Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. LUNES i3 DE SEPTIEMBRE B E s 909. EDIC 50 N PAG. 7? que hace dos meses no h 3 tomado teposo, y es lo que queríamos- -ine dice uno ha salido de noche con fiebre, no es capaz que ha sido empleado en ¡a contaduría del de presentarse ante un soldado sin su cue- teatro de Apolo. -Moros y Uros, guerra, que llo erguido y las manos enguantadas. Ir á eso hemos veaido. Dígale usted á los de siempre correctamente vestido, sia groseras Melilla que aquí hemos pasado por encima descomposiciones en el traje, y abandonar de los cadáveres de cuarenta moros, y no los DE ENVIADO ESPECIAL de vez en cuando las riendas del caballo hecr- os pisado porque eos daba asco. para que se sepa que el comandante generen. Hay soldado que eutró en una casa mora Cu? rtel genetal (La Restinga) Septiembre, 6. monta bien, son sus hábitos externos más y se trajo chismes de cocina árabes, babuadvertidos. chas y una carga de leña. R 1 cuartel general, Probablemente en campaña alguna Se A las seis y media, á ías siete, Marina ya Subían por los escombros de las destruí iiabi a visto un cuartel general tan limitada, no está en el campamento. ¿Dónde ha ido? das casas como por terreno llano, y atravecomo éste. Marina gusta poco del aparato y ¡Quién lo sabe! El periodista curioso tenga saban las chumberas como si éstas fueran fiel personal numeroso. Su deseo es ir siem- á punto su caballo y lo sabrá; haga lo que de terciopelo. pre casi solo, sin acompañamientos, sin hace nuestro compañero Tur, que vino hoy Nadie isa sentidp fatiga. Anduvieron ocho agregados; hallarse tan desembarazado y á lavarse conmigo á la playa y llevaba el kilómetros, y hubiesen andado 50 si el enelibre, que con sólo un recado á sus ayudan- busto desnudo ¡y puestas ya las botas de migo se dejara tirotear ó ponerse á tiro, tes, á veces á uno solo de sus ayudantes, montar! Digo que el periodista curioso puePero los moros de Arkéman parecen gacuando más al jefe del Estado Mayor, pue- de seguirle y lo sabrá porque Marina no tos, y saltan y correa de una manera- verda montar á caballo. Ayer mismo le hemos quiere agregados, ni molestias ni responsa- daderamente prodigiosa. visto salir; llevaba dos ayudantes, y cuatro bilidades; pero, salvo en pleno fuego, á naCuando ellos han visto que nuestros gesoldados y un cabo de escolta; nada más. die rechaza. A nadie avisa ni á nadie invi- nerales van á castigarles de firme, han peEste es el general en jefe; es decir, el co- ta. Mas, lo repito, á nadie rechaza yendo en dido perdón, paz, porque soa pocos y no mandante genetal porque también hay que discreta distancia. El monta y sale de es- disponen de armas como las nuestras. añadir que en esta campaña, no obstante la tampía. No tiene la costumbre de volver la Esto es lo que á ellos les obliga á somesuma de las fuerzas, ni el ejército se ¡lama cabeza y no sabe quién va detrás. terse, ejército de operaciones, sino fuerzas que opeCuando hace pocos días se circularon órSe les acerca también la época de ia siemran ni Marina tiene otro nombre que co- denes harto severas, que luego hemos visto bra, y si guerreamos no pueden hacer las mandante de esas fuerzas, ni hay subinspec- tenían por objeto cortar abusos en benefi- operaciones agrícolas; así es que prefieren tores de Artillería, de Ingenieros, de Sani- cio nuestro, de los auténticos periodistas. someterse, y luego cuando hagan la recolecdad, etc. -Cuestión de nombre. acudimos al general. ción ya veremos. La vida de Marina, vista tan de cerca I a división de Orozco, bajo la dirección El general no quería saber nada, pero nos como ahora la vemos, es una vida que re- escuchaba sin impacientarse, sonriente, de Marina, ha conquistado un triunfo para cuerda aquella que yo he oído referir de cuando los dos periodistas que le habla- el Ejército español y gran cantidad de teMartínez Campos. Como el general restau- mos exponíamos nuestro plan informativo. rreno para nuestra patria, y como las operador, nuestro comandante es de una resisten- Quedó convenido que podríamos ir con las raciones no dan fin aquí, cuando se tome cia física admirable. En su tienda hay luz columnas, con ciertas limitaciones de ca- Zeluán, Barraca y Nador se verá lo que hehasta las once de la noche. El mismo, per- rácter general, cuya aplicación discrecional rnos ganado y lo que vale el terreno que sonalmente, ha de leer, letra por letra, todos harán los jefes. Y cuando nos despedíamos, hemos conquistado, porque la aridez que los partes, y se ha de enterar de todos los no sé yo quién estaba más satisfecho, si el hay en las proximidades del Gurugú no es detalles y lía de dictar las más complicadas periodista, que veía asegurada la relización corriente en las demás partes á las cuales disposiciones. Como su memoria iguala á de su deseo, ó el general, que practica la fór- hemos ya extendido duestro dominio. su voluntad, á lo mejor satia conunapre- mula de ver los sucesos por sus propios Por allá hay pozos, ríos, aljibes, terrenos gunía, con un dato, que nadie recordaba. ojos y en primera línea, y á quien ha de ser sembrados, grandes y extensos arbolados, Quiera