Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO i DE OCTUBRE DE 1909. EDICIÓN PAG. 6. cerlo antes de pedírsela ha pecado de ino- que no se sabe por cuánto tiempo nos va cente Mnley- Haffid, pues e! solo hecho de mos á ver obligados á mantener en los te ponerla sobre el tapete es prueba de su con- rritorios inmediatos á Malilla, Alhucemas y vencimiento íntimo de que con motivo y el Peñón, implicará aumentos inevitables de guarniciones que supondrán un gasto ¡T e l ó g i c a s probabilidades deducíamos justicia podemos exigírsela. Lógica, lógica: ó se tiene por soberano anual de tantos millones por número le l ayer que no eran de esperar dificultades de parte de Alemania para que España del Rif, ó sólo es tal país un montón de ca- años, que al no po. ler e prever puede fiobtuviera al fin de la campaña las compen- bilas sin rey ni ley; si lo primero, ó ha de jarse prudencialmente en tantos ó cuantos. saciones á que tiene derecho, pues nadie ha evitar que sus vasallos rompan vidrios, ó Y que el total á que todo esto ascienda realizado en Marruecos un esfuerzo militar ha de pagarlos si los rompen; si lo segundo, debe, como indemnización de unacampaña al nuestro comparable, por las sumas y vi- ni deb era haber formulado protesta invo- por nosotros no buscada, ser pagado por el das que nos lleva costadas la incapacidad cando su representación de monarca de Sultán, que no ha sabido impedirla. del Sultán para hacer efectiva su nominal aquellas montaraces cabilas, ni suscitarnos Y aun queda más: aun cuando las vidas soberanía, que al no ser acatada por sus pre- dificultades con las potencias, aumentando perdidas constituyan pérdidairreparable, las tensos subditos, menos puede ser reconoci- con esto los renglones de la cuenta que de sociedades modernas y los modernos códi da por nosotros pues ficciones de poderes bemos cobrarle. Y, finalmente, p -si algo gos consignan el principio de la indeinnii faltara para coi roborar estas opiniones, si zación por muerte y accidente: así, pues, sin realidad no pueden invocarse como argumento justificador de la conocida teoría alguien las tuviera por refutables como de aplicado este equitativo y moderno criteric parte interesada, ahí e tán las potencias al caso presente, deberemos aumentar la Úfel perro del hortelano. Felizmente, los hechos corroboran nues- manifestando que nada tienen que ver en el indemnización en el importe á que asciende una prudente capitalización délas vidas tras suposiciones con la grata noticia de que asunto. Alemania y las demás potencias que aun no El camiao es, pues, claro, eo opinión españolas perdidas con arreglo á lo que puíde presuponerse que á un 3,5 por 100 de habían expue- to su opinión se adherían al nuestra: 1.0, participar á Muley H ifid núes eríterio por las demás manifestado de no in- tra ocupación de los territorios de su im ye- renta daría la remuneración media del tramiscuirse en asunto que debe ventilarse no como medida necesaria y pata nosotros bajo de los que han muerto; y como dicha entre España y el Sultán. onerosa; como único medio de que ea ias zo remuneración ha de ser diversa para clases Puede, por tanto, felicitarse el país y el ñas limítrofes á uuestros antiguo dominios de tropa, oficiales, jefes, generales, podríaGobierno de! rápido y favorab e desenlace se mantenga la paz que él no sabe, ó no mos, por ejemplo, decir: tantos individuos del incidente de la protesta, que pareció un pue le ó no quiere conservar, 2. hacerle y clases de tropa, tantos oficiales, tantos jemointnto ocasiónalo á suscitar o o- tácalos presente que deficiencias de su autoridad fes y ta afeos generales muertos, cuyas vidas á nuestra acción militar y diplomática en nos han obligado á poner en África tantos se capitalizan en 45.010, 150.000, 250.000 y Af ica; temor ya en absoluto desaparecido. miles de soldados, á movilizar en ¡a Penín- 400.000 pesetas, respectivamente, cada una, Recogida esta favorab e novedad, con sula tantos, á mantenerlos en filas tai nú- hacen tantos millones de pesetas; tantas inla que gana fuerza y fundamento nuestra mero de meses, á vestirlos, alimentarios, demnizaciones por heridos de las mismas opinión, ayer expuesta, sobre la necesidad municionarlos; que heinos teaido que com- clases, á los promedios de 15.030, 50.000. de ensanchar! a zona de ocupación eu Mel- prar tantos y cuantos caballos, mu as y ca- 80.000 y 130.000, suman tal cantidad. lla y de crearla en Alhucemas y la Gomera, mellos; que establecer hospitales, que pagar Y agregando esta partida á las anteriores creemos oportuno hacer notar que no son transportes ferroviarios y marítimos; que tendríamos la total indemnización extgible; éstas sino impresiones á la ligera, índice no la movilización de gran núoiero de buques padiendo ocurrir los dos casos de que eí mas de lo que para España creemos conve- de nuestra escuadra nos ha costado tamo ó Sultán se aviniera ó rehusara pagarla. niente; y no extrañe, por tanto, que sólo ra- caá ato; que el dragado y obras de Mar ChiLa consideración de ambas hipótesis será zonemos con