Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUN 5 S 18 DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN 2. PAG. 9. zaban osadamente, con el propósito indu dable de intentar envolver nuestras tropas La batería y las guerrillas avanzadas del regimiento de León rompieron un fuego EL GLOBO MILITAR vivísimo contra los grupos, obligándolos á replegarse de nuevo en las cañadas NADOR, 1 7 S N- MELÍLLA, f N- 1I H GENTE. Entre tanto, otros contingentes, también (RECIBIDO Á LAS 5 D 3 LA MADRUGADA) bastante numerosos, corríanse por detrás de Oí creerse coaveniente para las operacio- los poblados de la. derecha. La batería de Saint Chainont y los cañones militares, que, según he venido diciendo se tienen proyectadas, esta mañana nes Krup emplazados en las logias de Na 1 ge elevó el globo ¡nihtar Urano para realizar dor cerraron contra ellos, o Migándoles un escrupuloso reconocimiento de los po- también á retroceder y causándoles muchas blados que existen diseminados en los mon- bajas vistas. El general Aguilera ordenó al grupo de tes de Taxuda y At- laten. Con objeto de proteger las operaciones de ametralladoras que se colocara al lado de Ja compañía de aerostación, encargada de las chumberas, sitio desde el cual se batía trasladar el globo de un sitio á otro, organi- perfectamente toda la falda del monte central zóse una col aniña mixta. Lo propio hizo una compañía del segunMandábala personalmente el jefe de la primera brigada de la división, general do batallón de León Los moros, al ver que se les cerraba por Aguilera, y estaba compuesta por el regimiento üe Infantería de León, el de Caba- completo el avance por la derecha, corriéllería de Lanceros de la Reina, una sección ronse hacia el otro lado de las lomas, llede María Cristina, la tercera batería del gando casi al pie del monte Afra. 2.0 montado y una sección de ametrallaLa batería de Tauima, que estaba apercidoras. bida, cañoneó vigorosamente, secundada La columna se puso en marcha á las ocho por las piezas Scheneider de la posición y media de la mañana, en la siguiente avanzada, sobre la izquierda de Zeluán. -Serían las once y media. La operación íorma: v De vanguardia, un escuadrón de Lance- había terminado brillantemente, pues el gloros; en el flanco derecho, una sección de bo había realizado ya el reconocimiento María Cristina con parejas exploradoras y que se buscaba y el piloto tenía ya en su poder un croquis del terreno, que se le haNUna compañía del primer batallón de León. En el flanco izquierdo iba otro escuadra 1 bía ordenado levantar. de Lanceros y otra compañía de Infantería. LA RETIRADA MOROS A LA VISTA pl general Aguilera ordenó entonces que Apenas llevaría la columna media hora de comenzara la retirada para que las tro- marcha cuando el oficial ingeniero que pas pudieran llegar á los campamentos á tripulaba la barquilla del globo avisó tele- buena hora para servir el rancho. El repliegue se hizo con orden admirable iónicamente que en toda la ribera del río al paso y á la voz de mando, causando la ÍJuert se veía muchos enemigos. El general Aguilera dispuso que la co- admiración de los jefes. Cuando iba bastante avanzada la retiraíuuina hiciese alto y dictó fas disposiciones da, desde las lomas de los barrancos próxi necesarias para tomar la ofensiva. v La columna tenía que atravesar mucho mos á las primeras estribaciones de BeniBuiírur bajaron osadamente hacia el llano arbolado y grandes chumberas. Las avanzadas comenzaron por recono- importantes grupos enemigos, que hostilicer una casa grande que se alzaba á ttn lado zaron con verdadera furia á las fuerzas que del camino y en cuyo interior se vieron ínu- se iban replegando, sobre todo á las compañías de León, que iban en la vanguardia. clios rieles y un gran pozo. Las baterías de la columna, las del moa Las fuerzas siguieron avanzando con te Tauima y las de las dos posiciones de grandes precauciones. Las parejas exploradoras fueron hostili- Nador abrieron entonces sobre el enemigo ua fuego vivísimo. zadas con algunos disparos sueltos. Los moros, abiertos en una linea extensí A las diez y media la columna llegaba al punto que se le había previamente seña- sima, para ofrecer el menor blanco, y paralado, frente á una gran loma rodeada por petados en los repliegues del terreno, selos montes Taxirda, Aí- iaíen, Uix- San y guían hostilizando á las fuerzas. El general ordenó á la columna que de JBeni- Buifrur. El globo hizo interesantísimas observa- nuevo hiciese alto, y destacó al primer baciones y exploraciones del terreno, estable- tallón de León, que desplegado en guerriciendo exactamente la posición y número llas avanzó con formidable empuje. Los moros, sm ofrecer apenas resistencia, üel enemigo. 