Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 23 DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN 1 PAG. 7. Armeros: D. Saturnino Rodríguez Iglesias y D. José Cañal. Segunda brigada. -General González. Regimiento de la Reina, núm. 2, de guarnición en Córdoba. Coronel, D. Cayetano de Alveaz. osjeíesy oficiales que forman parte de Tenientes coroneles: D. Fernando Mos los regimientos que constituyen la di- coso, D. Manuel Elias, D. Ricardo Willincki. visión Arnpudia son los siguientes: Comandantes: D. Ángel Cores, D. Ramón Primera brigada. -General Carbó. Hermosilla, D. Regimiento de San Fernando nútu. 11, de Andrés Gómez Luis Pérez Auxategui y don Molina. guarnición en Lugo. Capitanes: D. José Suárez, D. Rafael MarCoronel, D. José Pulleiro Moredo. Tenientes coroneles: D. Manuel Neira, tín Huete, D. Ramón Soriano, D. Francisco Ruiz del Portal, D. José Saltier, D. Diego D. José Echevarría y D. Alfredo Infante. Comandantes: D. Juan García y Gómez García Santos, D, Gregorio García Santos, Caminero, D. Cnstino García González, don D. Luis Viana, D. Camilo Gil, D. Benito Canellas, D. Manuel Ruiz del Portal, D. SalRafael Cosgayón y D. Demetrio Ibarrola. Capitanes: D. Manuel Marín Becerra, don vador Rosado, D. Juan Arredondo, D. MaServando López, D. Pascual Berrnúdez Cas- nuel Balcázar, D. Manuel Mantilla y D. Ratro, D. José Rodríguez, D. Joaquín Fernán- fael Sánchez Gómez. Primeros tenientes: D. Baltasar Vega, don dez Pérez, D. Garardo Rico, D. Carlos Dueñas, D. Ramón léamela, D. Juan Franco, Antonio Veder Torrealva, D. Miguel Pérez D. Enrique Enríquez, D. Mariano Tejero, Alcorta, D. Rafael Cruz Conde, D. Juan RoD. Ramón Gómez, D. Victoriano Azcárraga, mero Segura, D. Felipe Vara, D. Juan MoD. Enrique López de Arce, D. José Rodrí- reno González, D. Manuel Lobo, D. José guez Rodríguez y D. Antonio González Onieva, D. Luis Carvajal, D. Francisco Cortés, D. José Moya, D. Miguel Guijo, D. ToFraga. Primeros tenientes: D. Manuel Echeni- más Rueda. D. Arturo Alonso, D. Agustín que, D. Jesús Castro, D. Ramón Rodríguez Valera, D. Melchor Bravo y D. Eduardo Crespo, D. Francisco Fernández Ribera, don García Amadeo. José Vidal, D. Juan Fernández Quintero, Segundos tenientes: D. Guillermo García D. José Fernáudez Cabanas, D. José Quin- Carrasco, D. Cristóbal Muñoz, D. Diego ¡tela, D. José López Rodríguez. D. José Igle- Mateo Padilla, D. Manuel Sagrado, D. Fransias, D. Ildefonso Valín, D. Francisco Mira- cisco Ruiz del Portal, D. Pedro Pérez Sa 1 montes, D. Raimundo López, D. Ramón las, D. Mariano Juarranz y D. José Martín Pozo, D. Gerardo Landrove, D. Faustino López. Fernández López, D. Ramón Iglesias y don Médico primero D. Antonio Oarreto. Demetrio González Muñoz. Médico segundo D. José Fernández de Segundos tenientes: D. Delio Flandes, Casas. T Federico Tallón, D. Dionisio Mamblona, Capellán, D. Francisco Corazón. D. Juan Arce, D. Pedro Fernández, D. AlMúsico mayor D. Antonio Bustelo. fonso Oses, D. Julio Condo, D. Manuel BaArmeros: D. Joaquín Villanueva y D. Rarros y D. José Espkaosa. món Alberdi. Médico primero D. Miguel Parrilla. Regimiento de Córdoba, núm. 10, de guarídem segundo D. León Romero. nición en Granada. Capellán, D. Jesús Saavedra. Coronel, D. Enrique Ambel. Músico mayor. D. Román de San José. Tenientes coroneles: D. Alfredo MelénArmeros: D. Agustín Antonio Martínez y dez, D. Ricardo de Rada y D. Pedro LoD. Manuel Fernández. zano. Regimien to de Ceriñola, núm. 42, de guarComandantes: D. José Carrizo, D. Frannición en Órente y Túy. cisco Ruiz, D. Emilio Moreno Olmedo y don Coronel, D. Tomás Fernández Rodríguez. Arturo Nario. Tenientes coroneles: D. Antonio FernáuCapitanes: D. Miguel dez Dorado, D. Mariano Briones y D. Mo- Alcántara, D. D. B- irique Aviles, D. Manuel Eugenio Serrano, desto Ruiz Salgado. Comandantes: D. José Armesto, D. Ma- Sáenz, D. Juan Romero, D. Emilio IturriaFernando Munuel Rivera, D. Francisco Castaños y don ga, D. Manuel Serrano, D. Sieluna Burgos, ñoz Jiménez, D. Fernando José Dato. D. Capitanes: D. Enrique Armesto, D. Fede- D. Francisco Soria, Seco Federico Gutiérrez Sánchez, D. José rico Chacón, D. Enrique López Pérez, don León, D. Antonio de Benito, D. Francisco Subiza, D. Carlos Octavio Aláez, D. Emilio Sierra, D. Luis Bermúdez Castro y D. Domingo Herrera. Soto, D. Valero Guijarro, D. Carlos Brasa, Primeros tenientes: D. José Robles, don D. Miguel Cuervo, D. Gregorio Rodríguez Torres, D. Cecilio Ajenjo Concha, D. Manuel Pablo Peña, D. Juan González Mora, don Quiroga, D. Auge! Betancour, D. Lamberto Antonio Puche Muñoz, D. Diego Colomo, de los Santos, D. Marcial Barro y D. Fer- D. Francisco Andeiro, D. Jesús