Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 16 DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN t PAG. i 4 tatáe otra cantidad análoga un sujeto lia- jnado Pedro Navarro. Fiscal. ¿Este ingresó el dinero para la cuenta de Villanas? Testigo. -Sí, señor. Don José Planas, conserje de La Confidencia, afirmó que Villanas le pagó siempre el sueldo que tenía asignado si bien en algunas ocasiones se retrasaba por estar ¡apurado de dinero. Añade que la última paga se la dio el 24 de Octubre. Fiscal. ¿Por qué no dijo usted eso misino en el Juzgado? Testigo. -Declaré que había cobrado ese mismo día, porque precisamente el 24 era el cumpleaños de un amigo mío y tuve la fecha muy presente. Interrogado por el Sr. Barriovero, dice que un día se recibió en la Agencia un sobre que enviaba para Villanas su amigo Solaño, sobre que, por lo que pudo escuchar, contenía un talonario. Defensor. ¿Dijo algo Villanas cuando abrió aquel paquete ó sobre? Testigo. -Se incomodó mucho porque advirtió que le faltaban al libro varios talones. A preguntas de uno de los letrados afirma que Pérez Cuesta no fue á La Confidencia durante los meses de Agosto, Septiembre y Octubre. O al menos, termina, yo no lo vi. El Sr. Morales de Setién, empleado de la Tabacalera y agente de La Confidencia, dice que vio á Pérez Cuesta algunas veces en las oficinas de la Sociedad. lista, según el testigo, era un negocio que hubiera podido dar mucho dinero, pero ignora por qué causa Villanas se fue atrasando en el cumplimiento de sus obligaciones. Fiscal. ¿A usted le pagó sus honorarios? Testigo. -Sí, señor, el 26 de Octubre. F. ¿Le debía á usted mucho? T. -Los sueldos devengados desde el mes de Junio, aunque me había entregado á cuenta algunas cantidades. Después declara D. Augusto Rivas, dueño de una imprenta donde se hacían los impresos de La Confidencia. i Limítase á decir que Villanas, aunque con írregu aridad, le pagó cuantos encargos le hizo. El fiscal pide á la Sala, por considerar necesarias las declaraciones. de los Sres. So laño y Sasone, que se les cite nuevamente, así como á los Sres. Ansaído, Guevara y González de la Peña; pero como se ignora el paradero de los dos primeros, se acuerda que sean citados únicamente los tres últimos. Después léese las declaraciones de ojxos testigos que por diferentes causas no han podido comparecer. TTestigos de la acusación privada. Por haber renunciado ésta á varios de los que figuraban en su lista, no comparecen más que el Sr. Azcárraga (D. A. y don Vicente Domínguez. El primero no dice nada interesante, limitándose el Sr. -Domínguez á manifestar que Villanas le encargó un traje en el, mes üe Octubre que no pagó hasta Noviembre. T estigos de las defensas. Comparecen D. Santiago Alvarez, don Alfonso Herrero, D. Isidoro Luengo y don Federico Latorre, todos los rúales dan buenos informes de Sanchiz. Justo Rodríguez, agente de Policía, refiefe con detalles la detención de Villarias. El Sr. García Calarnarte dijo que conocía á Vülarias por haber utilizado sus informes comerciales. Don Juan Morales, ex subgobernador del Banco de España, y oíros testigos que declaran á instancias del procesado, dan excelentes informes de Pérez Cuesta, á quien tuvieron siempre por hombre honradísimo y empleado probo y trabajador. Y con- estos declarantes se aapor terminada la prueba testifical, que, como puede advertirse, ha despertado, en general, poco interés. El relator aa eix seguida lectura de la prueba documental propuesta por las partes. y se levanta la sesión Hoy serán examinados los testigos que. ayer acordó citar el Tribunal y comenzarán los informes. UN PASANTE PUBLICIDAD SENTÍMIE 1 T 0 S TARDÍOS Con harta frecuencia, por desgracia, recibimos cartas que comienzan de esta manera: Las Pildoras Pink me han curado, y siento macho no haberlas tomado antes, pues he estado enfermo durante dos, tres, y á veces más años... May sensible es tener que exponer estos tardíos sentimientos, esta despreocupación üv- omprensible, siendo así que las OMED 1 A Mañana aomingo, a las cua Pildoras Pink curan tan pronto, tan bien y tan seguramente. He aquí, por ejemplo, el caso