Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, JCABLE. TELÉGRAFO Y TELÉFONO W W B 3 PAHA PENTODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO if Y TELEFONO ESPAÑA VIVE ¡VIVA ESPAÑA! a lo dijimos pasados días: España vive, -España alienta; nuestro glorioso león f íia vuelto á sacudir sus melenas y á mostrarse digno de sus pasadas grandezas y deciflido á renovar sus bélicas glorias. 1 Recientes- desastres, más pregonados y Sentidos, por lo mismo que á ellos no estábamos acostumbrados enervaron un tanto nuestro espíritu y deprimieron algunos instantes nuestras energías, pero encaminaron resueltamente nuestra voluntad por el camino de la regeneración y del engrandecimiento, y el éxito ha coronado la primera empresa seria que hemos acometido. ¡Gloria y honor para el invicto Ejército español, por ser quien ha triunfado! ¡Gloria y honor al insigne caudillo que le lia llevado á la victoaa en plazo brevísimo y con escasas bajas! ¡Honor y gloria para las valerosas tropas que á las siete y media de la mañana de ayer Jian clavado la ensera de la patria en el pico más alto del odioso y odiado Gurugú! i De todas partes se reciben telegramas significando el júbilo que las victorias de ios últimos días han motivado. Aragón y Castilla, Andalucía y Valencia, Galicia y las Vascongadas, Cataluña y Asturias, Guipúzcoa y Canarias se han apresurado á felicitar á los valientes soldados ¡que, al grito de ¡viva España! han demostrado que España vive, en los traidores campos africanos. Sí, España vive; nuestros soldados son lo que siempre fueron y sus triunfos repercuten, agrandándole, en el corazón de todos los españoles. Confiemos en un porvenir más venturoso y más próspero que el inmediato pasado. jViva el ejército de operaciones en Melilla! España vive, ¡Viva España! por ahora coronel Primo de Rivera con cuatro compañías de su regimiento y la Brigada Disciplinaria. EL REY Y EL GOBIERNO ipn Palacio. Habían despachado ayer con S. M. el Rey, según es costumbre los miércoles, los ministros déla Guerra y de Marina, y con tal objeto habían ido al regio Alcázar á las diez de la mañana. Cuando entraron en Palacio, ambos consejeros manifestaron á los periodistas que allí se encontraban que no tenían ninguna noticia que comunicarles posterior á las que había publicado la Prensa de la mañana. Terminada la audiencia, y cuando el general finares llegaba á la puerta del Príncipe, recibió aviso de que desde el ministerio de la Guerra querían hablarle urgentemente por teléfono. El ministro comunicó con la secretaría de su departamento desde las oficinas de la Inspección, y á ros pocos minutos se dirigía de nuevo á la cámara regia, trasluciéndose, por el júbilo de su semblante, que tenía alguna importante v favorable noticia que comunicar. Asi era en efecto, pues desde el ministerio se le participaba haberse recibido un despacho o ficial del general Arizón comunicando la toma del Gurugú O egocijo dei Monarca. A los pocos momentos, el genial Linares trasladaba al Monarca la gratísima nueva. El Rey supo la noticia de la toma del Gurugú con la alegría que es de suponer, é inmediatamente fue transmitida á todas las personas reales. El Monarca dispuso que uno de sus ayudantes fuese al hospital de Carabanchel á visitar al capitán Padín, herido el 27 de Jcilio y á quien anteayer se amputó un brazo. Después D. Alfonso recibió en audiencia al coronel Fernández Blanco, que por enfer mo regresó de Melilla obedeciendo el mandato de los médicos. Su Majestad conversó largo rato con su ayudante de órdenes. En todas sus conversaciones daba á entender la alegría que invadía su ánimo por las faustas noticias que acababa de recibir, no cesando tampoco en sus alabanzas á los heroicos soldados que tienen por caudillo al ilustre general Marina. I inares y los periodistas. A las doce y media, cuando salía de Palacio el general Linares, los periodistas que le aguardaban, sin necesidad de preguntar, comprendieron que tenía favorables noticias de la campaña. ¿Qué hay de nuevo, señor ministro. -preguntaron al general Linares. -Voy á hacer traición por una vez á mi compañero el ministro de la Gobernación- dijo el ministro de la Guerra. -Hay una noticia importantísima. El Gurugú ha sido ocupado esta mañana á las siete y media por nuestras tropas; no tengo á estas horas detalle alguno de la operación, pues me acaban de comunicar la noticia escueta desde el ministerio de la Guerra. Es una noticia por la cual todos los españoles debemos estar de enhorabuena. I o que dfice el Sr. Maura. El presidente del Consejo salió de la cámara regia con semblante en extremo risueño. -Hoy, señores- -dijo á los periodistas, -si que hay una buena noticia; pero supongo que se la habrá comunicado á ustedes el ministro de la Guerra. -Sí, señor presidente- -concestaron los reporten; -que sea enhorabuena. -La acepto, y se la doy á ustedes á mi vez, de todo corazón; hoy es día de júbilo para todos los españoles, y mucho más porque la toma del Gurugú se ha logrado sin derramamiento de sangre; no hay mas noticia precisa; detalles, en el telegrama oficial los verán, pues se les facilitará ahora mismo en el ministerio de la Gobernación. Y radiante de júbilo, rebosando en su rostro la patriótica y noble satisfacción que experimentaba el Sr. Maura, subió á su coche oficial A cuerdos del Gobierno. En su breve entrevista, los señorearesidente del Consejo y ministros de la Guerra y de Marina acordaron que se diese aviso inmediatamente gara que en los edificios públicos se colocasen colgaduras y luciesen iluminaciones por la noche. También se ordenó que las tropas vistiesen de gala. Desde las dependencias oficiales se comunicó la noticia á provincias. Al conocer la noticia oficial, el Gooierno militar la comunicó telefónicamente á todos los cuarteles. Asimismo ordenóse que izaran banderas en todos ellos, y al conocerse por la fuerza que en ellos se alberga tan grata noticia, el entusiasmo fue indescriptible, dándose vivas á España y al Ejército. EL PARTd OFICIAL MEUtAA, 19, M. REGOCIJO EN MADRID jpntusiasmo general, Cerca de la una de la tarde comenzó 3 circular la noticia de la toma del famoso monte, llevando, como es natural, la animación á todas partes. Tal noticia, verdaderamente satisfactoria, corrió por Madrid rápidamente, como reguero de pólvora, produciendo en todas partes delirante entusiasmo. Por teléfono, por las colgaduras que se veían- en los Centros oficiales y en muchas casas particulares, se extendió la grata nueva desde el centro de la capital á lis barrios extremos. aí ft las siete y treintava sido ocupada posición que forma vertiente derecha baíranco Lobo, dominando todo el valle de Eeni- Ensar; poco después se han ocupado también los dos picos principales del Gurugú, enarbolando sobre ellos bandera española; han concu crido á la operación diez y seis compañígis, tres baterías, tres secciones de Caballería, más una de Ingenieios; no ha habide resistencia; se está iortificaudo esta posición, donde quedará