Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 6, DE OCTUBRE DE 1909. EDrCION i. PAG. Xo Sres. Calbetón y Díaz Moreu hablaron bieveuieate para censurar la conducta del Gobierno, proponiendo que se haga una campaña de oposición violenta, de acuerdo con las demás fuerzas liberales. El Sr. Canalejas pronunció un extenso discurso, en el que examinó las relaciones de los demócratas con las demás fuerzas de la izquierda, la campaña parlamentaria, la gneira de África y la situación de BarceIo. ia. Afirmó que deoe nacerse por los üetnócraias una política favorable á la alianza liberal, desde la derecha del liberalismo hasta los socialistas. Aconsejó una ruda oposición al Gobierno, negándose á toda fórmula de arreglos con él, y una firme resolución en procurar que el proyecto de régimen local no sea aprobado Anunció que se planteará en amoas Cáinaras un debate acerca de la guerra de Melilla y los sucesos de Barcelona, y que los demócratas, de acuerdo con los liberales, con los que coinciden en todo, discutirán ampliamente todos los asuntos de Hacienda, y con especialidad los presupuestos. Terminó censurando los procedimientos de represión empleados por el Gobierno en Barcelona. El general López Domínguez propuso aceptar el programa trazado por el Sr. Canales, y así se. acordó, terminando con esto la reunión. su embajador extraordinario y plenipotenciario cerca de Vuestra Majestad. El Rey le contestó en los siguientes términos: Señor embajador: Con verdadera satisfacción recibo la carta eu que S. M. el Emperador, vuestro augusto Soberano, se digna acreditaros cerca de mí como embajador extraordinario y plenipotenciario. Agradezco y correspondo á los nobles propósitos que abrigáis para el desempeño de vuestra misión, y desde luego podéis contar, señor embajador, con mi concurso, el de mi Gobierno y el de la nación entera, que no os faltará ni un instante para mantener y estrechar aún más, si cabe, las constantes relaciones de inalterable amistad, recíproca estimación y mutua confianza que felizmente unen á Rusia y á España. Terminada la ceremonia oficial, D. Alfonso descendió de las gradas del Trono y conversó afablemente unos minutos con el embajador. Después el barón de Budberg ofreció sus respetos á las Remas dona Victoria y doña María Cristina, y salió de Palacio con iguales honores que á su llegada, llevando á un lado de la carroza un jefe de la Escolta Real y al otro lado á un caballerizo de campo. Después que el representante del Zar volvió á su residencia, salió otra vez en un coche de París para hacer las visitas oficiales, en sus respectivos departamentos, a 4 presidente del Consejo y al ministro de Estado, yendo acompañado del conde de Pie Concha. Las Sres. Maura y Alienaesalazar lueron inmediatamente á devolver la visita al barón de Badberg en el hotel de la embajada rusa en el paseo de la Castellana. El sucesor del conde Cassini es un diplomático muy culto, que viene precedido de una brillante reputación, adquirida en los puestos que anteriormente desempeñó. El barón deBudberg, es de estatura aventajada, de arrogante prese- ncia y figura simpática; tendrá unos sesenta años, y en su fisonomía inteligente luce bigote blanco. Los defensores de los reos se han excedido en su esfuerzo para demostrarla inocencia de aquéllos. ¿QUE SERA, ELLO? C n la Comisaría del distrito del Ci -greso presentó ayer una denuncia D. bantos Jiménez Santa Colonia, de veintisiete años y de profesión dentista, manifestando gue el 18 de Septiembre último marchó á París y dejó en su domicilio á su esposa y á la criada. Que al regresar en el día de ayer encontró en la estación á su hermano político don Remigio Cid, el cual le participó que el 29 del pasado Septiembre se habían marchado la señora y la criada, diciendo que iban á Los Molinos, como pretexto siu duda para una fuga, pues parece que no ha resultada cierta la estancia de dichas mujeres en el pueblo mencionado. En vista de tan extraño suceso, fue el denunciante á casa de su madre, y ésta le comunicó que su señora le había remitido lallave del cuarto en que habitaban y una carta, y que en ella le decía que. se marchaban á Los Molinos. El Sr. Santa Colonia, al penetrar después en su domicilio, notó que le faltaban 7.000 pesetas y vanas alhajas, y que, ademas, varios muebles y efectos se hallaban en coin pleto desorden. Y en vista de todo eso, y pareciéndoie bástante raro ai Sr. Jiménez, dio cuenta á la rerefenda Comisaría de lo ocurrido, y se formó el atestado correspondiente, pasándolo