Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MAKTE 7 DE SEPTIEMBRE DE 1909. EDICIÓN: i. PAG. 7. ve, coronel de Artillería y ayudante de Su Majestad; el capitán general, los gobernadores; militar j civil, otras autoridades y muchos jefes y oficiales de la guarnición. Hubo grande, animación, y entusiasmo, dándose patrióticos vivas, que; fueron, calurosamente contestados. No se registró el más insignificante accidente. las cinco menos cuarto salid el segundo tren militar, conduciendo la segunda batería. Los artilleros fueron objeto de cariñosas manifestaciones. 1 a s tuerzas expedicionarias. Las noticias- que días pasados circularon respecto á medidas de previsión adoptadas en el ministerio de la Guerra para hacer frente á toda eventualidad lian tenido confirmación en el momento presente. Todo estaba preparado para enviar í M e lilla los refuerzos que se considerasen necesarios, y ahora se eree llegado el momento de que la previsión responda sobre la marcha á lo que las circunstancias demandan en el teatio de la guerra. A ello obedecen indudablemente las órdenes circuladas en las últimas veinticuatro horas para la movilización de la división Sotomayor con destino á Melilla. Además del 10. a regimiento montado, compondrán dicha división, que en total sumará 11 000 hombres, los regimientos de Infantería de Guipúzcoa, Cuenca, Burgos y Príncipe y dos escuadrones- de Alfonso XII, de guarnición en la capital de Álava, con las respectivas unidades de Ingenieros, Ad- minístración y Sanidad militar. Al frente de las brigadas de Infantería van los generales Brualla y Ayala, ambos i las órdenes del actual gobernador militar de Álava, jefe de la duodécima división. p l general Linares. El ministro de la Guerra estuvo ayer mañana en Palacio, desde las nueve hasta las diez y cuarto, conferenciando con el Rey. Después despachó con S. M. el ministro- de Gracia y Justi- cia. El objeto principal de esta entrevista júz gase relacionado con el envío de los nuevos refuerzos á Melilla. l ¡I 10 a montado. Las fuerzas de Artillería afectas á la división Sotonaayor están formadas por tres baterías del xo. montado. Su oficialidad esla siguiente: Comandante de Artillería de la división, D. Enrique Puig; coronel del io. montado y ayudante, D. Juan Fernández, Zapatería. Jefe del gmpo, comandante p José España y ayudante D. Juan Fernández Zapaleña. Primera batería, capitán D. Carlos Sirón y primeros tenientes D. Agustín Pichar y D. Carlos Cifuentes y Díaz Várela, Segunda batería, capitán Sr. Bertrán de Lis y primeros tenientes D. Celedonio Noriega. D. Enrique Borrego y D. Fulgencio Heredia. Tercera batería, capitán D. Gonzalo Sangro y primeros tenientes D. Jaime Mariategui, D. Luis Santa María y H. César Alba. Jefe de la columna de municiones, don Francisco Moreno. El ganado que lleva dicho grupo- se aproxima á quinientos caballos. Durante toda la tarde se estuvo embarcando en la estación del Mediodía ganad y material. Las fuerzas se dispuso que marcharan eu cuatro expediciones en la forma que sigue: Primer tren, con la primera batería, á las dos y veinte de esta madrugada. Segundo tren, con la segunda batería, á las cuatro y cuarenta y cinco ídem. Tercer tren, con la plana mayor, grupa y la ambulancia de montaña, á las siete y veinticinco de la mañana de hoy. Cuarto tren, con la tercera batería, á las once y cuarenta de la mañana, también de hoy. o que dice el Sr. Maura. Ltegó ayer mañana el jefe del Gobierno en el expreso de Santander y fue á Palacio á la hora habitual de despachar con el Rey. Señan pocos minutos después de las doce LA DIVISIÓN SOTOMAYOR OQMPES USTED HOY MMíTES A ULTIMAS FOTOGRAFÍAS DE LA GUERRA. NFORMAC 1O NES INTERESANTES DE TODOS LOS SUCESOS DE LA SEMANA. LA PRENSA EXTRANJERA déos, publica, firmada por Marcel Hav bert, una apreciación muy interesante sobre nuestra acción militar en Melilla. El articulista hace ver las condiciones, mucho más favorables, en que actuaban las tropas francesas, teniendo ante sí una extensa planicie, y aludiendo á las afirmaciones de algunos críticos franceses dice Es profundamente injusto