Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO, a 3 DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 10. necesita afianzarse en Marruecos y aumentar su influencia, de acuerdo con Francia, Inglaterra y con las demás naciones que firmaron el Acta de Algeciras. Dijo además que el Gabinete liberal seguirá una tendencia pacífica y sin espíritu de conquista, evitando en lo posible conflictos sangrientos. Hablando de la política en sus relaciones con el Vaticano, manifestó que era necesario abordar las negociaciones interrumpidas euando cayó el último Gobierno liberal. España- -terminó- -necesita un nuevo Concordato más liberal y más en armonía con las ideas modernas de los liberales. militares, suspendiéndose el Consejo por lo Los ministros á quíettés interrogamosaseavanzado de la hora, para continuar ma- guraron que de nada más se había tratado ñana. en el Consejo, porque la cuestión principal para el Gobierno es la guerra de Melilla. No obstante esas manifestaciones, anofomentarlos. che se barajaban algunos nombres para ocu Esto es lo que dice la nota oficiosa, que par altos cargos, y se decía qne los minisprodujo la sorpresa de que no se refiera en tros habían tratado de la provisioa del Gonada á la combinación de personal. bierno de Barcelona. LA CAMPAÑA DE MELÍLLA DE NUfcSTROS CORRESPONSALES CONSEJO CONTINUA DE MINISTROS EL TEMPORAL C l nuevo Gobierno celebró ayer su primer Consejo. Empezó la reunión á las cinco Y terminó á las ocho. Al entrar al Consejo no dijeron nada los ministros, limitándose á manifestar á los periodistas que iban á oir. Solamente el de Hacienda dijo que ha empezado el estudio para arbitrar recursos con destino á las atenciones de la guerra. Cuando terminó el Consejo fue facilitada la siguiente nota oficiosa: Reunidos los ministros, y después de exponer el presidente las varias cuestiones de momento que están llamados á resolver, propuso á sus compañeros la declaración de la política que ha de seguir el Gabinete, refiriéndose para ello á sus discursos de Zaragoza y Valladolid y al propósito que anima al Gobierno de hacer una amplia política de pacificación y de libertad. Acto continuo el ministro de la Guerra empezó á dar cuenta de la situación militar de Melilla, los antecedentes y desenvolvimiento de las operaciones. Al hacerlo dio lectura del telegrama siguiente, que, como primer acuerdo del Consejo, había dirigido al general en jefe de ejército de Melilla. Madrid, 23 Octubre 1909. -Ministro de la Guerra á general en jefe de Melilla: Al tomar posesión del cargo con que nuevamente me honra S. M. mi primer acto ha de ser enviar mi saludo de admiración y cariño á V. B. y á ese valeroso y sufrido ejército, que tan alto está poniendo en esa difícil guerra el nombre de España. Saludo, pues, á los genérale? veteranos encanecidos en el arte de combatir; á su brillante oficialidad, que por su elevado espíritu de abnegación y sacrificio, por su valolor temerario, está siendo el asombro del mundo, y á las clases y soldados, que con su arrojo y bizarría añaden diariamente páginas de gloria á nuestra historia militar y prueban que por muchas, por grandes que hayan sido nuestras desventuras, la vitalidad de la raza no se extingue, y brilla hoy, como brillaron siempre, sus earacterísticas: el valor ante el peligro, la resistencia ante la adversidad, la tenacidad acte las dificul- tades. Todo mi anhelo, como el del Gobierno de que formo parte, se cifrará en que ese ejército no carezca de nada y en proporcionarle todos los recursos materiales, todo el apoyo moral que necesite para el cumplimiento de la misión que la patria le ha confiado. Con ello no hacemos más que corresponder al ejemplo que él nos da, procurando llevar á su ánimo la convicción profunda de que el Gobierno está con él en todos los actos, en todos los momentos, fundiéndose con él para honra y gloria de la patria, á la que todos nos debemos. El ministro de la Guerra prosiguió la exposición documentada de las operaciones I a lluvia persistente sigue causando gran dísitnos destrozos. Los barcos llegados ayer se marcharon por serles imposible permanecer en esta bahía. En el torreón de Cabezas está izada la bandera roja, que indica puerto cerrado. Hace seis días qu estamos sin correo, y no hay esperanza d que venga, pues el tiempo no tiene aspecto ue ceder. Sabemos