréis caen aquellos artículos, á trueque del torpe arries profundas, raíces infectas, abandono te expositivo y de la falta de atracción de general. Y sin embargo, no sufren, quizájanuestra obscura firma, tuvimos el raro acier- mas sufrieron, van ignorantes de que llevan to del título. Cómo se muere, etc. decíaconsigo falso enemigo. En día inesperado, mos, y la muerte, ese fatídico accidente de la tropa apréstase á una marcha. Bravo y la vida atrae y aviva la cuiiosidad cual animoso, el soldado camina; pasa hambre; ninguno, y fue leído con asombro, lo que un sol abrasador le extenúa; el polvo del en realidad es lógica consecuencia por tracamino seca sus fauces, na kilómetro tras tarse de órganos que, sujetos á la armónica kilómetro; llegan á la meta fatigados; el esítinción general, no pueden menos que espíritu se ha mantenido firme, el honor lo tar ligados á sus leyes. requiere; pero la materia, el organismo, que Por lo demás, esta extrañeza, hija de des- no entiende de honor, gastó demasiadas fuerzas, llegó rendido; las energías físicas conocer el papel que puede desempeñar la sufrieron grave crisis, su coeficiente de reodontología dentro de la higiene individual y colectiva y en ú timo término de la salud sistencia sufrió grave quebranto. l, a tierra, la cama del soldado, le atraerá; pública, es tanto más de lamentar porque sus músculos, hartos de ejercicio, así lo realcanza á las más altas esferas de la política, que son las que, por tener en sus manos cteuiau. A la hora, á las dos horas, no puelas disposiciones legislativas, podrían soli- de descansar; agítase; un malestar, calor, calor en la cabeza no le permiten gozar del citar y disponer del concurso de una entiansiado reposo; la posición horizontal, el cadad que, por entender en algo que afecta á lor de la manta en la cara, le exacerban. la salud, tiene por derecho propio categoría ¿Qué pasa? Nada; una de aquellas inocende una importancia primordial. I a humanidad entera camina en pos de tes piezas dentarias que jamás le dañaron, un ideal, anhela un mejor, ariete eterno de que profundamente heridas, pero en estado mejoras y perfeccionamientos á los que to- latente, tanto como el organismo, no gastó dos, absolutamente todos, contribuímos; y sus economías vitales, se muestra euferma á su propio dueño con toda su fiereza. De si así es, ¿no sería ilógico el pensar que esta rama no aportara su tributo al común pro- pie, el agua fría, calman al muchacho, pero la reacción ceutuolica el dolor. Casi nunca greso? I a odontología en y fuera de España ha en estos desesperantes momentos falta el progresado tanto como cualquier otra ma- amigo cariñoso, el camarada erudito en menifestación del saber. Y si su pasado pudie- diana que solícito, propina a o, y este algo, tratándose de muelas, ha de ser la clásica ra poner alguna interrogación de duda en los labios de alguien, puede asegurársele cataplasma que casi siempre complica la que ninguna profesión sanitaria resistiría á cuestión, agravándola para la pobre vícti un análisis de su abolengo, porque las ar- ma; y en este estado le sorprende el nuevo tes curativas todas han tenido el triste pri- toque de diana y una mañana de sol, y de polvo, y de sed, y de cansancio; la cara se vilegio de tener por cuna el empirismo y la explotación en algunos casos; porque la sa- ha hinchado grandemente, la fiebre empielud, el gran tesoro, le ha parecido al egoís- za á invadirle, el dolor es rabioso, se hace mo interesado la más codiciada presea, pro- intolerable, el enfermo en aquellos momenpicia y apta para ello. Y es tan cierto, que tos acaricia la idea vaga del suicidio... y en nuestro maravilloso cirujano de hoy tuvo aquel cuerpo hay un drama de sufrimienS antecesor en el burdo rapabarbas