Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES Í 6 DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN i. a PAG, if. HACIA EL NUEVO MUNDO NOCHE DE FIESTA 1 llegar á Cádiz na sucedido un fenóme no muy singular: todos los valores se han cambiado, y las influencias etnológicas han tenido que sufrir una completa transposición. En Barcelona embarcaron emigrantes mallorquines, valencianos y catalanes, y el buque entero pertenecía á los q 3 se creían, y eran en realidad más fuertes, los catalanes. Por la noche se oían cantos de sardana, y en algunos momentos los cantores organizaban un completo orfeón. Can. taban esa música un poco inocente y otro poco pedantesca, que es patrimonio de las Sociedades corales, y la cosa marchaba bien, con mucho orden y mucha gravedad. Pero llega el buque á Málaga, y acude ttn cargamento de gente andaluza. Al día siguiente paramos en Cádiz, y entra un nuevo montón de andaluces. Desde aquel momento ha cambiado todo. Los catalanes enmudecen, las sardanas callan, los coros de orfeón han desapareeido. Ahora el gobierno de la alegría está en poder de esta tropa malagueña y gaditana, gente morena, delgaducha, vestida de un modo inverosímil. No se sabe por dónde tropezaron con una guitarra; el caso es que al caer la noche, después que los cuerpos se alimentaron con la pitanza y el vino, sobre cubierta se ha improvisado una juerga descomunal. Ün hombre cachazudo y algo obeso rasguea la guitarra. En derredor suyo se sientan los amigos. Después se amontonan los otros emigrantes, los catalanes, los mallorquines, los valencianos, todos mudos y en calidad de espectadores. En los últimos puestos están algunos gallegos y dos ó tres familias de navarros, sencillos navarros de la montaña, que se distinguen por su timidez, por sus blusas azules y por sus narices grandes y enérgicas. La fiesta ha comenzado. Sale una voz atiplada y sentimental cantando una malagueña en el silencio de la noche; la canción andaluza deja en el corazón un fuerte rastro de melancolía. Cuando la canción acaba, el tocador borda en su guitarra un punteado maravilloso, una filigrana musical. Y sale otro á cantar. Este es un hombre que trae una voz fiera, aguardentosa y terrible. Canta con un estilo admirable, y cada verso, antes de ser terminado, se diluye en una infinita gama de notas conmovedoras. La misma letra de la canción es un grito de pena: Contrabandista valiente, ¿qué tienes que tanto lloras? Se me ha muerto mi caballo y está expirando mi novia. Todos sentirnos una congoja en el corazón, como si aquella voz aguardentosa y conmovida nos estuviese barrenando el pecho. La noche está cerrada, el viento murmura en las cuerdas, el mar lanza su chasquido siniestro... Para sacudir este peso de tristeza, el tocador ha cambiado su ritmo. Ahora ensaya una música picaresca y ágil. Son los famosos tientos. La voz aguardentosa cambia de entonación y canta graciosamente: Anda, toma y toma estos cuartitos para claveles... El público acompaña con palmadas, gritos y requiebros. SI jaleo llega á su punto capital. Sale de allí abajo un compás zaragatero y animado que logra dominar toda idea de melancolía y toda clase de incertidumbre ó de nostalgia. De pronto aparece una mujer. Es una muchacha feíila, morenucha, llena de gracia y desparpajo. A su aparición, el público rompe en un nutrido aplauso. Y baila la muchacha, pero tan lindamente, que parece caída del cielo. Se mueve en un espacio pequeñí- PASATIEMPOS EN LA CALLE- ¿Por quién llevas luto? -Por mi padre. -Debió dejarte una gran fortuna. ¿Quién, él? Era demasiado hombre de bien. Pagó todas mis deudas y me arruinó. QUISICOSA, POR NOVEJARQUE CORRESPONDENCIA PARTICULAR E esta sección se contestarán las preguntas qme nos bagan nuestros lectores. Para demostrar esta cualidad es necesario acompañar cada carta del cupón que publicamos en la sección de anuncios. la Dirección se reserva el derecho de no contestar á determinadas consultas que exijan gran extensión en la respuesta ó que no sean pertinentes. ABRIL 31 SÁBADO (Para que resulte una palabra, sobra un acento de lo que expresa el precedente significado jeroglífico. La solución, mañana. ün español. -Seré absolutamente franca, como me pide. Creo que no debe usted insistir; mas si tanto la quiere, puede hacerlo, con pocas probabilidades de éxito, ciertamente; pero bien vale el asunto una heridiUa de amor propio. Mimi. -Está usted equivocada. Esto no es un anuario. Una del Gumgá. -Poco; pero si el luto nt es muy riguroso puede llevarla. Con Leche Antefélicat La vanidosa Lucina. -Es usted galantísima é indulgente. ai. a. No sé nada. 2. a Masaje. 