Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 20 DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN 1- PAC 3. i3. Insiste en que tiene el derecho y el deber de juzgar los actos del Gobierno y su conducta frente á ¡os sucesos, y sus consecuencias. No estoy obligado- -añade- -á determinar qué se ha dejado de hacer, pero diré que no respondió á su misión, porque no hizo todo lo que debía y estaba en su mono. En mi concepto- -repite el orador, -la opinión del país no puede estar representada por esa mayoría, ni menos reflejar lo que el país piensa sobre lo acaecido. Parece que, en serio, no se pueden invocar las próximas elecciones provinciales para contrastar si en lo que se está discutiendo la opinión pú blica se pronuncia por la política ó contra la política del Gobierno. Las aspiraciones y. Ias quejas de nuestro pueblo están en pie; aun no han cristalizado en una fórmula. Nosotros nos atenemos á lo que flota en el ambiente y persistimos en lo dicho. Veremos á ia postre de qué manera la opinión se expresa. (Aplausos en los escaños liberales. El Sr. MAURA: Nosotros no hemos alardeado de poder corregir todos los vicios y extirpar las corruptelas que infestaban nuestro sistema político. Pero ¿quién negará en justicia que el régimen electoral lo hemos purificado? Lamento que cuando se ha hecho el llamamiento á las fuerzas políticas para las próximas elecciones, del lado de los más demócratas salgan voces que se compadecen mal con la confianza que en el sufragio deben tener sus defensores. Y nada más he de decir, puesto que los demás puntos quedaron ya examinados. ELSR. LA CIERVA Entre murmullos de distintos íados de la Cámara, se levanta á hablar. El ministro de la GOBERNACIÓN se justifica de tener que intervenir en el debate en momento que ha alcanzado tanta altura, pero la excepción que de él ha hecho el señor Moret en su discurso le obliga á no rehuir explicaciones que está siempre dispuesto á dar. Niega que hubiese censura en cuanto á los periódicos de Cataluña para publicar un relato exacto de los sucesos. Elministro de la Guerra me dice que, por SU parte, ha enviado á la Cámara y- a los datos que le remitió el capitán general de Cataluña, y después hablará. El Sr. La- Cierva cree que ha llegado el caso de detenerse á examinar los sucesos; porque si bien la crítica se fija en las consecuencias, no se para atención en los sucesos mismos y en sus causas. Y aquí he de declarar- -agrega- -que en ellos influyeron algunos periódicos. No se vea en mis palabras móviles de molestar á ciertas personas. Pero he de hablar claro. Considero que es tan grave la responsabilidad que ha contraído una parte de la Prensa, influyendo en los sucesos, que estimo necesario examinar ese fenómeno político para que el país se percate de los perjuicios que se le pueden irrogar por los extravíos de esa parte de la Prensa. Si alguien duda de mis palabras, aquí están los documentos en que se apoyan. CAMPAÑA. ANTIMILITARISTA Al surgir los sucesos de Mehlla, ciertos periódicos de la capital de España excitaron á los reservistas, haciendo una campaña antimilitarista, aconsejando á aquéllos que no se incorporasen, y un periódico de Barcelona les invitó á que diesen de puñaladas á quien ordenase la concentración. Los gritos sediciosos lanzados en el muelle de Barcelona y las proclamas allí repartidas merecieron aplauso de El Progreso y de otros diarios. Lo propio ocurría luego en Madrid con motivo de la salida de tropas de la estación del Mediodía, donde se quiso impedir que ríaos, 296. Entre 105 r ertos se sanaron partieran los trenes y se profirieron gritos una monja capuchina, un mansta, Ufl fraile subversivos. y un presbítero. Detalla el número üe bajas que hubo eü Todo esto, llevado y traído por la Prensa, hizo mella en ciertos ánimos, excitándo- los Cuerpos de Seguridad y Vigilancia y en los á la violencia. las fuerzas del Ejército, conforme á cifras ya Frente á aquel momento peligrosísimo, publicadas. hice lo que aebía hacer- ¿quién hubiera El Sr. BURELL: ¿Puede decirnos su se procedido de otro modo? -poniendo el veto noria cuántos han sido detenidos? á lo que no debía ser publicado, aunque no El MINISTRO: Los detenidos en B arceestuviesen en suspenso las garantías cons- loria hasta el 21 de Agosto fueron 1.112. Clatitucionales. ro que después de esa fecha algunos fueron LA SEMANA TRÁGICA excarcelad os. Y ya que estamos en esto, daré explican esa campaña En Barcelona, ames dei 25 de Julio, ambo otros xletaues que de Europa, que los si? 11 ea varios periódicos en algunas algaradas hostiles á la campaña de publicando Melilla; varios periódicos publicaron una Lee datos insertos en (juerra Sosiat, harelación de las iglesias y conventos de Barcelona; el 26 estalló allí la huelga, y preci- blanda de que hay cinco tnü presos en Barsamente en las primeras horas de aquella celona y otros miles en la provincia. LA LEYENDA DE