Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES o D E S E P T I E M B R E D E 1909. EDICIÓN i. PAG. 1. TABOU U abrá notado el lector que en mis artículos sobre los políticos y sobre los periodistas he procurado alejarme igualmente de la apología, de la hipérbole, que de la diatriba, del libelo. No se trata de exaltar ni de detraer. Lo que yo persigo es llevar al lector á un terreno de imparcialidad, de desapasionamiento, en que pueda discurrir y juzgar por sí mismo. A mi entender, el ideal del escritor que vive en constante comunicación con el público debe ser el de hacer pasar al lector (al lector que lo necesite) desde un estado de afirmaciones y de creencias dogmáticas falsas, erróneas, á un estado de escepticismo. Entiéndase que el escepticismo no se toma aquí en el sentido vulgar; el vulgo cree que el escepticismo es la incredulidad. Un hombre escéptico es un hombre que no cree en Hada, para el vulgo. Sin embargo, el escepticismo, en su verdadera acepción, equivale á examea, á crítiea. Noes el escepticismo un sistema, una filosoíía; es simplemente uaa actitud mental, usa modalidad del espíritu. Frente á un hecho, ante una afirmación, el escéptico se detiene, examina el hecho ó la afirmación, los mira desde todos sus puntos de vista... y luego los acepta, si los cree aceptables, ó los rechaza. Pues bien, 1 a misión, la verdadera misión del periodista debe consistir en hacer escépticos. De una creencia errónea se puede pasar al escepticismo; después, el examen, la crítica, Sara, debe dar la base para la nueva, sana y sólida creencia que reemplace á la antigua. En este proceso progresivo del pensamiento, el escepticismo viene á ser un puente, UH lugar obligado de paso. En los tiempos modernos se ha discutido y se discute todo: creencias y personas. El palenque donde se discute es la Prensa periódica. Se discute todo en la Prensa... menos el periodismo. Los mismos periodistas, que lo discutimos todo, hemos puesto sobre nosotros un sagrado tabou. Tabou es una palabra que en lengua polinesia significa prohibición. Los etnógrafos y los historiadores de las religiones han descubierto y estudiado innumerables y antiquísimos tabous existentes en todos los pueblos y razas del planeta. Son tabous hombres, animales, árboles, plantas. Un árbol ó un animal tabeu son un árbol ó un animal á los que no se puede tocar. Si tocáramos á un árbol ó á un animal tabtus, mil horribles desgracias y calamidades lloverían sobre nosotros. Tal es la creencia. Hoy, orno decía, se puede discutir á un magistrado, á un militar, á un parlamentario, á un artista, á un catedrático, á un médico, á un ingeniero, á nn eclesiástico, á un Industrial, aun actor, á un comerciante. A todos estos profesionales se les puede criticar, examinar y discutir. Lo que de ningún modo, por ningún concepto, se puede discutir es á un periodista. El periodista hoy, sobre todo en España, es un ser tabou. Si el periodista es lo que se llama vulgarmente un maestro en periodismo ó un periodista ilustre entonces su peisona es doblemente tabou. Ahora bien, ¿existe alguna razón para esto? Absolutamente ninguna. Si la crítica es universal, para todo, el periedista no debe ser sustraído á la crítica; en la crítica deben entrar periodistas come entran catedráticos, militares, magistrados, eclesiásticos, etcétera etc. En el periodismo existen jerarquías falsas y fetichismos absurdos. Una buena obra es hacer que el públiee pase de la creencia errónea- -c sa decíamos antes- -al eseepticismo; es decir, que juzgue por sí mismo, por su mismo cerebro; que no tenga miedo al tabou; que se eonvenza de que, á pesar del tabou, el periodista puede ser criticado y juzgado como las demás categorías sociales, sin mied que caiga la desgracia sobre el juzgador. Así verá el lector por pudo evitarse que algunos pelotones áe Caballería, distanciados del resto de la fuerza, ofrecieran las víctimas de un espectáculo sanguinario y feroz. t, os cadáveres de los franceses aparecían completamente desnudos. Uno de ellos tenía arrancados los ojos, de cuyas órbitas, vacías, corrían dos hilos de sangre; otro presentaba el vientre abierto, y un tercero las manos atadas y la cabeSALVAJES CRUELDADES za carbonizada sobre un rescoldo de hierbas quemadas. Es preciso que España vaya conociendo este pueblo, del que conviene tenga idea completa, porque nuestra ignorancia de una parte, y el funesto influjo ejercido por 11 n sentimiento delicado, el deseo de no algunos escritores magnánimos de otra, nos desvanecer las esperanzas de una fa- han llevado á conceder á estas gentes un milia atribulada por los azares de la guerra, barniz de civilización y humanitarismo que ha venido conteniendo nuestra pluma antes en realidad no tienen. de escribir el presente artículo, ya de alguEste es un pueblo, si no salvaje, cuando nos días meditado. menos fanatismo, cr. ueldad y Al publicarle hoy no pretendemos llevar odio al bárbaro, cuyodespiertan, á la menor la desolación á esa familia ni el convenci- ocasión, cristiano se en él ansias de saña y miento de que serán vanas las esperanzas venganzamostrándose por otro alguao. no superadas que