Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 12 DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 6. I, as aoticías que trae concuerdan con las del Sultán, y añade que aumenta la precaria situación del campo, siendo muy perjudicados los moros en sus intereses á causa de que los artículos que compraban en la plaza encarecen mucho, y que sus productos, como gallinas, huevos y otros, no pueden venderlos ya en la plaza. La conferencia celebrada por el comandante de la plaza con el emisario duró cuatro horas. Este marchó al campo y no se tiene noticia del objeto principal de la conferencia, sobre la que se guarda reserva grande. El comandante le quita importancia por no haber venido á la plaza los jefes de las cabilas. PBNON DE L í GOWEBA, debate en las Cámaras, Mr. Pichón no tendrá dificultad ninguna ec lustificarse. DESDE TETU N S ck Octubre ck 15) 09. I a noche última ha transcurrido con tran quihdad. Esta mañana apareció por Levante el vapor Sevilla, saliendo en seguida dos botes de esta plaza para llevarle el correo y carga oficial. Al divisarlos el buque se acercó notablemente á la plaza, logrando atracar sin novedad ambas embarcaciones. Inmediatamente empezó el transbordo de la correspondencia y arga que para nosotros traía el Sevtl a. Aquí había quedado dispuesto todo para proteger la operación, asi es que tan pronto como los moruchos empezaron á tirotear los botes y el buque se les contestó con vivo cañoneo y graneada fusilería, logrando aquéllos regresar sin novedad. A las once y media, el Sevilla se hizo nuevamente á la mar con rumbo á Málaga, cesando entonces el fuego enemigo. LA PRENSA EXTRANJERA D íjoutnal des Debáis llegado ayer: pa Por disposición del Gobierno ha sado el general D Amade á situación de cuartel. Nuestra discreción nos ha impedido en anteriores artículos hablar de la sanción que merecían las declaraciones del general, sanción que sólo el Gobierno estaba llamado á determinar. sl, a medida ha sido rigurosa quizá, pero es idéntica á la tomada en el caso del almirante Germinet, cuyascircunstancias no revestían la gravedad que las del presente. D Amade, que ha hecho manifestaciones importunas, debe purgar su error. El Gobierno francés obra perfectamente al demostrar su disconformidad con el criterio de D Amade, y de no hacerlo así hubiese faltado a sus deberes políticos. D Amade ha lanzado á los cuatro vientos su opinión, en el supuesto de que sus advertencias rendirían alguna utilidad al país; pero si la intención justifica su conducta, no es, á pesar de ello, suficiente para eximirle de responsabilidad. Nadie le obligó á arrostrar un peligro, y, por lo tanto, debe atenerse á las consecuencias. E 1 castigo de un general que ha tenido la imprudencia de entrometerse en los asuntos de la diplomacia francesa y española era para el Gobierno una cuestión de tacto y cortesía. D Amade ha demostrado desconocer la autoridad de los acuerdos convenidos entre España y Brancia y de las declaraciones hechas y ratificadas en cancillerías y ministerios. Por fortuna, los ministros de Estado de España y Francia manifiestan que las palabras de D Amade no han tenido en las cancillerías interesadas la resonancia que les atribuyo la opinión pública. E 1 pase del general D Amade á situación de cuaitel pone fin al incidente. Si, tomo anuncia Mr. Jdurcs, es causa de un d noticia propalada hace dos días por al gunos malintencionados moros de la localidad con el deliberado propósito de excitar al elemento indígena contra los espaMALAGA, I I I O N ñoles aquí residentes, afirmando que la U l a zarpado el vapor Mahón, conduciendo guarnición de Ceuta había intentado inter cuatro voluntarios y 43 rezagados, que narse en la cabila de Anyera y que aquellos van á incoporarse ásus respectivos Cuerpos. montaraces obligaron á nuestros soldados á También van á bordo el duque de Arión, retroceder hasta los límites de la plaza, vieel redactor de A B C Sr. Santamaría, va- ne á demostrar, aun á los más optimistas y rios jefes y oficiales y una comisión de la á los que todavía creen en el cariño de los Cruz Roja coruñesa, compuesta de los mé- moros á España, el cambio radical que de dicos D. Benito Muñoz, D. Francisco Azaar, poco tiempo á esta fecha se nota en la conD. Enrique Villar Cabana, D. Enrique Vi- ducta de estos últimos, que cada día se llar de Franco, un practicante, un sargento, muestran más hostiles á nuestra nación. dos cabos y 17 camilleros. Moros hasta ahora tachados por sus conciudadanos de amigos y auxiliares de los europeos y reputados por estos últimos como elementos de orden, transigentes, sen. satos y conservadores son hoy los primeros en hacer públicas manifestaciones de odio á España, en divulgar entre los suyos imaginarios descalabros de aquélla en el Rif, I Jl e aquí lo que sobre ella comunica Gar- en demostrar al