Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES JO DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 9. e el turbante y quién sabe si por renegar tambiéa de que llegara tan pronto la hora de la oración... Y eso que la oración del magreb había pasado sin que nadie lo advirtiera. I,o s pocos españoles que asistían á la fiesta, l capitán instructor de la Policía, D. Pablo Cogolludo, D. Bonifacio Furundarena, el doctor Soto, etc. los representantes europeos del Cuerpo consular, todos estaban tan encantados como los moros. Hoy no se habla más que de la fiesta de ayer, de la novedad que en ella hubo, por que bueno es saber que aquí, á cinco horas de Algeciras, una guitarra y unas malagueñas son tan difíciles de oir como en Madrid una orquesta del Japón. CECILIO DE RODA la línea de ocupación francesa. Además, Iberkanem ofrece el carácter de excelente posición española; porque el camino que de él parte se bifurca hacia Zeluán, M- elilla, Tafersif, y une el Rif con Tetuán. Hay en Berkanem varias cabilas, llamadas por los indígenas Araibis (árabes) que son nómadas, como los de Ulad- Setut. Lehadara también es región, como Berka nem. Rodea á El- Arba, centro hoy de nuestras operaciones, y confina con la provincia de Ulad- Setut. Lehadara es una llanura arenosa. Musly Aeherif es región análoga á las anteriormente descriptas. sangre heroica ha coloreado los campob S raelillenses; sangre generosa ha llevado nuevo jugo á los laureles que orlan las puertas de la inmortalidad; sangre de genas tropas españolas han operado estos te moza ha renovado hazañas esplendentes días en Sidi- Brahim, Tamadit Talfraut, que antaño hicieron majestuosos nuestros Muley- Ali Xerif, Berkanein, I, ehadara y triunfos y pasmosas nuestras rotas sangre de nobles luchadores ha recr ado el alma Musly Achenf. -Estos nombres designan regiones ó po- española, perfumándola con su insólito sablados que vamos á describir ligeramente crificio y ennobleciéndola con su ímpetu para que nuestros lectores se den cuenta bravio. Al pie de la histórica Melilla, la patria esdel aspecto de esos lugares, donde tan vapañola ha resucitado altanera y agresiva, lerosamente combaten nuestras tropas. Sidi Brahitn: A pesar de su nombre pom- sublime y elocuente; al pie de Melilla, el poso, pura fantasía moruna, Sidi- Brahim alma de la patria ha idealizado la gloria huDO es una gran ciudad, ni allí viven miles mana en el martirio de los oficiales y en la de cabil ños, ni figura como emporio de obediencia de los soldados; junto á Melilla, cosa alguna. Es sólo un poblado rifeño si- el alma de la patria ha sonreído nacarina y sugestiva. tuado en alto. El ayer, hencnido de bizarros episodios, La población es de unas sesenta ó setenta familias, acomodadas á su manera en unos ha reverdecido en el hoy, cuajado de gigancubiles, porque no son cíiozas ni cuevas, tescos detalles; el pasado, eon sus lumíniSino habitaciones de tosca construcción, y, cos destellos, ha florecido sobre tierra africomo las de los refugiados de Mezquita en cana en la magnificencia de nuestras troel fuerte de Camellos (Melilla) sin luz, he- pas y en su indómito pelear; los delinos quijotescos de un pasado venturoso han condiondas, detestables. Otra cosa es respecto del campo, porque tinuado benditos y arrobadores en una lid el de Sidi- Biahim está algo cultivado, abun- donde la muerte es soberanamente bella y dando la Naturaleza en lo que, para su per- poético es el sacrificio. Al igual de aquellos denodados Tercios sonal comodidad, han faltado el ingenio y que desde el Orienta al Ocaso. pasearon vic la mano del hombre, Hay en Sidi- Brahim mezquita, y la ex- toriosa la enseña patria, mostrando al catensión- del poblado es de unos I Í kilóme- lor de la fe el brío de sus pechos, los soldados le ahoia han ofrendado su vida cotí tros cuadrados, Tamadit: Es un valle próximo á Sidi- épico ardor y con excelsa grandeza; al igual de aquellos invictos paladines del es Braaurn. Talfraut: Es un poblado muy semejante piendor de su patria y de la causa de sus Monarcas, los contendientes de ahora han á Sidi- Brahim. Muley- Alí Xení: Es un santuario moro, ensalzado el nombre de España y de su Rey, hoy en ruinas, en el que habitan (si habitar aherrojando á la fanática morisma con la es como lo hacen los rifeños) unas veinte pujanza de su brazo y con su pasmosa serenidad. familias. Queridos discípulos rnios han muerto por Hállase cerca del mar. Es allí escasísimo el cultivo de la tierra. la patria, ofreciendo gozosos la vida á santos idsales incrustados en la andante espaSólo se produce algo de cereales. Desde Muley- Alí- Xerif hasta Cabo del ñolería; Lozano, Pazos, Salcedo y otros han Agua hay numerosos barrancos, como el te- recogido en los albores de una dicha incomrrible barranco del I,o bo, en el Gurugú. Son