que ope- tos, cuando podría haber sólo un accidente U faba en las trastiendas barberiles; al sucio trivial, insignificante, de haber mediado comadrón de antaño le ha seguido el pulcro antes la inspección, la exortación preventocólogo de nuestras días; el farmacéutico tiva, la operación profiláctica del odontó actual, cuyas prácticas basa en la química, logo... en el perjudicial alquimista tuvo su origen; Luis SUBIRANA el tosco herrador de ayer se ha metamorfoseado en el erudito y académico veterinario de hoy, de la misma manera que el ridículo y pedante arrancador de muelas se convirtió en el hábil y pulcro profesional que cultiva la odontología. Y claro es que nadie, elevan la reunión ayer celebrada por la Junta do por el propio esfuerzo que esa ascensión de gobierno del Colegio de Abogados Supone, podría mirar con desdén su origen acordóse que éste se abstuviera de contesmodesto sin hacer renuncia del suyo como tar á los telegramas que al Sr. Díaz Cobeña hombre, si no son una mentira las doctrinas dirigieron hace pocos días algunos letrados evolucionistas. italianos; pues, aparte de que en aquellos despachos consignábase únicamente una f Bel general desconocimiento de lo que es y representa la boca para la salud indivi- protesta que no reclama contestación, el criterio de los señores que componen la Junta dual y colectiva es debido el que no tengan t A GUERRA Y LA ODONTOLOGÍA DE SOCIEDAD De regreso de su excursión por las provincias de Galicia, se encuentra en Madrid la señora de Iturbe. con su encantadora hija Piedad. I a distinguida dama, después de pasar una temporada en Biarritz, estuvo unos días en Zarauz con la duquesa de Lécera, y luego continuó su excursión á Bilbao, Santan der y Las Fraguas, y más tarde á Valla dolid. Mañana, festividad del Arcángel San Raí fael, celebran sus días las duquesas de Soma, condesa viuda de Revillagigedo, señoras dq Silvela (D. Mateo) y Coello, y sei ño ritas de Fernández de Henestrosa y AK daña. También los celebran el ministro de F 01 mentó, Sr. Gasset; los duques de Pastrana y San Fernando de Quiroga; marqueses da Amposta, Ulagares, Miranda de Ebro, Vi- 1 vel, Pezuela, Rozalejo, Villamarín, Torralba y Saltillo; condes de Fuenclara, Bernar, Cañada, Peñaflor, San Rafael de I, uyanó y Quintería, y Sres. Conde y Luque, Andrade, Narváez, Gordón, Afán de Rivera, Monares, Bertrán de I,i s, I ópez Oyarzábal, Echagüe, Abril, Calvo de León, Sarthou, Díaz Aguado, Mazarredo, Luengo, Tovar, Esquié vel, Escosura, Ulecia, Jiménez de la Serna, Lataillade, Rodríguez Méndez, Picavea y Rodríguez Cepeda. Se encuentra delicado de salud el ex presidente del Senado conde de Tejada de Valdosera. ¿SUFRE V. DEL ESTOMAGO? ¿No liene V. apetito? j Digiere con dificultad? I Tiene V. g a s t r i t i s g a s t r a l g i a d i s e n t e r i a úlcera del estómago, neurastenia g á s t r i c a anemia con dispepsia, una enfermedad del intestino? ¿Por la mañana, al levantarse, tiene la lengna sucia, mal olor de aliento, está bilioso, tiene aguas de boca? ¿Después de lss comidas, tiene V. eruptos agrios, gase 3 f pirosis, vahídos, pesadez de cabeza, ruidos en los oidoi, sofocación, opresión, palpitaciones al corazón? i T n V. ie e D SPEPS A y dolores al vientre, á la espalda, vómitos, diarrea? ¿Se altera V. con facilidad, está febril, ae irrita por la menor causa, está triste, abánelo, evita 1 trato social, teniendo por la noche ensueños, sueño agitado, respiración difícil? ¿Ningún remedie, ningún régimen ha podido curar á V. Consulte V. con su médico y le recetará el ELIXIR ESTO MACAL DE SAIZ DE CARLOS (Stomalix) y recobrará la salud. De venta en ¡as principales farmaeiai del mundo y S e r r a n o 3 0 M A D R I D Sa remite folleto par correo a qutsn lo pida E