de la -tro y media de la tarde y nue señorita Dominga García Ef cierto quo ha sido se pondrá en la co curada por las Pildoras Pink; pero también lo es, ve de la noche, éxito La escuelaescenaprincemedia de gran de las según nos lo dice su padre, que no las tomó hasta después de experimentar otros muchos remedios, sas, original de Jacinto Benavente. razón por la cual estuvo enferma durante ocho f ontinúa abierto el abono á lunes y viefaños. nes de moda. Explicaríase, hasta cierto punto, -la incuria si las Pildoras Pink fueran un producto escondido, poco conocido; pero üo este el caso. Diariamente pueden leerse en los periódicos testimonias de curación. Por consiguiente, aquellos ó aquellas que sufren no tienen que echar la culpa á nadie más que á sí mismos. NOTAS TEATRALES TOROS EN POR TELÉGRAFO i VIERNES, l 5 6 T. A nunciados ayer seis toros de Pellón para que los estoquearan Machaquito y Saleri, y eso, acompañado de tina tarde espléndida, hizo que la entrada fuese un lleno completo y la alegría, y animación extraor diñarías. Hubo mucüas palmas para ias cuadrillas al hacerse el paseo, y cumplidos los prell minaíes de rúbrica, se puso en libertad a rimero. Retinto cornicorto y b asto, cumplió al tomar cuatro varas por dos pQ P Cámara y Recalcao clavaron dosjpares el primero y medio el segundo, buenos los del Cámara, y Machaco nos divirtió con una faena muy cerca y con mucha valentía, á pesar de estar el torillo niansurrón, para entrar con más de media buena, casi contraria, que hace doblar al bicho. (Palmas. o egundo. Coíorao, muy bien puesto y coa l bragas. -Después de una vara con caída, de Cerra Si ta. Dominga Garda Jas, dio Saleri unos lances de capa muy (01. Mariné) apañaditos y oyó palmas abundantes, que He aquí lo que acaba de escribirnos D. Gregorio se repitieron con más calor al hacer un García, antigua Plaza de Toros. Barcelona (Barcebuen quite después loneta) Hace más de ocho años que mi hija DoEn otra caí da hizo uu quite bueno Ma minga estaba anémica; muy débil, siempre pade: haco, y tambiéu le ovacionaron. ciente, apenas comía, no podía hacer nada y muy El toro fue muy voluntario para acepta! á menudo se veía obligada á guardar cama. Habíamos experimentado ya todos los remedios posibles, inco caricias, dar cuatro porrazos v matat sin obtener la menor mejoría en su estado, cuando dos cabalgaduras. me decidí á darla las Pildoras Pink. ¡Lástima que Garroche y Hornero colocaron eres pares, no se me hubiera ocurrido antes esta feliz idea! El muy bueno el áe Hornero. efecto de las Pildoras Pink ha sido de Jos más aforGarroche estuvo un tanto reseryaao, tunados y rápidos, y pronto se encontró mi hija muSaleri encontró al torillo que se acostaba cho mejor. Después de tantos años de padecimientos ya está completamente curada: tiene buen sem- del derecho, y empezó con uno cambiado á blante, ha recuperado el apetito y de nuevo se en- muleta plegada. Luego siguió la faena con cuentra én posesión de todas sus fuerzas. desconfianza y pinchó en hueso, antes de Las Pildoras pTnk son de soberanos efectos contra. dar una estocada atravesadísima, alarganla anemia, clorosis, debilidad general, dolores de do el brazo y echándpse fuera. Dobló el- estómago, jaquecas, neuralgias, reumatismo, neurastenia. Se hallan de venta en todas las farmacias toro; lo levantó Garroche; intentó Saleri el al precio de pesetas la caja ó 21 pesetas las seis descabello tres veces, y se- acostó para siempre la res. cajas. Todos los consumidores de electricidad que deseen lámparas dé filamento metal de lar ga duración y solidez exijan marca Pi Mpse, grabada en el cristal. Calidad y precios sin competencia. De venta en todas las centrales y establecimientos de electricidad. con lelas g Véiez. Puerta j i qrercero. Colorado, no muy- grande, pero con respetable cuerna. De salida faltó muy poco para- que enganchara al Recalcao, y después de tres lances de capa de Machaco comenzó la pelea de varase Con alguna voluntad aceptó cuatro, apretando bien eu la última Ceniza. Hubo una caída y un caballo muerto. Cantimplas y Cámara colocaron tres pares muy buenos y escucharon apiaubos abundantes.