Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 24 DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN 1 PAG. 6. El teniente coronel Moreira, herido tam- bien el lunes, sigue igual. El voluntario de Chiclana herido grave está un poco mejor. Su teniente coronel conserva la tarjeta postal en que, al ser curado, se despedía de sus padres. El oficial de Arapil es herido no está 4- an grave como en un principio se supuso. UN RECONOCIMIENTO Ayer se realizó ana amplísima expjoracióu en las posiciones de Sotomayor y Tovar. Estas dos columnas y la de Alfau y Del Real cortan perpendicularmente la península de Tres Forcas. Las tropas que efectuaron el reconocimiento, á las cuales acompañé, entraron en casas y corralizas todas deshabitadas. Recogimos armas, pólvora, cartuciioS, mucho plomo proeedente de nuestras balas y cuatro cajones de los que se perdieron el 27 de Jubo. VUELTA AL CAMPAMENTO 1- 5 e venido hoy á Melilla para dejar estas fi notas. Hice el viaje á caballo con un compañero, y esta misma tarde regresamos á las posiciones de Tovar. La fatiga, las provisiones (ayer no nos desayunamos hasta las cinco de la tarde, y hace tres días que apenas dormimos) todos los pequeños sacrificios que suframos, hasta la desagradable impresión de oír las balas, se pueden dar por bien empleados con tal de presenciar el comoortamiento brillantísimo de nuestras tropas para contárselo á España. Mi impresión personal es que después del combate de! lunes y del vigoroso ataque de ayer los moros se hallan quebrantadísimos no sólo por los destrozos materiales sufridos sino porque se han desmoralizado, pues ellos están acostumbrados á tirar á mansalva, y ahora, al ver el resuelto avance de nuestros soldados y la firmeza con que defienden las posiciones conquistadas, comienzan á hacerse cargo de la seriedad de suestros planes y del poder de nuestras armas. El general Tovar espera hoy órdenes, por lo cual presumo que tal vez mañana haya movimiento de fuerzas. Si seguimos en las mismas posiciones me prolongo pasar al zo o del Had. OKAÑA En la mitad del camino les salió al en- próximo á el zoco y registraron algunas de cuentro un grupo de Caballería enemiga de sus casas. Desde otro aduar, y repentinamente, les Ulad- Settut y disparó contra ellos. Las parejas de Caballería de servicio en dispararon unos moros, que hirieron á ino el zoco hicieron una salida y dispararon de los nuestros. contra los moros para auxiliar á los cantiInmediatamente, el general Sotomayor neros, que también hicieron fuego para de- dispuso que saliesen unas parejas de Cabafenderse. llería para proteger la conducción del lesioEn vista de que el grupo enemigo iba nado, que venia en brazos de sus compaaumentando, con jinetes é infantes salió de ñeros Excitados los moros, que hasta entonces el zoco de El- Arba una sección de Caballehabían estado ocultos, salieron de su esconría, que logró dispersar a los cabileños. Corriéronse éstos hacia Ulad Settut, en drijo con el intento de atacar á los soldados y quitarles el herido; p. ero una sección de uno de cuyos aduares se refugiaron. Los moros que atacaron no pertenecen á Caballetía de Alfonso XH, y al frente y por la harca; son unos cuantos merodeadores los flancos una columna de Infantería, les que, colocados á mitad del camido, están ea obligó a retirarse. acecho para robar á los que transitan entre Desde lejos los cabileños trataban de ambas posiciones, buscando luego refugio atraer á nuestras tropas con ademanes de en los montículos de la izquierda, hacia reto y gritos de combate, pero las fuerzas Ulad Settut. destacadas, cumpliendo las instrucciones Tengo la seguridad de que no son queb- recibidas, se limitaron á contestar á tiros y danies, porque éstos se hallan todos some- regresaron al campamento sin bajas. tidos. Entonces los Schneider que están emplaDurante el día de hoy se ha visto ajo le- zados en lo alto del zoco rompieron en nujos al enemigo, que rehuye ponerse al al- trido fuego á dos mil metros, que hizo algucance de los cañones. nas bajas á los enemigos. A mediodía un grupo ae unos veinte se SOLICITUD DE PERDÓN acercó protegido por varios arbolitos nue hay en dirección á Zeluán. un rato vióse Una de las baterías del 2 montado nizo Dasado las vertientes tina bandera blanca fuego, con tal acierto, que mató á siete é hi- rugú, poral aproximarseoccidentales de ¡3 ay divisóse al que la rió á ocho de los audaces cabileños. llevaba y á uu grupo de unos cuantos moLos núcleos importantes de la harca es 7 corta tan á la izquierda y á la derecha de la alca- ros que le seguían aayunos distancia. y en Se les dejó llegar 200 