Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BC. DOMINGO 26 DE SEPTIEJvlBKB DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 9. sión de Melilla, utilizó el vapor correo español Sevittcu Los poblados más importantes de esta cabila son: Asdir ó Eisdier, residencia del actual oaid, Sidi Baker, poblado que se encuentra en la margen izquierda del Neckor, desde el que se domina el mar, y dista unas dos horas de la desembocadura del río; siguiendo la margen izquierda del mismo río se encuentra un poblado llamado Esbundad, poseyendo, tanjo éste como él anterior, preciosa y rica vega, con abundancia de frutas y hortalizas, dedicándose sus habitantes á la pesca y cultivo de sus huertas; Mzemma es una alcazaba arruinada y restos de antiguos edificios que ocupan un buen trecho en la margen derecha del río, al igual que Esfuder, ó Sidi- Ulfoder, que en la margen opuesta del Neckor y á poca distancia de su afluencia coa el Driz levanta sus viejas almenas entre uu pequeño caserío habitado por moios y judíos, que sirve de punto de parada á los viajeros que cruzan aquella comarca. Al Este del cerro del Ataque se ven algunas casas diseminadas por la montaña, que forman el poblado de Riagal ó Benihandelah, digno solamente de mención por celebrarse todos los lunes mercado, fen donde tienen lugar varias transacciones de artículos de primera necesidad. Menos importancia tienen los caseríos de Esfisen, Estigar, Eimesin, Arriet, Ejaros, Esofit, Eisboyer, Eisadlat, Eituret, Eitumayat, Eisbuen y Escantrach. Los cabileños de Beni- bu- riaga han realizado actos vandálicos que demuestran la poca influencia que tiene el Sultán en aquellas regiones, pues la mayor parte de esos crímenes han quedado sin represión por parte de las autoridades del imperio. Entre los más abominables de esos hechos figuran los siguientes: En el año 1850, desde el cerro de las PaC e extiende la cabila de Beni- bu- riaga por lomas, cañonearon vivamente nuestra plaza, el Sur de las de Bocoya y Tufis hasta penetrando uno de los proyectiles en la las torres de Alkaiá, ó sea hasta la cabila iglesia de Alhucemas. En 1885 atacaron desde la playa á unos de Beni- bu- frag, lindando por el liste con la de Tlemsámana y terminando por el oficiales que habían salido á paseo en una lancha, y al terminar la campaña del 59 al Norte con la bahía de Alhucemas. Es región tan extensa y tan poco explo- 60 izaron engañosamente bandera de parrada por el Sur, que ni aproximadamente lamento en la isla de Tierra ó de la Soleha sido posible fijar sus límites por lo que dad, sitio donde se acostumbraba á celebrar esta clase de conferencias, y apenas desá esta parte se refiere. La cabila de Beni bu- naga es muy pode- embarcaron los nuestros mataron á 16 marosa y guerrera, y sus individuos fueron rineros, al cabo, al intérprete y al patrón antiguamente poco amigos de los españo- del bote, apoderándose de éste y colgando les, debido, sin duda, á las cordiales relacio- más tarde en las higueras de la costa los nes que siempre hemos tenido con los bo- mutilados cadáveres de aquellos desvencoyenses, sus eternos enemigos. Después, turados. En el año 1883, y con motivo de querer en diferentes ocasiones inostráronnos sus simpatías y proveyeron diariamente de ali- impedir los beni- bu- riagas que una falúa mentos á nuestros presidios de Alhucemas. cargada de provisiones de Bocoya se diriNo es aventurado asegurar que el núme- giera á la plaza de Alhucemas, empezaron ío de hombres armados de que disponen un vivo tiroteo, que dio ocasión á que un asciende á cinco ó seis mil, los cuales usan bote nuestro se dirigiera hacia los islotes! el remington, que, junto con las municio- donde estaban apostados los agresores y para intimidarles enarboló la bandera esnes importan de Teluán. Tienen una playa anchurosa y limpia, es- pañola, consiguiendo que cesara el tiroteo; pecialmente por la parte del E. lugar muy pero una vez que el bote se hubo internado hicieron fuego sobre él, contestando los á propósito para desembarcos. Su vega es muy extensa y hermosa, ferti- nuestros á la agresión con gran energía, lo cual, visto por el comandante de la plaza, lizada por los rios Neckor y Ghis ó Ris. Enfrente da la plaza de Alhucemas, y á ordenó que rompieran el fuego nuestros poca distancia de la playa citada, se levan- cañones, cuyos proyectiles destruyeron gran ta el pequeño castillo de Mont- Jedi, que parte de sus caseríos, por lo que los beniguarda los restos de un santón. En la mura- bu- riagas, hostilizados á la vez por los dislla que le circuye hay enclavados dos caño- paros de los tripulantes del bote, enarbolanes de avancarga sin cureña. En este casti- ron bandera de parlamento, prometiendo en llo reside el destacamento de moros de rey la entrevista celebrada que jamás molestaque, según el artículo 6. del Tratado de Te- rían el trafico con la plaza, promesa que, en tuán, firmado el 26 de Abril de 1860, debía honor á la verdad, venía siendo fielmente establecerse á orillas del mar y