Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 2 DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 8. Sólo cuando vio que todas las fuerzas se habían retirado y que sólo quedaban las suyas en primera linea decidió retirarse también; para ello fue pasando hacia atrás las piezas una á una mientras hacía fuego on las otras. De este modo llegó á incorporarse al resto de la columna conteniendo, el avance de le los moros. SETECIENTAS BAJAS MORAS álculo coincidentes aseguran que sola mente en la última paite del combite os moros tuvieron de ÍOO á 600 balas vistas. Como en el primer ataque sobre las lomas del poblado de Arms fue muy granae el estrago quehizo la artillería, y las cargas tremendas de los Cazadores de Madrid y Figueras no es exagerado, ni muchísimo menos, afirmar que los moros kan tenido eu el combate de Bem- Buifrur más de 700 bajas entre muertos y heridos. Además hay que tener en cuenta que las Gaterías Schneider bombardearon furiosamente todos los poblados vecinos, que quedaron arrasados y coniQletauaente destruidos. Respecto á las nuestras atentóme al par e oficial, limitándome a añadir qus entre os muertos figura un médico militar. Las tropas entraron en Zeluán ai auoc e- cer, sirviéndoselas el rancho después de atender convenientemente á ios heridos. Esta noche llegaron a Meíiüa dos convo yes por tierra en ¡os carros de las ambulancias hasta la segunda caseta, y desde a í á la plaza por el ferrocarril minero, que estaba ya preparado para recibirlos. Los herrdos han quedado distribuidos eu os hospitales General y de Tríana. El cadáver del general Diez Vicario y catorce más han sido conducidos directamente al cementerio. Mañana llegaran los res antes. Mañana íegresaré yo también á Zsluáu, pues rne consta que han de proseguir inmediatamente las oneracioaes sobre BeniBuifrur. Nuestra estafeta llegará hasta may cerca cíe la alcazaba, aunque temo que este esfuerzo por la información resulte inútil ante T os rigores Ge la ceasura. IMPRESIONES r- jebo consignar, para el buen rnfonne y orientación de los lectores d ABC, que la- operación de ayer se realizó exactamente con arreglo il cá. culo que previamente se ÍFZO en la extensión del avance, y en la eficacia del castigo ala harca, reunida y atrincherada en Beni- Buifrun Las bajas, muy seusib es, eran inevitaoles, y ettaban de antemano descontadas por los accidentes del terreno, por el número y poi c. oii del enemigo y, sobre todo, por el esf ic- c desesperado que éste tenía que hacer prra co crvar este último parapeto. A p sar ce todas estas circunstancias destóvorab 1 es p xra nosotros, nuestras tropas llegaron a coronar la loma más afta de las estnbac o nes de Afra, desde la cual, al f ndo, se co nina todo el zoca de El- Yemis y la entrada de ¡as minas españolas, y á la derecna, el canil 10 de las minas francesas. Iva esta- comarca de Bem- Buifrur están concentrado los elementos más intransigentes de la harca, personalmente dirigidos ñor el Mizzia y por el Schaí- dy. Se naii de- batir fañosamente, desesperadamente, poique es su último baluarte, y una vez- perdido no les queda mas remedía que h jii ó objetarse. La operación de ayer, co 110 caarquiera ótiaen sentido occidental, podrá costar sens b es bajas, pero irá derecaa coitra el mayor foco q je queda d spue de destruido el coj- cate de Taxdirtel da Beai Sitar. La resistencia de los rífenos en estas sus últimas posiciones podrá ser más ó menos eficaz, y costar mas ó menos sangre, pero la camp- iüa esta vencida y vamos a pasos agigantados á su término. La victoriosa operación de ayer es una confirrn- icióu de ello, demostrando que vamos derechamente y sm mas prórrogas m treguas al aniquilamiento del enemiga D 5 TALL 53 f e! mindo de la segunda brigada de la división Oro ¿co, que ha quedado vacante por la niaerta del general Díaz V cario, se ha h cüo cargo el coronel del regirme ¡to de Wad Ris, D Gibiuo Arania. Del manOo ds Wid Ras se h i encargado el teniente co oiei D. Manuel Figueras. E ógianse unaoimenisute los servicios de sanidad pi estados por ios mádicos- nditar- s en p eno fjego, y a los capellán s, que cu unieron, excedan José, sus deberes, no faltando Us auxilios espirituales, á un solo uio JJJ. J. nías de Sa- boya que esKn ac TjíáíSeii Nador, protegiendo el co iv i a i ia ia segunda caseta. En Nador estu i- r los camion nes automóviles de la Cas t Re il con objeto d- e recoger los heridos, des sttendo de hacerlo en vista de la hora. S? O- rL CO VÍSATE MAS PS Oegua notiuas ae B JH 3 utrur, las fres posiciones tomad a, s importantísin mas; los moros atacaron por la ¡etaguardia, rechazando las trop- is el ai i j le. Cayo herido