Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A MIÉRCOLES 22 DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN 1 PAG. 6. Hasta añora los datos oficiales rae autotizan á decir que tenemos más de diez y seis muertos, de ellos dos oficiales, y seten; a heridos, de los que ocho son oficiales. No e pueden transmitir los nombres; sin empargo, sin embargo, se sabe que un herido eve es el capitán Tovar, ayudante é hija el general. La mayor parte de las bajas correponden; ia brigada Morales, especialmente á TaHfa y Chiclana, que han aguantado lo más ¡ecio de la pelea. lian llegado parte de los heridos, siendo Vstalados en los hospitales. Mañana llega án más. Para hospital de sangre se habilitó, ea el campamento del general Marina, una casa mora con vistas al mar. En las cargas que dio el escuadrón de Alfonso XII desaparecieron dos soldados, que se cree han caído prisioneros. LA ESCUADRA Nuestros barcos de guerra cumplieron perfectamente su cometido, coadyuvando al éxito de la jornada: los cruceros Carlos V y Extremadura, desde Punta Negrí á la des embocadura del río Kert. El Carlos V, tiroteado por los moros que ocupaban las eminencias que dominan la costa, contestó reciamente al ataque, ha jendo llover sobre las alturas varios pro yectiles de 57 milímetros y causándoles Sajas. v L, 2 L ensenada de los Charranes ha estado Xas ametralladoras funcionaron á la caída de la tarde. El enemigo decrece notablemente. S ha visto á los moros muy desconcertados, no sabiendo adonde acudir: si á conté ner el avance por la parte de Zeluán ó cojrrer en auxilio de los deBení- Sicar. OCA ÑA LA N O L n E EN LAS POSICIONES MEL 1 LLA, 2 1 5 T, (URGENTE. Vigilada por el Pinzón y el Genera Concha. Cegún las notas que Oeaña me envía des de las posiciones avanzadas de BeniSicar, los moros hostilizaron toda la noche, hasta cerca del amanecer, la posición de Taxdirt Los soldados, á pesar del cansancio natural después de lo duro de la jornada, repe lieron vigorosamente las agresiones. La posición del batallón de Barbastro fue también atacada furiosamente por el enemigo, que intentó, sin resultado, varios asaltos. Fue rechazado en todos ellos, causándole muchas bajas. Nosotros, aunque pacas, tuvimos también algunas. El general Tovar perdió el caballo en el combate. El general Marina muéstrase muy satisfecho del resultado de las operaciones. LOS HERIDOS A las seis de la mañana salió el batallón de Cazadores de Segorbe, de la brigada de Algeciras, para proteger un convoy- de heridos que se espera llegue de un momento á otro á los hospitales. Al mismo tiempo que el batallón de Segorbe se enviaron á las líneas de fuego camillas, coches y ambulancias montadas. En las inmediaciones del fuerte de Rostrogordo esperan también varios automóviles para utilizarlos en la conducción de heridos. A las dos de la tarde ha llegado el primer convoy de heridos. -Las bajas de ayer, según la nota oficial, son 127 en total; á saber, 19- muertos (de ellos tres oficiales) y 108 heridos, de éstos doce entre jefes y oficiales. Ahora acaba de ingresar en el hospital una mora que fue herida ayer. Los automóviles de la Cruz Roja y los que están á cargo de la Artillería han prestado un excelente servicio en el transporte de heridos. De éstos hay varios que están heridos en los pies, en los brazos y en la cara. Un cazador de Cataluña, con heridas Ie ¡ves, tenía colgada de su fusil una cartera mora. Los heridos han pasado todos la noche última en una casa tomada á los moros; donde se montó guardia. Mientras redacto estas impresiones me dicen que el público se agolpa en los hospitales para presenciar la entrada de los heri- dos. El general Arizón los visitó en seguida, prodigándoles frases de consuelo y de afecto y dándoles socorros en metálico. Se hacen unánimes comentarios elogiando la bravura con que se ha batido la división Tovar. Con los heridos de nuestro Ejército han llegado dos moros heridos. Uno de ellos es un niño. Ambos son atendidos con solicitud en el hospital de la Alcazaba. DESDAS LA PLAZA M o l e recibido hasta ahora más notas dé 1 Ocaña, pero, por el cañoneo y fuego de fusilería que se ha oído esta mañanaldesdé; la plaza, hoy debe haberse reanudado el combate hacia Beni- Sicar. Muchos paisanos tratan de divisar algo en la lucha, instalándose con anteojos en los puntos elevados próximos á la plaza, y otros acuden á pedir noticias al Gobierno Militar, donde aun no se han recibido. La expectación es grande y se extiende á los movimientos de la división Orozco, pues se dice, con referencia á noticias procedentes del Atalayen, que la brigada. Aguilera ha iniciado el avance. El general Del Real, con las tropas