Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 5 DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 9. fifi eatüDio ae íranre iones entre Lorenzaua y yo; y como hombre prevenido vale por dos, evolucionamos hacia la derecha á busCar la orilla de Mar Chica, hasta poder ser protegidos por la guarnición de Tauitna. En cuanto vimos esta colina se ensancharon nuestros pulmones y á ella nos dirigimos en línea recta. Mi caballo h- ibía perdido una herradura y nos faltaban 18 kilómetros por recorrer. Además eítdbcin sedientas las dos caballerías, lo mismo que nosotros. Descansamos en la cumbre, donde fuimos recibidos con satisfación, pues podíamos referir detalles de la jornada que ignoraban los bravos defensores de la posición. Se nos obsequió con Ginebra y un vaso dé agua, pero las bestias se quedaron sin beber. Era escasa para la guarnición y no se podía disponer para otras atenciones. Fue herrado mi caballo por el herrador de la batería de montaña, por disposic- ón del jefe de la misma, y agradeciendo los agasajos recibidos proseguirnos nuestro camino por la llanura extensa, extensísima, sin otro montículo desde Zeluán á Nador que el que acabábamos de dejar, y en la cual se deben recolectar millares de millares de- fanegas de cebada. Confiábamos que en Nador sería fácil dar agua á nuestros caballos, pero no vimos á nadie que pudiera facilitarnos cubo y cuerda para extraerla de los pozos, allí abundantes. Al llegar á las inmediaciones del Atalayón vimos junto á la playa un grupo de soldados que lavaban sus ropas y una sección de Caballería que estaba verificando la aguada; pertenecían á la guarnición de Sidi- Hamet. Pronto me conocieron sus oficiales y me atendieron con gran complacencia. Entré en la plaza con el cuerpo desfallecido por el cansancio y con el espíritu tan abatido por las impresiones recibidas durante el día, habiendo recorrido 54 kilómetros á caballo, paite de ellos por breñas y- cercados de piedras y chumberas, que apenas redacté mis despachos me rendí, caí en la cama con la pesadez del plomo, y vestido con botas y espuelas he reposado, más que dormido, la última noche, sin que mis nervios fueran vencidos por el sueño. Observo ea mi mente indicios de atrofia por excaso de fatiga, y como no conviene abusar de la materia en ningún sentido cuando se está ya en la edad madura, omito otros detalles interesantes. Pero la bata, al penetrar, chocó contra la medalla del valiente soldado, y el choque la desvió, haciéndola salir por la parte superior del muslo y sin interesar ningún órgano. I a medalla, pues, libró al cabo Díaz de una muerte cierta, pues los médicos han declarado que, de recorrer el proyectil su tra yeetoria inicial, hubiera matado en el acto al valiente malagueño. Excusado es decir en cuánta estimación tiene este cabo de Chiclana la medalla que le ci ron en Ronda las caritativas Ja uas de aquella ciudad. Dte Pontevedra salen el general Atnpudía con su cuartel general, el teniente coronel de Estado Mayor y demás jefes. J e les incorporará en Orense la plana del regimiento de San Fernando. De Lugo será enviada mañana, de madrugada la sección de ametralladoras, uniéndosele en Venta de Baños la fuerza de Zapadores, procedente de Logroño. La marcha del medio escuadrón de Caballería de Galicia está señalada para el miércoles 6. Irán en dos trenes: uno que partirá á las ocho de la mañana, y otro á las cuatro de la tarde. Por falta de un vapor á propósito, se ha desistido de enviar embarcada esta fuerza directamente á Melilla. Toda la ciudad acudirá á la estación y hará una despedida muy cariñosa á las tropas expedicionarias. Iva oficialidad será obsequiada con ua gran banquete. Ivas fuerzas que constituyen la nueva división se detendrán en Madrid á descansar durante nueve horas. El general Ampudia ofrecerá sus resoetos al Rey y cumplimentará al general Linares. Como Orense y Túy quedan sin tropas, se ha dispuesto que- cubran tales guarniciones compañías de Infantería que se trasladarán desde Coruña, Ferrol y Santiago. Estas regresarán á sus respectivos puntos actuales tan luego como sean organizados los terceros batallones de San Fernando y Ceriñola. Se ha consultado al ministro de la Guerra si la división Ampudja ha de llevar la sección ciclista que se ha organizado en esta capital. Ei general a. znar ha dirigido á las fuerzas expedicionarias una vibrante alocución inspirada en altos sentimientos de patriotip- LA BENDICIÓN- D 2 MAR CHICA C l almirante Morgado comunicaba el 30 de Septiembre al comandante del Princesa de Asturias: MEDALLA SALVADORA ntr las bajas que sufrió en el combate de Taxdirt el batallón de Chiclanajfigu- ía como herido el cabo Francisco Díaz Vi- Ha, natural de Colmenar, muchacho de diezy siete años, que se batió valerosamente. Díaz Villa, que es hijo de un distinguido oficial de la Guardia civil, pertenece á la compañía más castigada en aquel combate, y en lo más recio de la lucha recibió tres balazos, el último de ellos en una mano, cuando le retiraban en una canaula del lugar de la acción. En una carta que ha dirigido á su familia refiere el cabo Díaz cómo salvó la vida. El episodio es interesante. Cuando el batallón de Chiclana salió de, Ronda en marcha hacia Melílla, las señoras rondeñ S repartieron medallas entre las tropas, medallas que los soldados se ciñeron, aceptando el piados. 