Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 16 DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 6. se hablaba de muchos millares de manifestantes, ordenó Mr. Repine que fuesen reforzados todos los servicios de Policía, concentrando numerosas fuerzas de Policía en los puntos estratégicos, dispuestas á acudir donde hiciese falta al primer aviso. Al anochecer comenzaron á recorrer los Dulevares centrales algunos grupos dando gritos contra España y repartiendo proclaTnas escritas con tinta roja, que contenían frases violentísimas. Los establecimientos de comercio, como cafés y tiendas, se cerraron en vista del mal asp. ecto de las cosas. En las cercanías de VHumanilé, ea la rué Croissant, de la Federación General de Trabajadores y de la Sección francesa del partido socialista internacional se formaron grandes grupos. La Prefectura supo que se intentaba realizar un ataque, en vez de una manifestación, contra la Embajada española, y considerando que las fuerzas de Policía estacionadas allí no eran suficientes, el prefecto conferenció con el gobernador militar, y se convino en recurrir á la tropa. EL PRIMER ENCUENTRO p l primer encuentro entre los ínanifestau tes y la Policía se verificó áeso de las siete. Algunos grupos venían de los barrios extremos, y la Guardia municipal interceptó su marcha, quitándoles banderas con inscripciones alusivas á Ferrer, á Montjuichy á altos pesonajes. En la escaramuza sonó algún disparo suelto, y la Policía detuvo á más de cien manifestantes. Los grupos se disolvieron eventualmente, y algunos de ellos fueron á reunirse á la redacción de U Humanité con otros estacionados allí, formando un conjunto de unas 15.000 personas, que cantaban La Carmañola v La Internacional. En el choque llevó la peor parte la Politía, teniendo que intervenir la Guardia Republicana de á caballo y deteniendo á centenares de manifestantes. En las farmacias próximas fueron curados dos guardias y cuatro policías con heridas graves, otros con heridas leves y unos 52 particulares. Con el refuerzo de los guardias de la paz y de un gran número de agentes de la brigada ciclista pudo dominarse la manifestación, que se corrió hacia los bulevares, lih éstos se cerraron los cafés y se suspendió toda circulación de vehículos. La multitud seguidamente se dirigió á la Embajada española. ANTE LA EMBAJADA ivididos en grupos, y cantando y gritando subversivamente, intentaron franquear las barreras de policías y soldados; pero íué en vano, porque la fuerza pública resistió enérgicamente, repeliendo las continuas agresiones de que fue objeto en valias ocasiones. Hubo infinidad de choques aislados en casi todas las avenidas y encrucijadas, cargando en varias ocasiones la Guardia Republicana. Más de cuatrocientas detenciones fueron hechas, y ya se creía todo terminado, pues los manifestantes comenzaban á retirarse, cuando se reprodujeron las colisiones con caracteres más sangrientos. Los manifestantes, viendo que no podían pasfr atravesando los cordones de fuerza pública, recurrieron á una estratagema. Los tranvías y ómnibus de las líneas Magdalena, Arco de Triunfo, Monceau y Neully, que circulaban, fueron asaltados por los manifestantes, mientras otros grupos colocados detrás aprovecharon los huecos para forzar las líneas. Así lograron franquear el circulo de la fuerza pública los manifestantes, que pasaron por delante de la Embajada injuriando á España, mientras soldados, guardias republicanos y policías sostenían CO- T ellos violentos ataques cuerpo á cuerpo. la Prefectura eran muy pesimistas, pues D Moüsieur Lepine, al frente de la brigada Móvil, dirigía á las fuerzas policíacas, y cuando éstas intentaban hacer retroceder á los manifestantes fueron arrolladas por éstos, que á tiros, pedradas y ouñaladas se abrían paso. De estas refriegas resultó un agente de Policía muerto y unos doce heridos, siendo numerosos los heridos entre los manifestantes. Se dice que cuatro manifestantes resultaron muerdos; pero esto no ha sido cotnprqbado. La Policía, viéndose arrollada, fue ausi liada por la Guardia Republicana, que cargó valientemente. Los manifestantes la recibieron á tiros, pero los cabaiios lograron dispersar á los maniíestantes, que se dirigieron al bulevar de Batignolles. Un jefe de la Guardis Republicana, un capitán, dos tenientes y once guardias del mismo Cuerpo fueron heridos por arma de fuego, y varios de pedradas. Tres de los heridos están muy graves. Mientras la caballería de la Guardia Republicana cargaba, intentaban los manifestantes arrollar á la Policía, que con Mr. Lepine á la cabeza intentaba despejar la calle por el otro lado. De un grupo salieron varios disparos y un diluvio de piedras. Tres agentes resultaron heridos y Mr. Lspine recibió fuertes contusiones en el cuerpo y una herida en la cara, por fortuna