3. a Lo mismo. 4. Dicen que sí, pero ignoro sí es cierto. Jobriza. -El Blanco y Negro ha publicado la lista de los recibidos y de los admitidos. Sagrario. -Lo mejor par? el pelo, Petrólec Gal Un m- dico soneto y de partido. -La que sea dacción le ASV fotografías sobre algún asunto de interés y de palpitante actualidad seles abonará DIEZ PESETAS por cada prueba que publiquemos. Al pie de cada fotografía se indican. buena, inteligente y hacendosa. El de Coria. ¡Quiál El de la isla de laa Haches. ¡Qué encanto! Me lúe anegado en mala ortografía, y no podría aconsejar á usted más que tonterías. Solución al jeroglífico: Malthaud, etc. -Está muy contuso el seu. CANASTILLA dónimo. Es usted encantadoramente amable. ¿Quiere usted decirme á quién pidió detalles y qué la dijeron? ¿No estará usted simo; á pesar de esto, lajovencilla logra des- equivocada? i. a Aun no están fijadas las mo- hilvanar todo el tesoro ele la gracia andalu- das. Se dice que continuarán levitones Prinza. Es un meneo el de su cuerpo de una for- cesas, y que tornarán las faldas amplias, ma indescriptible; tiene un sabor sensual y con cogidos, y cuerpos de talle largo. Que al mismo tiempo recatado; una mezcla de triunfará el raso de lana y el terciopelo y picor y de gracia artística Y ríe mientras los colores ladrillo, mordoré y violeta; pero baila. Y porque no le han dado un sombre- yo creo que la Moda guarda siempre sorro bastante bonito, la muchacha pega en el presas para Enero, de las que nadie sospesuelo un taconazo de mal humor. Entonces cha nada, 2. a Con encaje gordo, gris tamle ofrecen diez ó veinte sombreros. Ella es- bién. 3. a Raya enmedio; rizos huecos; moño coge uno, de estilo cordobés. Pero hay un y aros á la griega. 4. a Falda y gabancito mozo que le ofrece una gorrilla, y de tal ma- recto si es para calle. Siempre á sus gratas nera se Va ofrece, con insistencia tan grande, que la muchacha consiente en arrojarla órdenes. Romero. -Es que á mí no ine agraA By al suelo y pisar encima al bailar. dan los sistemas de exhibición. Puede usted Palmadas, requiebros, estrépito de juer- afirmar y jurar que no soy caballero. ga... Angid y Bukamara. -i. a No se venden, Los catalanes escuchan y miran sin chis- 2. a Insista usted. tar, llenos de asombro y de reservas mentaUna Coralillo que quiere con delirio a sugitales. Allá en la última fila alargan el cuello no. -Me agradan y no me molestan sus dos navarros, con los ojos admirados, con afectuosas cartitas; escríbame cuanto quielas narices enérgicas, con su gesto de curio ra. Es regular. Venía bien, puesto que ha sidad infantil. Un mundo extraño y compli- llegado. cado se ha entreabierto de repente ante Un agradecido. -Vuelva usted á insistir; aquellos seres montaraces é ingenuos. La pero si de nuevo le rechaza, no hay remedio. gracia y la desenvoltura de los andaluces que es les aturde y deslumbra; se sienten demasia- cilUn joven fastidiado. -Creoopuestosmuy fdespistar yendo y mu- do torpes y tímidos ante aquella gente vi- dándose de easa. á paseos vaz que lo sabe todo... Sin embargo, casi es Una triste. -No se apure; será cariño. Ya seguro que todos cuantos tocan, bailan y jala seguidilla lean se restituirán á su patria antes de seis sabe ustedAl amor de laque dice: mano meses. Mientras que esos montañeses de la llevar, los celos, nariz larga y gesto tímido se hundirán en el igual que el lazarillo mismo riñon de la Pampa, acumuiaráa reconduce al riego. baños, ensancharán sus heredades, volverán Sin ese guía, ricos y felices á su valle natal. no tengas confianza JOSÉ MARÍA SALAVERR 1 A del amor, niña. O- P. -Eso, amiga mía, discreta y aiecAlta mar, y de Septiembre tuosa, no hay uien lo componga. El río vuelve á su cauce, i NTERES A la golondrina á su nido; A los señores fotógrafos de profesión ¡sólo al corazón no vuelve y á los aficionados iue envíen á la Relallusión que se ha perdido! Dorotea. el nombre de su autor. ¿Que es- usted un encanto, Dorotea? ¿La podrá molestar que no lo crea? ¡Vaya una carta! ¡Eso es guasa fina! sin mezcla de algodón ni de pamplina.