Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S ii D E S E P T I E M B R E D E 1909; EDICIÓN i. PAG. 7. Los hechos no aan querido dar la razón ¡al jefe de la harca. l TRANQUILIDAD. EL GLOBO ieyóse que durante la noche seríamos de v nuevo hostilizados. Ante esta posibilidad se redobló la vigilancia, reforzáronse las guardias, doblarontge los centinelas y los apuntadores de la artillería permanecieron al pie de los eañones. Las precauciones no fueron necesarias. I, a noche transcurrió tranquila, sin más molestias que las- naturales que supone la extrema vigilancia y el constante temor de lina sorpresa. -Hoy, á las seis déla mañana, desembarcó fetro convoy de agua. V, A las dos de la tarde llegó otro de víveles, municiones y material. Ha llegado el capitán de Ingenieros señor Gordejuela, jefe de la compañía de aerostación, para comunicar personalmente al general Orozco interesantes observaciones hechas por él desde el globo esta mañana en el campo enemigo. En la costa de Mar Chica, ocupada por la prigada San Martín, los ingenieros están Construyendo á toda prisa un muelle provisional para facilitar el desembarco de los convoyes que se envíen desde la Restinga. Los soldados dedican hoy el día á terminar los trabajos de fortificación y hacer reconocimentos del terreno que ha de ser base de las operaciones que por este lado se emprendan. Hay que atravesar el no de Zeluán, que es gastante profundo! de márgenes pantanofeas. Sus aguas no son potables; pueden, á lo sumo, beberías las caballerías: ij El lío rodea la alcazaba por la parte izquierda, que une á Ulád- Settut. Cuando el Rogfai dominaba este territorio y sus tropas Regulares acampaban en la célebre Alcazab a que desde aquí se divisa perfectamente, los soldados bebían agua de unos pozos magníficos, distantes algunos kilómetros de la fortaleza, 1 Probablemente nuestros soldados bebeyán también en breve de esa agua. EXTRAÑA PETICIÓN na comisión de moros notables de varias cabilas de Quebdana ha visitado esta mañana al teniente coronel jefe del destacamento de la Restinga, D. José Ferrando, para pedirle en nombre de aquellos cabileñqs que se les permita celebrar zoco los miércoles en el de este nombre, donde acampó la brigada Aguilera. i El Sr. Ferrando les contestó que consultaría con el general en jefe la petición y que les daría cuenta de la resolución que gste adoptase. v Entre la gente conocedora de los moros (ta producido grandísima extrañeza este de seo inesperado de los cabileños. Í Hace muchísimos años que el tal zoco no Se celebra, á pesar de los constantes requerimientos que en tal sentido se les han heicho para aumentar las relaciones mercantiles entre Quebdana y la Restinga. i La sorpresa es tal que nadie se atreve á predecir si esta petición encierra una muesIjtra de confianza y lealtad ó esconde una ¡traición y una añagaza. y LOS HÚSARES tol general Aguilera, con los regimientos del Rey y de León, sigriie acampado en el zoco de El- Arba. Los Húsares están en laJRestinga. Con ellos han venido los infantes D. Felipe y D. Reniero, los cuales comen diariamente en el comedor de oficiales con todos sus icompañeros, entie los cuales se han coniqu. srado grandísimas simpatías. Está varada para conducirla á Mar Chica TELEGRAMAS OFICIALES Comandante en jefe me remite para transmitir despacho siguiente: Según tengo anunciado, salí esta mañana con División general Tovar, menos jos batallones por brigada que dejé cubriendo frentes campamento. Se rompió marcha, yendo brigada Morales en cabeza, para tomar luego á la izquierda hacia Taxdirt. La brigada Alfau siguió por la derecha ocupando Jatel, al que llegué antes del mediodía, y tomando dos compañías de Barbastro bajé á la playa de Dar- Augurad, donde comuniqué, por medio de un oficial del Pinzón, con el almirante de la escuadra. Mientras tanto, los cuatro batallones de segunda brigada del general Tovar, que ocu paron sin resistencia Taxdirú, al hacer un extenso reconocimiento hacia su izquierda fueron hostilizados desde posiciones dominantes, que tomó con escasa resistencia; pero engrosando su número más tarde, atacaron violentamente flanco izquierdo, obligando á emplear tres batallones de la línea de fuego á que entraran en acción las dos baterías de montaña v el escuadrón de Alfonso XII. Este tuvo ocasión de dar una brillante carga causando bajas de consideración al enemigo de arma blanca, si bien á costa de tres muertos y 10 heridos. La Infantería ha conservado durante todo el día las posiciones avanzadas, y al caer la tarde se han replegado, sin ser dem isiado hostilizadas, á los puntos elegidos para pernoctar en vivac. E 1 enemigo, bastante numeroso, de las cabilas Beni- Siear, Beni- Said y Beni- Bugafar, ha sido duramente castigado por el fuego de fusil y de cañón y por 1 a acción de la Caballería; bien que á costa de sensibles bajas por nuestra parteT pues nuestros muertos pasan