no gr ve, ignorándose si ha sido producida por una pedrada ó por un balazo de refilón. En esas refriegas, que duraron dos horas largas, hizo la Policía muchas más detenciones, cayendo heridos muchos manifestantes, y por fin logró la fuerza pública dispersar los núcleos más considerables, que se dirigieron á Clichy, por el bulevar de Batignolles. CARÁCTER DE LOS DISTURBIOS ientras frente á la Embajada se desarrollaban esas escenas de incultura, Rengaban á Batignolles y Clichy nubes de apaches de los que merodean por los bulevares del recinto exterior fortificado, y como la Policía estaba ocupada en contener á los manifestantes en las cercanías de la Embajada, no pudo impedir que las turbas se dedicasen al pillaje, derribando mesas y sillas de las terrazas, rompiendo lunas, inutilizando puertas y. arrancando persianas. Los faroles fueron destruidos, los tranvías volcados, los ómnibus despedazados, los bancos de Batigaolles y de Clichy rotos, los rieles levantados, y durante largo rato los apaches y merodeadores se dedicaron á tan bárbara distracción. AL DÍA SIGUIENTE E? l día 14 transcurrió con tranquilidad. El prefecto de Policía, eu una conferencia que celeb ró con el jefe del Gobierno, M. Briand, declaró que estaban adoptadas todas las precauciones para evitar que se reprodujeran los sucesos. Los obreros municipales trabajaron activísiinamente en reparar los desperfectos, sobre todo en reponer los faroles del alumbrado público, rotos por docenas. Se pudo observar que las puertas de varias casas- de banca en el trayecto recorrido por los manifestantes presentaban señales de haberse intentado su fractura, lo cual da idea deque clase de elementos han colaborado en los sucesos. Él Sr. León y Castillo ha recibido innumerables visitas, entre ellas las de los representantes diplomáticos de varios países, que se han apresurado á testimoniarle su interés y sus simpatías. EN EL BARRIO LATINC Al llegar la noche, en el barrio latino, unas dos mil personas siguieron á un grupo de ciento cincuenta individuos, que, al parecer, querían promover de nuevo desórdenes semejantes á los de l víspera. Destrozaron en el camino Taños qui en el bulevar Saint Germain; pera la Policía logró cortarles el paso, disolviéndolos. Un grupo de estudiantes se dirigié hacia la Embajada española, arrancando la bandera que ondeaba ea la capilla asgaSola s la avenida Priedland. REVOLTOSOS CONDENADOS P A l 5 6 T. Sala La penas correccional acaoa de eaadenar á de dos á cuatro meses de prisión, por haber roto faroles del alumbrado público é incendiado un quiosco de periódicos, á tres individuos que fueron detenidos el miércoles último, por la noche d ante las manifestaciones. EN OTRAS juttt, 14, is H. Comunican de Lyón que auoclie saos mil manifestantes marcharon haeia el consulado de España, rompiendo á SH paso algunos cristales. Para disolver los grupos tuvo ae cargar la Policía, y se oyeron cuatro tiros de revólver. Resultó un herido, y los taaaifestantes desarmaron á un gen Sarme. Un grupo de apaches recorrí -y- arias calles, rompiendo los cristales de los grandes cafés, que cerraron inmadiataaaeate sus puertas. Luego sitió el puesto de Felicia de la plaza de la Bolsa, apedreando á los agentes, que hicieron una salida sable ea mano. Los guardias de Caballería tsayieroa que cargar contra los grupos, que taa pronto como eran disueltos volvían á rsfeaeerse. f urante la manifestacióa Se acoche la Policía disparó unos caaatos tiros d- e revólver. No resultó ningún herido. La Policía disolyió algaass- ¡grupos que se dirigían hacia la Lesracióa de España. FLORENCIA, J 4 1 O C B oo C N í A HHrRASO. Ipuerzas de Caballería salieroa al paso 3 un grupo de manifestante que se dirigía h acia el Consulado de Es aáa. Resultaron heridos un cuatro soldados y cuatro agentes. TRIESTE, 14, 11 I- (RECIBIDO Co 1 RA RETRASO. U an sido detenidos 54 maaifestaates que s formaban parte de un grapa qae pretendía dirigirse al Consulado Español. i5, 12 M. a sido acordado, el paro geaeral por la a mitad del día. Se han cerrado casi todos los almacenes, hoteles, cafés y teatros. Las manifestaciones eontiaáas Se han practicado ocho deteawoses. La Policía, que acudió para sauntener el. orden, fue acogida con pedradas. H UA íS, Otj (t. I os comercios están cerrados. No eirculaa los tranvías ni los coclies. Esta mañana se celebró un taiti. il e proA testa por la ejecución de Ferresr. Otros mítines se verifícalos ea numero sas poblaciones de Italia. Desde Milán comunican que a sielo pro clamada la huelga general. No circulan los tranvías Los comercios y fábricas e i a airados. MILÁN, 14, Sí I (üF- CiB DO C- J A I BTÍÍASo) A 1 impedir las tropas q je una gran maní- festa- ción marchara contra el Consulado de España, se produjeron sustos y carreras, resultando h, erido un iksial de la Policía.