Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 14 D E OCTUBRE D E 1909. EDICIÓN PAG. 11. DE PALACIO Su Majestad la Reina doña Victoria paseó ayer mañana á caballo por la Casa de Campo, acompañada de la señorita Heredia. El Rey recibió ayer en audiencia por la mañana al doctor Decref, á D. Raimundo Castaeño, procurador de los domintcos de Andalucía, al nuevo oficial de la Escolta Real Sr. Marquesi y al Sr. Alvarez de Toledo. En unión de la Reina doña Victoria recibió al duque de Vistahermosa y á los embajadores de Alemania. Por la tarde pasearon SS. MM. por el Pardo. EL TEATRO REVISTA DE ESPECTÁCULOS SE PUBLICA TODOS LOS DOMINGOS de pape! ssíoc- ado MAGNIFICAS ILUSTRACIONES ARTÍCULOS Y CRITICAS DE LOS PRINCIPALES LITERATOS ESPAÑOLES -Porque los negocios lo impóíieti ffiíí chas veces- -contesta Villanas El fiscal pregunta al procesado si en sus oficinas existía una lista de gente adinerada, respondiendo el interrogado afirmati- vamente. -Teníamos, en efecto, una lista de per sonas ricas para dirigirnos á ellas cuando los negocios nos lo existían. Esa lista la fa- cilitó Pérez Cuesta. Por último, declara Villanas que en Fili pinas, donde permaneció mucho tiempo hace bastantes años, ganó más de 20.000 duros, que giró á España cuando emprendió su regreso. f ícente Pérez Cuesta v Tiene sesenta años y na sido procesado por un delito de falsedad, de que fue ab suelto antes de ayer en la misma Sección cuarta. Confirma sus relaciones con Villanas, á quien siguió tratando después de la disolución de Iva Confidencia, y dice que fue empleado del Banco de España durante treinta y un años. Como tal empleado gozaba de un sueldo de 7.500 pesetas, y ha prestado al referida establecimiento de crédito servicios especiales, como son los de intervenir en las operac ones de empréstitos nacionales ¡y otros. Refiere los diferentes destinos que tuvo durante su vida de empleado, y dice que á pesar de su, buen sueldo vióse precisado ett más de una ocasión á acudir á las Cajas de Sooorro para remediar apuros domésticos. Cuando ocurrieron los hechos que haa originado el presente proceso se hallaba como jefe de un negociado, pero niega que; interviniera para nada en el delito A otras preguntas reconoce que bajaba da vez en cuando del negociado de cuentas corrientes, pero que lo hacía para visitar al empleado Sr. Aró. Defensor. ¿Hizo usted coa éste una ope ración de préstamo? Procesado. -Sí, señor. D- ¿Recibió el Sr. Aró su comisión por aquella? P. -Sí, señor. Por último, declara á instancias de su patrono que durante el tiempo que ha estado al servicio del Banco no ha sido amones- tado ni castigado por falta alguna. eanchiz. Juan Bautista Sanchiz, el otro procesado, fue también empleado del Banco de España. Dice que dejó de pastar servicio el día 24 de Octubre porque el jefe de su negociado le autorizó para ello. Relata las operaciones que se verifican ea cuentas corrientes, y respecto á la del señor Ansaldo recuerda únicamente que han pasado algunos talones por sus manos, si bien- -dice- -fueron muy pocos, porque era cuenta de poco movimientos. Fiscal. ¿Repreguntó á usted alguien en alguna ocasión por el número de la cuenta corriente del Sr. Ausaldo? Procesado. -No señor. F. ¿Conocía usted personalmente al señor Ansaldo? P. -No le vi nunca. A preguntas de su defoasor dice que ea Octubre del año 1907 se encontraba en buena situación económica, dando por último detalles de la manera de trabajar en las cuentas corrientes. Defensor. ¿Pueden los ordenanzas que colocan por las mañanas los libros en los atriles enterarse 0 lo escrito en aquéllos? Procesado. -haio es sumamente fácil. D. ¿Qué sueldos disfrutan esos ordenanzas? P. -Cinco ó seis mil reales. Refiere cómo fue detenido, y termina diciendo que no conoció á Villanas hasta LOS NUEVOS ACORAZADOS pn el ministerio de Marica fue ayer facili tada la siguiente Nota oficiosa. I, a comisión nombrada para asistir á las pruebas del modelo de los acorazados que se construyen en El Ferrol por la Sociedad Española de