Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES t 3 DE SEPTIEMBRE DE 1909: EDICIÓN 1. PAG. 12. Querido amigo Ferrer: Si conoce usted, aunque de lejos, el ajetreo y actividad de mí vida y de mis luchas, y si además recuerda TOS TELEFONO Y CORREO usted la importancia de su epístola fecha 11 BArCELCNA 12, 4 T. Para el cumplimiento de estas primeras de Octubre, no extrañará el retraso de la l gobernador ha suspendido al concejal medidas se constituirá una delegación de respuesta, ni achacará mi silencio tan proSr. Aguacil de Marqueja, al alcalde y tres delegados ó ministros: de Hacienda, longado á desestima ni á desatención. La vida perra, querido; la lucha horrible, al teniente de alcalde de Premia y á dos Relaciones Exteriores y Asuntos Interiores. concejales de Malgrat y de San Quirico de Serán elegidos plebiscitariamente; no por que consume tantas energías, por el gary la lucha noble Besora. drá ser elegido ningún abogado, y serán banzo, tantas amarguras, y grande, que fe cunda por el ideal: conjuntamente responsables ante la plebe. dos embargan todo mi tiempo. Perdoneellas ntre los documentos que obran en el saus ¡Viva la Revolución! mario instruido contra Francisco Feted, pues, á este pobre galeote del puchero ¡Exterminadorade todos los explotadores! y miserable Sísifo del ideal. írer figuran las siguientes circulares y pro ¡Viva la Revolución. grama, que la Policía ha encontrado en la He leído y releído su carta. No: no me ¡Vengadora de todas las injusticias! quinta que el ex director de la Escuela Modesvanece; tengo yo la cabeza muy firme, Nota. Los compañeros que quieran de derna posee en Monga hombros bien equilibrados. mostrar ser hombres pedirán la circular nú- sobre los sabe mejor que yo lo que valgo y Circular núin. i. mero 2 á quien les haya entre ado la pre- lo Nadie Compañeros... que puedo; gpero usted me justiprecia en Compañeros de degradación, de miseria sente. mucho más de lo que permite la realidad, y de ignominia: Si sois hombres, escuchad: ompañeros: Al dirigiros esta segunda biea conocida. Yo no puedo ser jefe de nada, Dejemos á los burgueses calcular qué atro- hoja, os recordamos el programa con- ni caudillo de nada, y si alguea vez parezco pellos, qué usuras, qué envenenamientos les tenido en la primera. Buscadlo si no lo ha- lo segundo es porque me pongo delante, serán más lucrativos. béis leído; hacedlo conocer á vuestros ca- donde se bate el cobre. Dejemos á los políticos de profesión for- maradas; que vuestros hijos lo aprendan de Aparte esto, usted se ha dejado en el U. ijando programas de todos los colores, que memoria, y divulgadlo todo lo posible. tero- -porque conocerlas sí las conoee- -las todos van á lo mismo: á explotaros. El nuestro es el único programa sincero, verdaderas causas déla impotencia republiDejemos álos comerciantes déla llamada revolucionario y salvador. No hagáis caso cana, que yo le recordaré, aunque ligeraUnión, falsos egoístas redentores, que se de los que os digan que es obra de gobier- mente. contentan con una economía de cien millo- no, de la Policía ó de los enemigos del proLos jefes se han agotado, y los programas nes y prometen seguir pagando- -á nuestra letariado. No temáis que os divida; esa vir- se han hecho viejos; en consecuencia, lss costa- -al clero y al Ejéreito, que le garan- tud de dividir sólo es propia de los progra- partidos se han disuelto. Las doctrinas retizan sus robos y sus fraudes. mas políticos ó de partido, llenos de lagu- publicanas no han progresado. La vieja laEsos comerciantes, esos políticos, todos nas, de reservas y de malas intenciones. El bor consistía en hacer con los elementos los burgueses, no son más que una despre- nuestro no puede ser más claro: nosotros que se tenían moldes nuevos. Ha progresaciable miseria. Nosotros somos los más y los queremos y necesitamos destruirlo todo, y do todo alrededor de los dogmas republicamejores; pero nos explotan, nos sacrifican, así lo declaramos con leal franqueza. No en- nos, menos los dogmas. La experiencia, la nos matan y nos deshonran porque no so- gañamos ni á nuestros enemigos. ciencia y la mayor cultura han producido mos hombres, ó no nos conducimos como Se os dirá que es un programa negativo. ideales más conformes á la realidad y al tales. Nos consideran vil rebaño de sarno- Cierto, porque es el programa del primer porvenir. Los directores republicanos, porf sas ovejas, y casi tienen razón, puesto que minuto; después vendrá el reparto de los empeñarse en la conquista del Poder, han lo consentimos. víveres, la destrucción y arrasamiento de transigido en todas las infamias y tiranías Por fortuna, se acerca la hora de demos- los barrios inmundos, y aun de ciudades sociales; por eso el pueblo- -llamo así á los trar ante el mundo que no ciueremos s- sguir enteras, por antihigiénicas, antiartísticas que viven asalariados, sin pan suficiente ni siendo explotados. y archimalsanas, como asimismo el repar- bastante instrucción- -les ha abandonado. ¡Compañeros: seamos hombres! Ellos saben, y sabe todo el que piensa, que to de las tierras y la sanción popular de En el momento de la revolución que se, los