González, D. Víctor Martínez Simancas, D. Juan Pauando Martínez Monje. Primeros tenientes: D. José García Alva- zos Borrero, D. José Robles López, D. Virez, D. Celestino Sánchez, D. Ricardo Bene- cente Alcaraz, D. José Guerrero Alarcón, dicto. D. Tiberio Domínguez, D. José Arau- D. José de la Oliva, D. José Aporta, D. Julio Belza y D. Manuel Alvarez de Sotojo, D. Alejandro Salgado, D. Arturo Gonzá lez, D. Alejandro Paramo, D. Severiano Mar- mayor. Segundos tenientes: D. Antonio Lobo, tínez Ramos, D. Santiago Taboada, D. Rafael Verdiquier, D. Demetrio López Guerre- D. Antonio Marco, D. José Rosado, D. José ro, D. Andrés Pateiro, D. José Alvarez Ro- Bujalance, D. Ildefonso Higueras, D. Frandríguez, D. Manuel García Alvarez, D. José cisco Flores, D. Federico Calvet, D. Emilio Alonso Romero, D. Venancio Blanco, don Bozzo, D. Juan de Zarate, D. Gerardo SánJoaquín Seoane, D. Manuel Carballo, don chez Monje y D. Manuel González García Médico primero D. Jasé Sánchez Roldan. Manuel Salgado y D. Alejandro Sesma. Médico segundo D. Antonio Cordero. Segundos tenientes: D. José Valencia, Capeilán, D. Antonio Vargas. D. Antonio Fernández Domínguez, D. AniMúsico mayor, D. Francisco Vico Rigall. ceto Vila, D. Julio Reinoso, D. Arnaldo FerArmeros: D. Casimiro Cimadevílla y don nández Urbano, D. Fernando Alonso de CeAlfonso García García. lada y D. Constantino Bujía. Médicos primeros: D. Joaquín Arechaga A estos jefes y oficiales hay que agregar y D. Manuei García Sánchez. los que últimamente han sido destinados Capellán, D. José Gil Vila. para completar plantillas, y cuyos nombres Músico mayor, D. Basilio Nieto. ya dimos en estas columnas, LA DIVISIÓN AMPUD 1 A LA CARTA DE UN CA 1 D r omo documento curioso, recogemos la carta que ha recibido de un caid de Quebdana el general Aguilera: Alabado sea el Dios único. Al señor gobernador general, el magnífico caballero, muy apreciado y dueño de la felicidad, de quien depende la piedad ó compasión nuestra, dotado de talento y mano piadosa. Habiendo conocido la noticia de hallaros en operaciones en todos los territorios y cabilas, os manifestamos que la de X (una inmediata á Quebdana) ha pedido de los Ulat Chelat os diga que estamos dispuestos á que nos gobernéis y ayudaros en cuanto podamos Esta será nuestra mayor alegría. Deseamos poder hablaros Os participamos que la cabila de BeuiBuifrur no podrá oponerse á vos, porque ha muerto su jefe el día que combatió contra vosotros. Sólo pedimos la contestación de vos y la paz. Chaaban, 29, años 1327. (Firma del caid. LOS DESAPARECIDOS p n las cabilas fronterizas de Alhucemas hay dos moros muy afectos á España, conocidos por los apodos de Sultán y BelaSultán fue comisionado hace algunos días por el gobernador militar de aquella plaza para que averiguara cuál ha sido el paradero de los soldados que se dice han desaparecido, porque no han sido hallados sus cadáveres después del combate del 27 de Julio. Sultán ha regresado á la plaza y ha manifestado que los prisioneros que se decía habían caído en poder de los moros fueron todos asesinados por éstos, menos el capitán que trajo al general Marina una carta de los jefes de la harca. Se cree que también ha muerto el teniente La Portilla, pues el sargento de la Policía de Tánger, Hadú- Hañi, y el moro El- KrinHach- Budra, nohan. encontra. do ningún indicio que les pusiera sobre la pista del desgraciado oficial, á pesar de los esfuerzos que en ese sentido han realizado. Ambos confidentes aseguran que en el campo rifeño existen lugares donde abundan las cadáveres de cristianos y rífenos, que no han podido ser enterrados y que yacen amontonados en revuelta confusión. Por lo que se ve, hay que desechar la creencia de que en poder de la harca pudie ran existir prisioneros de nuestro Ejército. El carácter sanguinario de esos bárbaros, el odio fanático que nos profesan y los deseos de venganza que, por otra parte, sentirán hacia los españoles en vista de los destrozos que nuestros cañones les han causado, hacen creer que no son capaces de abrigar, la suficiente nobleza de sentimientos y la hidalguía propia de los espíritus elevados para conceder á un prisionero de guerra las atenciones y cuidados que merece su desdicha. No hay que olvidar tampoco que el Corán prescribe la ley del Talión, que la barbarie musulmana aplica siempre que se le presenta la ocasión. rasto. A los señores fotógrafos de profesión y íí los aficionados que envíen á la Redacción le AS. fotografías sobre algún asanto de interés y de palpitante actualidad s e l e s abonará íí 14325 PESETAS por cada prueba que piibíiquem Al pie de cada toí, gi? 0 a se indicará el H 8 M s e de sra