acusar á tan valientes tropas de debilidad y de timidez, cuando han pecado por exceso de temeridad y valor... Parece- -continua- -que los españoles han cometido la falta de avanzar á la descubierta contra un enemigo oculto. En estose reconoce la audaz bravura de la altiva nación española, á cuyos ojos los consejos de prudencia pasan por consejos de cobardía. No me asombraría por esto deque 1 oficia les y soldados murmurasen ahora contra la sabia táctica del general Marina, que los mantiene en s s reductos hasta la hora de la acción decisiva. La regla de las batallas no consiste ei hacer matar con loca temeridad el mayor número de hombres posible. r opiamos de La Época: Entre los que se ocupan de los asuntos marroquíes se ha comentado el cambia de actitud de LHumaníté, Como es sabido, el órgano de Mr. Jauréf ha sido hasta ahora él enemigo mas resuelto de la política de intervención francesa en Marruecos; pero desdehace; pocos días L Hu? mamíe aconseja y pide lo ¿ñsmo que antes. combatía. Se supone que este cambio es debido á la conducta del Sultán con los prisioneros que hizo á El Roghi; y si esto es así, si no responde á otras causas, cabe esperar que sí Muley Hafid persiste en los procedimientos más benignos que emplea desde que tu vo conocimiento de la protesta de Europa, volverá Mr. Jaurés su antigua posición. I a Liberté du Sud Ouest, periódico de Bur EL NÚMERO, 2 0 OE- NTI TOS EN TODA ESPAÑA E se á él los periodistas que le esperaban, en mayor número que de ordinario, y adelantándose á sus interrogaciones, les dijo el señor Maura: -No pasa nada de particular, señores, ni ocurre más- que lo que todo el mundo ve, que es bastante ¿Y esa división que va á- ma- rchar á Stelilla? -le interrogó un repórter- -Eso obedece á una. cosa muy natural, y es que nuestras tropas en África van ocupando ya una línea, muy extensa, yj or esto á la menor indicación del general Marina, 1 el Gobierno se ha apresurado, como lo había hecho antes y lo hará siempre, á enviarle los refuerzos precisos. Mi viaje no tiene la importancia que se le atribuye. Yo estoy fuera, y vengo aquí en unas cuantas horas, si et caso lo requiere. Así lo vengo haciendo con frecuencia, y así lo haré en lo sucesivo. KA ás refuerzos? En los Centros donde acostumbran á reunirse los militares se dijo ayer que se está organizando una nueva división que estará, preparada paralas contingencias del porvenir. Esta unidad estará compuesta de la brigada de Cádiz, formadaporloa regimientos de Infantería de Álava y Pavía, y de la brigada de Badajoz, constituida por los regimientos de Infantería de Castilla y Grave- linas. Los demás elementos de la división serán el grupo de artillería del cuarto regimiento ligero de campaña y dos escuadrones del regimiento de Cazadores de Villarrobledo. fVjose también ayer tarde que el ministro de la Guerra había dado ordenes para que se organice rápidamente en pie de guerra la división del general Ampudia, compuesta de los regimientos de Murcia, Ceriñola, San Fernando, Zaragoza é Isabel la Católica. Forman dichas fuerzas, aproxiinad. amerxte, un total de I2.o po hombres. Calida de tropas. A la hora anunciada, dos y veinte de la madrugada, salió de la estación del Mediodía la primera batería del ro. montado. El embarque del ganado y del material se verificó felizmente. A despedir á la fuerza de Artillería, que marcha animada del más vivo espíritu militar, acudió numerosísimo público, que tributó á los oficíales y soldados de la brillante Arma ana entusiástica ovación. También acudieron á despedir dichas tro- C n el ministerio de Marina HOÍ fueron, ayer comunicados los siguientes datos oficiales: El tiempo reinante en Melilla ayer: viento fresco, marejada, cariz de Levante. El general de la escuadra telegrafía que á las siete ha fondeado, procedente de Me lilla y Restinga, quedando á flote y artillados, los botes- lanchas del Princesa de Asturias. INFORMES DE MARINA L El Numancia sigue en su comisión, perc no se logra la comunicación radiotelegráfica con ella. El Princesa de Asturias salió de Mei la para Cartagena á c abo iear y trae e nbar-