Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A S C. MIÉRCOLES 8 DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN i PAG, 8. ÍMPRESIONES dana cuando 1 tan pequeñas- coiuratias pueden moverse y dictar la ley en todas direcciones. PÍ ITI SOBRE LA: CAMPAÑA A ctualidad en África: la repetición de re conocimientos, excursiones algaradas, razias ó lo que llamarse quiera como no Sean batallas; actualidad en España: la. salida de una nueca división para re orzar nnesira acción militar. Ambas actualidades, aun que parecen dos, no son sino una misma, en opinión nuestra; pues parécenos que lo. uno y lo otro obedece- al estado de ánimo de los cabileños de Quebiana, que, á juzgar por 4 as mutstras, se nos han puesto de frente, si no en su totalidaá, álo menos en una porción no pequeña. De una parte, las m i r a d a s- excursionesde la brigada Aguilera en diversas direcciones y los combates en filias librados; de otra, las- operaciones. de la. columna Larrea, que con muy escasas fuerzas recorre uno y otro día aduar tras aduar, castigando á unos- y a 3 a. dando á otros, alejándose á varias jor. nadas de su campamento, y que, sin posibilidad de ayuda inmediata ues el zoco de- Til Arba, punto más cercano á él de los que nuestras tropas ocupan, queda á unalarguísima y penosa jornada) tstá realizando la difícil empresa de impoueise á fueiza de habilidad y audacia á los quebdanas orientales, á la vez que retiene á su lado los cabiienos auxiliares, todo esto prueba que en la cabila de Qu bdana tenemos hoy niucnos más enemigos que amigos, y esto, de ser cierto lo que se di -e sobre las cartas de Muley Hafid á los rífenos, pudiera obedecer á Ja intervención de- t tal Surtan. Sin pretender rasgar secretos de Gobierno que no conocemos, ni tendríamos la candidez de querer penetrar, supusimos que á todo ello obedece iadecisión de enviar allá una nueva división. Pues si por! as señas crece el número de nuestros enemigos, ló gico es aumentar las- fuerzas que se- les opongan. Frente á un ejército regular es indudable que nuestras posiciones desde Sidi- Ahtnet el Hach á Mclilla, Restinga Zoco, MofanBraiiu, Sidi- Braiin y Cabo, del Agua adolecerían de demasiado extensas en relación con las tropas que las ocupin; con enemigo de laindo e del que combatimos no ofrecen riesgo grave, por lo que á su influencia en el desarrollo de la campaña se refiere; mas con todo, pudiera darse el caso que, de pa. sar tiempo en- la misma situación, y de. no ver los queodanas columnas más nutri- das en todis las zonas de BU territorio, llegara á acentuarse aún más su hostilidad y que cundiera á los que aun son neutrales ó amigos más ó menos dudosos. La operación de las dos columnas de labrigada Aguilera y la de Primo de Rivera ha sido buaiamente opo ¡tu, a (pues ha mostrado que. al expirar eJ ptazo concedido por el genera en jefe no se ha hecho esperar el castigo) bien conducida, y terminó dando an nuevo paso más allá dé El- Arba n el- camino de Zeluán. Larrea, con una sola compañía, una secr cióa de Caballería y los moros auxiliares- -á tos que suponemos vigilará con un ojo mientras con otro mira al enemigo, -vuelve de nuevo á ¡as orilJas del Mul. uya, en la región de Garusa, á unos treinta kilómetros de El- Arba y á otros tantos de Cabo dé Agua, adonde llega á imponer multas á los Beni Kiaten y Uiadelchand y á exigirles laentrega de las armas de los rebeldes. Hay que reconocer que, aun cuando él día 6 no haya dado lugar á ningún éxito re. sonante, ha sido un buen día, pues de ana parte Aguilera gana prestigio ante el ene- unge en su avance, y de otra; con loque hace, X, arrea se demuestra que nuestro pre. sLi iu ü e ser grande en ei Qnente- de Québ- EL FAMOSO GURUGU jTVe un artículo de D. Joaquín poréns, que proiucimos lo que sigue: L, a línea férrea tiene en su flanco izquierdo la costa; pero está completa y absciutamente dominada en el derecho, y lo estara siempre, mieutras el enemigo pueda contar con el refugio y b- ise de operaciones que representa el Gurugú. Apenas se deja atrás el Hiqódronro, se- presenta por dicho flanco una serie de posiciones escalonadas é interrumpidas algunas de elias por birrancos de pendientes rapidísimas, que permiten y permitirán á los rífenos hostilizar cunndo y donde les convenga, y siempre coa graii ventaja, á las tropas españolas. Por esta causa las bajas suelen, menudear al salir el diario convoy, y lasguaruÍQÍoaesda la primera y segunda caseta, blocaos, SidiMusa y Sidi- Hímet- el- H- ich se halan día y aocue bajo la acción de los tiradores rifeñós. El Atalayen es una posición preciosa, que está defendida, por la parte del istoio que á la tierra lo une, por Si di H. inet el Haen, pero sólo eu parte, porque ei enemigo puede fácilmente correrse por la costa, aunque exponiéndose mucho á ser cortado en su retirada, y tirotear á la guarnición. Comprendiéndolo asi, esos ataques sólo los han verificados los rífenos de noche, y consumada ¡a agresión Se han retirado precipitadamente. En resumen; todas las posiciones