Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES 18 DE OCTUBRE DB IQO 9 EDICIÓN i. PAG, so. RECOMPENSAS POR LA CAMPAÑA j a s clases é individuos de tropa que han sido recompensados por el combate del áía 9 de Julio son los siguientes: Distinguidos: Del regimiento de África. -Sargento Juan Real, cruz con pensión mensual de 25 pesetas, no vitalicia. Sargento José Alix Ramírez, cruz con pensión mensual de 7,50 pesetas, no vitalicia. Sargentos D. Adolfo Valenzuela del Junco y Juan Gorrochategui Azagra, y cabos José Gómez García, Manuel López Fajardo y Juan Ramos Cerezuela, cruz sin pensión. Cabo José Vázquez Domínguez, cruz con pensión mensual de 7,50 pesetas, no vitalicia. Soldados Manuel González Ganga y Bautista Querol Corbato, cruz con pensión mensual de 2,50 pesetas, no vitalicia, Soldados Ginés Ruiz Molina, José Sánchez Sánchez, Indalecio Zaplana Sánchez, Antonio- Rodríguez Hernández, José CatnaCho López, Jacinto Martínez Pascual, Antonio Muñoz Botella, Gaspar Ramón Gondón, Francisco Sánchez Torres, Ramón Carcele 10 Gargallo, Alonso Baez Mérida y Anastasio Pardo María, cruz sin pensión. De la brigada Disciplinaria. -Sargentos Miguel Carmona Martín, Aquilino Cadarso Latorre y D. Justo Blanquer Izquierdo, y cabosGabriel Martínez Esclope, Rafael Rojo Hidalgo y Pedro Pérez Alcaráz, cruz sin pensión. Cabo Ignacio Mayo Gómez, cruz con pensión mensual de 7,50 pesetas, no vitalicia. Soldados Francisco Palencia García, Francisco Polo Vilches, Venancio Navarro Navarro, José Uirutia Escarra, Mariano Fernández Rodrigo y Eugenio Adell Querol, cruz con pensión mensual de 2,50 pesetas, no vitalicia. Soldados Miguel Gran valver, Emilio Pérez Muñoz, Atanasio Paracuellos Izquier flo, Francisco García Jiménez, Rafael Molina Moreno, Roque Rojo Jiménez, Enrique Cosgaya Moreno, Ricardo Parache Barras, Urbano Torres Rodríguez y José Villosa Morcillo, cruz de plata, sin pensión. Del escuadrón de Melil a. -Cabos Juan ü- inchez García, Juan Góngora Bretones y Ramón- Molina Coca, cruz sin pensión. Soldados Rafael Rubén Izquierdo, Ramón Morera Bañó, Esteban Pineda Cardona, Miguel Toré Nieto y Antonio Moreno Pérez, cruz con pensión mensual de 2,50 pesetas, no vitalicia. Tropas de la Comandancia de Artillería de Melilla. -Obrero ajustador Florencio Rodríguez Pardo y sargento Alejandro Hernández López, cruz con pensión mensual de 7,50 pesetas, no vitalicia. Sargentos Nicasio Carmona Villa y Juan Mellado del Río, cabo José Alberca Cucellas y artilleros segundos Matías Julbe Bonet y Antonio Rodríguez Guirado, cruz sin pensión. Artillero primero Roque Manresa Boseada, cruz con pensión mensual de 2 50 peseSetas, no vitalicia. Cabo Lisardo Sevilla Viseó, artillero primero Francisco Castillo Guijarro, segundos Blas Salvador Oliver y Bartolomé López Torres y corneta Emilio Marfil León, cruz Sin pensión. Artillero segundo Juan Sánchez Ortiz, cruz con pensión mensual de 2,50 pesetas, no vitalicia. Sección de Sanidad Militar de Melilla. -Sanitario Aniceto Caballero Muñoz, cruz con pensión mensual de 2,50 pesetas, no vitalicia. Heridos: Brigada disciplinaria. -Soldados Vicente Guas Tur, Antonio Molina Giu, Francisco García Pino, Elias Rodríguez PéMijrnel Mano Trofats, cruz con pensióa mensual de 7,50 pesetas. Regimiento de Ainca. -Soldados juan Ruiz Postigo, Luis Resto y Pascual, Rafael Sarroche García y Juan González Sánchez, cruz sin pensión. Soldados Gregorio García Perona é Indalecio Laplana, cruz con pensión mensual de 7,50 pesetas. Comandancia de Artillería. -Artilleros Mariano Ruiz Rabadán y Francisco León Adalid, cruz con pensión mensual de 7,50 pesetas, vitalicia. Artillero Miguel Cafaaties j? enoilar, cruz con pensión mensual de 2,50 pesetas. Comandancia de Ingenieros. -SoMado José Franco Torres, cruz sin pensión. Regimiento de África. -Cabo José Cárceles Serrano, cruz con pensión mensual de 2,50 pesetas, vitalicia. Soldado Gregorio Agulló Cerda, cruz con pensión mensual de 7,50 pesetas, vitalicia. Soldados Faustino Caballero Risueño y Vicente Arbid Querol, cruz cou pensión mensual de 2,50 pesetas, vitalicia. Soldados Medín Benasach Aguilar, Antonio Pérez López, Bernardo Hernández Sáez y José Arroyo Martínez, cruz sin pensión. Brigada Disciplinaria. -Soldados Emilio García González y Ricardo Alfredo Cano, cruz con pensión mensual de 2,50 pesetas, vitalicia. Comandancia de Artillería. -Soldados Miguel Martínez Navarro y Juan Hernández Mateu, con pensión de 2,50 pesetas vitalicia. EL TEATRO Ayer se publicó el primer, número ríe la revista ilustrada El leairo, editada por la Sociedad Prensa Española, propietaria de A B C. Como nuestro elogio pudiera parecer interesado, renunciamos á hablar por cuenta propia y preferimos publicar de los ajenos juicios el de nuestro querido colega El Mundo, que dice así: Hoy ha aparecido el primer número de El Teatro, revista semanal, primorosamente