Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 8 DE OCTUBRE DE 3909. BDICION 1. PAG. 8. LA ACTITUD DEL SULTÁN opiamos de nuestro estimado colega La De algún tiempo á esta parte se viene nablando de encargos y adquisiciones de material de guerra realizados por el Sultán. Los efectos de guerra únicamente desembarcados en Tánger para el Sultán en fecha reciente son ochocientas cincuenta cajas de cartuchos. Estas habían sido encargadas algún tiempo antes de ocurrir ios sucesos que determinaron la actual campaña del Rif. Por consiguiente, no cabe relacionar con ella la adquisición de ningún modo. Después de la llegada de la referida cantidad de cartuchos no han venido para el ejército impenal más efectos de guerra. Otras noticias han circulado también, que, por su mportancia, me han puesto igualmente en el caso de procurar su aclaración. Me refiero ahora al supuesto de que un subdito inglés se encontraba en la actualidad organizando núcleos numerosos de caballería mora con arreglo á la táctica del propio ejército inglés. Ese supuesto, prohijado por algunos periódicos, es una pura fantasía. Me consta ana carece en absoluto de fundamento. De otro asunto, muy de actualidad, rnehe preocupado estos días para los efectos de la información. Aludo al empréstito marroquí, que los periódicos franceses, sobre todo, han presentado estos días TMmo nroyecto á cunto de realización. Para orientarme bien en tan delicado problema he creído conveniente consultar á importantes financieros. Todas las personalidades por mí consultadas han coincidido en esta apreciación: que aun en el caso de que el empréstito se realice, Muley Hafid no podrá dedicar un solo céntimo á otra cosa que nosea la liquidación délas deudas que tiene el imop pen uentes. cCuál es la actitud y cuáles los propósitos dei Sultán de Marrnecos ante la caniaaña del Rif? Aquí, en Tánger, domina la creencia de que es imposible aue el Sultán haga seuie jante cosa. Lo mismo Muley Hafid que El- Guebbas, su representante cerca del Cuerpo diplomático aquí acreditado, saben perfectamente que el hecho de declarar á nuestra nación la guerra traería aparejada la disolución 3 el Imperio. Y aun se cree más: que sólo podría ¡levarle á ese extremo un acto de verdadera locura, ó bien una extraordinaria presión de parte de las cabilas. Pero esa presión no es de esperar si se considera que los cabileños están atemorizados de resultas de los castigos que á los del Rif acaba de imponer el importante ejército de operaciones por Esoaña acumulado en aquel territorio. Así lo creen fundadamente cuantas personalidades residen aquí y conocen- -hasta donde es posible conocerlas- -la situación del imperio y la actitud de Muley Hafid respecto á la campaña que con los rífenos Sostienen los españoles... Correspondencia de España: Molina y al distinguido teniente de escala de reserva D. José Várela Golpe. A los distinguidos que siguen se les da la cruz roja pensionada: Coronel D. Francisco Larrea y Liso. Capitán D Miguel Cavanellas Ferrer. Coronel D. Ignacio Axó y González de Mendoza. Tenientes coroneles D. Enrique Baños y Pérez y D. Luis Aizpura Mondéjar. Comandante D. Leoncio Moratinos Pes Janos. Capitanes D. Avelmo Martínez Gregori, D. Manuel Anza Morales, D. Francisco Vázquez Mriquieira y D. Simón Serena Moreno Primeros tenientes D. Nicanor Soria Ossorio, D. Antonio González Espinosa, don Ricardo Carrasco Egaña, D. Alfredo Coronel y D. Cnsanto del Río. Segundo teniente D. Maximiano Albarrán. Capitanes D. Carlos Sánchez Pastorfido, D. Cándido Lobera y D. Francisco Kühnel, Primer teniente D. Antonio Espinosa. Cruz roja sin pensión al teniente coronel D. Daniel Morcillo Zarzosa. Primer teniente D. José Sánchez Prat. Otro (E. R. D. Felipe Artal Serrano. Coronel T) Joaquín Arespacochaga Moatoro. Teniente coronel D. José de Carranza y Garrido. Primer teniente D. Alfonso Barra Camer. blado que se encuentra al Este del cabo Biesta. Por la noche era fantástico el aspecto que ofrecía toda la cabila de Beni Ufitchikt por el grandísimo número de hogueras, que s? mejaban una gran población vista desde el mar. Los proyectores del cañonero estuvieron funcionando constantemente durante toda la noche. El bombardeo hízose teniendo el barco que soportar un Poniente bastante fuerte y fresco, que mortificaba mucho á los tripulantes. Las granadas que el María de Molina dis paró sobre el territorio de Beii Said fueron 107 ordinarias y tres de segmento DOS RASGOS EL COMBATE DE BEN 1- ENSAR I as recompensas