Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 C LUNES t DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 17. A B C EN AUSTRIA- HUNGRÍA I A SITUACIÓN POLÍTICA I, a monar quía aus tro- húngara atraviesa actualmente una crisis muy aguda, cuyas consecuencias 110 se pueden prever por ahora. Dado el carácter amenazador de la situación, no sería de extrañar que oeurriesen sucesos muy graves en Austria- Hungría, y hasta me atrevo á decir, con la probabilidad de no equivocarme, que si la situación política no mejora, esta nación se halla en vísperas de grandes y tristes acontecimientos. Siempre ha tenido el Gobierno que luchar en Austria- Hungría contra el separatismo, por ser muchas las razas que forman dicho imperio y tener todas ellas una lengua, unas costumbres y una religión distintas. I os italianos que habitan el Sur de Austria no quieren llamarse austríacos; los cheques reclaman, ó la supremacía de su raza sobre la alemana, ó su independencia; los húngaros, expresándose con palabras de doble sentido, quieren también su completa independencia, y los eslavos, que viven en el Sur de Hungría y en algunas provincias austríacas, odian tanto á los húngaros como á los austríacos y no ocultan su simpatía por su madre patria, Servia. Como ya he dicho, el odio entre alemanes y cheques es tan grande, que resulta peli groso llamarse cheque en yiena, y alemán en Praga ó en las provincias de Bohemia. Casi la cuarta parte de la población de Viena es eheque, y lo que más enoja á los alemanes de Austria es que el Gobierno de un país alemán consienta que los cheques celebren mítines de protesta contra la raza alemana en una ciudad tan alemana como Viena. Y no solamente el Gobierno tolera que tos cheques organicen manifestaeiones, sino que al ser és os atacados por los alemanes la Policía se pone siempre del lado de los cheques y los protege. á sangre de ambas razas ha regado en estos últimos tiempos más de una vez las calles de la capital austríaca, y no hace todavía muchos días que un maestro de escuela alemán Lié victima de una de esas manifestaciones que presenciamos todos los dominaos tíu diferentes sitios de Viena. I, a política que el Gobierno observa acerca de esas manifestaciones es confusa é intomprensible á primera vista, pero si apartando los ojos del Reichrat miramos un poco más arriba, vemos destacarse en el horizonte la silueta del Belvedere, palacio donde vive el principe heredero Franz Ferdinand con su augusta esposa que es de origen cheque y que siente más simpatía por los cheques, sus compatriotas, que por los alemanes. v El Kaiser, ante situación tan crítica, no sabe cómo resolver el conflicto, pues los cheques son tan subditos suyos como los alemanes, y debe, como Rey de los unos y Kaiser de los otros, otorgarles las mismas libertades y tratarles de la misma manera. El patriotismo de los cheques es tal, su odio contra los alemanes tan grande, y tan vehemente su deseo de llegar á ser un día los verdaderos dueños del país, que los padres de familia en Bohemia apuestan á quién tendrá el mayor número de hijos. Opinan que éste es el único medio para conseguir sus fines y para ver realizados algún día sus ideales. El número de nacimientos en las provincias de raza alemana va disminuyendo, mientras en Bohemia va siempre én aumento. Esto se debe á que las provincias alemanas son más cultas y á que la raza se halla allí, por eso misinog más gastada que la raza cheque. Lolito XII. -Escríbanse á la lista de correos. dencia no pueden tampoco decirlo, pues no Manktte. -i. a Jabón moreno. 2. a Ninguno. se debe olvidar que Francisco- José, además No hay de qué. de ser Kaiser, es su Rey, y que ha concediD. Juan lenorio. do muchos favores á los húngaros. Y como ¡Siempre se mostró galante los favores de un Rey no pueden negarse, y amable Don Juan Tenorio! los hombres políticos de Hungría no se atre- Declare desde luego su estado; lo contraven á manifestar con claridad sus deseos. rio no sería caballeroso. lamento verdadeSi el Kaiser tuviese cincuenta años me- ramente que la respuesta aparezca siete sinos, si los húngaros no viesen la muerte de glos después de lo necesario. su amado Rey acercarse cada día más, per ¡Pero si vierais, Don Juan, manecerían tranquilos, cerno hasta ahora los las cartas que hay retrasadas! habitantes de Hungría, y no buscarían los Górritz. -i. a Reverenda dueña. 2. a El tapretextos que hoy buscan para romper las lento; él tiene por sí infinitos derivados. cadenas que unen á las dos naciones. 3. a, ¡Sí! ¡sí! El discurso que F. Kossuths pronunció García. -Para el pelo no emplee más ayer en Budapest ha caído cpmb una bom- que Petróleo Gal. ba en los centros políticos Be yiena y da Una argentina. No hay ninguna. 