1 El Estado Mayor supo de esta manera replegáronse de nuevo á los barrancos. que en la cima del monte central y en los ATAQUE AL, CAMPAMENTO Jados derecho é izquierdo estaban concentrados los grupos de la hatea. JO eanudóse la retirada. El general Aguilera ordenó entonces que Los ante el ríos cañones Schueider de la batería abrie- avance demoros, que habían huidose replelos soldados, al ver que r e n el fuego. gaban v El efecto fue eficacísimo. Según comunicó táctica volvieron á atacarles, siguiendo su el aeronauta, los moros se dispersaron pre- quierdade siempre, corriéndose más á la izy amenazando los campamentos cipitadamente. Los cañones, sin variar de posición, rec- avanzados. Orozeó, al ver este movimien íificaron la puntería y siguieron batiendo to, El general saliera un batallón del regiordenó odos los poblados de los alrededores del miento del que á reforzar la columna que Rey ímonte según las indicaciones precisas del se replegaba. oficial que tripulaba el globo. Ts Este dijo que desde la barquilla se oían el La orden no pudo ser más oportuna, pues enemigo, con osadía inconcebible, llegaba perfectamente las voces y l s gritos de los á ¿rífenos y qiie se les veía huir por las ba- yaUntreinta metros de las avanzadas. batallón del regimiento de Saboya, rrancadas. que la LOS MOROS ATACAN lomahabía ido esta mañana destacado á en avanz- ida de Nador, entró también ñ o c o después, por iodos lo ¡lairancos de fuego, conteniendo al principio al enemigo I las estribaciones de Beoi- B -ií- ur ercipe- y dispersándole después. A las dos de la tarde todas las fuerzas j saroh á salir grupos de enemigo. que avau- j RELATO DEL COMBATE habían regresado á sus respectivos campamentos. Debidamente autorizados, acompañamos á la columna Alba y yo. LAS BAJAS Cábese que el enemigo ha sufrido un cen tenar de baias. entre ellas muchos muertos. Las nuestras son: El comandante del pri mer regimiento de León, Sr. Perinat, y dos soldados, muertos; cinco soldados heridos graves y ocho leves, todos del regimiento de León. Además el oficial Sr. Santaella, el médico del segundo batallón del Rey Sr. Burgos y dos soldados del Rey, heridos leves. COMO MURIÓ PERINAT Y o encontraba al lado del Sr. Perinat cuando fue herido. Le ayudé á colocar en la camilla; tuvo liento para decirme: Me muero, amigo Tur; tengo una herida mortal en el hígado; la de la mano derecha no tiene importancia. Diga usted que muero gritando ¡viví España! Estas palabras fueron dichas con gran energía y queriendo sonreír. Le acompañé hasta el cuartel general, donde se le hizo la primera cura, y luego, con el capellán del regimiento, seguimos hacia el campamento de León. Antes de llegar dejó de existir. Detrás de la camilla venía el ordenanza, con el caballo, llorando á lágrima viva. El cadáver del comandante Perinat y los heridos fueron trasladados al campamento, donde el primero fue envuelto en una bandera española, y los segundos, curados por los médicos de la división reforzada. Los cadáveres de los soldados serán trasladados por la bocana á Melilla. Los generales Orozco y Aguilera y el coronel del regimiento del Rey han visitado á los heridos, felicitándoles calurosamente por su valiente comportamiento. Nuestro compañero Ramón Alba ha ob tenido interesantísimas fotografías del combate y comandante Perinaí antes y después de ser herido. TUR. 111 é P iT el Diario Español, de Buenos Aires, recor tamos la siguiente noticia, que nos complacemos en reproducir: Una oportuna y simpática idea ña inspirado al conocido industrial español señor León Duran al ofrecer al ministro de la Guerra, general Linares, la donación de 100.000 paquetes de selectos cigarrillos para que en su nombre sean distribuidos entre los valientes soldados que luchan en África. E 1 Sr. León Duran abre con su generosa iniciativa nuevo rumbo, de fecundo estímulo, á cuantos industriales españoles se encuentren en su caso, los cuales, con poco sacrificio, pueden enviar á nuestros soldados un instante de alegría. Reciba nuestro generoso compatriota, poí este espléndido donativo, que tan alto ha bia en favor de su patriotismo, la entusiasta felicitación que como españoles le tributamos. p n casa de la marquesa de Squilache se ha verificado un nuevo repaito do socorros á familias de soldados reservistas. Las señoras de la Juuti de Mcdrid c. i. regaron socorros á 25 familias.