Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE DO, POR CORRfcO, CABLE. TELEGRAFQ Y TELEFONO DE TODO 9 EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELEGRAFO Y TELEFONO (DE N U E S T R O S CORRESPONSALES) segunda caseta se improvisó un altar, coa material de artillería de campaña, en la te rraza del fortín. Asistieron el general Brualia y el alcalde de Zaragoza. Después del acto religioso hubo un pequeño lunch y se repartió a los soldados medallas de la Virgen. Hube entusiastas vivas y se cantaron alegóricas jotas El regreso en el ferrocarril minero fue un verdadero derroche de alegría A las dos de la tarde se celebró en el Hotel Victoria el banquete ofrecido por la comisión zaragozana a losj efes y oficiales. Después, en el campamento del batallón de Figueras, se organizó la fiesta de la jota, que estuvo animadísima y duró hasta la hora de la retreta. Asistieron á ella el general Carbó, el alcalde y los concejales del Ayuntamiento zaragozano. A bordo del Ciudad de Mahón, que fondeó esta tarde, llego nuestro compañero don Alfonso R Santamaría. Sin novedad se ha efectuado hoy, tanto en los fuertes de la plaza como en las posiciones que nuestras tropas ocuparon el 9 de Julio, el relevo de la artillería. No se sabe la contestación del general en jefe a la petición de conferenciar con él qae han formulado los moros de Nador que vinieron escoltados por los Cazadores, de Alba de Tormes. Varios soldados de distintos Cuerpos que han entrado en periodo de franca convalecencia, han embarcado en el remolcador de la Junta de Obras del Puerto y han sido conducidos á Chafannas á reponerse LA HARCA yodas las confidencias coinciden en que 1 aumentan las disgregaciones de la harca. Hoy trabajan en las obras del ferrocarril cerca de 300 moros. También es mayor la concurrencia de moros a la plaza, que poco a poco va recobrando su aspecto habitual. CAMINO DE LA PAZ POR CORREO MBLILLA. 1 2 8 N Convencidos de que el general no transi- Cegún giría en su empresa de baur o, na ta ven- ha los partes oficiales, la noche última transcurrido sin novedad en todas cerlos, decidieron entrar tn negociaciones las posiciones. de paz, puesto que, persistiendo en su actiLA FIESTA DEL PILAR tud, no volverían a setubiar m ooder vivir en aquellos feraces terrenos. f ya anuncie, en vanos campamentos Hay que añadir a eiio que al país se en- se ha celebrado con misas de campaña cuentia esquilmado por ias luchas mterio- la festividad de la Virgen del Pilar. En la España. Continuamos en una era pacífica, aunque las operacioues no han de cesar por ello, no obstante los anuncios de sumisión de varias cabilas. Esta aparet te calma parece obedecer al descanso de U- u y otro baudo combatiente. Muchos toman esta tranquilidad como la terminación de cata larga campaña de acción depokcía. Al parecer no están muy lejos de la rea hdad lps que piensan asi y que muy pronto vendrá una totc. l pacificación. Al conocerse en ésta que había llegado á Nador un moro pidiendo ver al general Marina como emisario de los pobladores Se Nador, nadie quiso dar crédito a la nolieia. Efectivamente, el moro Mohamed Hamed, de la cabila de Nador, se presentó frente á las lomas que dominan este poblado con una banderita blanca, e hizo insistentes señales á nuestras avanzadas para que no le tirasen. Pronto nuestros valientes soldados cotnTendieron que aquel moro pedía acercarse los nuestros, y con las debidas orecaucioMes fueron á su encuentro. Condujéronlo seguidamente á presencia del jefe del destacamento que pertenecía 1 regimiento de Infant na ce León, para que expusiera el objeto de su vMje. El moro negóse á dar las explicaciones que se le peoian, pero, haciendo protestas de amistad, dijo que únicamente deseaba ver y hablar al geneial Marina, para el cual traía una carta de los suyos y de los habitantes de Barraca. El jefe del referido destacatnent en vis, ta de ello, ordenó se le vendaran los ojos y Se le llevara á presencia del general Orozco, toda vez que el general en íefe e encontraba en Mehlla. Afectuosamente recibió el geneial Orozco S moro emisario, que dinotibd e su rostro el deseo de confiarle ai simpático general. Mohamed dijo que hibía salido de su aduar, distante algunot kilómetros de Nador, con una carta del Sen ldy para el moro adicto á España Amadi, el Galo, y cuyo contenido ignoraba por completo Luego declaró que los suvus y los moros pacíficos deBarra a le hablan confiado otias cartas ding das- al general Marina pidiendo á éste someterse incondicionalinente, ofreciendo entregar sus ar nab y haciendo toda piase de promesas y protestas de afecto á MEIllAA, IO f res sostenidas con el Roght y las tropas imperiales, y aumenta este estado de cosas ia actual campaña de la harca contra los espa fióles, así es que todos desean una era de tranquilidad. Además, el Schaldy les trata bárbaramente, impon éndoles contribuciones enormes para el mantenimiento de la harca. Se dio el caso de que encontrando dicho santón en un camino á un individuo que llevaba tres panes para su familia, se apoleió de ellos sin otras explicaciones. De las referidas cartas particulaies manifestó el moro que no tenía noticias el Schaldy, el que jamas les perdonaría esta acción por considerarla un abandono. De seguro que cuando sepa las gestiones realizadas por las cabilas de Nador experimente gran desaliento, pues tenia en ellas ciesra con fianza. Otro de los sucesos que ha venido á debilitar la belicosidad contra España en estas cabilas ha sido el haber reanudado ambas Compañías férreas mineras el trabajo, admitiendo a los moros en sus brigadas Poco, muy poco falta a la Española Minera para llevar a las minas, sus rieles. Según calculan los ingenieros, los 10 kilómetros de vía que faltan por construir, cou mil hombres y un mes de constante trabaio quedaran terminados. Pero todos estos son cálculos que se hacen sin contar antes con la toma definitiva de las posiciones que dominan á las minas, que on cuatro altas lomas, en cuyo fondo se encuentran los célebres yacimientos de Beni- bu Tfrur de abundante caudal de hierro. Es creencia general que las nuevas rropas que se anuncia llegaran en breve sólo vienen para la ocupación de las posiciones que tenemos tomadas, puesto que para avanzar sobre las minas no serán necesarias otras que las acampadas en Nador y Zeiuán. Ebta operación definitiva se asegura se llevara acabo en mus breve plazo, y parece que se hacen ya los preparativos de otro reconocimiento ofensivo como el últimamente efectuado. No se cree, en vista de los anuncios de sumisión de varias cabilas principales, que sea muy costosa la completa dominación por nuestros soldados de los terrenos que xodean las minas y estas mismas, terminando con este hecho la campaña emprendida hace tres meses- -Fabra. EN NADOR Y EN ZELUAN 1 2 7 T. IELILLA, I i JO N. (líKaENTE) DESDE EL DE M L 1 LLA A yer tarde, a última hora, momentos des pues de enviar mis cuartillas a Melilla, se presentaron al contratista de las obras del ferrocarril del trozo del Atalayón á Nador 39 indígenas más solicitando trabajo. Pertenecen, como los presentados anteriormente, á las cabnas sometidas ya. Todos siguen aquí dispuestos á trabajar con gran entusiasmo. Ayer tarde, como también anuncié, se incorporó á su brigada el general López Herrero. Primero visitó el regimiento de Maboya, cuyas compañías estaban formadas en linea y sin armas, con los respectivos frentes mirando al enemigo. El general mandó en seguida romper filas.