concedidas por el comba te de 9 de Julio último en el valle de Seni- Ensar son las siguientes: Cruz de María Cristina á los heridos cascan D. José Riquelme y teniente D. Luis e nuestro querido colega El Mundo. Poco antes de salir de esta co. le el regimiento de Lanceros de la Rema, su coronel, Sr. White, hizo saber á sus soldados que aquel que, sin deber estarlo, fuera casado y con hijos lo manifestara sin temores ni rodeos, á fm de ser substituido con otro de los que habían de quedarse en Madrid. No hubo ni un solo individuo que hiciera manifestación alguna á este respecto, y ya en marcha el regimiento, al llegar ala esta- ción de Manzanares, observando que un cabo se dirigía apresuradamente hacia una mujer joven y con dos niños de corta edad que esperaban en el andén, abrazándola EL BOMBARDEO efusivamente y besando á los pequeños, el simpático grupo, DE BENÍ- SA 1 D Sr. White se acercósial aquella joven erapreguntando al cabo su onócense detalles del último bombardeo hermana. que el cañonero Doña María de Mehna El cabo contestó que sí, sin turbarse; pero efectuó sobre los cabileños de Bem- Said. la pobre mujer, que lo oyó, no pudo conteHabía marchado dicho buque á Ceuta nerse, y exclamó: para relevaren aquellas aguas al Vasco Nú- ¡Diga usted que no, señor coronel... Yo ñez de Balboa; después se dirigió á Melilla, á soy... su mujer, y estos niños son hijos nuesentregar a los barcos de la escuadra su con- tros. signación, y se dispuso á continuar su peEl cabo inclinó la cabeza como apesanoso crucero de represión del contrabando dumbrado, y requerido por su coronel, conen toda aquella parte del litoral africano testó que lo había negado temiendo que Tan pronto como fondeé en aguas de Me- fuese substituido y no pudiese marchar á lilla tuvo que salir apresuradamente- -cum- Mehila con su regimiento. pliendo órdenes del general gobernador de Pocos días antes de ponerse en marcha el la plaza, comunicadas por el Princesade As- regimiento, un soldado tuvo la desgracia íunas- -conlam sión de bombardear todos de caerse del caballo, lastimándose bastanlos poblador desde Beni Said hasta cabo te una pierna. Quilates, pob ados que han sido los que pro Pasó á la enfermería, y no hallándose porcionaron mayor contingente á la harca aliviado el día en que había de salir el reó harcas que atacaron ú timaiiente el cam- gimiento, el coronel ordenó que fuese subspamento de zoco del Ha. d y que con tanta tituido y quedase definitivamente en Marabia lucharon 1 día 10 del nasado en los drid. montes Milón. No agradó esto al soldado, y valiéndose. A las tres de la tarde del dia i. u remonta- de cuantos meaios pudo tomó un coche y ba el cañonero Mana de Molina la punta de se plantó en la estación del Mediodía miCabo Negri, y poco después rompía el fue- nutos antes de que llegara su regimiento. go por babor con los cuatro cañones NorCuando éste llegó, el soldado se presentó denfelt de 57 milímetros á distancias varia- al corone) suplicándole que le permitiera bles entre 1.000 y 3,000 metros, teniendo salir, que ya se curaría, porque él no querík algunas veces que acercarse á menores dis- quedarse en Madrid sabiendo que el regi tancias para poder bombardear algunos miento iba á Meülia. aduares más internados de la costa El coronel, Sr. White, pue posee un coraLa sorpresa de los moros fue grande ante zón excelente, accedió al fin, y aquel bravo la inesperada agresión. Pronto, sin embar- muchacho marchó con sus compañeros, go, se les vio descender á la playa y, para como ambicionaba. petándose tras las rocas, romper el iuego contra el buque, Sin que afortunadamente hubiese desgracias que lamentar. HERIDOS Así continuó el cañoneo hasta el anochecer, viéndose desde el barco los destrozos Y RESERVISTAS ocasionados por las granadas en los diferenZARAGOZA, 7 6 T. tes aduares, no respetándose mas que los C e continúa recibiendo donativos de los morabitos Sidi- Said y Sidi- Dns, el primero pueblos con destino á la suscripción situado en la vertiente Norte del monte patriótica Barcái ztegui, cerca de Punta Abdun, y el Los enviados hasta ahora ascienden á segundo, en la desembocadura del río Bu- 2.276 pesetas. Azzoun. ZAHAGOZ 3, J, 4. T Lo de más efecto de este eficaz bombardeo fue el incendio producido 1 hacer exR n el teatro Principal se ha. celebrado e T plosión una granada entre grandes monto festival patriótico organizado por el nes de paja situados en el centro del po- Centro Artístico Coinercid. 1, patrocinado por miTlHiiirm iimnimnm m 111