2. motivo á muy graves comentarios. El ac- Tampoco. No hay de qué tual presidente del Consejo, el doctor WeUn suscriptor de A B Q. -Dése fricciones kerles, como lo ha publicado ya A B C, ha de sublimado al 1 por 1.000. presentado la dimisión de todo el Gabinete. Uno que no tiene niptzca de miedo á los toros, ¿Por qué ha escogido Hungría estos mo- y que matará seis si le contesta pronto la Secretamentos para hacer oir sus protestas des- ria. ¡Hombre, pues ya tienen los toros un pués de habfer vivido en paz con su her- seguro de vida! ¡Hay lo menos doscientas mana Austria cerca de cuatro siglos. ¿qué respuestas antes que la de usted! No me cambio ha habido en los sentimientos del molestan sus cartas. i. a Un mes. 2. a Si se las pueblo húngaro... trata de palabra. 3. a No llevarle. 4. a NinguHungría protesta hoy porque cree que es- no; no me gusta eso. 5. a No. 6. a Blanco. 7. tos son los momentos más propicios para 1,0 agradezco; pero ¡paso tan mal rato! Prehacer oir sus protestas y realizar sus planes. fiero no ir. Por lo demás, agradecidísima á En cuanto á los sentimientos del pueblo su galantería y repitiéndole que no me mohúngaro, son hoy los mismos que ayer, lesta. pues siempre ha deseado Hungría su indeUn corazón destrozado por el amor. -Deposipendencia. I a unión con Austria fue debida, te usted un billete de Banco en la lista de no a sentimientos de amistad, sino á la si- Correos, y que envíen la carta al número tuación angustiosa en que se hallaba dicha que tenga el billete. nación allá por el año 1526. Mulegi Ztni. -Pues procurando que ella le Recuerdo que hace unos tres años leí un prefiera á usted ó hablándole á él francalibro escrito por un abogado de Budapest y mente. editado en Madrid. Dicho abogado profetiMala verea llevas, Frasco. ¡Anda, que ganzaba ya la crisis actual. Ojalá no se cum- ga! i. a Agua y jabón; pero no le aconsejo plan las otras profecías que el libro contie que lo haga usted, sino que lo limpien el ne, pues si se cumpliesen tendríamos que año próximo en una sombrerería. 2. a Guarestudiar la geografía política de Europa en dado en una caja bien cerrada, envuelto en nuevos mapas... papel de seda. 3. a Repito que eso lo hacen Hablemos ahora del porvenir de Hungría. primorosamente en las sombrererías, y no Supongamos que esta nación, por cualquier es cosa que por querer ahorrarse usted unas medio, logre su independencia. ¿Creéis que miserables pesetejas se estropee... esa prenreinará la tranquilidad en Hungría como da de sus amores. ¡Ah! Y dele usted Emulreina en Noruega? No es probable. Una vez sión Scot para que no se debilite durante el independiente y libre, Hungría tendrá que invierno. luchar acaso más de lo que Austria lucha Uno que dentro de trece dios se casa con Mañapara mantener el orden en sus provincias. cko. ¡Carape, y qué suerte! ¡Y yo sin saber Hungría se compone de infinidad de pro- nada! i. a Eso es muy grave para pensarlo vincias que la odian tanto como á Austria. de repente. 2. a Fricciones de sublimado al En algunas provincias del Sur de Hungría 1 por 1.000. 3. a Regular viven únicamente serbios, que tienen tamLe vi la muela. -No se me ocurre nada. bién la intención de separarse del reino de Folpi Adega. -Muy agradecida á sus gaHungría para formar un gran imperio esla- lantes frases. Debe usted insistir para que vo, cuyo centro sería Belgrado. le diga cuál es la causa de su resentimiento, ¿Cómo podría evitar Hungría que sus y si ve que de ningún modo tiene arreglo, provincias eslavas se declararan indepen- desista. Escríbala. dientes? De ningún modo, porque el númeUnas amigas que gozan de las delicias. -1. ro de los eslavos es en Hungría mucho ma- Cortarlo una vez al mes. 2. a ¡Como no sea yor que el de los magyares. darse eolorete! 3. a Talento y habilidad. 4. Es de desear que los hombres políticos No soy hombre. ¡Ay! ¿Cómo lo diré para encuentren una solución y que Austria y que se me crea? 5. a Hacer un detenido exaHungría continúen unidas como hasta aho- men de concieneia y de inclinaciones. 6. ra para impedir que estalle una guerra eu- I No puedo complacerla. Gracias, mil gracias. ropea, pwes, como los políticos y los diploMARIACHO máticos lo han dicho repetidas veces, el equilibrio europeo depende de que no pe desmorone el imperio austro- húngaro. J IMPRENTA PRENSA ESPAÑOLA DANUBIO I SfiRRANQ, 55- MADRID yiena Octubre. 906. tamente queremos nuestra completa indepen- I a historia de la humanidad nos enseña que cuanto más civilizada es una nación, tanto menores el numero de nacimientos, y viceversa. No son los cheques los únicos que se muestran descontentos; también los húngaros, que durante trescientos ochenta y tres años habían permanecido tranquilos, empiezan á protestar, y parece que están resueltos á conseguir su completa independencia á toda costa. Claro es que los hombres políticos de Hungría aunque lo piensen, no dicen abier- CORRESPONDENCIA PARTICULAR En esta sección se contestarán ¡as preguntas que nos hagan nuestros lectores. Para demostrar esta cualidad es necesario acompañar cada carta del cupón que publicamos en la sección de anuncios la Tiirección se reserva el derecho de no contestar á determinadas consultas que exijan gran extensión en la respuesta ó que no sean pertinentes.