Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B c L U N E S 4 D É? O C T U B R E D E 1909. EDICIÓN i. PAG, 7. al skeping los ayudantes de D. Carlos, marjqueses de Hoyos y Mesa de Asta, y el comandante de Estado Mayor Sr. Queipo de Llano. En el mismo coche subió el general as arraigadas simpatías que siente el pue- de división D. Luis Huertas, que recibió blo español por el infante D. Carlos y igualmente muchas muestras de afecto. El silbido de la locomotora dio su último el excelente efecto que ha producido su insistente deseo, ayer satisfecho, de marchar aviso y el infante D. Carlos montó en el val á l a campaña de Mehlla, se evidenciaron gón, permaneciendo en pie, descubierto, á anoche de modo elocuente y caluroso en la la ventana del coche. Hubo entonces unas muestras de entu despedida, entusiasta, delirante, que una multitud heterogénea, formada por perso- siasmo febril verdaderamente extraordinanas de todas las clases sociales, le tributó rio. Vivas atronadores, estruendosos, á Esen la estación del Mediodía al salir para paña, al Rey, al Ejército, á D. Carlos y á la infanta Luisa llenaron el espacio, Málaga. Los hombres agitando sus sombreros, y Desde una hora antes déla salida del expreso de Andalucía el público llenó los an- las señoras sus pañuelos, saludaban al audenes de la estación, y rebosando por los gusto general expedicionario cuando el tren pretiles que la circundan se situaron mu- se puso en marcha lentamente. Los viajeros todos que iban en el sudchos grupos de gente del pueblo. En todas partes se hablaba con ardoroso expreso tomaron parte en la manifestación, elogio y afecto del infante D. Carlos, recor- y D. Carlos contestaba con expresivos adedándose que asistió á la anterior campaña manes de afecto y gratitud á ¡as cariñosas demostraciones que se le tributaban. de Melilla y á la de Cuba. Cuando el tren pasó de agujas, la familia Su Alteza estuvo ayer por la mañana en ¡Palacio á despedirse de la familia Real; Real salió del andén para tomar los coches. lluego fue con el mismo objeto al ministerio Sus Majestades y Altezas iban materialde- la Guerra, y regresó á su palacio de la mente envueltos por el público, que dificulCastellana para almorzar con su augusta tosamente les abría paso, aclamándolos sin esposa y sus hijos, con los cuales salió de cesar. Don Alfonso regresó á Palacio llevando á paseo por la tarde. De siete á ocho de lia tarde, un intermi- su derecha en su automóvil á la infanta nable cordón de carruajes desfilaba por los doña Luisa. En otros automóviles regrepaseos del Prado y del Botánico, condu- saron la Reina doña Cristina y los infantes ciendo á la estación, militares y paisanos doña Isabel doña Teresa y D. Fernando. que acudían á despedir á S. A. El andén se hallaba repletísimo; no se podía dar un paso, y la concurrencia era tan extraordinaria, que en aquella anchurosa nave se notaba un calor asfixiante. En la sala de espera estaban el presidente del Consejo y los ministros, el nuncio de ontra lo dicho por algunos periódicos, Su Santidad, el capitán general, Sr. Villar, no es exacto que el escuadrón de la ios gobernadores civil y militar y algunas Escolta Real vaya á ir á Melilia á incorpootras personalidades. rarse á ninguna brigada; pu. es fuera del deFuera de dicha estancia, en el andén, ha- seo que tienea los individuos que forman l bía una masa compacta, entre la que se parte de la Escolta de pelear junto á sus veían á ex ministros grandes de Ebpañ compañeros, nada justifica el envío de dicha Senadores y diputados, casi todos los gene- fueiza á rales, jefes y oficiales de la guarnición de Madrid, muchas señoras y una muchedumf o n objeto de solicitar autorización para Tbre inmensa de paisanos. Se acercaba la hora de salir el tren, y don ir á la campaña, puesto que á la misma Carlos no llegaba; la expectación, rayana marcha el primer regimiento de la br. igada en la impaciencia, con que le aguardaba el de Lanceros, ha visitado al ministro de la Guerra el generalD. Carlos Palanca, jefe de público se acrecentaba por momentos. A las ocho y cuarto en punto se abrieron la referida brigada. El general Linares elogió grandemente el las puertas de la sala de espera y apareció la simpática figura de D. Carlos de Borbón, deseo patriótico del Sr. Pcuanca, manifesvistiendo uniforme de rayadillo. Al verle, tándole que, siguiendo el criterio estableciuna intensa corriente de simpatía conmovió do, no podía autorizarle á marchar á Melilla al público, y éste prorrumpió eu delirantes mientras no marche el otro regimiento de su brigada. vivas al Ejército. En seguida advirtieron los concurrentes 1 Diario Oficial det Mimsíerio de la Guerra 1 que S. A. venía acompañado