de la guarnición de esta plaza, continúa en las posiciones ocupadas ayer, y han pasado la noche sin se hostilizados. El general Marina llegó esta mañana á este campamento, celebrando acto seguido una detenida conferencia con el general Sotomayor. Esta mañana apareció en la puerta del cuartel de Santiago el caballo que Inontaba el teniente coronel que está con las fuerzas de Del Real. El caballo se escapó cuando lo llevaban á la aguada, y es extraordinario cómo atravesó las líneas enemigas sin percance. Ha sido devuelto á su dueño en las posiciones avanzadas. El caballo del general Tovar fue muerto de un ¿balazo durante el combate Me dicen algunos de los que han venido acompañando á los heridos que las columnas de Beni- Sicar han encontrado en los poblados ¿tnujeres, ganado en gran número, cebada y trigo. También me han referido que un cabo de Cazadores de Tarifa, que se encontró cuerpo á cuerpeo con dos moros, enarboló el fusil como si fuese una maza, é inutilizó á sus adversarios, resultando él ileso. GAR- CAR. La columna, como ya dije, llegó á esta posición á las doce de la mañana. Inmediatamente comenzaron los trabajos de fortificación. Se llevaron tan bien, con tal habilidad y tanta prisa, que pocas horas después la posición estaba protegida por una trinchera corrida, ocupada por la Infantería. L. a trinch. era empezaba en la playa de Mar Chica, protegía el- vivaque, la impedimenta y el ganado, y se cerraba luego aprovechando una cortadura del terreno. La Artillería emplazó las baterías en posición de vigilancia, con objetivos divergentes: uno en dirección á la línea de Nador y Zeluán, otro batiendo los montículos de Ulad- Settat. La Caballería cubrió todo el perímetro del campamento, desplegada en parejas y patrullas, que formaban una verdadera cortina de seguridad. LOS MOROS BARRIDOS A l anochecer, y en esta situación, distri buidas las fuerzas, los anteojos de las baterías y los prismáticos de los oficialep denunciaron de pronto la nueva aparición del enemigo. Componíase en su mayor parte de jinetes en un frente extensísimo en forma de media luna. Avanzaban lentamente, dirigiéndose directamente hacia nuestros soldados, qtte preparados en sus puestos esperabar serenos la llegada. No fue necesario. Cuando ios jinetes moros, abriendo el semicírculo, se hallaban á una distancia de unos 3.500 metros, las baterías rompieron el fuego contra el frente enemigo. Los disparos, hechos con rapidez extraordinaria, con maravillosa precisión, destrozaron la línea de jinetes, rompiéndola, cortándola, desperdigándolos como cuenta? de un collar que se desgrana. yirnos desde la trinchera caer en revuelto montón hombres y caballos; vimos cómo el pánico y el desconcierto se apoderaba de ellos y huían en desenfrenado galope hacia la izquierda, buscando un reíúgio en los montículos de Ulad- Settut Los cañones los p ersegnían en su fugas diezmándolos de nuevo, renovándoles las bajas. Mientras esto ocurría llegaba por Mat Chica, en laríchones remolcados por botes de la escuadra, una sección del parque móvil establecido en la Restinga, con municiones para la columna. Sólo las utilizó la artillería que, rspuesta, completada y en disposición de repeler un nuevo ataque. La Infantería no tuvo necesidad de municionarse, porque na había hecho un solo disparo. t Los de las baterías habían sido suficientes para disolver al enemigo Como en el punto ocupado por la columna se carecía de agua, fue preciso enviar de la Restinga un convoy de este líquido; en él llegaron además 400 raciones para la tropa y pienso para el ganado. LAS PALABRAS DE SCHALDY 1 a operación de ayer ha demostrado una vez más la imposibilidad de atacar de frente por terreno llano las baterías moderi ñas y la impotencia absoluta de la Caballería mora contra nuestros medios ofensivos! Los jinetes moros que ayer nos atacaron no pudieron un solo momento mantenerse á distancia menor de 3.000 metros de nuestras líneas. Este detalle üacia recordar hoy ea el cam parnento á varios oficiales la palabras del Schaldy á un periodista francés: Estoy deseando que nuestros jinetes se encuentren en una llanura en frente de esa artillería que se dice tan poderosa. Ya verán los españoles ese día cómo la Caballéría mora llega á la boca de los mismos cañones. EN LAS LLANURAS DE BU- ARG AOCTAZ, 2 1 3 T. JVLÉULLA, 2 1 J K (tlItGENTE) la posición de Aograz, en donde la brigada del general San Martín continúa acampada, envío estas notas á la Restinga para que desde allí las lleven á Melilla. No sé cuándo llegarán, porque la distancia es mucha y las dificultades grandes. Conste además que no son noticias nuevas; son únicamente ampliación de las de ayer.