pocos argumentos de gran ca importará tal suma; que la ocupación, objeto de sucesivas impresiones bulto, sin echar mano de otros que exigirían prolijo y doctrinal trabajo, propio de una revista más bien que de periódico de COMBATE SANGRIENTO informac ón. Y dicho esto, reanudemos el hilo del razonamiento. Supongamos llegado el día ea que, terminada la represión en MeliUa, Alhucemas, la Gomera sean ocucados en las tres comarcas los territorios, que, sin otra consideración que nuestra conveniencia, decidamos reteconsisten un general, dos capitanes, un te- ¡ner p ia seguridad militar y expansión coniente y 14 tropa muertos y unos 180 heriMELjLLA, 1, 6 M. mercial de nuestras plazas. L egada tal sados entre oficiales y tropa, que precisaré zón, aada tendríamos que decir al Sultán si ¡f omandante en jefe, desdeZelu: iii, meorde- más tarde cuando tenga datos fidedignos de na transmita á V. E. lo siguiente: Con fa ambulancia. El general muerto es el seéste hubiera reconocido oficialmente su iui pcteuwa para h. cer que los rifeñ ¡s lespeta- objeto de ver estado de vitalidad cabilas ñor Diez Vicario. sen á una nación aiiüga de su noiniaai so- próximas á esta alcazaba y poder cerciorarberano, y confesado que no e ¡erce jurisdicción en me de su posición respecto nosotros, ordené DE NUESTROS CORRESPONSALES efectuara, hoy 30, un reconocimiento por el el Rif. Con tom r pos- SK n de lo que nos pa M LILLA, 1, 11 M. reciera oportuno habr amos atacado, lie- zoco Hemis, de Beui bu- Iírur. A las once de la noche llegué ayer á Meligando la noticia á Mu ey Haíid ¡e la mis La columna se componía de seis b a i l o- Ha después de haber asistido personalma manera qie habrá ae pcjne; s ¿ea cono- nes de la división Cazadores, tres baterías mente al combate de Beui- Biufrur. Vine desmontaña, un Schneider y tres escuadrones d -Ziluáu solo, á caballo dando la vuelta cimiento de las demás potencias. Pero es el caso que con su protesta, po- Caballería. Esta fuerza estaba protegida por por Tauima y Nador. Venía con la esperanza de llegar á tiemniéndose la venda antes de tiempo, se ha la izquierda por segunda brigada 3 e pri. nepagado de lis o; pues t. 1 reconocer, de una ra división al mando del ge íeral Diez Vica- po para comuicar, ya que no una relación parte, que gentes que insiste en considerar rio, una batería Schneider, protegiendo á detallada, cuando menos la noticia concreta del combate. Todo fue inútil. Las oficinas Subdito; suyos han tenido que ser reprimi- extrema izquierda dos escuadrones Hú de la censura se quedaron con todos los desdos por tropas extranjeras, per fallarle á él sares. La marcha y el reconocimiento practicó- pachos, sm dejar transmitir una versión, medio y acaso vo. untad para enfrenarlos, hace patente la necesidad de que nosotros se sir. d- ficultad, aunque tenié- iaosv qae re- una impresión, ia más insignificante notimismos castiguemos el desmán y tomemos chazar nu. ucroso enemigo que lo impedía, cia que con el hecho se relacionara. No me quejo. Por experiencia sé que deslas garantías t- rníoriales de que los autores causándoles numerosas bajas. A 1 iniciarse la retirada organizada con de el principio de la campaña se ha adopde él no han de repetulo, para lo cual sólo hay el camino de hac- r vivir bajo nuestro mucha pericia por general Tovar, el enemi- tado el criterio, criterio cerrado, de no perdominio a los que á e. lo se avengau, ó que go, favorecido por condiciones terreno y midr á los corresponsales! a transmisión de salgan de las zonas donde la fuerza de los deseando dar muestras de su vitalidad, ata- una sola noticia que se refiera á operaciohechos nos ha llevado á imponer nuestra có con furioso empuje á nuestras tropa que nes mientras no se haya cursado previaautoridad y protectorado, que de otra parte lo rech izaron briosamente causáudoles ba- mente el telegrama oficial del comandante impedirá sigan destrozándose entre sí las jas vistas de mucha consideración, auxilia- en jefe de las tropas. Por eso. aun cuando tema en rns poder cabil is, perturbando la pa ¿y ias relaciones dos además por dos compañías y una batemercantiles con nuestras plazas, con Espa- ría Schneider situadas eu una posición im- impresiones y detalles más que suficientes portantísima que ocupan estas fuerzas, con para dar una idea de lo que había sido este ña y con las demás naciones que por dichas las que yo me encontraba. nuevo hecho gloriosísimo para nuestras plazas las mantienen con el Ril. Artillería ha tomado una parte activa armas, tuve que resignarme á ver que sólo Pero aun hay más- al declinar (en la protesta) responsabilidad por lo ocurrido, al muy importante en el combate y todas las se permitía la transmisión de esta noticia. puntualizar que Marruecos no se considera tropas han estado animadas del mejor espí- Las tiopas de la división de Cazadores ob. igado á pagar indemnización, y al ha- ritu. Nuestras bajas sensibles importantes han salido á operaciones! LAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA TELEGRAMA. OFICIAL iHHIMiniinninillliniíflirn nrimnmTinmiitiMnin