Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES i3 DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN 3 los hospitales, dispensarios y consultorios para evitarles mayores males de los que tienen. Desde luego, no debían mezclarse bajo aingún concepto, los niños enfermos con los tuberculosos adultos en los dispensarios, creándose consultas especiales para los pequeñuelos. En el Dispensario de nmos, de París, establecido en la ealle de Oudinot, ha dado buen resultado la selección previa de los enfermitos. El doctor I a Valeé propone las siguientes condiciones: i. a Locales amplios y bien acondicionados, con entradas y salidad diferentes; 2. a, ordenar la duración y número de consultas á fin de evitar la aglomeración; 3 a- reducir al mínimum la permanencia de enfermos en la sala de espera, empezando las consultas en cuanto se abran las puertas; 4. disponer de un personal numéricamente suficiente y convenientemente adiestrado para practicar pronto y bien los servicios; 5. a, asepsia rigurosa del personal, locales y objetos que se pongan en contacto con los enfermos. COCÍ EDAD ESCOLAR, PAS- En G i v e t TORAL Y FORESTAL (F r a n c i a) se na creado una Sociedad escolar que se dedica á propagar el cultivo de los campos, repoblando de arbolado regiones abandonadas. De este modo se desarrollan al aire libre los pulmones, y los escolares, los cuales, en el primer curso de 1907 á 1908, han plantado 1.000 acacias y 2.000 pinos silvestres, habiendo conseguido el 90 por 100 de éxitos. Esta institución, de carácter permanente, ofrece un interés educativo y social de primer orden. La citada Sociedad se propone repoblar anualmente hectárea y media de terrenos comunales de a localidad. derecho dirigiéndole hacia adelante y haciendo que trace un círculo lo mayor posible. Repetir el mismo movimiento mientras se retiene la respiración todo lo posible. Hacer la espiración brusca del aire por la boca abierta y descansar unos segundos. Repetir el ejercicio con el brazo izquierdo en la forma indicada. Después se hace que el brrzo eíón. En esta postura se contraen los músculos de las piernas, tronco, brazos, y se retiene la inspiración de cuatro á cinco segundos por lo menos, y después todo lo posible. Acto seguido se exhalará lentamente el aire por la boca, relajando los músculos 3 dejando caer los brazos á la primera posición, de modo que la aspiración termi- Fig. i. Fig. 3. EJERCICIOS FÍSICOS Y JUEGOS ESCOLARES 1 A GIMNASIA RESPI- Ya en distintas RATOR 1 A ocasiones nos hemos ocupado de este higiénico ejercicio, que tiene por objeto provocar la plena respiración conscientemente. haciendo entrar en los pulmones el máximum de aire, que en los individuos bien conformados es de dos litros, en tanto que por lo general, respirando incompletamente, como suele hacerse, no penetra más que medio litro escaso. Efectuando los ejercicios de que se hará mérito, auméntase la riqueza de la sangre en oxígeno, eliminando bien el ácido carbónico. El bienestar que produce esta gimnasia es buena prueba del buen funcionamiento de todos los órganos. Debe empezarse poco á poco, efectuándola á diario y practicándola tres ó cuatro veces al día, empezando por la mañana al levantarse, momentos antes de las comidas y al acostarse. Más adelante se llegará á acostumbrarse á hacerla sin. sentir, y para ello deberá practicarse los ejercicios seis veces al día durante uno ó dos minutos. Es muy conveniente combinar los ejercicios de respiración profunda con movimientos de los brazos. De este modo se contribuye á desarrollar el pecho de los niños, aumentando la capacidad pulmonar. Complemento de esta higiene respiratoria es la buena costumbre de dormir con las ventanas abiertas, evitando, claro está, las (mientes directas de aire y cubriéndose el cuerpo si hace frío. Este sistema se emplea n algunos colegios de señoritas educadas por extranjeras, con gran éxito. El ejercicio principal y preliminar consiste en colocarse de pie en posición mi. iiar. Hacer respuación completa, respirando por la nariz y leleuieudo el aire. Moveré! brazo derecho trace círculos hacia atrás mientras se retiene la respiración. Espiración y reposo Por fin, se ejecuta con el izquierdo el mismo ejercicio, durante el cual se habrán hecho cuatro respiraciones profundas. Ivas figuras 1. a y 2. a demuestran el procedimiento gráficamente. ne cuando las manos vuelven a su sitio primitivo. Descanso de algunos segundos y repetición del ejercicio quince veces. Cuando se pasee deben seguirse los siguientes preceptos: andar con paso regular, la cabeza derecha, la barba un poco baja y los hombros hacia afuera. Hacer plenas res- Fig. 2. El seguudo ejercicio (Figuras 3. ay 4. a) consiste en colocarse en la posición anterior, las manos en los muslos y los pies en escuadra. Practicar una inspiración completa, levantando los brazos hasta qne las manos se encuentren encima de la cabeza, debiendo calcular el movimiento de modo que las uianoa se reúnan aLíiaal de la inspira T, piraciones contando mentalmente x, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, un número á cada paso. Retener la respiración contando 1, 2, 3, 4. Exhalar el aire por la nariz contando 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 fe Contar 1, 2, 3, 4 sin respirar, volviendo á hacer las plenas respiraciones hasta sentir algo de- fatiga. Estos ejercicios son el complemento de la gimnasia.