de 16 y los heridos se aproximan á 70; no pudiendo precisarlos aún por no tener completos los datos de las ambulancias. Lo comunico á V. E. para su conocimiento, debiendo añadir de mi parte que por orden comandante en jefe ha marchado reforzar general Tovar brigada Aya la de división Sotomayor, y que en esta plaza y puntos dependientes de ella no ocurre otra novedad aparte de noticias ya dadas á V. E. de movimiento general Orozco. MEL 1 LLA, 3 1 IO N, MEL. 1 LLÁ, 10, I I N. C sujetos á otro dominio que al de sus bárbíros habitantes, ni á otras leves aue á la voluntad del más fuerte. Con ese bravo ejército van las tradiciones gloriosas, el alma noble y progresiva de nuestro país y un justo afán de castigar brutales agresiones, insolentes y cruelísimas acometidas, que nos costaron centenares de bajas, y que si quedasen impunes motivarían gran merma en nuestros históricos prestigios y en el concepto que debemos merecer á los demás pueblos. Por eso la expectación es inmensa, y esperamos con febril ansiedad noticias de las victorias que seguramente han de lograr los que en Melilla y sus alrededores luchan, no en guerra de conquista, sino para vindicar graves ofensas o nos infirieron, é im G poner el respeL debido á nuestra autoridad allí donde el Sultán de Marruecos no supo, no quiso ó no pudo imponer la suya En cuanto á la Nota del Maghzen, seguramente que no ha causado á nadie sorpresa grande. Con ella pretenderá Muley Hafid ponerse al habla con los que siendo noniin alíñente sus subditos no acataron nunca la soberanía del Sultán. Que España no reclame la indemnización á que tenga derecho por los gastos de guerra y perjuicios de diversa índole que ha sufrido al no cumplir el Maghzen las obligaciones que voluntariamente contrajo en virtud de diversos Tratados y por carecer de medios para evitar los atropellos de que hemos sido objeto. Y que una vez logrado por nosotros el fin que perseguimoscon la campaña, retrotraigamos las cosas al estado en que antes de la agresión se hallaban, sin que se nos garantice que no habrán de repetirse los atropellos, ni se nos indemnice de los cuantiosos gastos que se nos han originado. La Nota de Muley Hafid, lo repetimos, no puede causarnos sorpresa glande Pero Francia, con recientes ejemplos, y otros países en análogas ocasiones, nos han enseñado ya los efectos que tales Notas producen. I IH IIH. -ig Sí Si U LA NOTA DEL SULTÁN p l ministro de Estado marchará á Madrid, para asistir al Couseio que nresidirá el Rey el jueves. Si el Rey vuelve á San Sebastián, le acom pañará el Sr. Alien desalazar. Este nos ha dicho que aprovechará su estancia en Madrid para conferenciar con e! embajador marroquí. Respecto de la Nota del Sultán, dijo que no tenía grande importancia y que ya varias veces había anunciado su presentación. Agregó que, á su juicio, las potencias no prestarán gran atención á la Nota de Muley Hafid, y se limitarán á contestar que las cuestiones pendientes con el Rif deben arreglarlas España y el Maghzen. PARÍS, 2 1 8 N. SAN SEBASTIÁN, 2 1 i T. Llegó tí convoy con 106 heridos, de ellos 12 jefes y oficiales, que son: Del batallón de Tarifa, teniente coronel Moreira, capitán Carranza, primeros tenientes Jiménez Páez y Pérez Hernández, segundo teniente José Claré y Rivas. Batallón de Talavera, capitán Vázquez Magueira, primer teniente Vera. Batallón de Cataluña, primer teniente Aymar. Batallón de Arapiles, teniente Luis Madariaga. De la plana mayor de la media brigada de Cazadores, capitán Enrique Fernández Villabrille, comandante de Estado Mayor de la segunda brigada de Cazadores Sánchez Monje; capitán de Infantería Tovar. Trajeron también diez y nueve muertos, tres de ellos oficiales, cuyos nombres son: Vicente Prieto Martín y Miguel Domingo Muro, primeros tenientes de Cazadores de Tarifa, y José Serra, primer teniente de Cazadores de Talavera. Además han venido tíeridos un moro amigo y otro enemigo. la lancha Cartagenera TUR: I as del día de ayer siguen siendo optimis tas con respecto á la guerra, único tema que en los momentos actuales preocupa hondamente á la opinión pública en España. Nuestros valientes soldados continúan su triunfal marcha, regando con sangre generosa y heroica ¡k s campos del Rif, mines IMPRESIONES a Libert? al comentar la Nota que Muley Hafid ha dirigido á las potencias, dice hoy que tal documento no puede ejercer presión alguna sobre la actitud de España Por otra parte, resulta nula en absoluto, desde el punto de vista práctico, la autoridad del Sultán sobre la zona en que están operando las tropas españolas. Son éstas, pues, dos razones convincentes, decisivas, para que las potencias se mantengan en una reserva de la que ninguna de ellas puede pensar en apartarse. Apenas hace falta añadir- -dice al íei minar La Liberté- -que Francia, fiel á su modo de proceder. se limitará, por su parte. á acusar recibo de la referida carta ien fjffa-