Construcción Naval, y que presidía el general García d e la Vega, se presentó ayeral señor ministro, entregándole el acta de los resultados obtenidos, L, os resultados han sido altamente satisfactorios, comprobándose que con la fuerza calculada podrá obtenerse ampliamente la velocidad de 19 millas y media prometida. I a perfección del trazado y el acierto Con que se estudió el programa de nuestros flue- vos acorazados mereció grandes elogios del director de Construcciones, sir Philis Watts, de universal renombre, el cual los calificó de un éxito en las actuales construcciones. E 1 jefe de la comisión hizo constar también que ésta ha sido objeto de las más delicadas atenciones por parte de los altos funcionarios del Almirantazgo. TRJBUNALES EN TODA ESPAÑA EL PRIMES N K f O SE P B L H M EL DOMINGO 17 ÜS OÜTiME Refiere que se disolvió esta Sociedad porque propuso que aumentaran el capital, y fundó poco después otra con un individuo apellidado Solano. Se ún parece, puso éste el dinero aportado al negocio en cuenta corriente que al efecto abrió en el Banco de España, por cuya razón recibió un talonario que guardaban los dos indistintamente. Fiscal. ¿Usted disDoní- a de capital propio? Procesado. -Sí, señor; tenía dinero de mi propiedad en el Crédito leonés. F. ¿Y en el Banco de España? P. fau bién tenía cuenta corriente. A otras preguntas contesta que Solano recibió del declarante en cie- rta ocasión un talonario del que sólo faltaban dos talones, y cuando pasado algún tiempo se lo devolvió por correo, pues Solano habíase ausentado de Madrid, pudo advertir que no le restaban al libro más que cinco hojas ó cheques. Indignado por esto- -dijo Villanas, -rompí el talonario y me presenté en el Banco á denunciar lo que sucedía, pidiendo de paso que me entregaran otro. A instancias del fiscal pónenle de manifiesto los dos talones que el procesado afirma que arrancó, y reconoce como suya la firma que existe en ambos, pero niega haber escrito él las cantidades, fecha, etc. -I, a firma es mía, repite, pero alo demás no ha sido escrito por mí. Agrega que Solano dedicábase á otros negocios en ios cuales él no intervenía, y afirma que pagó siempre con puntualidad á sus dependientes, aunque en alguna ocasión se vio apurado de dinero. Refiere después la operación de préstamo realizada con el Sr. Sarduci, á quien le presento Santos Chocano, añadiendo que con el dinero que aquél le entregara pagó á los empleados de su oficina. A otras preguntas dice que ha sido procesado una vez por retención de documentos, y que al ser detenido tenía algunas cantidades en la cuenta corriente del Banco, en el Crédito I,io nés y en el Hispano Americano, y, por Tíltimo, da nuevos datos de la Sociedad por él fundada, afirmando que sus viajantes disfrutaban sueldos de 200 pesetas y obtenían muchos beneficios. ¿Cómo- -le preguntan- -si la situación económica de L, a Confidencia era tan buena necesitaba usted pedir dinero á préstamo? ESTAFA AL BANCO Dñ ESPAÑA ciamos, comenzó á verse en la Sección cuarta de la Audiencia la causa instruida con motivo de la estafa de que fue víctima el Banco de España, estafa que referimos en nuestro número anterior. A las dos y media quedó constituido el Tribunal, y se dio la voz de audiencia pública por el ujier de servicio. El público entró precipitadamente en la sala, y ésta quedó en un momento completamente llena. En los bancos de la acusación se hallaban Jos Sres. Medina, quien representa al Ministerio público, y Díaz Cobeña, en representación del Banco de España. En el sitio destinado á las defensas toina ron asiento los Sres. Barnovero Redondo y Aragón. irveclara Villanas. A preguntas del representante de la ley, manifestó el procesado Villanas que conoce á Pérez Cuesta hace más de siete años, habiéndose dedicado con él á asuntos de préstamos. Dice que constituyó una Sociedad titulada L, a Confidencia, en la cual Pérez Cuesta desempeñaba el cargo de cajero, siendo director gerente el propio Villanas. Primera sesión. como oportunamente anunAyer tarde,