que Sánchez Ocaña sigue en Zeluán sin novedad, pero que no puede enviar informaciones por no atreverse nadie á cruzar el camino de Zeluán á Nador. Los tripulantes de los vapores refugiados en Chafarinas han sido socorridos con un rancho por el gobernador de la plaza. El vapor Gibraltar les dio dos toros de los muchos que trae para Melilla. A bordo del Velarde hay 130 obreros que vienen á trabajar en la Compañía Minera Española y 50 para las obras del puerto. Esta noche también hubo algunos disparos sueltos en los campamentos. Ya no es posible salir del mantelete, porque hay un gran charco frente á la guardia del principal. El cuartel de Artillería se ha anegado. v El batallón de Barbastro, que estaba en Tres Forcas, ha llegado aquí después de cuatro horas de penosa marcha por medio de barrizales y aguantando la lluvia. v. Entraron cantando y muy animosos Les relevó el batallón de Tarifa. MEL 1 LL 4, 2 1 9 N, ME 1. J 1. LA, 5 3 10 M. Tuvimos tres soldados del regimiento del Príncipe y un sargento y unsoidado del de Burgos, heridos. S I ION. R n la segunda caseta había desde anochs un convoy de heridos y enfermos fpro 4 cedentes de Nador y Zeluán. Tuvo que per- noctar allí por ser imposible su traslado al tren á causa del entorpecimiento de la vía, de que di ayer cuenta. Las tropas siguen comiendo fiambres porque la lluvia y el viento impiden encender fuego. En los hospitales de la piaza se nan preparado camas en previsión de que vengan más enfermos. A los pasajeros de los barcos que siguen refugiados en Chafarinas se les ha dado hoy 1 también de comer por el gobernador de la plaza, debidamente autorizado para ello por el general gobernador. En los muelles de Melilla había almacenadas enormes pilas de paja. Habrá que tirarlas todas al mar, porque al mojarse han empezado á fermentar. El comandante de Húsares áe Pavía señor Montoya continúa mejorando en el Hospital Central. r La lluvia es menos fuerte hoy que ayer; pero la incomunicación con el campo exterior continúa por el estado del suelo y la gran avenida que traen todos los ríos y arroyos. Alba y Rivero han obtenido interesantes fotografías de los efectos del temporal, jar SANTA MARI A- G ARCAR Ceguimos incomunicados con Melilla, sis saber una palabra de lo que sucede en el campo exterior. Estamos sin informes de Ocaña y de Tur, que siguen incomunicados en Zeluán y Nador, respectivamente. Por esta razón no tenemos mas noticias que las facilitadas en el Gobierno militar. Las de esta noche son las siguientes: En Nador la inundación ha adquirido tremendas proporciones, arrastrando equipos, inutilizando depósitos y causando enormes desperfectos. Hubo necesidad de trasladar algunos campamentos por estar convertidos en lagos los sitios que ocupaban. El del zoco de El- Arba se inundó también, siendo preciso pedir auxilio á la Restinga, desde donde se enviaron fuerzas para realizar la evacuación. Hoy no se ha podido enviar convoyes de víveres á Zeluán por tierra porque siguen interrumpidas las líneas férreas; ni por Mar Chica, porque el temporal ha destruido los embarcaderos. En el barranco de Frajana se han colocado dos puentes de madera para mantener la comunicación con las fuerzas de la división Sotomayor, que acampa en el zoco de El- Had. Esta posición volvió anoctie S ser hostilizada como las anterioresvi LOS ENVIADOS DE MULEY HAFID TÁNGER, 22 I T 1 I a Depeche Marocahü publica una informa ción respecto de los caídes que salieron. ayer. Según el citado periódico, llevan instrucciones para obligar á las cabilas á que se avengan con las actuales ocupaciones lie- vadas á cabo por las tropas españolas, mediante la condición de que éstas no avanza zarán más que hasta Bem- Buifrur. Las posiciones ocupadas servirán de ga rantía de orden, y los moros podrán convivir con las tropas españolas dentro del tei 1 rntorio ocupado El jefe de la misión residirá en Melilla al lado de las autoridades españolas; á Zeluáu irá Abraham Sadit; el Hach Bas Kari, á Nador; el Kerradi, á Beet, punto próximo á Alhucemas, entendiéndose estos caídes con el Bachir, y éste directamente con el general Marina. Créese aquí que los cabüeños aceptarán estas condiciones, dejando de hostilizar á nuestras tropas y estableciéndose en el Rif el régimen de vida política y de tributacióa análogos ajos que t rigen ea Chania. Ifunmillli lililí i