Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 21 DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 8. ¿LAS NUEVAS ofíciales, que vivirán, comerán y dormirán como pueda y quieran. Esta libertad, por un lado agradable, es no poco molesta en muchos conceptos. No A hondando en ei problema planteado en el es tan fácil como parece vivir en tiempo de Rif, ha publicado el Diario Malagueño guerra y prever todas las necesidades, y ana carta de su redactor- corresponsal, Die- así con frecuencia ocurre que el oficial go Brocardo, el cual dice, entre otras cosas: está peor instalado y nutrido que un simple Nuestros obreros del ferrocarril minero soldado. antes, y nuestra guarnición de Melilla lueReúnense para formar los campamentos go, como después los primeros auxilios, fue- los oficiales todos de una compañía. Alzase ron atacados desde el Gurugú y desde sus una tienda de campaña en un todo semecercanías; como el Gurugú era lo más visi- jante á la de los soldados, con la sola difeble y el valladar y refugio del enemigo, en rencia de que, en lugar de quince ó veinte, el Gurugú se fijó la atención popular espa- las de oficiales sólo contienen seis ó siete. ñola; y el deseo natural y lionrado del desUno de los oficiales encárgase de la jefaquite ó del castigo fue causa deque las an- tura, digámoslo así, y con su séquito de sias de todos los españoles reclamasen, coa asistentes cuida de las comidas, del aseo; a impremeditación del primer arranque de de todo, en fin, cuanto concierne á la vida íluestra sangre hidalga, la toma del Gurugú. en común. Cada compañía tiene dos cafas chapeadas Pero, así como aquí hubo pésimos españoles que por defender intereses mezqui- de hierro, dentro de las cuales van las pronos, por afán de notoriedad, por el vicio de- visiones de boca: latas de conservas, saloponerse á todo ó por la costumbre de ir de chichón, galletas, vinoragua, etc. etc. á más reata, se opusieron á la- guerra, así, y por de una muda por cada oficial, un par de joopuesto modo, hubo en Melilla quien con- fainas, toallas, escritorio, etc. etc. Es admiservase ante el ataque brutal de los rífenos rable ver cómo de esas arcas, al parecer inla suficiente serenidad de juicio para cono- significantes de volumen, van saliendo cocer lo que debía hacerse y saber cuál era el sas y cosas; tantas, que á veces duran para enemigo y dónde se encontraba y por qué vivir un par de meses sin nuevo repuesto. camino debía irse en su busca: la ocupación El jefe de servicio no tiene un momento del Atalayón fue la consecuencia. de descanso. El está siempre vigilando por Desde aquel momento quedó planteado si llega algún indígena vendiendo huevos, íiuestro avance, en el cual fueron verdade- gallinas ó fruta; él se encarga de proveer de ras desviaciones las batallas del 19 y del 27 aceite á su cocinero, elige la carne, dispone de Julio, fuese por lamentable error de al- el menú, y en no pocas ocasiones interviene guien ó porque las tristes circunstancias lo comojefedecocina en el golpeo de los- filetes impusiesen así; pero desde el momento en ó la sazón de una paella. Hostelero amoroque el Atalayón fue tomado, desde ese mis- so, cuida de que sus clientes quedea satisfemo instante quedó bien visible que el fia chos; que en este terreno las faltas jrepetipróximo de nuestras operaciones militares das suelen pagarse con media hora de manera la toma déla alcazaba de Zemán; lo teo ó una noche pasada en vela entre contique entendió el enemigo, que puso todo su nuos tormentos, inventados por su 3 comenempeño en tener á nuestras fuerzas en continuo jaque, para que la acción militar de España se concretase en el Gurugú y poner en salvo aquel punto, que es ¡a llave del Rif. 1 ministro de la Gobernación manitesto 1 Examina luego los tres caminos que pueanoche á los periodistas que el señor den emprenüer las tropas españolas para llegar á Zeluán: por El- Arba y Alí- Xerif, Allendesalazar le había comunicado desde por Nador y por T? ra; ana y Bem- Sicar. y San Sebastián la Nota que á continuación copiamos, y sobre cuya trascendencia llaañade: La división de Cazadores que manda el mainos la atención de nuestros lectores: El ministro plenipotenciario de Su Mageneral Tovar había recibido órdenes de estar dispuesta para marchar al zoco de jestad en Tánger telegrafió anoche al miBeui- Sicar; la orden subsiste, y las fuerzas nistro de Estado que Sidi Motiaaied- elque componen aquélla continúan prepara- Guebbas, delegado de S. M. Sherifiana, hadas para avanzar. Ayer era creencia general bía dirigido al representante de Francia, que la división verificaría la operación que como decano del Cuerpo diplomático, una se le ha encomendado á primera hora de la Nota acerca de la situación del Rif. La remisión de esta Nota fue anunciada madrugada próxima; es más, se dice