metros, zaba, con objeto de correrse hacia Uiad Set- ese instante destacóse de los demás un emitut ó hacia Beni- cuando avancen sario, que pidió conferenciar con el general? as tropas. En las inmediaciones de 1? alcazaba exis- Sotomayor. con atención su ruego de perOyóle éste ten grupos insignificantes. y paz, en breves palabras Hoy han venido á este campamento al- dónvolviesey nadie á hablarle de leaijo que no perdón gunos moros para vender gallinas, que les entregar los fusiles antes de solicitarlo. sin han sido compradas á buen precio. Bien claramente se advirtió que la resHablando con los vendedores se observano del agrado del ba que tenían gran empeño en hacer cons- puestapidió fue obtuvo permiso emisario, el y para martar que las brigadas San Martín y Aguilera cual no serían hostilizadas porque llevan caño- charse. Seguidamente unióse á los que le espenes obras del diablo, como ellos llaman á los raban, les dio cuenta del resultado de su de tiro rápido. Aunque es lo más probable que no en- entrevista, y luego todos juntos marchácuentren nuestras tropas resistencia hasta ronse por donde habían llegado. Nador, no hay que fiarse mucho de la sinceridad de los indígenas. Hoy han venido de la Restinga á este DESDE LA PLAZA campamento abundantes convoyes de víveMEULLAj i3, ION. res y municiones y material de campaña. El general Orozco ha recibido telegramas I os últimos combates, tan favorables para de las victorias obtenidas en Bem- Sícar, y nuestras tropas, han producido en esta al propagarse las gratas nuevas han causa- plaza entusiasmo indescriptible. En todas partes donde se reúnen dos perdo delirante entusiasmo en las tropas. Como desde aquí desconfío mucho de po- sonas, sean militares ó paisanos, no se hace der comunicar oportunamente con la Res- más que comentar con elogios las acciones tinga y Mehlla, y como lo creo además con- de Taxdirty del zoco de B ¿ni Siear. La marcha efectuada por las tres baterías veniente para el servicio, voy á incorporardel io. montado de Artillería por sitios me á la columna Aguilera. Para realizar mis deseos aprovecho la donde parece imposible que pasasen los caamabilidad de un oficial de Marina que ñones se califica, en justicia, de muy notable. Puntos hubo en donde, no bastando el remarcha ahora en una lancha automóvil á la Restinga. Desde allí me dirigiré á zoco El- forzar los tiros de mulos, los artilleros io graron con sus brazos el avance. Arba. Los que han estado en el zoco de El- Had Conmigo viene el jefe de la sección ciclista afecto á la división Orozco, que está pres- dicen que nuestras tropas se muestran satisfechísimas, pues en el valle de Beni- Sitando muy útiles servicios. car hay mucha agua potable y ricas huerGAR- CAR. tas y sembrados. Como demostración de la precipitada fuga emprendida ayer por los moros se cita el hecho de que en muchas de las casas se LA DIVISIÓN han hallado, no sólo ganado y enseres, sino y municiones, que SOTOMAYOR armasel rifeño siempre. es lo último que dejar MELILLA, 23, JO N. (U G E N T E) En esta plaza ha habido hoy tranquilidad I a división Sotomayor permanece acam- absoluta. pada en el zoco del Had, y de allí acaEl general Marina vino á las siete de la ba de regresar ahora nuestro compañero tarde y se dispone á pernoctar aquí, desAlba que marchará mañana á los Pozos de pués de haberlo hecho en los campamentos Aograz. tres noches. Esta tarde, á las dos, unos soldados de Continúa el movimiento ae D arcos. El aquella división se dirigieron á un aduar Menorquín salió para Malaga coa heridos y LA DIVISIÓN OROZCO í 3 4 T. JHEULLA, 2 3 9 N. (uHGENTE. e envia Tur desde la Restinga las siguientes notas: A la posición de Aograz, donde estoy, ocupada por la brigada San Martín, llegaron anoche dos cantineros que refieren el Siguiente hecho: Habían salido del zoco de El- Arba, con otro compañero, en sendas caballerías cargadas, para vender alimentos á nuestros soldados. Llevarían andados como unos tres silómetros, cuando de un grupo de moros les hicieron veinte ó treinta disparos. Los cantineros se tiraron al suelo para esquivar las balas; pero viendo que los moros se acercaban emprendieron rápida carrera dos de ellos, abandonando las caballerías, y el otro se arrojó á la Mar Chica y á nado llegó á zoco El- Arba. Sus compañeros embarcaron á las ocho de la noche en los pozos de Aograz y llegaron sin novedad á la Restinga á las diez. La misma noche, según noticias recibidas en la posición Sau Martin, fueron también üobti ¡izados otros cantineros que habían salido de aquel campamento para El- Arba. t iflímniilIlHlllí lililí lll 1 1 1 Mmiaemniraira uiuun nnninirninr 1 1