por la familia ha publicado la siguiente Real orden: Heal. Excelentísimo señor: Accediendo á lo La llegada de SS. Mil. y AA. cogió de Sorpresa á todos los presentes. En. la esta- solicitado por el general de brigada don ción, ni dentro ni fuera, no había el acos- José Benedicto Gálvez, el Rey (q. D. g. se tumbrado servicio de Policía que se organi- ha servido autorizarle para que fije su residencia en Melilla, en situación de cuartel. za cuando se espera á los Reyes. De Real orden lo digo á V. E. para su Al verlos, el púohco adamó con entusiasmo al Rey, á la Kema madre y á la infanta conocimiento y efectos consiguientes. Dios guarde á V. E. muchos años. Madoña Luisa, que emocionadísima por la marcha de su esposo y por la indescriptible drid, 30 de Septiembre de 1909. -larares. ovación que se le tributaba, trataba de doU a propuesto uu periódico que cuando minarse, sra conseguirlo por completo. También estaban las infantas doña Isabel, termine la campaña se perpetúe con un monumento en el mismo lugar donde áoña Teresa y el infante D. Fernando. Con el Rey, que vestía uniforme de lu- hicieron el sacrificio de sus vidas el recuerían tena, bajaron á la estación los condes del do de los soldados cuyos cadáveres han perSerrallo Grove y Aybar y el barón de Casa manecido durante dos meses ea el barranco del Lobo. Dvalilles, Tan plausible idea ha sido acogida con Los oficiales mayores de los Reales guardias alabarderos y los jefes y oficiales de la entusiasmo por el insigne escultor y muy Escolta Real también acudieron á despedir querido amigo nuestio Sr. Benlkure, que generosamente se ha brindado para modeá Su Alteza. Rápiddm- fcnte se cruzaron los últimos sa- lar el monumento que perpetúe la memoria ludos entre las personas Reales, y subieron de tan beneméritos irnos de la patna. INFANTE DON CARLOS LAS FUERZAS DE CABALLERÍA p l cuadro de jefes y oficiales de los regi mientos expedicionarios de Caballería es el siguiente: Húsares de Pavía. -Plana mayor: Coro nel, D. Antonio de Lafuente; teniente coronel, D. Miguel Martínez de Campos; comandantes: D. César López de Letona, don Ramón Moatoya y D. Sixto Bernz; capitanes: D. Fausto Malagón, D. Enrique Trechuelo, D. Avertano González y D. Luis Morales de Castilla; tenientes: D. Miguel Ponte y Manso de Zúñiga, D. Manuel Espiau, D. José Labat y D. José Paudo; médico, D. José García Torices, y capellán, don Augusto Gómez García. Primer escuadrón. -Capitán u. Antonio Morella Vallvé y tenientes D. Adolfo Aguí rre, D. Joaquín Peralta, D. Manuel Jiménez y D. José Arroyo. Segundo escuadrón. -Capitán D. Antonio Parra y tenientes D. Arturo Ballemlla, don Luis García Ibarrola, D. Francisco de Aguilera y D. Mariano Miláns del Bosch. Tercer escuadrón. -Capitán D. Valerio Montero y tenientes D. Ra. uón de Flores, D. Luis Cabanys, D. Luis Potice y Manso de Zúñiga y D. Valeriano Weyler Santacana. Regimiento de Lanceros de la Reina. -Plana mayor: coronel, D. Roberto Withe; teniente coronel, D. Miguel Feijóo; comandantes: D. Carlos González, D. Ramón Peñaranda y D. Francisco (Sao y F. de los Ríos; capitanes: D. Gonzalo Queipo de L ano, D. Juan Pozo, D. Julio Rodríguez Solano y D. Ricardo Torres, y tenientes: D. Fran cisco Bello, D. Ramón de la Guardia, don Federico Rubín de Cehs y D. Miguel Anel. Primer escuadrón. -Capitán, D. Luis González, y tenientes, D. Miguel Tuero de la Puente, D. Manuel Leño, D. Federico Alvarez de Quevedo y D. Julio Peñas Gallego. Segundo escuadrón. -Capitán, D. Rafael Bamo Salamanca, y tenientes: D. Félix Aspe, D. Eladio Muñoz, D. Andrés Pérez Peinado y D. Ju io San Martín Catnaño. Tercer escuadrón. -Capitán, D. Francisco Vila Fano, y tenientes: D. Daniel Arroyo, D. Manuel Galtnayo, D. Juau García Giol, D. Juan Kindelán y D. Alfonso Pérez de Guzoián. Además forman parte del regimiento e médico D. Santiago Carballo; capellán, don Manuel Martínez; veterinarios: D. Sebastián Pumarola y D, César Pérez Movadiüa; sillero, D. Desiderio Calero, y armero, don Vicente Gójiez Tabride. L NOTICIAS DE MADRID E NOTICIAS DIVERSAS TELEGRÁFICAS ZARAGOZA, 3, 7 T p l alcalde de esta capital ha recibido una carta firmada por Darío Sanz, envían dole un cigarro puro con destino al general Marina. Este entusiasta patriota dice en la carta que no rqmite más por carecer totalmente de medios. Ce lian recibido donativos para la suscrip ción importantes 2.392 pesetas, ascendiendo lo recaudado hasta la fecha á 16 6o pesetas. i a Junta de damas ha pedido autorización para utilizar el recinto y edificio del Casino en lo que fue Exposición con objeto de preparar en las próximas fiestas del Pilar algunos espectáculos cuyos productos vayan á la suscripción de los heridos ea Melilla.