Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A R C JUEVES g E SEPTIEMBRE P E 09- EDiCIOTC 1 PAG. y 7 -t o s Cazado áe Mari Cristina son Jugo Fetaandez- Cíarcíd: y Fra- acisco- Lie Pet e heridos á e bala en el muslo. ¿a divistóa Sotom- ayor ocupará los campamentos que ha desalojado la división Orozeo, y que están situad- os entre Cabrerizas Bajas y Rostrogordo. Et día de hoy es la fi- esta de- la patrona de Mehlia, pero pasa inadvertida en razón á las cireuntanaas de la guerra Las 3 000 pesetas que la Junta de arbitrios había asignado para la celebración de la fiesta han sida entregadas al general Aniso para que. las reparta entre los soldados kendos. Ha calmado el Levante, permitiendo el regreso de los barcos que se habían refugia do en Chafarmas. Dícese qae entre las easas destraídas por los cañones de la columna Aguilera figura una de las vanas que posee el caid Choa, principal agitador de la comarca de Quebdana. Era la mejor de todas las que poseía. Bu eila había silos y almacenes con efectos, que no pudó recoger ni retirar su dueSa T ú f aé la rapidez con que las tropas que manda el general Aguilera realizaron la operación. Las tropaa encontraron en las nuevas posiciones, conquistadas vanos aljibes con agua excelente y fresquísima. El nuevo tren de la Compañía española ha hecho hoy ornea viajea á la bocana de M 01 Chica. GA. R- CAR. ral Bascaran; el comisario general de Poli cía, Sr. Millan Astray, muchos jefes y Oficiales del Ejercito y numeroso público. En. nombre del Rey despidió al r- egttniento su ayudante el coronel Sr. Águila. También bajó á la es rcxo utta. conjpa ía del regimiento de Asturias, coa baudera y mÚ 3i ca. Los soldados deGuipúzcoi niosttábanse muy animados y alegies. El convoy se componía ae 29 tmitfóde S, y en ellas marcharon 2 jefes, z ¿oficiales, 780 clases é individuos de tropa, 32 caballos y mulos y 3 carros. Alas ouce y cuarenta arrancó el tren; la música de Astariaí tocóelp isodob 2 e Volúntanos, y los expedicionarios roinpieiorr ea entusiastas vivas á España y al Ejército que fueron contestados con delirantes salvas de aplausos por parte de las- personas que estaban en la estació- -A las tres y veinticinco minutos llegaroa á Madrid las fuerzas del segando batallón del regimiento de Guipúzcoa, siendo recibidas en la estación del Norte por los ayudantes- del Rey Sres. Águila y Gara ea ES- rma 8, 6 T MBUU. A, 8 I I N. (UHQBNru. representación de S M las autoridades mi esde ayer funciona nuestra estafeta; litares y civiles, gran número de jefes y ofi de A B C, que es el primer servicio fijo, ciales y numeroso púbuco. Minutos después de desembarcar esta diario, que aquí se ha montado, tanto militar como civil, desde la plaza á la Restinga. fuerza, que había formado en el segundo aaEste servicio lo he organizado con una déti, se puso ea marcha, dirigiéndose por la Cuesta de San Vicente y calles de Bailen, magnifica recua de muías morunas, trota doras, que llevan un carrito especial: Tene- Bíayor y Atocha al cuartel de María Crismos, pues, el camino terrestre asegurado tina. El Rey, vistiendo uniforme de rayadillo y para comunicarnos de día, pues de noche es imposible atravesar los campamentos y gorra de plato, presenció el desfile de este la estafeta ha de llegar a Mehlia á las ocho batallón desde el balcón principal de Palade la noche, haciendo en tres horas el reco- cio (puerta del Príncipe) rrido de 24 kilómetros, que nos senara déla Acompañaban á S M. el general jefe de plaza por un terreno fangoso. su Casa Militar, s ñor conde del Serrallo, y Cuando haya oportunidad, este servicio el ayudante Sr. Elorriaga. En el cuartel de Mana Cristina, donde se recogerá, las notas y paquetes de redactores y fotógrafos de A B C en las cercanías de tema todo preparado para recibir al batallón, se sirvió inmediatamente eí rancho á Zeluan y en las de JSTador. Machas familias de Mehlia y muchos je- la tropa Manda el regimiento de Guipúzcoa- el cofes y oficiales en operaciones y de la plazatros encotmeadaa telegramas y recados ar- ronel D Joaquín Fernandez y pertenecen al mismo el teniente coronel D Enrique gentes. Nosotros aceptamos complacidísimos la Crespo y el comandante Sr. Manso, todos ocasión de poder prestar este pequeño ser- los cuales vinieron en el tren de las tres y veinticinco de la tarde vicio al Ejército. Este segando batallón se compone de 800 Desgraciadamente, éste y otros esfuerzos resultan á veces estériles para las informa- plazas, y el número de sus oficiales ascienciones, pues hasta que se ha transmitido el de a 30 Es capellán del regimiento 1 