anoche al juez de instrucción que entenderá en el asunto. ¿Qué será ello? PRESENTACIÓN DE CREDENCIALES on el solemne ceremonial tantas veces descripto y recientemente empleado con el embajador del Emperador de China, se verificó ayer, á las tres, en Palacio el acto de presentar sus cartas credenciales el nuevo embajador de Rusia en Madrid, el señor barón de Budberg. Este fue á Palacio en ia carroza de la Corona con el introductor de embajadores, conde de Pie de Concha. En los coches de Amaranto y de Cifras iba el personal de la embajada, y al frente de la comitiva, que llevaba su correspondiente escolta militar, iba, de respeto, un coche de los llamados de París de media gala. Entraron los carruajes por la plaza de Armas, donde la guardia exterior tributó los honores de ordenanza, y por la grau escalera del regio Alcázar, ante los guardias alabarderos formados, pasó la embajada al safóu del Trono. Sallábase en esta estancia el Monarca, y en los Sitios que prescribe la etiqueta el Gobierno de S. M. los altos dignatarios pa- latmos, ayudantes del Rey, alta servidumbre del día y grandes de España. El barón de Bugberg entregó sus cartas credenciales al ministro de Estado, que el Sr. Allendesalazar puso en manos de Su Majestad, y en seguida el nuevo representante del Emperador de Ru ia pronunció en francés el siguiente discurso: Señor: Habiéndose dignado S. M. el Emperador mi augusto Soberano, confiarme la halagüeña misión de representarle cerca de Vuestra Majestad, le ruego tenga la certeza de que todos mis esfuerzos han de tender á estrechar y fortalecer los lazos de mutua confianza, de estima y de amistad que tan felizmente existen entre España y Rusia. Confio en que Vuestra Majestad tendrá á 1 J. acogerme con la benevolencia que jaiucb ha dejado de prodigar á mis predecesores, y en esta esperanza tengo la honra de poner en sus manos las cartas de Su Majestad el Emperador de todas las Rurias, mi augusto Soberano, que me acredita! como N M U E R T O Y DOS HERIDOS GRAVES POR TELÉGRAFO GUADM. AJARA, 5 II N, LOS SUCESOS DE BARCELONA POR TELEFONO MAKTES, 5 4 T. Tpn la Cárcel Modelo se celebró esta ma ñaña un consejo de guerra contra Valentín Carner, acusado de haber tomado parte en el incendio y saqueo del cuartelillo de la calle de San Sadurni. El fiscal ha pedido la pena de cadena perpetua y 14 491 pesetas de indemnización al Ayuntamiento. El acusado hizo protestas de inocencia. Los testigos han declarado que le vieron desgarrar documentos. Fueron juzgados el empleado municipal José Reyes, José Ginés y la planchadora Natividad Rufos, la modista Eugenia Ruiz, Carlos Paralamar, Inocencia Emperador y Concha Ortiz, mujer de mala vida. El delito que se les imputa es de rebelión y sedición, por haber atacado é incendiado el cuartelillo de San Sadurni; por haber levantado barricadas y desarmado á los veteranos. El fiscal pide pena de muerte para Reyes, Gmés y la Rufos, por su participación directa en la sedición; reclusión perpetua para Inocencia, Paralamar y la Ruiz, en cuya casa se fortificaron los sediciosos disparando contra la tropa, y veinte años de reclusión para la Ortiz, á quien se atribuye haber excitado á las turbas á levantar barricadas. En su declaración, todos los procesados han negado los hechos que se les imputan. consejo de guerra se Otrohoy en la cárcel antigua. ha celebrado Eti el pueblo de Millana, perteneciente al partido de Sacedón, ha ocurrido un grave suceso. Parece ser que estando de servicio la pare a de la Guardia civil, formada por Manuel Sánchez y Jesús Gi mera, vi ó á un cazador furtivo, al que intimó para que se detuviera y entregase la encopeta. El cazador no tomó en cuenta las intimaciones, y los guardias hicieron fuego, sin apuntarle, y únicamente con objeto de amedrentarle; pero una de las balas Junó al labrador Adalberto González, que regresaba de las faenas del campo, causándole la muerte instantánea. El vecindario de Miliaria, al tener conocimiento del suceso, se amotinó, agrediendo á los guardias, que fueron desarmados y resultaron heridos. Personado el juez de instrucción coa Guardia civil de Sacedón y Alcocer, se logró calmar los ánimos y resteb eeer el orden. También han llegado á Mülatia el teniente coronel de la benemérita Sr. Burgos y el teniente Sr. Peláez. A última hora se dice que üa fallecido el guardia Jimeno á consecuencia de Us herradas que le causó el vecindario amotinada, y que el guardia Sánchez está muy grave. Las autoridades militar y judicial instruyen diligencias.