que en el cuartel general se dieron las disposi- al mismo tiempo por El Guebbas en otras á ciones oportunas, pero aquéllas quedaron los demás representantes extranjeros. E 1 tenor exacto del citado documento no Sin efecto. La división está racionada para tres días era todavía conocido por no d. eber verifiy, como antes digo, dispuesta para marchar carse hasta esta tarde, á las cuatro, la real zoco de Beni Sicar, creyéndose que cada unión de los intérpretes de las diversas Lebrigada tornará una dirección distinta, áfin gaciones encargadas de traducirla. De la versión dada por Sidi Mohamedde efectuar un movimiento envolvente y que la hostilidad que el enemigo pueda in- el- Guebbas al propio Sr. Merry resulta que en la- Nota el Gobierno marroquí espone á terponer, sea la menor posible. Entre las fuerzas que manda el general la consideración de las potencias que EsTovar reina el más elevado espíritu, y esta paña ha reunido en el Rif más de 60.000 circunstancia, unida á lo atemorizada que hombres, sin que se sepa su objeto ni el reestá la harca, por los grandes destrozos que sultado que se persigue, habiendo subido le ha causado nuestra artillería, hace supo- -de punto la alarma de S. M. Sherifiana con ner que la operación en perspectiva será de el rumor de que el Gabinete de Madrid no se limitará á los propósitos que anunció de felicísimos resultados, castigar á los asesinos de los obreros que trabajaban en las minas de Melilla. La aglomeración de fuerzas indica que España intenta otra cosa, y en consecuenadscribe en el Diario Umvenal n distingiii- cia el Maghzen rttega á los Gobiernos ex do cronista en Meliila, Sr. Ruiz Albéniz: tranjeros que llamen la atención de Su Ma La Administración Militar se preocupa jestad Católica. seriamente del alojamiento, del menaje, de Hace protestas de las buenas disposiciolas provisiones de boca del soldado en catn- nes del Maghzen en lo que atañe á la con- sales eu venganza de la mala comida ó des arreglo del menaje. Ocurre, y no con poca frecuencia, que las arcas no dan más de sí, y co: no ei limosneo álos demás no da resultado, el jefe se vael- ve loco para- dar de comer á los suyos, y entonces empiezan la matanza de gatos, el escamoteo- de huevos y las emboscadas nocturnas á las patatas de algúa arcón defienda vecina Nada tan típico, tan g enninainsnle español, como esta vida militar en tiempo de guerra. Ni una nidia cara, ni una discusión violenta. El peligro creó nuevos lazo? de cariño para los que ya eran hernaaoi en ideales, y todo conato de mal hu. nor queda abolido ante un gesto gracioso de fr anqueza, que expresa la nobleza, la falta de dobiez en palabras y acciones. Una unión, un afecto tan sincero, sólo al calor de la guerra puede incubarse; y el espíritu militar, el aura del noble carácter patrio, flota de continuo en el campamento, de acá para allá, entrando en todas las tiendas hermanas de esta gran familia militar. ECOS Di VERSOS c e ha dispuesto que los terceros batallones de ¡os regimientos expedicionarios, cuando completen sus destinos, elévenlas plantillas de clases de tropa á 12 sargentos, 22 cabos, ocho cornetas, cuatro educandos, cuatro tambores y ocho soldados de primera. r lhabrá llegado A y erar la bandera y á La Coruña para jumarchar á Meliila tai hijo de la marquesa de Viliamagaa, qae lia sentado plaza como voluntario en el regimiento de Caballería de Gjhcia. E guen en Madrid, y termina declarando qufe ninguna responsabilidad, ui bajo el punto de vista monetario ni bajo otro alguno, incumbe áSu Majestad Sherifiana. A la Nota acompaña una historia de ¡o sucedido hasta ahora en el Rif. E 1 Sr. Merry del Val contestó á Sidi- Mohamed- el- Guebbas en los términos adecuados, excusándose el delegado del Sultán con la orden terminante que supone haber recibido de Su Majestad Sherifiana. El Gobierno deliberará sobre el tíocu mentó cuando conozca el texto exacto, y entre tanto ha creído que no debía alterarse el proyecto de entregar hoy á Sidi- Mohamed- ben- Muaza la respuesta á su última Nota. POR TELÉGRAFO TÁNGER, 3 O 13 VIDA DS CAMPAÑA uley Hafid ha dirigido al Cuerpo diplomátieo una carta protestando contra la conducta da España en el Rii, y acusand á dicha nación de promover disturbios conla construcción de ferrocarriles para la explotación de minas. El Maghzen- -añade, -se inspira en sen timientos altamente pacíficos y ha dadc prueba patente de los misinos al enviar mi. siones á Madrid y Melilla; pero el avance realizado por España en torno de Melilla y por la región de Qaebdana paraliza los esfuerzos que para garantir el orden y la tranquilidad en sus dominios v ¡ene realizando el Sultán. En vista d e ello, éste pide á las potencias extranjeras intervengan para poner á salvo la integridad territorial del imperio marroquí y evitar que se derrame más sangre, b