Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES i3 DE SEPTIEMBRE D E Í 9 0 9 EDICIÓN i. PAG, JO. EL COLERA I a Gaceta de ayer publica la siguiente nota de la Inspección general de Sanidad exterior: Según noticias oficiales recibidas en este Centro, se han presentado casos de cólera en Dordrecht, puerto fluvial de Meuse 3 7 estación del camino de hierro de Amberes á Rotterdam, habiendo fallecido uno de los invadidos. I o que se hace público para conocimiento de las autoridadc- sanitarias y Casas consignatarias cuyos buques toquen en puertos españoles. Después de lo anterior dice la citada Inspección lo que sigue: El plazo de observación señalado en la nota cwae figura al pie de las patentes personales de sanidad se entenderá limitado á una vigilancia de cinco á diez y ocho días para los viajeros que atraviesen la frontera en la forma que determina el art. 260 del vigente reglamento provisional de Sanidad exterior, ó al que fijan los artículos 159, 160 y 161 para los pasajeros que desembarquen en nuestros puertos; unos y otros deberán presentarse todos los días á la autoridad gubernativa durante el período de vigilancia, según dispone el art. 2 del citado reglamento; incurriendo el contraventor en la multa correspondiente. LEOPOLDO ROMBO urante el día de ayer fue visitadísimo en la Cárcel Modelo nuestro querido amiña, D. Leopoldo Romeo. go el director de La Correspondencia de EspaTodo el personal de La Correspondencia, gran número de periodistas y muchos amigos particulares del notable y simpático escritor acudieron á testimoniarle la estimación que les merece. Nosotros, á la vez que el testimonio de nuestro afecto, significamos el deseo de que tan estimado compañero recobre pronto la libertad de que hoy carece. LA ADJUDICACIÓN DELTEATRO ESPAÑOL O eñor director de A B C. Nuestro querido amigo: Agradeceremos ü usted la publicación en el periódico que dignamente dirige de las adjuntas cuartillas, que contienen una explicación absolutamente necesaria para nosotros. I as circunstancias nos obligan á causar á usted esta molestia, que le rogamos nos perdone. Siempre suyos amigos afectísimos, AleI, as cuartillas á que la anterior se refiere dicen así: Cumplimos una obligación ineludible al poner en conocimiento del público las razones en que hemos fundado nuestro voto favorable al Sr. Escudero en el concurso para la adjudicación del teatro Español. Acaso estas líneas debieron ser escritas y publicadas el mismo día que emitimos nuestra opinión ante la comisión deespectáculos; pero una delicadeza tal vez excesiva en esta ocasión nos hizo desistir de hacerlo entonces para evitar que alguien pudiera suponer en nosotros el deseo de influir sobre el criterio de los señores concejales que habían de resolver el asunto. J as razones que justifican nuestra preíerencia por lo propuesto con la firma del señor Escudero son las siguientes: El Sr. Oliver ofrece invitar á notables dramaturgos, Qradores y críticos para que den Miguel Ramos Camón. jandro Saint- Aübin, conferencias sobre las obras del teatro anti- por el esplendor del arte nacional y oor í guo, que serán represeutadas tal como las negocio del empresario. Amén. escribieron sus autores, y con vestuario y Miguel Ramos Catrtó i. -Alejando Saintdecorado semejantes á los que se usaban en la época de su estreno. El ofrecimiento, la verdad, nps pareció escaso, porque la invitación á las conferencias no era comprometerse á nada, y la representación de las comedias como se esEN MADRID trenaron, tal vez sobre la escena y ante el público redunde en desprestigio de aquellas os novillos de la corrida de ayer eran de preciabas, joyas de nuestra literatura dra- la ganadería del conde de Trespalamática. Y el Sr. Óliver no prometía más. cios, y los espadas, Pacotnio Peribáñez, MaEl Sr. Escudero ofrecía, en cuanto á me- lla y Enrique Rodríguez (Manolete II) que jorar materiales, poner el escenario ea con- por cierto, á pesar de la coincidencia de diciones de representar hasta las obras de apellido y apodo, nadatiene que ver con el mayor y más complicado aparato, necesidad otro Manolete. Veremos cómo resulta el deque hoy se considera imprescindible en to- butante. dos los grandes teatros de Europa, y dar en I a tarde amenaza coa descargar una torlas temporadas extraordinarias igual núme- menta grande, y la entrada es flojísima á la ro de funciones populares y de billetes gra- sombra y buena en los tendidos de sol, que tuitos que en la temporada oficial, mas una hoy son localidades de momio. función de Beneficencia. Ivps ofrecimientos de índole artística conC l primer novillo era negro, muy cornigasistían en la creación de una Escuela Expe cha, escurrido de carnes y de muy poca rimental de Declamación y en el compro- representación social. miso de que los aristas contratados para el De refilón admitió dos lancetazos y derriteatro de la