frente á la cumplida. España en África, revista de la cual tomaGomera y Alhucemas. Tal destacamento, formado por un cabo mohcandem y tres ó mos los datos que anteceden, aboga por que cuatro moros de rey, es revistado por el el ministro español en Tánger gestione y lobajá del campo de Melilla, cuya última vi- gre la modificación del art. 6. del Tratado sita data del 7 de Septiembre de 1899; en de Tetuán para que desaparezca el ruinoso cr. ya fecha, y procedente de nuestra pose- castillejo que se levalita frente á nuestraj Vot último, el cuadro orgánicjp de la ter cera división expedicionaria, que ya está organizada, al mando del gene ral Ampudia, y dispuesta- á partir cuando se ordene. Esta división consta de un efectivo de 7.733 hombres. üi total de nuestro bjército, sumando á las cifras anteriores las guarniciones de la Península, Baleares Canarias y Ceuta, que hacen en junto 90.340 hombres, asciende á 140.182 soldados. Las municiones que hay en Melilla son: cartuchos, 32 millones. Disparos para cañones Schneider, 36 000, y para los de montaña, 30.000. Qaedan en Málaga, como reserva, ocho millones de cartuchos y 23.000 disparos de cañón. Existen aáemás en Melilla 2.790 tiendas de campaña, que pueden alojar 35.000 hombres con comodidad, quedando en Málaga otras Soo capaces para alojar 8.000. El material de depuración de aguas se compone de 12 máquinas, que destilan litros 100.200 en veinticuatro horas, y 35 depósitos ó tanques, que pueden contener 273.992 litros. Los rumores sobre falta de municiones, que alguien hizo- circular, quedan contestados con saber que el comandante en jefe dispone de 40 millones de cartuchos, que dan más de 1.000 por fusil combatiente, y 89.000 disparos para 68 piezas de campaña. ó sea más de 1.300 por pieza. Apaite de esto, hay existencias en los Parques, y nuestras fábricas militares producen sin descanso. plaza, y que constituye un verdades padrón de ignominia para España, lo mismc que aquella su vieja trinchera construida en 1777. LA BOLSA i a Bolsa ha acogido con júbilo las notí cias satisfactorias que se reciben de Melilla; el Interior subió ayer 25 céntimos; mientras los francos p erdieron 15. Pequeña es el alza de nuestro primer signo (de crédito é insignificante la baja del cambio internacional, pero constituyen un, síntoma y demuestran que el mercado se orientará francamente al alza cuando termine- la campaña J e Melilla. Jamás estuvo mejor dispuesta la Bolsa. Prueba de ello es que al abrirse la contratación al próximo se- ha visto que la dobls no cuesta más que 20 céntimos. De manera que los compradores á plazo no tendrán que pagar más que 2,80 por 100 jpara prorrogar sus operaciones á fin de Octubre. LA JORNADA DEL LUNES una interesante crónica, en la que ex pone sus impresiones recogidas en el mismo campo de batalla durante el combate del día 22. De ella extractamos los párrafos que nos parecen más salientes, y que, como verá el lector, conservan un sello de frescura que la hace aún más interesante, pues como el mismo veterano periodista confiesa rendido después de la luctuosa jornada, en vez de coordinar sus notas, se limitó á arrancar y enviar al periódico las hojas de su carnet, en el que hora por hora iba escribiendo sus apuntes: A las cinco de la mañana: Como agregado al cuartel general, se me avisó que á esta hora estuviese en Rostrogordo para unirme á él, y en el perímetro de Rostrogordo me encuentro. En él camino he tenido la satisfacción de saludar áJos generales Tovar y Alf au, al frente de las tropas que mandan. Comienza la colocación de éstas por el orden que han de ir á la pelea. En vanguardia se coloca la brigada del Campo de Gibraltar, y dicho queda que va á ser la primera que entre en fuego. A las seis: Llega á Rostrogordo el general en jefe, acompañado del general Arizón, coronel Jordana y de sus ayudantes. Se le recibe con honores, que cesan pronto por disposición superior. Situados los doce batallones, las baterías, la Caballería, las ametralladoras, en disposición conveniente, un toque de atención del corneta alas órdenes del jefe superior anuncia que sha llegado el momento de ir en busca del enemigo, y desde este instante se advierte una transformación en los ánimos. La batería de Camellos ha roto el fuego, y contemplamos sus efectos en las faldas del Gurugú; señal, segura de que los indígenas vienen á nuestro encuentro abandonando- sus trincheras en las barrancadas de la famosa cordillera. Mejor que mejor; aqui, poí este lado, expondrán su cuerpo á las balas y no matarán á mansalva, como á los protectores de los convoyes. Morir matando consuela los ánimos varoniles en tiempo d 2 guerra. A las ocho y cuarto: Las batería i han des truido varias casas de los rebeldes inmediatas al zoco de Beni- Sicar. La de SidiGuariach es la que enfila mejor por el sitio donde está situada; la de Camellos hace también muy buenos disparos, á zunos de periodista MenE 1 distinguidoenviado á El Sr. Peris Sevioheta ha Noticiero LA CAB 1 LA DE BEN 1- BU- R 1 AGA