aun mantiene; ya diremos también por Cierta, absolutamente cierta tiene que ser qué razón todavía los debe conservar. Nos- la relación de ese hebreo que en averiguaotros deseamos vivamente que se vean sa- ciones estuvo en el campo del Schaldy; de tisfechos. Un brillante escritor militar francés, cuya ese Schaldy que tantas veces comió nuestro afanosa pluma no da tregua á leer sus nu- pan y oal que libramos de segura muerte cuand fue merosos trabajos, ha publicado recientemen- tra el Roghi. herido en aquellas luchas conte algunos con el título de Ricitd A rique, y Allí, en ese Gurugú, están sin duda los entre ellos hay uno, tSidi Brahim que ha cuerpos mutilados de nuestros hermanos, merecido los honores de ser couronné por la tal vez ultrajados aun después de muertos Academia Francesa. Dice en ese folleto que acaba de publicarse, describiendo el comba- y de putrefactos. Ellos han sido los trofeos acreditativos del Schaldy y el te de Rfaja, uno de los más encarnizados de visto bueno para valor delcabüas y sumar recluta r toda la campaña de Chauía, seguida por otras bestias feroces á la harca. ese ilustre capitán, agregado al cuartel del Sin embargo, el Schaldy sabe, no descogeneral D Ainade: de valía y de cierta Una carga en Marruecos HO puede en noce, que un prisionero de inestimable cancondición puede servir manera alguna compararse á una carga en je. El Schaldy es, además de cruel y vengaEuropa; un jinete herido ó desmontado sabe sagaz que no conservará mucho tiempo su cabeza tivo como los otros, un astuto y cabeza locortar una la en las espaldas si es abandonado per sus bezno, que antes de algún día pudiera salavalora, por si acaso hermanos de armas. El cuidada de les que var y comprar la suya á ese precio. carguen no es silo alcanzar al enemigo, sino también na dejar ninguno de sus compañeros sobre TEB 1 B EL HAYARA el terreno, en. donde los enemigos bien pronto le despojarán, decapitarán y mutilarán. Cuenta este insigne cronista de la guerra de Chauía que es costumbre antigua entre los soldados franceses que han hecho las campañas de la Argelia (y ao se olvide que entre esas tropas coloniales hay regimientos y escuadrones de moras argelinos) que entre todos se establece un contrato formal 17I próximo sábado 11, á las tres y media y una mutua promesa de no abandonar nin- de la tarde, se celebrará la fiesta escogún empanero herido entre las manos áe lar establecida por Real decreto de 20 de Dilas salvajes aMlas. A tal punto los actos de ciembrt de 1907, cuya fiesta tendrá lugar la más bárbara carnicería se suceden cuaa- en los Jardines del Retiro, donde hoy se endo ua desgraciado herido queda á merced cuentra instalada la Exposición de Indusde estos sanguinarios creyentes. trias y. de la Infancia, cuyo acto será amePodríamos á este propósito describir ó, nizado por la banda de música del Asilo de más bien, copiar las bellas páginas de ese San Bernardina combate de Rfaja, en el cual la Caballería, Para el mejor orden de la realización del algunos escuadrones, por un mavimiento programa acordado por la comisión ejecutimal hecho, ó tal vez por una orden mal in- va se ha dispuesto: terpretada, quedaron distanciados del gruei. Que el acto se efectúe en el local exso de la columna, mientras que ésta soste- presado y á la hora señalada de las tres y nía el resto de la acción en otros puntos. media de la tarde del día 11 del actual. Sorprendida en posiciones desventajosas, 2. Podrán concurrir á él los maestros, bien pronto se vio cercada por un gran nú- maestras y auxiliares de las escuelas de la mero de combatientes ocultos en la maleza, capital y su provincia acompañados de sus que aprovechando los repliegues del terre- alumnos no la fusilaba desde todas partes 3. La entrada se hará, mediante tarjeta Las peripecias de aquel encarnizado com- ¿s invitación, por la calle de Alfonso XII, bate nacieron de ese compromiso de ayu- puerta de Murillo, no necesitando tarjeta de darse mutuamente, decididos á tnenr antes entrada los niños que asistan acompañados que abandonar un solo herido. Allí doaáe de personas que las tengan. ua jinete caía, se lanzaban sus cainara 4.0 Los maestros necesitarán presentar das á cogerle, originándose con este motivo su tarjeta invitación, y los que no la hubieana serie de encuentros aislados y parcia- ren recibido antes del próximo sábado poles en donde unos y otros combatientes su- drán recogerla hasta las doce del mismo cumbían á tiros de fusil y de revólver, á sa- día, en la oficina de la Junta provincial de blazos y á golpes de matraca, enormes po- Instrucción pública, plaza de Santiago, nú rras que esgrimen los indígenas en las lu- mero 2, Diputación provincial chas cuerpo á cuerpo. 5.0 El desfile de los niños se hará por la Aunque el encuentro rué de corta dura- puerta de la Exposición iue tiene salida al ción y la Infantería acudió presurosa, no Parque de Madrid sí mkfflo, desde su punto de vista crítico, escéptico, si tal maestro ea periodismo y periodista ilustre es en realidad maestro é ilustre, ó simplemente una medianía, n hombre vulgar. AZOH 1 N. COMO SE LUCHA EN MARRUECOS LA FIESTA DE LAS ESCUELAS