Víceate Beparte oficial, a las nueve de la noche, no- se net, quien en las ú trmas guerras coloniales cursan los- nuestros por regla gen ral. De todos modos, la estafeta l A B C e s presto servicio en la isla de Cuba, obtenienel servicio mas fijo de los organizados, pues do por méritos contraídos en el campos de el ganado es excelente, y no se. interrumpi- batalla dos cruces de María Cristina, pensionadas ambas. rá por fuertes, aue sean los temporales. A las dos y cuarto esta madrugada salió 1 con direceión á Málaga el trea militar que coadune al segundo batallón dei regimienta de GuipúzcoaEn la estación despidieras Tas expedicionarios las autoridades civiles y militare y un público no muy numeroso, á causa sia duda de la lluvia que en aquellos momenCJI ragttBtetita de Cuenca. Iw A Las stete y media de Ta mañana de tos caía. En representación del Re- y bafó a la estaayer salió de Madrid la plana mayor del regimiento de Cuenca formada por el coronel ción el Sr Milano del Basen. Los soldados marcharan Áraozrei ayudante? de éster capitán Rosi e; el abanderado D. Bonifacio Jiménez, que á dando, vivas, a España, y al Ejercita. la vez es. jefe del tren de combate, y el ofteial de ametralladoras D Pedro Alonso. Los expedicionarios fueron despedidos, f os- Cazadoies de XIII. por las autoridades militares de la región- A las- ciüco meaostiie ¿ae esta madrugada salió otro tren multar conduciendo el K 1 regimiento de Guipúzcoa. primer escuadrón del regimiento dig Caba Según se hallaba marcado en el hora- llería de Alfonso XITI, al mando dejt capí rio oficial, marchó á Malaga el reginnesto tan D Francisco Amaga. de Guipúzcoa en dos expediciones. El embarque de esta tropa, así co tro el da El primer batallón saao en la mañana de caballos y equipos, se luzo- coa atx oeden. ad, ayer. bl Para despedu á as üopas- expedicionaFaeiou despedidos poi las citadas u o rias acudieron a la estacióu el capitán geidddco siendo idénuco el eíitusiaMEO i s neraí, Sr. V bar y Villate; los gobernadoies einó e. i los andenes. civil y militar, marqué del Vaaülo y geneí auiüi i concurrió el íaíaiiteD traa extensa tTanora sfa poblados? sato alguna que otra vivienda. ita producciótr es oy casi wola; per seria prospera a poco esfuerzo nuestro. Abixad a los- conejos, las liebres y las perdices. Un detalle curioso- Un policía, que iba á caballo cogió una perdiz con la mano, entregándosela viva al coronel que mandaba la fuerza. Mañana saldremos coa dirección al Karniau y pernoctaremos en Ulad HamniuadAsuai. No hay ningún enfermo, á pesar de la peaosa marcha de noche y con un aire molesto. El espíritu déla tropa es inmejorable. Los soldado están bien atendidos. La carne abunda. LA ESTAFETA DE A B C DE MENCHETA NTJ MULHYA 8, 6 To CHAFAKIN a) olimos de madrugada, llevándonos cinco presos, nueve fusiles y 25 borregos por dilatar los maros morosas el pago de. la jsmlta que les íué impuesta. Líeganios sia novedad á Ulad- Dand, donde la juuta inora sacrificó un cordero junto a nuestra? Artillería en señal de sumisión, entregando iu- siles y corderos y ofreciendo ser siempre la cabila que se muestra dispuesta á combatir a los rebeldes. Almorzamos ea dicha cabüa, contitraaad las operaciones hasta aqoiv distante 40 kilómetros de Cabo de Agua, donde llegamos á las cuatro v media de la tarde sia no La salud de la tropa es excelente. La harca que nos acompaña se conduceaa. tnira. bleBiettte venciendo las eontinuas dificultades de los terrenos, bien sea por Srerdadera adhesión, o por la aetitud severa. y correcta del coronel Larrea, que muy bien pudieran traducir tos moros como indicios ¿e que serian eaérgreaiaeate castigados sai ei caso de que Jfctd VM. LE I! J ÍAtlHB, S, 11 N. EN CHAFA 0I NA 8. i raqaeanios ea las. inmediaciones de ia cabiía de Buabedid. La noche faé tranquila sintiéndose, si embargo, gran humedad por la proximidad del río Mulaya El coroneL Larrea reeosríáef pimío desta cado antes de acostarse ai amparo de uaa s abina corpateata sobre tma manta, como loa demás, soldados. Al toque de diana se presentó en nuestro campo el caíd Mahomed- El Jtod con diez sandías que nos traían eoaw regalo. El objetivo de la operactóuv aparte el posesionarse de este territorio, consistía en coger presos álo eaídcs de Badax y BoasS 3 y que. capitanearon á los. rebeldes en Tasaguín hasta qfte fueron combatidos por ei coronel Larrea, pero enterados de la proxiLiidad de nuestra columna, atravesaron el Mu uya, estableciéndose ea la iadera francesa. Llegamos á ülad Daadv territorio si o en l i It. dera áel Muluy paree española; es LA DIVISIÓN SOT 0 MAYOR