0 regalo. El cabo Díaz hevab- i ía a, y ca ei combate en le hc. jion, ura b ía, entrando por encuna dei o. nüiígo, 3 Je Ltecto mortal j por la dirección que llevaba, le atravesó. A los dos de la tarde tiene lugar en Mar Chica una imponente y conmovedora ceremonia. La música del crucero recorre las playas del onartocaudo un marcial pasodo- ble; las cornetas del campamento tocan á generala; marinos y soldados corren á formar á sus compañías. Delante va la marinería, que, de á cuatro en fondo, ocupa el improvisado muelle de Mar Chica. Las fuerzas todas del campamento se colocan á lo largo de la playa; los señores jefes y oficiales de todos los Cuerpos de las fuerzas de mar y tierra, como lugar preferente, se sitúan en el embarcadero. En el semblante de todos se revela uu ansia, un deseo. La música continúa dejando oir sus acordes; suena un toque de atención, las fuerzas ejecutan el movimiento de firmes á la voz dada por los oficiales, á la que sigue un silencio profundo, sólo interrumpido por las olas del mar al dejar en la playa estampados sus besos y sonrisas. ToLA CO. 1 UÑA, 4, y T. dos los ojos se dirigían á la lancha de guerra 1 a Comisión provincial ha acordado bajai Cartagenera, botada tan felizmente en dicho en Corporación á despedir á los escuamar por el Princesa de Asturias, en cuya popa drones de Caballería de Galicia, qae maraparece revestido de sobrepelliz y estola ei charán el miétcoles á Málaga y Melilia, entusiasta y patriota capellán del crucero, pues forman parte de la división Ampudia. doctor Carcavilla, quien, en medio de reliAdemás ha acordado obsequiar con una gioso silencio, tan sólo contenido por la peseta á cada soldado, tres á los cabos y grandiosidad del acto, nrocede á la bendi- cinco á los sargentos. ción del mar. Los jefes y oficiales de Caballería que A continuación, y á los acordes de la Mar- quedan en La Coruña ofrecen esta noche cha Real, ¡a bandera española se iza en el un báñemete á sus compañeros que marchan palo de popa de dicha lancha, y por vez pri- á la campana. mera, rizados sus pliegues por la brisa la Los diputados provinciales han enviado insignia nacional ondea triunfante llena de á los comensales cajas de cigarrros y Chamgloria sobre las olas de Mar Chica, gloriosa pagne. insignia de la patria que marinos y soldaLa despedida que se hará á los escuadrodos saludan presentando armas. nes del regimiento de Galicia será entuLos vivas á España, al Rey, al Ejército y siasta. á la Marina son delirantes. Describir el desbordamiento del entusiasmo fuera imposible. Los corazones de todos, insuficientes para contener tanta satisfacción, hacen á ios HERIDOS ojos verter lágrimas de amor y de entusiasmo por la patria. Y RESERVISTAS Terminado el acto, los soldados y marinos estrechan los lazos de compañerismo; HU SC 4, 4 T. la música recorre el campamento y los viA noche, en el teatro Principal, se verificó vas se suceden sin cesar. un festival artístico, organizado por la Junta de damas, á beneficio de las víctiinaá de la guerra. MOVILIZACIÓN La sala, artísticamente decorada, estuvo DE TROPAS llena de distinguido público, entre el que había muchas hermosas señoritas. LA CO 1 UNÑA, 4 I t Tomaron parte el celebrado violinista y EJl capitán general de esta región ha tele granado al ministro que está ultimada paisano Pepito Porta, las señoritas Corona y Valbuena, el cantante Sr. Coral y el bajo ya la partida de la división Ampudia. de Esta noche, á las nueve, marchará la bri- Sr. Pérez, ademásjota pianistas, rondallas y gada gallega que Manda el general Carbó. cantadores de la En los intermedios las señoritas vendían De Lugo saldrá hoy el primer batallón del regimiento de San Fernando; eí segun- la revista literaria Patria, recibiendo espléndidos donativos. do partirá mañana. La fiesta resultó hermosísima; los artistas, También han de marchar de Orense, mañana ó pasado, los dos batallones del regí- j muy aplaudidos y obbequiados coa miento de Ceuñola. y flores.