populacho, siempre crédulo cía de Cárdenas á La Unión Mercantil: y dispuesto á aceptar todo aquello que ha I, as tropas salieron de Melilla á las cinco laga su fanatismo religioso, puesto que la de la mañana: dos compañías de África, una idea de patria es en absoluto desconocida sección del escuadrón de Melilla, otra de en Marruecos, la carencia de organización Ingenieros y la Policía indígena, todo al de nuestro Ejército y la falta de hornbres mando del comandante de África Sr. Cos- y recursos para sostener por más tiempo la lucha con los rífenos, apuntando al propio Gayón. Por Rostrogordo la fuerza penetró en Tres tiempo la idea de que podrá fácilmente imForcas sin ser hostilizada, antes bien, la pedirse cualquier intento de ocupación mipresencia de nuestros soldados produjo al- litar de Tetuán por una nación ya bastan gún júbilo entre los moros, quienes ayuda- te debilitada por la campaña del Rif. Prometen además el auxtuo de todas las ron a la columna á cortar terreno para que tribus montañesa 0, que acudirían al primer la marcha fuese menos penosa. Nuestra columna llegaba á la Puntiila á llamamiento y acompañadas de las cabilas berberiscas vecinas de Mequíuez, y con las las dos de la tarde. El ingeniero Sr. Brokman, que iba con la que este bajá sostiene muy estrechas relafuerza, empezó a estudiar e! terreno donde ciones desde que comenzó la campaña de ha de emplazarse el faro que tanta falta Melilla. Tampoco dejarían de acudir en dehace para la navegación por- ia costa nfeña. fensa de la ciudad, según afirman los indiEl cañonero General Concha y el remolca- cados elementos, la mehalla del Raisuli, de de la Junta del Puerto marcharon tam- acampada hoy en la vecina cabila de Beaibién hacia la Puntilla, y á las cuatro, tanto Mesanar y dispuesta á ocupar las alturas las trop as como los barcos, llegaban al pi- del Fondak, desde donde estaría en comunicación con la ciudad y con la mehalla del cacho denominado de los Frailes. Al llegar á este punto, uno de los oficiales Bagdadi, que desde Vextala se trasladará del regimiento de África, auxiliado por dos en ios primeros días de Pascua, ó sea deningenieros, clavó en el pico una bandera, tro de una semana, á Udd et Bied, cerca de que al ser izada produjo entre la. columna Uazzan, y desde donde podría venir á Te gran entusiasmo, siendo saludada la insig- tuan en un par de jornadas si fuese necenia española con vivas á ¡a patria, al Rey y sario. Es muy digno de tenerse ea cuenta el al general en jefe En estos momentos rodeaban á nuestros cambio de conducta de CSLOS cabileños, soldados unos doscientos moros, que tam- siempre rebeldes al Sultán y hoy sumisos y bién participaron del júbilo y se pusieron á dispuestos á pagar los tributos que éste les ha impuesto. vender tabaco y víveres. Explícase este cambio de conducta si se Aun cuando durante la marcha, que fue muy penosa, se cayeron tres acémilas de recuerda que Muiey Hafid ha robustecido los ingenieros, no le ocurrió nada á la que mucho su influencia moral coa la derrota, y muerte del Roghi y si á estose unen las; llevaba el heliógrafo. Por medio de éste, el capitán Sr. Casta- excitaciones debeleuieuco fanático, que lesi ñón daba cuenta al general Alarma del fe- aconseja la unión de las cauilas agrupadas alrededor del jefe religioso dei iii ¿periopara liz resultado de la operación. En previsión de cualquier incidente, al rechazar todos juntos U taa temida como llegar las tropas al picacho se destacó una odiada intervención europea en cualquie ¿sección del regimiento de África y estable- región del imperio. P. M, ció el servicio de avanzadas como á 500 metros del núcleo de la columna. Todo el resto de la fuerza, apenas terminó el acto de poner la bandera, se dedicó á la a 1 general Marina ha coatestado en térconstrucción de trincheras para quedar en minos muy afectuosos ¿1 telegrama de situación defensiva al líegar la noche. El ingeniero Sr. Biokrn m tomó apuntes felicitación que le dirigió A C con motivo para la construcción del faro, y á las siete, de la toma del Gurugú. en el cañoneio Concha, regresó a la plaza. ipl gobernador civil, señor marqués del Como la noche se hizo antes de poder or- Vauillo, y el comanda ate D. Leopoldo ganizar el regreso de la fuerza, toda ésta Ortega visitaron ayer á la yiada del heroipernoctó allí, habiendo hoy quedado solo co general Diez Vilano p ra dañe el pésauna de las dos compañías. me en nombre de la Junta provincial de begún ha dieno el ingeniero, el faro de Instrucción pública. Tres Forcas se elevara a 94 metros sobre el i, a distinguida dama está recibiendo nivel del mar y en la explanada del Pico de constantes muestras de cari uc servirán los Frailes. de lenitivo á su dolor. SALIDA DEL MAHON LA EXPEDICIÓN A TRES FORCAS ECOS V vRJOS li Mili iWII I üliraimBíilirsrui iminilliniiimnrimnMmninrMiniíiii