presentada y editada por la Sociedad Prensa Española. Trátase de un periódico interesantísimo é impreso con extraordinaria pulcritud. Los grabados que ilustran el texto son muy bellos y completan la absoluta actualidad de esta revista. La mayor parte del número primero va navente, La crítica de los teatros grandes le ha sido encomendada al ilustre cronista A idremo, que ha escrito un estudio admirable de la hermosa obra. También aparecen en el número informaciones de I03 estrenos recientes en los tea tros del género chico. El Teatro será la más notable guía del espectador dedicado á La escuela de las princesas, de Be- PARLAMENTARIA SJ e habló ayer tarde eu el Congreso de las k manifestaciones que, con motivo de sucesos ocurridos en España, se han celebrado en el extranjero. Se trata de un asunto ya juzgado en el ánimo de las gentes imparcial. J. En las manifestaciones extranjeras hay que considerar dos elementos: el elemento afín, solidario de los elementos promovedores de los disturbios barceloneses, y otro elemento, el intelectual, el compuesto por algunos hombres de cierta consistencia mental, pero desconocedores de lo que es nuestra patria, de lo que son nuestras leyes y de lo que aquí se ha hecho y se hace. i, primer elemento no puede ser tomado en consideración. (Va á s u negocio; en Fiaacia, por ejemplo, Jaurés, despechado, fiaca sado; Jaurés, de quien nadie se acuerda como elemento posible de Gobierno; Jaurés, ridiculizado y desdeñado por entendimientos tan libres, tan verdaderamente libres como Remy de Gourmont; Jaurés, cou pretexto de España, arma trifulcas y algaradas contra Briaad, como antes escribió y peroró contra Cleinenceau. El segundo elemento, el de los intelectuales, ya merece que se le exa nine despacio, Son varios los profesores, hteratqs y publicistas que han firmado proclamas por los sucesos de España; éntrelos firmantes figuran hombres de inteligencia y de cultura. Ahora bien, ¿qué indican estas firmas puestas al pie de un documento redactado como lo han sido los publicados en la Prensa ex- tranjera? Indica que los tales firmantes ne se han tomado la molestia de enterarse áe lo que firmaban. La mayoría de los dichos protestantes son franceses. Lo he dicho ya otra vez y no he de rectificar nada de io consignado: nuestra vecina Francia no co rresponde á la solicitud, al interés, á la simpatía que nosotros mostramos por ella. E n la sociedad de nuestros literatos se conoce menuda y escrupulosamente la literatura, las costumbres y el francés. Francia, en cambio, se resiste tercamente á estudiar nuestras cosas de uu modo sario y reflexivo. A principios del siglo pasado, Ale jaudro Damas vino á fvíadrid, y uua. Oe las cosas que cuenta es que habiéndomele estropeado el sombrero tuvo que üevailo á componer, á una relojería, porq je no u- EL CABO NOVAL p l coronel üel regimiento del Príncipe, en carta dirigida á D. Fermín Canella, de Oviedo, explica el acto heroico del cabo Noval en los siguientes términos: Se encontraba el cabo Luis Noval, á las dos y media de la mañana del mencionado día, recorriendo la línea de escuchas, y, sin duda debido á la obscuridad de la noche, se alejó más de lo convenien en el momento en que fue atacado el campamento por nuestros enemigos, un grupo numeroso de los cuales condujo á dicha- clase hasta cerca de la alambrada del xeducto ocupado por la tercera compañía, gritando: ¿Uto el fuego, que somos españoles! A cuyas vocesjel primer teniente D. Evaristo Aiy rez, al distinguir al cabo Noval, que llegó hatta las alambradas, mandó hacer alto el fuego, lo que oído por el cabo, gritó seguiaatne. ite: ¡Ti rar, que vengo e tre los morus! ¡Fuego! ¡Viva Es dñ! Roto el fuego, se recnazó al enemigo con grandes pérdiuas, y hecna la descubierta al amanecer, se encontró el cadáver del heroico Noval, abrazado á su fusil, coa lá bayoneta calada teñida en sangre, y próximo al mismo un moro muerto que, entre otras heridas de arma de fuego tenía atravesado el pecho de un bayonetazo. A corea distancia había otro cadáver de moro, que el enemigo no pudo retirar en su precipicada huida. Otros hechos distinguidos tuvieron lugar en esta jornada, en el brusco ataque alcam pamento ocupado por las tres compañías del primer batallón, y no alcanzando ia importancia del relatado, merecen solamente los honores de figurar en la historia del Cuerpo, por cuya razón los omito. Al propio tiempo tengo el gusto de participarle que en el regimiento se ha abierto una suscripción con objeto de perpetuar la memoria de este heroico soldado, y esa querida provincia estima que debe hacerse algo en favor del mismo; cuenten siempre con el que suscribe y todos los jefes, oficiales é individuos de tropa á sus órdenes. Con este motivo se repite de usted con ia mayor consideración, afectísimo y seguro servidor, q. b. s. m. Juh n Molo. í l: J Ilini I lieinnumii mu in n n