MONTJUICH madrugada- -vea el Sr. Moret que la imprevisión no me alcanza- -telegrafiaba yo al Protesta de que en la Prensa extranjera gobernador lo que debía hacer si ia huelga se producía, considerándola como acto po- se haya fomentado, por informes de corresponsales españoles, la absurda leyenda de lítico, revolucionario... (A propuesta del presidente, fa Cátuara torturas y martirios en Montjuich. medidas Hablaremos- -continúa? -de las acuerda prorrogar la sesión hasta que el que respecto del particular he adoptado ministro de ¡a Gobernación concluya su contra la Prensa. Pero bueno es recordar discurso) De todo ello tenia noticia el (joráerno, que mientras ios periódicos protestaban de censura no se ejercía, alegábase como también de que se quería que fuese una padecía quecrédito de España por no que el general aquella huelga. poder desvanecer errores y calumnias en el LA DSM 1 SION DEL SR. O3 SORJO extranjero. Y bien, levantada la censura, ¿esos periódicos han levantado su voz para En la mañana del 26, el gobernador me vindicar á España de io que se le imputa comunicó que la huelga había surgido en la en el exlran ¡erc? (Aplausos en la mayoría. fábrica Hispano- Suiza; que enviaba fuerzas UN INCIDENTE áGranollers y qne se extendía rápidamente. Yo le indiqué por teléfono qur, dado el Al aludir el ministro con duros reproches carácter y peligros de la huelga, n ibía que á ciertos periodistas, únalos españoles, que adoptar medidas extraordinarias, reuniendo telegrafiaron desde Cervera é írún exagela junta de autoridades. El no la estimaba raciones y calumnias denigrando á la panecesaria. Yo insistí en que creía precisa tria ybuilaudo la censura, le interrumpen tal reunión. los Sres. LÓPEZ BALLESTEROS Y BURecuerda luego lo ocurrido ea la junta RELL, os cuales protestan de que se conde autoridades. fanda átoda la clase con unos cuantos, y pi El gobernador dimitió porque se ju ¿gó den que se den nombres. desautorizado por mi indicación. Yo le raLa mayoría se revuelve contra ios intetifiqué mi confianza, rogándole que retirase rruptores, hasta lograr ahogar sus voces. su ditnisiód. El insistió, y esto- faé todo. El Sr. MORET pide respeto para el dereHasta su cese voluntario, sólo plácemes me- cho de los oíputados que rechazan una imreció del Gobierno el Sr. Ossorio Gallardo. putación que creen injusta. El ministro recalca el carácter revolucioE ¡íos insisten: Nombres, venganno. uores nario del movimiento que preparó la camEl MINIsTRO: -Véase un ejemplo paña de la Prensa. Seguid anéate lee el Sr. La Cierva un tele Fue una gran sorpresa- -dice, -liay que grama ea que se dice han sido fusilados en confesarlo, no sólo en la intensidad del mo- el arrjsto ae Barcelona 163 acusados y se vimiento, sino en la rapidez con que se pro- kibla de tormentos en Monjuich dujo. Mas con lo que llevo dicho, de cómo El Sr. BURELL: La firma. surgió y se extendió ese movimiento queda El MINISTRO: tí I periódico es el Daily en claro que el Gobierno conocía el carácter Express del 6 de Agosto. de la huelga, y no ha de ser tachado de imEl Sr. BURELL y otros: La urina. previsor. El MINISTRO: No lleva firma. f; Aaalü Glandes rumores) DAÑOS CAUSADOS POR LOS EDICK SGS El Sr. BÜRELL: ¿Pues no acusaoa S. S. 3 Y voy ahora a satisfacer ios deseos del periodistas españoles que son corresponsaSr. Moret- -á quien siempre guardo todo ge- les extranjeros? EL MINISTRO: yo no ne aictio que esnero de consideraciones, aunque éi me maltrate- -leyendo los datos que pedía sobre ios tuviera éslo firmado eor un periodista es incendios y daños de las casas religiosas en pañol. la capital de Cataluña. EISr. GINER OS LOS RiOS: obe oído Durante los sucesos fueron quemadas en que S. S. acusaba á periodistas españoles. Barcelona 17 iglesias y capillas, 32 convenOTRO INCIDENTE tos, 4 asilos y 8 colegios. Total, 61. Sufrieron daños de más ó meaos consideración, un Suscítase un nuevo incidente al ieer el convento, 5 iglesias y un asilo. Y no sufrie- ministro otro suelto ó telegrama ron daño de las turbas 43 iglesias y capiUna voz: ¿De quién es? llas, 63 conventos, 16 asilos, 18 colegios y 12 Ei MINISTRO: De España Nueva. hospitales. El Sr. LÓPEZ BALLESTEROS protesta Las autoridades tuvieron que custodiar y la mayoría ahoga su voz. todos esos edificios. El MINISTRO continúa: ¿os sóndanos: No; fue el somaten. Ni me arrepiento ni me arrepentiré, sí El MINISTRO: Perfectamente. Si el otra vez soy ministro, de haber proceáids somatén procedió así, yo desde aquí le contra periódicos autipatriotas. EH suspenaplaudo. so las garantías, ni siquiera he llegado á Las víctimas de aquel movimiento re- establecer la previa censura, como ea tiemvolucionario- -y con esto continúo aportan- pos de la guerra de los Estados Unidos se do datos- -fueron las siguientes: hizo, provocando acerbas críticas de esos Muertos, 104, de ellos 97 hombres, y he- mismos periódicos que ahora nos combaten,