conocer al momento todo lo que se simpática la afinidad de procedimiento en manantiales de riquísima agua y toda clase ¡refiere al servicio de armas y á la vida in- cuantos aquí hemos de cumplir un deber, de elementos de vida. ferna de los campamentos. Él coronel JorAl ver la animación y la alegría que reiF. SÁNCHEZ OCAÑA. ¡dana, jefe del Estado Mayor, que confirma naba en el campamento, me acordé de las ¡con su trabajo la justicia de la reputación penas y sufrimientos de tantas madres, esique goza, ha de estar constantemente al haposas y hermanos que tienen aquí á los se fola con el general. Fortuna que el coronel res queridos, y en que ellas pensarán en los es el mejor complemento que se ha podido malos ratos que sufren los suyos, y en el enviar para Marina, porque Jordana es homcampamento es todo lo contrario de lo que pís también incansable y frío, que tiene por P 1 distinguido cronista Sr, Qarcía de Cár- el vulgo cree. Aquí no hay tristeza. Todo es (hábito la previsión, y todo lo madura y lo denas comunica desde el zoco de El- alegría, cada uno canta en su estilo y nunca resinenuza, y hasta cuando va á caballo se Arba, con fecha 9, lo siguiente: falta en cada grupo uno que haga desternile advierte abstraído en sus cálculos y en He gozado lo indecible en el campamen- llar de risa á los compañeros. BUS pensamientos, indiferente á los tiros que to del zoco de El- Arba al. ver el espíritu y la Con una sábana y una manta y liándose Suenan extraordinaria animación que reina entre á la cabeza una toalla se visten de moro 6 Hasta las once de la noche hay luz en la los soldados de Saboya, Húsares, María imitan perfectamente á los mahomed tienda de Marina. Y hasta esa hora suele él Cristina, Artillería, Ingenieros y AdminisOtro se viste de mujer y le hace el amor estar de pie; no en el sentido de hallarse le- tración que allí acampan, pues los demás á uno que está serio por cualquier incivantado, sino en la exacta expresión; por- Cuerpos, como digo en mi anterior crónica, dencia. que, eso sí, Marina es cortés con todo el forman la columna de Aguilera, que ha ocuMás allá, uno mal rasguea un guitarro, inundo; pero ¡pensar que nos recibe siempre pado las nuevas posiciones y anda some- tres ó cuatro cantan, dos bailan y diez q Jfle pie! He llegado á creer que ello es un tiendo á todo bicho viviente. doce les jalean. Y así pasan un dia y otro. Sistema para que nadie prolongue su preDe día, á las trincheras, al convoy y al El aspecto del campamento de El- Arba es sencia ni le moleste con más palabras de completamente distinto al que presentan los avance, y en cuanto rompen filas, á divertir las precisas que le haya de decir. de aquí. donde se hace una vida monótona, se, escribir, charlar, recordando cosas y personas de la tierruca, de las que allí quedan A las once, pues, se hace el silencio en la pesadísima, desesperante. tienda del general. Pero á las cinco en punAquí el soldado se aburre sin tener que aguardando su vuelta. to de la mañana ya se oye su voz, y veis salir al campo de batalla. No hay uno que no traiga algún objeto Salir á los asistentes, que van, como decirse Allí todos los días hay operaciones, tiros, religioso. Sus familias les han entregado ó suele, de cabeza. Una hora después Marina moros muertos, convoyes más peligrosos enviado escapularios, medallas, reliquias en aparece á la puerta, saca todo el cuerpo y que los de aquí, y, por último, el goce de bolsitas, y las llevan puestas, no separando con larga mirada escrutadora mira al cielo enterrar hijos de Mahctna, que es el acto se de ellas jamás. Es el recuerdo de la ma por los cuatro puntos cardinales. Es inútil que hace más contento el soldado. dre ó de la novia lo que deben llevar puesque os acerquéis á saludarle en este momenIya fuerza de Saboya ayer estaba ya des- to para librarse del pedazo de plomo rifeño. to, ni que apeléis á la tos y al pisar fuerte cansada de la salida del lunes, y era una Así es que las angustias que pasan ahí las ipara que advierta vuestra llegada; no os delicia oir las cosas q se referían aquellos familias deben reducirlas, porque e! soldado aará caso; le importa mucho conocer el es- muchachos, con las ropas manchadas por el aquí está contento y entusiasmado porque tado del tiempo, la amenaza del llevante, rojizo polvo que hay en todo el territorio les llevan á cumplir la misión sagrada de la formación de las nubes, la densidad de la marroquí. vengar las ofensas que traidoraniente nos áiebla que envuelve el Gurugú. Cada uno había matado lo menos 100 mo- han hecho los rífenos. En tanto que este examen dura, y suele ros, 200 moras y 400 morillos. Yo vengo de allí, y regreso á Ja plaza con ser un par de minutos bien cumplidos, se Anhelaban salir de nuevo. Todos envi- 1 convicción de que no hay vida más alegre calza y abotona maquiiialmenlc los guan- dian la suerte de los que van avanzando, que la que ñevau nuestros hermanos de las tes de piel. Poique sableas que e te Marina, y no hay uno solo que quisiera regresar á posiciones avanzadas. jue ha pasado áos y ti es días sin dormir, y Melilla. E) Kicrcito español, en conjunto, no ha ENTUSIASMO DE LAS TROPAS