citadas, es decir, las que se encuentran desdeñe! Hi. póuromo á Sidi Hauiet el Üanc, haii sido tomadas para; asegurar la vía terrea; sou forzaaas, pero no Ucjarán jetrnás de ser hostilizadas mientras el Gurugú esté en. posesión del enemiga, Es mas: bastará que las cabi. las que en él y sus alrededores viven quieran la guerra para que ei Ejército español viva constantemente aroid al brazo y á diario exp riniente bajas. Eu la segunda caseta llegan á 200 las ya sufridas. publica La Correspondencia Militar, re- EN CAMPAÑA escriben al Disno de Cádiz desde el teatro de la guerra: pitán de navio D. Amonio Alonso, foudtó en la rada de Melilia, como ya. uijnuos el domingo 15 del. mes ú timo, procedente de Barcelona, a cuyo puerto había ido con moti vo de los sucesos desarrollados en aquella capital. fii día 17 se destacó el Princesa de la escuadra, dirigiéndose á la faja de tierra que separa el Mediterráneo de iMar Chica, procediendo, cuino ya es sabido, -al bo. nb irdep de Nador, funcionando los cañones de 14 centímetros González Hontoria, que hicieron excelentes disparos á 10.500 metros, siendo tal su eficacia que la hned. del Schaldy, jefe de la harca, y ios aduares próxmos quedaron totalmente destruidos. A bordo- áel frincesa iban los moros confidentes y amigos de España el Gato y Mai món, corno prácticos para índiear ios sitios que el buque se proponía bombardear, cumpliendo órdenes, del gáuer- ai- en jefe d l ejercito de peracioües. En el zafarrancho- de combate reíaó el orden más ompleto- y precisión mate uáti- í ca, reveladora de la excelente ms- trucción de la gente que tripula ei crucero, el cual. El Princesa de Asturias, que manda el ca- cumplida aquella regresa á- MeíiJIa, recibiendo el veterano comandante Antonio Alonso y Sanjurjo expresiva y calurosa felicitación del general vlarina. El día 21 por la tarde recibió el cofliaav dante orden. d. e salida oara la Restinga, á fin de procederá la difícil obra dé ensanchar el canal y hacer los preparativos para pasar á llar Chica la lancha Carítigemra ¿que trajo del apostadero de Cartagena el tiausporte General Lobo, empezándose los trabajos con personal de á- bordo, dirigido por el se- jundo comandante, capitáa de iragrita é ingeniero n- avai D. Ricardo Fernández d i la Puente y Patrón, esultando aquéllos bastante penosos por las condiciones del arenoso y. movedizo terreno que tiene que recorrer la lancha 1 una extensión. de más de 30.0 metros, y ten r que trabajarse bajo un sol abrasador, mereciendo mil plácemes, todo, el personal por su entusiasmo; é interés ea tan imporíaate- faena. El Sr. Fernánd- ez de la Puente construyü una basada, sobre cuyas anguilas va arrastrándose la embarcación; pero ¡a operación es larga y más. penosa, no sólo por las. circunstancias dichas, sino por lo desigual del: terreno. L, -d lancha Cartagenera monta á proa m ca ñon Nordenfeld de 25 min. y lá tripulan varios marineros y dos cabos de cañón, niárp dados por uñ contramaestre. Varios moros de QaebJaQa estuvieron ábordo del Princesa contemplando á su placer los cañones que tantos estragos, causa- ron al poblado de Nador el día 17, Vieroa también- aua gran parte del buque, y después de reiterar sus sentimientos de afecto, y amor á España desembarcaron tan satisfechos. Ya se ha. dicho, que en un boise del Prijicesa, cojvenientemente tripulado, el oficial Sr. Moreno de Guerra, acompañado del, también oficial Sr. Liaño, ambos de la- dotación del mencionado crucero, dedicáronse- durante varios días, y continúan, á los tr, abyos de sonda en Alar Chica. Dicho b te fue hostilizado por nutrido fuego de los rifeños el día 28 del. pasado Agosto, respondiendo á la agresión. con sus uiriiUsers los marineros del bote, que se portaron muy bizarramente, causando al enemigo, ciaco bajas visLas, teniendo la fortuna de. no ocurrir novedad en dicha tripu aeión. Ei día 28 salió el crucero para Chaiarinas, donde continúa hoy i. de Septiembre, ea unión del Extremadura, para- cooperar alas operaciones que emprenda el Ejército por. el lado de Punta Q liviana, Muley Ali Clierif, Cabo de Agua, y acudir á cudlesquierá parte de la costa hasta la. desembocaduTa del Muluya, cosa qae pueden nuestros barcos hacer en breve tienijo desde- s. u. íoadeadero. El Princesa dejó en MarGlica parte dejsa dotación traoajando en la lancha í ra- y operando en uno de sus botes nienteinente artillado. EL DINERO DE LOS MUERTOS pn poder del capeiián castrense áe Meli lia o- oraban 135 pesetas pr- oeedeutes de los soldados muertos en los últimoscombaí tes y que no pudieron ser identificados; Dicuo capellán no sabía qué destino había de dársele al citado dinero, y consultó con el gobernador militar, el asunto, acordándole que la cantidad ingresara en la tesorería de la Comisióta ie donativos para que fuese repartida eotre los Pendas qiis ocupan- actualmente- ios hospitaks ds la plaza. El sacerdote StvSobrmila la orden acto seguido, uac e. -Ls eGirega al leso rero, Sr. Vadillo, de a 135 aeseü. s. ITn lllLllikii irtí 1111 r 1 mi rrW