actos de la Revolución. Esas cosas no la República, sólo por serlo, no mejorará avecina, pasad por encima de los infames se ejecutan por incluirlas en los programas esencialmente, sino accidentalmente, la soburgueses y sus ridículos programas. Antes previos, sino por la voluntad, suprema, por ciedad en qué vivimos. ¿Cómo, pues, se que edificar, nos importa arrasar todas las el esfuerzo común de la inmensa masa pro- quiere hacer la República sin republicanos? ruinas. Si entre los políticos hay algún hom- letaria. Os las dictará el instinto de conser- ¡Y los pocos que oficialmente quedan se enbre digno de respeto, algún ciudadano que vación, pues sin ellas la Revolución pere- tretienen en discutir si evolución, si revolu tenga justa ó injusta popularidad, ya veréis cerá, provocando ella misma una sangrien- ción, si federal, si unitaria... Moldes nue corno sale á conteneros en el momento crí- ta reacción. vos, programas nuevos, nuevos ideales: eso tico, á apagar las encendidas mechas con el Natural es que las clases conservadoras hace falta. Busquemos al pueblo y digámosrpretexto de la humanidad y los sentimien- y ladronas opongan resistencia; lo incom- le: Trabajador asalariado, de cuyo trabajo tos generososos. Pues no les hagáis caso: prensible es que la opongan los parias de viven el Estado, el rico, el cura, el soldado pasad por encima de ellos; matadlos si es levita mugrienta y de sombrero abollado, y el juez en la holganza, robándote las dos preciso. ¿Por ventura se acordaron ellos de como si no fueran víctimas, lo mismo que terceras partes de- I producto que es tuyo en la generosidad ni de la humanidad cuando nosotros, de la iniquidad más irritante. Esos totalidad: vamos á concluir con todo eso, Portas atormentaba en Montjuich, cuando periodistas, esos empleados, esos infelices queremos que todos trabajen, para que toPolavieja asesinaba en Manila, cuando Wey- que pasan n aches enteras velando y traba- dos produzcan y ninguno huelgue, vivienda ler se ensañaba en las indefensas víctimas jando para enriquecer á otros son más mi- á costa de otro. de la inmolada Cuba? Trabajadores: somos como tu; no nos serables que nosotros mismos, porque no Venga la revolución, porque es tan inevi- luchan por su redención; luchemos nosotros basta la igualdad moral que predicó Cristo, table como la bancarrota; pero no la dejéis por la suya y por la nuestra hasta conven- ni la política que predicó la Revolución en manos de una burguesía tan odiosa como cerles de que el militarismo y el clericalis- francesa; una transformación social; hagáreaccionaria. Y no descanséis hasta que ha- mo son los brazos del capitalismo, verdugos mosla, pues. Y si luego falta un Gobierno, yáis sacado todas las consecuencias de una de los hombres de hombres, azotes de los séalo la República tan liberal y radical revolución que sin vosotros- ería tan ver- pueblos, gran enemigo de la redención hu- como sea posible, pero ea caya bandera esgonzosa como estéril. mana. Acabemos con los brazos, que luego cribamos este lema: Lucharemos hasta Programa: será fácil decapitar al monstruo. Preparaos, conseguir que los hombres no necesiten ni leyes, ni Gobiernos, ni Dios, ni amo Abolición de todas las leyes existentes. trabajadores: la hora llega. Expulsión ó exterminio de las Comuni Adjunta la receta para fabricar la planAhí tiene usted expuesta mi opinión y dades religiosas. castita. apuntado el esqueleto de mis ideales; ante Disolución de la Magistratura, del EjérAdemás han sido halladas varías cartas todo y sobre todo, asegurar el derecho á la cito y de la Marina. de Alejandro Lerroux. vida: que todos trabajen y que todos coman Derribo de las iglesias. El Gobierno tiene conocimiento de todos pan del cuerpo y pan de la inteligencia. Confiscación del Banco y de los bienes esos asuntos por facsímiles fotografíeos, Esto propago por escrito y de palaora, de cuantos hombres, civiles ó militares, haen los periódicos y en Ios mítines, todos los yan gobernado en España ó en sus perdf- c ntre otros documentos curiosos, de los días y á todas horas. Si los republicanoá das colonias. cuales se ha incautado el Juzgado mi- avanzasen un poco, la tarea de ganar la opiInmediata prisión de todos ellos, hasta litar, figura la siguiente carta del diputado nión sería fácil. En eso estriba mi fuerza: en que se justifiquen ó sean ejecutados. republicano electo Sr. Lerroux, de la que eso y en que no pido votos ni quiero actas. Prohibición absoluta de salir del territo- anticiparnos ayer un extracto telegráfico. Ahora bien, ¿pueáo ni debo lanzar manirio, ni aun en cueros, á todos los que hayan Dice así el citado documento: fiestos? No, amigo Ferrer. desempeñado funciones públicas. El Progreso, periódico republicano. -Di- Eso me acabaría por el ridículo. Quien no Confiscación de los ferrocarriles y de to- rección: Montera, 51, principal. Aparta- tiene independencia económica, y á lo medos los Bancos nial llamados de crédito. do 126. -Madrid 1 12- 99. ior ha de recurrir á la generosidad para vi- LOS SUCESOS DE BARCELONA E E II HtlIiSMIl rTaBllItMHliiilil M l l l l i n m i i i m m 1 m i; íin: rinn niiBiinr 1