parable los laureles de una gloria apetecida; ante el llamamiento emotivo de su Escortaduras de los montes de Quebdana. Berkanein: No es un poblado rifeño, como paña acudieron á los campos de pelea coa el corazón rebosante de orgullo y con la esalgunos creen; es una región. I o que ha podido dar lugar á la confu- pada deseosa de triunfos; y en su heroica sión es que en la región dicha hay un po- muerte pudo la patria mostrar a la faz del blado que se llama Iberkanem, de poquísi- mundo que ni Cayite ni Santiago de Cuba ma extensión. Más bien es un jondak, ó lu- marchitaron nuestras áureas leyendas, tau gar de mercado moro, rodeado de algunas arrogantes en las horas felices como geniales en los días adversos. easucas. Queridos compañeros han rendido a su No es abundante en agua; pero la poca que hay es buena, dato de importancia res- patria férvida pleitesía en sublime holopecto de Huestras operaciones militares, causto; intrépidos y abnegados, han trovapues es sabido que lo que más las dificulta do con rítmico ahento añoranzas de magnas bizarrías; animosos y sonrientes, han es la falta del precioso líquido. -También es útil consignar que Iberkanem perpetuado en noble sacrificio la hidalguía ofrec teres desde el punto de vista políti- del ayer, poderosa entre dos auroras espíen co; entendiéndose que decimos político por denles; leales á su Patria y devotos de su alusión al cumplimiento del Acta de Aigeci- Rey, han aromatizado el alma española, enías. Ibarkuiieí es camino de Argelia por viándola en hálito generoso su amor intenA y Bentóiiíisem. lugares próximos á so y su ráhdo entusiasmo. DONDE OPERAN NUESTRAS TROPAS J MI SENTIR Y MI PENSAR 1 Piadoso recuerdo y fervorosa oración riole en este día sobre nuestros sentimientjs; aspiremos con orgulto la odorante ejemplificación de esos valisw as oficiales, compañeros hace un año en este soberbio Alcázar. arraigue en nuestras conciencias su fragante disciplina; anide en nuestras almas su hermosa decisión; penda en nuestros cerebros su fulgente españolismo; viva en nuestras voluntades su sentido monarquismo. Sea, pues, este primer día tributo cariñoso á los compañeros que siguieron el camino de la gloria guiados por la luz de la inmortalidad; juntad vuestros corazones á mi corazón y pidamos al Dios de las victorias que jamás aparte su soplo divino de nuestra amada España, llamándonos al sacrificio por la visión de sus héroes y por la voy de sus mártires. A. GARCÍA PER Capitán en la Academia de Infantesa. EN EL ZOCO DE EL- ARBA Pomo es el campamento. En la vasta llanura del zoco se tiende el campamento en forma de abauico. Wenan sus límites la Mar Grande y la Mar Chica, los montes queb aníes, y parece en la extensión def llano, y con respecto á las colinas próximas, el centro de un anillo. Arkeman, X, ehdara, Cherahuit, el teneno de Bu- Erg y Ulad- Settud prestan al zoco su más importante vecindad, hoy más importante qne nunca, por tratarse de cabios por mitad divididas en pro y en contra da España. No hay por aquí montañas cercanas t m inaccesibles como el maldito Gurugú, aun cuando algunos accidentes del terreno y l.i s chtimberas, tan pródigas en el Riff, ofrezcan ciertas defensas naturales á los moros 10 beldes. I, as faldas ds los montes vecinos no tienen las cortaduras ni la violenta perpendicular del Gurugú citado. Así, que los troros no pueden aquí presentar la Batalla sino en coaliciones favorables pata nuestro Ejército, por la bondad del terreno, que e 3, toda su e- xtensión, adaptab e para el mon vimiento de los núcleos de Caballería COKIJ para las demás Armas. Cuatrocientos metros por. trescientos tiene el llano que abarca el campamento, y aun se extiende la llanura en muchos cié 1 tos más, hasta donde inician su las lomas próximas. I as tiendas de campaña. I, as tiendas- -de un blanco gris- -que forman el campamento son de una gran amplitud y de la mayor comodidad posible en su interior. Sobre las dos aberturas de entrada que tienen las tiendas, las de los jefes y oficiales se hallan protegidas por un- toldo que es como si dijéramos el portal de la casa. I, a tienda del general Aguilera, fáciltnen te divisable por la bandera que ondea en su altura, es tan modesta como las demás. Ei general no quiere diferenciarse en campaña del más humilde de sus oficiales y vive de igual forma que ellos, con la misma sobrie dad y sin alardes en su instalación, que, aun justificados, no se avienen al carácter de) ilustre jefe. El mobiliario de las tiendas es el que cí lector que coaozca la vida de campaña se figure. Quienes quieran permitirse el lujo de tener mesa, construyen fácilmente poniendo boca abajo un cajón, si lo h ty. Rara es ia mesa que tiene patas, pero no es ihíicil id herírselas con unos listoaes á tnsno, q. e axfídos en cuatro partes y clavados á lc; s