Comedia trabajasen en el Es- bó en uno, acabándosele el carbón al pobre ñol con los de éste cuando fuera preciso animal. Sólo le quedó voluntad, y coa ella para el mejor reparto de las obras, con lo llegó otras tres veces, sin fuerzas para cumcual aumentaba y mejoraba de un modo in- plir. Total, cinco puyazos y una caída. dudable la lista de actores aue aprobase el Apurado llegó á palos, y muy á placer le Ayuntamiento. pusieron tres pares entre Orteguita y Bi Únicamente el Sr. Escudero podía reali- zoqui. zar en la actualidad algo tan importaute Pacomio encontró al toro inoieusivo y para los autores, y como además en anterio- acudiendo; pero á los cuatro pases se le fue, res temporadas había demostrado ya su res- lo recogió con unos muletazos buenos, que peto y admiración á las obras maestras con no tienen importancia por el poco peligro la representación de Don Gil de las calzas que ofrecía el adversario. Junto á tablas, verdes y de El alcalde de Zalamea, esperábadel 6, al dar un pinchazo, se echó fuera ei mos que mejor podría hacerlo en teatro más espada. Dio otro entrando mejor, y fue adecuado para el cultivo del género clásico. achuchado por quedarse el diestro en la Por estas razones, precisas y c IUCI tas cara. Se echó sobre el testuz al dar una espreferimos y recomendamos, y segaiuios tocada contraria y sufrió un topetazo en e) creyendo mejor, el pliego del Sr. Escudero. lado izquiercto del pecho. Un descabello á Sin embargo, para demostrar la conside- la tercera, y hubo palmas y pitos. ración que nos merecen Ja historia literaria del Sr. Oliver y la artística de la señora E? ra el segundo castaño aldinegro, bragac Cobeña (110 lo debemos ocultar, pues ha lle- y con dos pitones como dos puros de gado ya la oportunidad de decirlo) por ini- me dio real. ¡Inofensivo por completo! ciativa propia, autorizados por la Comisión Al principio- se asustó de los capotes, y municipal y en representación suya, visita- luego Malla toreó de capa con unosj lances mos á la señora Cobeña con objeto de inten- algo mejor instrumentados que los de pasatar un arreglo, beneficioso para el Arte, en- dos días. tre los dos firmantes de los pliegos consideVoluntariosillo el toro en yaras al princirados como mejores. pio, y tardo después, admitió cuatro sin Nuestra gestión con la señora coDena no caídas ni caballos. dio resultado. El Sr. Escudero aceptó desde Manolete II, en un quite, tiró una larga luego la proposición, y debemos advertir bonita y se quedó parado gallardamente; que la admitía cuando se consideraba segu- pero no contaba con que el toro estaba dero su triunfo por la impresión manifestada trás y se quitó el estorbo con un pitonazo en la reunión primera de la Comisión ds Es- en las posaderas que no haría gracia al depectáculos, que, como todo lo que se trata butante. en secreto, había trascendido al público. Jerouio y Negrón, en las primeras entraEn este caso, lo mismo que en el de los das, estuvieron á cual peor, pero se desquipliegos, forzosamente habíamos de juzgar taron clavando cada uno un par bueno. Comenzó á llover, y la harca de los tenpreferible la actitud del Sr. Escudero á la didos asaltó las gradas, mientras Malla co del Sr. Oliver. Igual que nosotros opinó la Comisión mu- menzaba tranquilo la faena de muleta desnicipal; pero aunque había repetido mu- pegando poco los brazos del cuerpo y prochas veces que consideraba importantísimo curando mejorar su estilo, todavía susceptinuestro dictamen para decidir con acierto... ble de mejoramiento. Echa el toro la cara resolvió io contrario de lo que proponíamos. por el suelo y ayudan los peones hasta que Sin duda por eso el Sr. Dicenta ha dicho el toro cuadra. Entonces Malla entra con un que la Comisión tiene criterio propio. Nos- magnífico pinchazo, y seguidamente con otros somos los primeros en reconocerlo; una estocada contraria hasta la mano que singularmente en esta ocasión ha demostra- hace rodar al torillo. No quiso prescindir de la vueltecita por do que lo tiene. Pero como teniéndolo propio no necesita quedarse en la cara más tiempo del debido. del ajeno, debemos advertirlo para que no Eso hay que modificarlo, y si no, va á sufrii lo olviden aquellos que sean invitados á una cornada en 3 a espalda el día menos penformular su juicio en casos análogos á éste. sado. Nosotros, á pesar de todo lo ocurrido, celebramos sinceramente la adjudicación del p l tercero fue cárdeno, bragado, salpicado, teatro Español; y aunque, por considerar mogón del derecho y bizco del izsuperior el pliego del Sr. Escudero al del quierdo. Manolete II da cuatro capotazos, que sos Sr. Oliver no concedimos á éste nuestros votos, en cambio los hacemos muy fervien- aplaudidos por la voluntad con que el chic tes por su acierto, en la dirección del teatro, quiso agradar. lílilH Iin: 31 BlHIItaiIIli; iill ¡lirn n rTirai nnnTii: iii: miHiiniitii