un- ca ntaa! e Chinana; a moros intentaron lleva- S li; un sargento del niism Cuerpo m ito a v n moros, ress catando el cadáver de ¡cao ti Continuó la lucha hasta las seis de la tari En el primer avance tu vun 25 muertos. s Las baj- is, en total, ascienden a 235 entre muertos y heridos. Uno de estos ú timos fareció- al ser conducido á la plaza. Los Cazadores de B rb tro que ocupan la- posición conquistada sobre uno de los montes de Nador soituv ron nutrido tiroteo contra los grupos que e coman hac a el zoco de El Yemis. Las baterías del Ataiivón bomoardearod también otro núcleo numeroso que igualméate pretendía correrse. OTRAS NOTICIAS p n la segunda caseta han si lo enterrados; porlos soldados de Mer il a y África l s cadáveres encontrálos en e! barranco de Sidi Musa y que perecieron allí con el capitán Cuevas. Los mismos soldados construyeion ias 1 sepulturas, adornándolas con cotichas, que abundan en la playar y en el camino de la Restinga. En medio de las tumbas se puso una cruz de madera con el siguiente 1 epitafio: Juntos supieron morir por la patria; jantos también duermen el sueñ) eterno de la gloria Mañana continuaran ha ta el Ataláyenlas obras de los ferrocarriles franceses, y hasta la segunda caseta las del español. El general Sotomayor ha continuado operando en Bem- Siear, favorecido por Tas baterías de zoco El H d. Para la brigada de Orozco y del Campode Gibraltar ha salido nn importante convoy con muuTciones. En el campamento de ISi ador se estaolerá una estafeta de. Correos, que servirá para todas las fuerzas que operan en Z luán, zoco El- Y- uis y otr po ícionea Reinar fuerte Poniente. TE M 5 NCHETA 3 R T URA D 7! LAS TROYAS M n. ji. A, i l o N (u a s i Í. I g d a l Marina, ai revistar las tropas- después del co irbite, L- e ogió con eutusi sajo, c- s u ü o jn es j ral saludo al b- ualioa d- L ere. ia. por su CJ uportarmento, retirándose, fusil al hotnb -cf, mconmovib e, a pesar del fuego enemigo. Asegúrase que Laóa y el Rey dieron brillantes cargas a la bayoneta. Las Cazadores de Cataluña estuvieroi igualmente admirables. Se elogia también al coronel de Artillería Sr. -Garrido por el acierto con que dirigió las piezas; causando estragos á la morisma. LAS BAJAS J JIV ILLA, I I H (UHGENTE) A caba de llegar el convoy de heridos pro cedentes de Zeiuán; vienen heridos 8o soldados de Figueras, 50 de Cataluña, 32 de Lferena y 18 de Artiiletia. Soldados muertos, 41; un corn mlante, tres capitanes un teniente. OíiCiaies han Jos, 19. RASGOS HgROlCOS f 5 efiérense varios episodios, entre ellos el reahz do por el cabo López, de Córdoba, que raató á cuatro moros por salvar á su capitán, muñendo él después. El capitán de Artulería Sr. Roig- que habí recibido orJen verbal del general Diez Vicario para que mantuviera la bateüa donde estaba inieatias no mandase retirarla, al llegar el ruo- aenlo crítico mandóle retirar, pero aquél negóse á hacerlo hasta qae supo la muerte del- general. Asegúrase que Diez Vicario muriv en el raoniento de dar ia mano al general Tovar. Se halla htrido ea el pie izquierao el voluntario conde de Creixjll, el cual m j rchará para Valencia en el primer vapor que saiga. LOS H 5 RJOOS DE LA AGENCIA FASitA JÍ 1I U 1 LA, 1, S M. EL GENERAL DIEZ VICARIO pl Ejército español aciba de sufrir ana sensible baja. Las tracciones de! os rt feños iguen dando fruto. Don Darío Diez Vicario e a nararal d? ReiJiosa, y tenía tan prwiiegiiaa inteUgencia, que siendo aún casi u i tr o ganaba uri sueldo considerable cono tenedor de libros en una importante casa comercial. Nació el ró de Junio de 1 56 é ingresó en e servido aeLEjercito el 23 ae Isovieinbr- e de 1874 Cuando la guerra car is a abandono- sa proiesión para ingresar en eí E eraito. íli ¿á toda la campaña y volvió con el- grado d capitárr. Luego pasó á Cuba, deade- asistió a eni peñadrsimas- acciones fc g. a ¿urj- en las cuales- ganó el empleo de capitán. Más ta- rde presto servicies de su. Categoría en un regunienta, y J. puco faé destinado como profesor á la Academia d Inídateiía. Voluntario rué á la se n da campaña. Te Cuba, que h o por co JU eto, regresando á l S con ei ejip. eo e. lejiüaus coronel. C I convoy coa los heridas de z co Yemis llegará a Meliila después, de las diez de la noche. Desde la segunda caseta se conducirán los heridos á Melilla en el tren francés hasta el Hipódromo Aquí se tiasladaran al tren jespañol hasta la plaza. Está custodiado por secciones de todos los Cuerpos operantes, á la vanguardia los Húsares y al final el convoy que coaduce los muertos. Cierran, dos secciones de Húsares. Desde ITador hasta Zeltián, desde donde partió e convoy, se destacaron dos II TiM.